Com­pren­der la re­for­ma edu­ca­ti­va

Milenio - Campus - - DIRECTORIO - JOR­GE ME­DI­NA VIEDAS jor­ge­me­di­na­vie­das@gmail.com

A 44 días de la en­tre­ga al go­bierno en­tran­te, Ot­to Gra­na­dos, se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción Pu­bli­ca, con­vir­tió su úl­ti­mo in­for­me pú­bli­co en un con­ver­sa­to­rio con dos res­pe­ta­dos ana­lis­tas y ex­per­tos en la ma­te­ria, Ser­gio Cár­de­nas del Cre­fal y Car­los Or­ne­las de la UAM, en el cual flu­ye­ron los da­tos más im­por­tan­tes de la re­for­ma edu­ca­ti­va a la luz de la mirada crí­ti­ca de los par­ti­ci­pan­tes.

El se­cre­ta­rio re­cor­dó que el pro­me­dio de ti­tu­la­res de las de­pen­den­cias edu­ca­ti­vas de los go­bier­nos de Amé­ri­ca La­ti­na era de era de 3 por se­xe­nio. Gra­na­dos fue el ter­ce­ro de los me­xi­ca­nos. Fue men­cio­na­do en­tre los pro­ba­bles can­di­da­tos­pa­ra ini­ciar la sa­ga de quie­nes pon­drían en mar­cha una de las re­for­mas más sig­ni­fi­ca­ti­vas de las que en ma­te­ria edu­ca­ti­va Me­xi­co ha ex­pe­ri­men­ta­do.

Sin du­da la re­for­ma edu­ca­ti­va ad­qui­rió una im­por­tan­cia ca­pi­tal en el se­xe­nio. Se con­so­li­dó con las eva­lua­cio­nes pe­se a las reac­cio­nes vi­ru­len­tas de los enemi­gos acé­rri­mos de la re­for­ma y en­fren­tan­do la po­bre­za e ig­no­ran­cia de quie­nes des­de la

co­men­to­cra­cia sa­cia­ban su re­cha­zo per se al go­bierno. Esa tra­ge­dia in­te­lec­tual em­po­bre­ció el ambiente del de­ba­te so­bre la re­for­ma, una re­for­ma que me­re­cía más ra­zo­nes y ar­gu­men­tos que la ca­co­fo­nía de lu­ga­res co­mu­nes y ad­je­ti­vos.

Al fi­nal del se­xe­nio, los he­chos pro­ba­ron la tras­cen­den­cia que tu­vo es­te pro­ce­so: cons­ti­tu­yó la más im­por­tan­te de las re­for­mas que ges­tó el Pac­to por Me­xi­co: ins­ti­tu­cio­na­li­zó el Ser­vi­cio Pro­fe­sio­nal Do­cen­te, lo que per­mi­tió es­ta­ble­cer un

“Una fra­se lo di­ce to­do: a me­jo­res es­cue­las y me­jo­res maes­tros se su­man me­jo­res con­te­ni­dos: ahí re­si­de el va­lor del nue­vo mo­de­lo edu­ca­ti­vo”

sis­te­ma trans­pa­ren­te “ba­sa­do en el mé­ri­to, la ca­pa­ci­dad, el desem­pe­ño y el es­fuer­zo de los docentes”.

Pe­se a re­sis­ten­cias y erro­res por su­pe­rar, se de­jó atrás un pa­sa­do omi­no­so de opa­ci­dad y de in­fluen­cias no­ci­vas y per­ver­sas en el in­gre­so, la pro­mo­ción y per­ma­nen­cia de los maes­tros.

No es po­ca co­sa en un sis­te­ma edu­ca­ti­vo cu­yas or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les han si­do ma­ne­ja­das por gru­pos fa­ri­sai­cos, y cu­yos gru­pos más ra­di­ca­les y mar­ca­da­men­te in­te­gran­tes de la CNTE, opo­si­to­res fu­ri­bun­dos al go­bierno, pre­ten­den can­ce­lar a la re­for­ma.

Tie­nen mu­cho que ha­cer pa­ra lo­grar­lo: en pri­mer lu­gar com­pren­der­la, sa­ber en qué con­sis­te y dón­de es­tán las ba­ses pe­da­gó­gi­cas y téc­ni­cas de la eva­lua­ción.

Lo que la re­for­ma im­plan­tó no fue so­lo la idea esen­cial ape­nas com­pren­di­da de la eva­lua­ción, en lo ca­te­gó­ri­co de su im­pac­to do­cen­te, en sus efec­tos a favor de los maes­tros en lo mo­ral y lo ma­te­rial.

La re­for­ma se con­cen­tró en tres as­pec­tos prin­ci­pa­les: con­tar con me­jo­res es­pa­cios edu­ca­ti­vos, me­jo­res maes­tros, me­jo­res con­te­ni­dos.

Es así que a través de la Es­tra­te­gia Es­cue­la al Cen­tro del Sis­te­ma Edu­ca­ti­vo, la mo­der­ni­za­ción, re­pa­ra­ción y me­jo­ra del equi­pa­mien­to y de la in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca edu­ca­ti­va fue po­si­ble ex­ten­der las es­cue­las de Tiem­po Com­ple­to. Du­ran­te 2017- 2018 se aten­die­ron 3.6 mi­llo­nes de alum­nos en 25 mil 134 es­cue­las de los es­ta­dos del país.

¿ Qué pue­den de­cir los enemi­gos de es­ta trans­for­ma­ción sis­té­mi­ca orien­ta­da, com­ple­men­ta­ria­men­te — di­cho por el pro­pio Ot­to— a la me­jo­ra del per­so­nal do­cen­te, cuan­do es evi­den­tes y com­pro­ba­ble que al 2 de agosto de 2018 se rea­li­za­ron un mi­llón 520 mil 844 eva­lua­cio­nes, y ayu­da­ron a la so­li­dez de la ofer­ta de la edu­ca­ción con­ti­nua pa­ra la con­so­li­da­ción de una do­cen­cia ro­bus­ta?

Una fra­se lo di­ce to­do: a me­jo­res es­cue­las y me­jo­res maes­tros se su­man me­jo­res con­te­ni­dos: ahí re­si­de el va­lor del nue­vo mo­de­lo edu­ca­ti­vo.

To­do se con­cen­tra en es­tos cam­bios, en es­tas in­no­va­cio­nes que sin­te­ti­zan una la­bor que se hi­zo bien, que se ca­rac­te­ri­zó en los úl­ti­mos dos años, por un ras­go per­so­nal de Ot­to Gra­na­dos que le dio a la SEP, a la re­for­ma mis­ma, a con­tra­co­rrien­te del cli­ma pa­sio­nal y elec­to­ral que aco­só el pro­ce­so, la se­re­ni­dad, el ta­len­to y la so­li­dez y la for­ta­le­za, pa­ra de­jar en la con­cien­cia del ma­gis­te­rio un le­ga­do po­lí­ti­co y edu­ca­ti­vo el cual a ellos co­rres­pon­de pro­te­ger y de­fen­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.