¿ HA­CHAS O BIS­TU­RÍES?

Opa­ca­do por otros te­mas, ac­tual­men­te el fu­tu­ro de es­te ni­vel de en­se­ñan­za ha que­da­do re­le­ga­do

Milenio - Campus - - ESTACIÓN DE PASO - In­ves­ti­ga­dor del Cen­tro Uni­ver­si­ta­rio de Cien­cias Eco­nó­mi­co Ad­mi­nis­tra­ti­vas de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra. ADRIÁN ACOS­TA SIL­VA

La in­mi­nen­cia del cam­bio de go­bierno ha agu­di­za­do las an­sie­da­des, mul­ti­pli­ca­do las in­cer­ti­dum­bres y con­fir­ma­do no po­cas du­das en torno a la po­lí­ti­ca del nue­vo go­bierno ha­cia la edu­ca­ción su­pe­rior. A ca­si un mes de que el lo­pe­zo­bra­do­ris­mo se con­vier­ta en go­bierno for­mal me­dian­te los ri­tua­les re­pu­bli­ca­nos de ri­gor, la edu­ca­ción su­pe­rior es un te­ma au­sen­te de pro­nun­cia­mien­tos con­tun­den­tes so­bre te­mas cla­ve: fi­nan­cia­mien­to, or­ga­ni­za­ción, co­ber­tu­ra, ca­li­dad, eva­lua­ción, go­bierno. Lue­go de más de tres dé­ca­das de ca­mi­nar so­bre los mis­mos ejes y ba­jo las mis­mas re­glas del jue­go ins­tru­men­ta­das por go­bier­nos de dis­tin­to signo po­lí­ti­co ( PRI y PAN), la ac­ción pú­bli­ca fe­de­ral ha con­du­ci­do de ma­ne­ra errá­ti­ca y con­tra­dic­to­ria a ese con­jun­to he­te­ro­gé­neo, com­ple­jo y ma­si­fi­ca­do de ins­ti­tu­cio­nes que por eco­no­mía de len­gua­je se le sue­le de­no­mi­nar co­mo “sis­te­ma” na­cio­nal de edu­ca­ción su­pe­rior. Y has­ta aho­ra, no hay nin­gún ejer­ci­cio mo­re­nis­ta co­no­ci­do de ba­lan­ce y agen­da so­bre los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos a lo lar­go de es­tos años, un ejer­ci­cio que se an­to­ja hoy obli­ga­to­rio pa­ra el nue­vo ofi­cia­lis­mo.

Es se­gu­ro que en es­tas se­ma­nas los pró­xi­mos fun­cio­na­rios del sec­tor edu­ca­ti­vo su­pe­rior han es­ta­do ocu­pa­dos pre­pa­ran­do diag­nós­ti­cos, di­se­ñan­do pro­gra­mas, con­sul­tan­do de­ci­sio­nes. Tal vez en los días si­guien­tes ten­ga­mos al­gu­na no­ti­cia que in­di­que con cla­ri­dad que es­tá pen­san­do el nue­vo go­bierno so­bre el sec­tor. ¿ Có­mo se ar­ti­cu­la el anun­cio de las cien nue­vas uni­ver­si­da­des con lo que ya ha­cen las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas uni­ver­si­ta­rias y no uni­ver­si­ta­rias, fe­de­ra­les y es­ta­ta­les, en te­mas co­mo la ab­sor­ción de la de­man­da de sec­to­res mar­gi­na­dos por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, so­cia­les, cul­tu­ra­les o ét­ni­cas? ¿ Qué pa­sa­rá con los pro­gra­mas de be­cas que ya be­ne­fi­cian a mi­les de jó­ve­nes de mu­chas ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas de to­do el país? ¿ Qué pa­sa­rá con el sis­te­ma na­cio­nal de in­ves­ti­ga­do­res? ¿ Có­mo se pien­sa re­sol­ver el gra­ví­si­mo dé­fi­cit pre­su­pues­tal de va­rias uni­ver­si­da­des pú­bli­cas? ¿ Có­mo se coor­di­na­rán las ac­cio­nes del go­bierno fe­de­ral y los go­bier­nos es­ta­ta­les en la ges­tión de los pre­su­pues­tos edu­ca­ti­vos de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas? ¿ Có­mo se con­tem­pla la re­gu­la­ción del sec­tor pri­va­do?

Opa­ca­dos por te­mas co­mo el de las con­sul­tas po­pu­la­res so­bre el ae­ro­puer­to de la ciu­dad de Mé­xi­co, la cons­truc­ción del tren de la ru­ta ma­ya, o la re­for­ma edu­ca­ti­va del ni­vel bá­si­co, la edu­ca­ción su­pe­rior es un te­ma me­nor, no re­le­van­te en la agen­da del nue­vo go­bierno. No lo fue en la cam­pa­ña elec­to­ral ni lo es en la fa­se de tran­si­ción en­tre un go­bierno que se va y uno que lle­ga. Y ello, en sí mis­mo, es una se­ñal preo­cu­pan­te de la co­yun­tu­ra, pues re­ve­la una con­ti­nui­dad som­bría he­re­da­da de los go­bier­nos an­te­rio­res: la edu­ca­ción su­pe­rior no ocu­pa una prio­ri­dad po­lí­ti­ca ni de po­lí­ti­cas en­tre las preo­cu­pa­cio­nes de la nue­va éli­te gu­ber­na­men­tal.

