POR LA IN­CLU­SIÓN DE LAS HUMANIDADES

La im­por­tan­cia de la in­ter­dis­ci­pli­na

Milenio - Campus - - PORTADA -

Nues­tro país tie­ne una lar­ga tra­di­ción hu­ma­nis­ta. Gran­des es­cri­to­res, his­to­ria­do­res, fi­ló­so­fos, pin­to­res, es­cul­to­res, mú­si­cos, ci­neas­tas en­ri­que­cie­ron la cul­tu­ra na­cio­nal. Se han que­da­do has­ta nues­tros días de­jan­do una he­ren­cia in­te­lec­tual ex­tra­or­di­na­ria, que se apre­cia en to­do el mun­do.

Na­die de­be­ría sa­lir de la uni­ver­si­dad sin ha­ber leí­do, es­tu­dia­do, las obras de per­so­na­jes ilus­tres que nos die­ron pen­sa­mien­to so­cial y sen­ti­do de me­xi­ca­ni­dad, de có­mo se fun­de el pa­sa­do y el fu­tu­ro en el pre­sen­te, pa­ra des­co­lo­ni­zar­nos. En es­te ca­mino to­dos de­be­ría­mos te­ner ac­ce­so a las humanidades: el co­no­ci­mien­to que pro­du­cen sir­ve pa­ra que ca­da uno pue­da trans­for­mar su vi­da y la de otras per­so­nas en su en­torno.

Las humanidades, a través de la re­fle­xión sis­te­má­ti­ca y me­tó­di­ca, dan ele­men­tos ló­gi­cos, a quie­nes las es­tu­dian y cul­ti­van, pa­ra ela­bo­rar jui­cios, eva­luar e in­ves­ti­gar, pa­ra ar­ti­cu­lar los he­chos so­cia­les y pro­po­ner rum­bos que eli­mi­nen la ex­clu­sión. Se tra­ta de una cues­tión de jus­ti­cia. Son dis­ci­pli­nas que en­cau­zan la ac­ción y la reac­ción fren­te a los pro­ble­mas de la so­cie­dad y per­mi­ten for­mu­lar so­lu­cio­nes prác­ti­cas. Las humanidades brin­dan pers­pec­ti­vas pa­ra la ac­ción so­cial ra­zo­na­da, la es­ti­mu­lan pa­ra que sea res­pon­sa­ble. Ani­man el diá­lo­go y la con­ver­sa­ción pú­bli­ca, pa­ra lle­gar a acuer­dos.

Con la crea­ción de la Coor­di­na­ción de Humanidades de la UNAM, en 1945, se dio paso a la in­ves­ti­ga­ción en los cam­pos del co­no­ci­mien­to hu­ma­nís­ti­co y de cien­cias so­cia­les, que des­de en­ton­ces cuen­tan con res­pal­do ins­ti­tu­cio­nal. Más ade­lan­te, se en­ten­dió que las humanidades y las cien­cias ne­ce­si­tan po­ner­se en in­ter­ac­ción pa­ra for­mar a los jó­ve­nes en el ba­chi­lle­ra­to, y se abrió el CCH. En 1986, se creó el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes In­ter­dis­ci­pli­na­rias en Humanidades, al cual se le agre­ga­ría des­pués la bús­que­da de in­ter­re­la­cio­nes con las dis­ci­pli­nas cien­tí­fi­cas.

Es­to es, en la UNAM lle­va­mos tiem­po in­sis­tien­do en la na­tu­ra­le­za de la in­ter­dis­ci­pli­na co­mo mo­do de pro­duc­ción del co­no­ci­mien­to, y he­mos en­ten­di­do que las cien­cias na­tu­ra­les po­ten­cian sus re­sul­ta­dos en be­ne­fi­cio de la so­cie­dad cuan­do cuen­tan con la orien­ta­ción y guía de las humanidades y las cien­cias so­cia­les. Las humanidades, ade­más, son las que abo­nan el te­rreno pa­ra crear va­lo­res y sím­bo­los que cohe­sio­nan a la gen­te pa­ra per­se­guir fi­nes co­mu­nes.

La pro­ble­má­ti­ca na­cio­nal, y su abor­da­je pa­ra re­sol­ver asun­tos de co­yun­tu­ra y de cam­bio es­truc­tu­ral, va a exi­gir que se pro­duz­ca co­no­ci­mien­to des­de dis­tin­tas óp­ti­cas dis­ci­pli­na­rias, en sus in­ter­sec­cio­nes, que es don­de apa­re­ce la in­no­va­ción. Los di­fí­ci­les asun­tos li­ga­dos a la sa­lud, por ejem­plo, ten­drán que ser en­fo­ca­dos te­nien­do co­mo re­fe­ren­cia a las cien­cias so­cia­les, a la éti­ca y a la fi­lo­so­fía, al me­nos.

