¿ LA BONDAD DE LO ILÍCITO?

Milenio - Campus - - PORTADA -

Un in­cre­men­to en los re­cur­sos que re­ci­ben las de­pen­den­cias gu­ber­na­men­ta­les o una me­jo­ra re­pen­ti­na de su in­fra­es­truc­tu­ra son siem­pre fes­te­ja­dos. Sin em­bar­go, no de­ja de ser per­tur­ba­dor e in­quie­tan­te que la pros­pe­ri­dad pro­ven­ga de lo ilícito. No es un asun­to ex­cep­cio­nal ni re­cien­te. La cre­cien­te can­ti­dad de bie­nes in­cau­ta­dos o las san­cio­nes im­pues­tas van en au­men­to y lo es­tre­me­ce­dor es que nos per­mi­ten aso­mar­nos a esa ven­ta­na de la de­gra­da­ción so­cial y te­ner un pa­no­ra­ma que no que­re­mos ver. Una di­men­sión de la co­rrup­ción, la im­pu­ni­dad y las gra­ves fa­llas ins­ti­tu­cio­na­les.

A ni­vel na­cio­nal, la pri­me­ra vez que es­cu­cha­mos ha­blar de “El Fau­ni­to” fue en 2016, a pro­pó­si­to de los es­cán­da­los de Ja­vier Duar­te, ex­go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz. Así se lla­ma un fas­tuo­so e im­pre­sio­nan­te ran­cho de al­re­de­dor de seis hec­tá­reas, lo­ca­li­za­do en la ca­rre­te­ra For­tín- Ori­za­ba y si­tio pre­fe­ri­do de des­can­so de Duar­te. El ex­man­da­ta­rio, aho­ra pre­so, tu­vo que aban­do­nar el lu­jo y el con­fort pa­ra dar­se a la fu­ga. Des­pués nos en­te­ra­ría­mos que te­nía ( ¿ o tie­ne?) cien­tos o mi­les de bie­nes dis­per­sos en el te­rri­to­rio na­cio­nal y en el ex­tran­je­ro.

Aho­ra, de nue­va cuen­ta, El Fau­ni­to vuel­ve a ser mo­ti­vo de aten­ción pú­bli­ca. El go­ber­na­dor ac­tual de Ve­ra­cruz, Mi­guel Án­gel Yu­nes, en­tre­gó en co­mo­da­to esas ins­ta­la­cio­nes al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Eco­lo­gía y al Co­nacyt pa­ra con­sa­grar­lo a “la cien­cia, la cul­tu­ra y el ar­te”. Así lo di­jo el man­da­ta­rio ve­ra­cru­zano y sí, se­gu­ra­men­te se­rá to­do un pri­vi­le­gio con­tar con esa pro­pie­dad.

Se­gu­ra­men­te, us­ted, es­ti­ma­do lec­tor, de­be re­cor­dar una si­tua­ción re­la­ti­va­men­te pa­re­ci­da a la del ran­cho ve­ra­cru­zano. Fue en el sur de la Ciu­dad de Mé­xi­co y ocu­rrió ca­si lo mis­mo con las ins­ta­la­cio­nes que ac­tual­men­te ocu­pa la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de Cien­cias. La pro­pie­dad, co­no­ci­da co­mo “El Par­te­nón” y tam­bién de más de seis hec­tá­reas, per­te­ne­ció a Ar­tu­ro Du­ra­zo Mo­reno, ex­je­fe de po­li­cía ca­pi­ta­lino en el pe­rio­do de Jo­sé Ló­pez Por­ti­llo y acu­sa­do de gra­ves y do­cu­men­ta­dos ca­sos de co­rrup­ción. Era el co­mien­zo de los años ochen­ta y la “re­no­va­ción mo­ral” es­ta­ba en mar­cha. Pe­ro no, nun­ca lle­gó.

Al paso del tiem­po, tal vez los fun­cio­na­rios pú­bli­cos ha­brán re­fi­na­do sus gus­tos, por­que la ma­yo­ría coin­ci­de que El Fau­ni­to, a di­fe­ren­cia de “El Par­te­nón”, por su di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co, de­co­ra­ción, ins­ta­la­cio­nes y obras de ar­te que con­te­nía, es “ele­gan­te” y “dis­tin­gui­do”. Sin em­bar­go, lo cier­to es que am­bos son uno de los pro­duc­tos más aca­ba­dos de la in­sul­tan­te co­rrup­ción, el sa­queo pú­bli­co, la des­me­su­ra y la os­ten­ta­ción.