Qui­zá ello ex­pli­ca el si­len­cio cós­mi­co del pre­si­den­te elec­to so­bre el te­ma, que da ori­gen a no po­cas es­pe­cu­la­cio­nes ma­lig­nas o a creen­cias bie­nin­ten­cio­na­das. Aca­so con­si­de­ra­rá que las co­sas es­tán fun­cio­nan­do bien co­mo es­tán, y que los te­mas de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas ha­brá que re­sol­ver­los uno por uno se­gún va­yan lle­gan­do a las ofi­ci­nas pre­si­den­cia­les, de acuer­do a la gra­ve­dad, el gra­do de con­flic­ti­vi­dad, o la mag­ni­tud ma­ni­fies­ta o po­ten­cial del es­cán­da­lo res­pec­ti­vo. Tal vez, con pru­den­cia re­pu­bli­ca­na, AM­LO y sus con­se­je­ros es­ta­rán va­lo­ran­do po­co a po­co pe­ro a pro­fun­di­dad la si­tua­ción del sec­tor y de los efec­tos de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas an­te­rio­res pa­ra ca­li­brar nue­vas orien­ta­cio­nes, mo­di­fi­ca­cio­nes me­no­res, ajus­tes ma­yo­res o for­ta­le­ci­mien­tos con­tun­den­tes a lo que ya se ha­ce en ca­da uno de las di­men­sio­nes o as­pec­tos del sec­tor.

En to­do ca­so, cual­quier ti­po de agen­da, de in­ter­ven­cio­nes y ac­cio­nes pú­bli­cas fe­de­ra­les so- bre la edu­ca­ción su­pe­rior ten­drá que li­diar in­va­ria­ble­men­te con el le­ga­do de las po­lí­ti­cas, ac­cio­nes, prác­ti­cas y ru­ti­nas que se han adue­ña­do de las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior tan­to pú­bli­cas co­mo pri­va­das. Las po­lí­ti­cas de mo­der­ni­za­ción y de ca­li­dad del pa­sa­do re­cien­te ba­sa­das en el uso in­ten­si­vo de re­com­pen­sas e in­cen­ti­vos han de­ja­do hue­llas im­por­tan­tes en el com­por­ta­mien­to de las uni­ver­si­da­des, una co­lec­ción ex­tra­ña de usos y cos­tum­bres que son una fuen­te po­ten­te de con­ser­va­du­ris­mo ins­ti­tu­cio­nal. Fren­te al es­ce­na­rio, po­bla­do de ac­to­res y es­pec­ta­do­res re­pre­sen­tan­do sus res­pec­ti­vos in­te­re­ses, el nue­vo go­bierno ten­drá que mos­trar en al­gún mo­men­to sus ideas, ar­gu­men­tos e ins­tru­men­tos pa­ra ex­pli­car có­mo se ar­ti­cu­la­rá la edu­ca­ción su­pe­rior en el re­la­to po­lí­ti­co de la cuar­ta gran trans­for­ma­ción na­cio­nal. De lo con­tra­rio, es po­si­ble que, en au­sen­cia de esa na­rra­ti­va y de se­ña­les del cie­lo lo­pe­zo­bra­do­ris­ta, la ten­ta­ción de usar ha­chas y no bis­tu­ríes so­bre el sec­tor pue­da ser de­ma­sia­do gran­de pa­ra al­gu­nos de los com­pa­ñe­ros de via­je del mo­re­nis­mo en el po­der.

Qui­zá ello ex­pli­ca que en es­te co­mo en otros te­mas, el idea­lis­mo de la 4T se con­fun­da o se pier­da con el le­gen­da­rio prag­ma­tis­mo po­lí­ti­co del nue­vo pre­si­den­te. Y aquí, co­mo en otros cam­pos de la po­lí­ti­ca, los lí­mi­tes del idea­lis­mo ha­cen fron­te­ra con los lí­mi­tes del rea­lis­mo prag­má­ti­co. Esa fron­te­ra con­fi­gu­ra un es­pa­cio que sue­le de­no­mi­nar­se ha­bi­tual­men­te co­mo va­cío.

El nue­vo go­bierno ten­drá que mos­trar en al­gún mo­men­to sus ideas, ar­gu­men­tos e ins­tru­men­tos”

Es­ta eta­pa no ha si­do vi­si­ble­men­te prio­ri­dad po­lí­ti­ca de los in­te­gran­tes del pró­xi­mo go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.