Se­rá in­efi­caz que la cien­cia se prac­ti­que re­du­ci­da a los as­pec­tos de una so­la dis­ci­pli­na. La edu­ca­ción ten­drá que cam­biar sus pa­ra­dig­mas pe­da­gó­gi­cos y la in­ves­ti­ga­ción sus mo­dos de pro­duc­ción, di­fu­sión y eva­lua­ción.

Pa­ra los aca­dé­mi­cos, las humanidades son una pro­pues­ta uni­ver­si­ta­ria, y hoy tie­nen un pa­pel cru­cial en me­dio del caos, la com­ple­ji­dad y la era di­gi­tal. Se van a ins­ta­lar in­dus­trias C5 en va­rias par­tes de nues­tro te­rri­to­rio, don­de la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad se ex­pan­de hoy en día. An­te nue­vos pro­ce­sos so­cia­les, las humanidades en­se­ña­rán a có­mo ra­zo­nar crí­ti­ca­men­te, se­rán pie­za fun­da­men­tal pa­ra for­jar la iden­ti­dad de un pue­blo, y una prác­ti­ca ciu­da­da­na, tan ne­ce­sa­rias en un mun­do des­bo­ca­do ( Gid­dens) co­mo el ac­tual.

Pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes una bue­na edu­ca­ción ten­drá que ser­le útil a quie­nes la re­ci­ban, dar co­no­ci­mien­to per­ti­nen­te al en­torno so­cial, que con­tri­bu­ya a ele­var las ca­pa­ci­da­des so­cia­les, que im­pul­se la par­ti­ci­pa­ción en los pro­ce­sos de cam­bio, que per­mi­ta cons­truir víncu­los de con­fian­za, res­pe­to, to­le­ran­cia, que abo­ne a eli­mi­nar la vio­len­cia y es­ti­mu­le la co­la­bo­ra­ción. Es­tos pro­pó­si­tos pue­den al­can­zar­se si se to­ma la de­ci­sión de ex­pla­yar las humanidades en el campus pa­ra te­ner una edu­ca­ción de ca­li­dad. Al­gu­nas de es­tas ideas las tu­ve pre­sen­tes pa­ra de­ci­dir co­la­bo­rar en una pro­cla­ma por el re­co­no­ci­mien­to y de­fen­sa de las humanidades que hi­ci­mos cua­tro in­ves­ti­ga­do­res: una his­to­ria­do­ra, un fi­ló­so­fo, un es­cri­tor y un so­ció­lo­go, que soy yo, el fir­man­te de es­ta co­lum­na.

Me pa­re­ció co­rrec­to unir­me a di­cha pro­cla­ma, por­que la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral desea in­cor­po­rar las humanidades co­mo pa­res de las cien­cias en el Co­nacyt, al que se le agre­ga­ría la H. Es­te re­co­no­ci­mien­to no es una con­ce­sión, es al­go que tie­ne sig­ni­fi­ca­do pa­ra la prác­ti­ca cien­tí­fi­ca y sus re­sul­ta­dos en Mé­xi­co. Es un cam­bio de fon­do. Sí, en efec­to, se crean pro­gra­mas mul­ti e in­ter­dis­ci­pli­na­rios pa­ra que los es­fuer­zos de la cien­cia y las humanidades coad­yu­ben a for­mu­lar so­lu­cio­nes a los gran­des pro­ble­mas na­cio­na­les, en­ton­ces hay una ra­zón po­lí­ti­ca de pe­so, que en­con­tra­rá jus­ti­fi­ca­cio­nes en dis­cur­sos aca­dé­mi­cos co­mo el que se en­cuen­tra en la pro­cla­ma, y es­pe­ro que en es­te bre­ve es­cri­to.

PS: Hay un tex­to de Ma­nuel Cas­tells, al que me su­mo pa­ra que Bra­sil no cai­ga en ma­nos de los mi­li­ta­res. Me su­mo tam­bién a mis co­le­gas bra­si­le­ños en su lu­cha pa­ra que no se pier­da la de­mo­cra­cia, y a mis co­le­gas me­xi­ca­nos preo­cu­pa­dos por Amé­ri­ca La­ti­na.

“Los di­fí­ci­les asun­tos li­ga­dos a la sa­lud, por ejem­plo, ten­drán que ser en­fo­ca­dos te­nien­do co­mo re­fe­ren­cia a las cien­cias so­cia­les, a la éti­ca y a la fi lo­so­fía,”

Hum­ber­to Mu­ñoz Gar­cía UNAM. Se­mi­na­rio de Edu­ca­ción Su­pe­rior, IIS. Pro­fe­sor de la FCPS. re­ci­llas@ unam. mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.