En una es­ca­la me­nor, tam­bién es­tán las san­cio­nes que el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral le im­po­ne a los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Des­de el 2005, en el Pre­su­pues­to de Egre­sos de la Fe­de­ra­ción que­da es­ta­ble­ci­do que el di­ne­ro re­cau­da­do por con­cep­to de mult a s o san­cio­nes a las fuer­zas pol ít icas sea ca­na­li­za­do di­rec­ta­men­te al Co­nacyt. La en­tre­ga si­gue un procedimiento re­la­ti­va­men­te di­la­ta­do e in­cier­to, tan­to por la in­ter­ven­ción de Te­so­re­ría de la Fe­de­ra­ción co­mo por los re­cur­sos de inconformidad que in­ter­po­nen los par­ti­dos y cu­ya re­so­lu­ción pue­de de­mo­rar; no obs­tan­te, los re­cur­sos han si­do cre­cien­tes y va­ria­dos.

Por ejem­plo, uno de los in­for­mes del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral, mues­tra que en 2014 el mon­to de las can­ti­da­des re­te­ni­das a los par­ti­dos fue de po­co más de 9.5 mi­llo­nes de pe­sos. Sin em­bar­go, pa­ra 2015 y 2016 se in­cre­men­tó a 286 y 228 mi­llo­nes de pe­sos, res­pec­ti­va­men­te. En ese pe­rio­do, su­ma­ron un to­tal de 523.6 mi­llo­nes de pe­sos, mien­tras que al co­mien­zo no so­bre­pa­sa­ban las de­ce­nas de mi­llo­nes pe­sos.

En es­tas cir­cuns­tan­cias, a al­gu­nas au­to­ri­da­des del sec­tor cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co, no les pa­re­ce na­da mal que los par­ti­dos co­me­tan in­frac­cio­nes, por­que, des­pués de to­do, se trans­mu­ta­rán en re­cur­sos ca­na­li­za­dos di­rec­ta­men­te. A su vez, el cálcu­lo de los par­ti­dos po­lí­ti­cos es que las san­cio­nes, en com­pa­ra­ción con lo que ob­tie­nen, va­len la pe­na y, ade­más, tie­nen el re­cur­so de la im­pug­na­ción. Un jue­go en el que apa­ren­te­men­te to­dos ga­nan, hun­dien­do la vi­da ins­ti­tu­cio­nal.

Des­de lue­go, an­te una reali­dad que se im­po­ne, es pre­fe­ri­ble que los bie­nes in­cau­ta­dos o el mon­to de las san­cio­nes sean des­ti­na­dos al desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des de ver­da­de­ro in­te­rés pú­bli­co. Sin em­bar­go, eso no cam­bia que se tra­ta de he­chos que no de­bie­ron ocu­rrir. No es de aho­ra ni es de ayer. En los tiempos re­cien­tes, te­ne­mos ca­si cua­ren­ta años tra­tan­do con­te­ner la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad.

Al co­mien­zo, los bie­nes de­co­mi­sa­dos se ca­na­li­za­ban a las mis­mas ins­ti­tu­cio­nes en­car­ga­das de la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia o la in­ves­ti­ga­ción po­li­cia­ca. Sin em­bar­go, el vo­lu­men de pro­pie­da­des y re­cur­sos es tan cre­cien­te que se ne­ce­si­tó una pa­ra­es­ta­tal pa­ra ad­mi­nis­trar y li­qui­dar los bie­nes ( Ser­vi­cio de Ad­mi­nis­tra­ción y Ena­je­na­ción de Bie­nes). De­ce­nas o cien­tos de bo­de­gas pa­ra al­ma­ce­nar los bie­nes en un la­be­rin­to de ofi­ci­nas y bu­ro­cra­cia.

En fin, no hay du­da de que se re­quie­re un in­cre­men­to en el pre­su­pues­to e in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra cien­cia y tec­no­lo­gía, co­mo pa­ra cual­quier de­pen­den­cia, pe­ro lle­var­lo a efec­to no de­bie­ra ser por los peo­res mo­ti­vos.

Pie de pá­gi­na: El con­flic­to en el pro­ce­so en­tre­ga- re­cep­ción en el Co­nacyt no amai­na y pues sí, de un la­do, los da­tos ten­drán que ser ab­so­lu­ta y to­tal­men­te trans­pa­ren­tes, del otro, las in­ten­cio­nes ex­pli­ca­das de­ta­lla­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.