UN PE­LI­GRO PA­RA BRASILA EDU­CA­CIÓN SU­PE­RIOR EN AMÉ­RI­CA LA­TI­NA

El can­di­da­to a pre­si­den­te es con­si­de­ra­do una ver­sión más da­ñi­na y de­lez­na­ble de Do­nald Trump; su triun­fo ame­na­za el fu­tu­ro va­rios sec­to­res vul­ne­ra­bles, a los que ha de­mos­tra­do su des­pre­cio

Milenio - Campus - - REPORTE - MA­RION LLOYD

El pró­xi­mo 28 de oc­tu­bre, 150 mi­llo­nes de bra­si­le­ños escogerán a su pró­xi­mo pre­si­den­te en las elec­cio­nes más im­por­tan­tes y po­la­ri­za­das des­de el fin de la dic­ta­du­ra mi­li­tar ( 1964- 1985). En la se­gun­da ron­da de la vo­ta­ción se en­fren­ta­rán dos can­di­da­tos con es­ti­los y pro­gra­mas de país dia­me­tral­men­te opues­tos— in­clu­yen­do en sus pro­pues­tas pa­ra la edu­ca­ción su­pe­rior. El ac­tual fa­vo­ri­to es Jair Bol­so­na­ro, un ex mi­li­tar quien quie­re re­du­cir el gas­to en las uni­ver­si­da­des por con­si­de­rar­las “ni­dos de mar­xis­tas”. Su con­trin­can­te es el ex Mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Fer­nan­do Had­dad, quien bus­ca au­men­tar el gas­to pa­ra edu­ca­ción su­pe­rior y cien­cia y tec­no­lo­gía, ade­más de ex­pan­dir las po­lí­ti­cas de equi­dad pa­ra los gru­pos mar­gi­na­dos.

El re­sul­ta­do de la se­gun­da ron­da de vo­ta­ción de­ter­mi­na­rá el rum­bo del país más gran­de de Amé­ri­ca La­ti­na por los pró­xi­mos cua­tro años: si se su­ma a las na­cio­nes que han vi­ra­do a la ul­tra­de­re­cha o si re­gre­sa a la fór­mu­la de iz­quier­da mo­de­ra­da ( com­bi­nan­do pro­gra­mas so­cia­les pro­gre­sis­tas con po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de cor­te neo­li­be­ral) apli­ca­da por el ex pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va ( 2003- 2010) y Dil­ma Rous­seff ( 2011- 2016).

Bol­so­na­ro ga­nó la pri­me­ra ron­da de vo­ta­ción del 7 de oc­tu­bre con 46 por cien­to de los vo­tos con­tra el 29 por cien­to que ob­tu­vo Had­dad. Una en­cues­ta de Da­ta­fol­ha pu­bli­ca­da el 11 de oc­tu­bre le da a Bol­so­na­ro una ven­ta­ja en la se­gun­da ron­da de 49 por cien­to con­tra 36 por cien­to, con los de­más vo­tan­tes con­si­de­ra­dos in­de­ci­sos.

Bol­so­na­ro, quien ha fun­gi­do co­mo dipu­tado fe­de­ral des­de 1991, es co­no­ci­do por sus sim­pa­tías por la dic­ta­du­ra, su me­nos­pre­cio ha­cia los de­re­chos hu­ma­nos y sus de­cla­ra­cio­nes re­tró­gra­das. En­tre gru­pos que han si­do blan­cos de su des­pre­cio es­tán las mu­je­res, los ho­mo­se­xua­les, los afro­bra­si­le­ños y los in­dí­ge­nas. Sus alle­ga­dos lo ven co­mo un hom­bre ho­nes­to de mano du­ra quien va a aca­bar con la asom­bro­sa co­rrup­ción y com­ba­tir la vio­len­cia en el país. Pa­ra sus crí­ti­cos, sin em­bar­go, es una ver­sión bra­si­le­ña de Do­nald Trump, aun­que aún más pe­li­gro­so y de­lez­na­ble.

En con­tras­te, Had­dad, un ex al­cal­de de Sao Pau­lo, es un re­la­ti­vo des­co­no­ci­do pa­ra la ma­yo­ría de los vo­tan­tes. En­tró co­mo can­di­da­to del Par­ti­do del Tra­ba­jo ( PT) ape­nas tres se­ma­nas an­tes de la pri­me­ra ron­da, des­pués de que la Tri­bu­nal Su­pe­rior Elec­to­ral des­ca­li­fi­ca­ra la can­di­da­tu­ra de Lu­la, quien li­de­ra­ba en las en­cues­tas. El ex pre­si­den­te fue sen­ten­cia­do en abril a 12 años de cár­cel ba­jo car­gos de co­rrup­ción, en lo que mu­chos ven co­mo una ma­nio­bra po­lí­ti­ca or­ques­ta­da por la de­re­cha po­lí­ti­ca del país.

Tam­bién hay fuer­tes con­tras­tes en las po­lí­ti­cas de edu­ca­ción su­pe­rior de los dos can­di­da­tos.

Por su par­te, Bol­so­na­ro pro­po­ne in­ver­tir la ac­tual pi­rá­mi­de pre­su­pues­tal, qui­tán­do­le di­ne­ro a edu­ca­ción su­pe­rior pa­ra di­ri­gir­lo a la edu­ca­ción bá­si­ca, ba­jo el ar­gu­men­to de que no to­dos de­ban ir a la uni­ver­si­dad. En su lu­gar, pro­po­ne au­men­tar la ofer­ta en edu­ca­ción a dis­tan­cia y en ca­rre­ras téc­ni­cas de ni­vel me­dia su­pe­rior, que se­rían ad­mi­nis­tra­dos por el ejér­ci­to ( aún no ha da­do ma­yo­res de­ta­lles en es­te sen­ti­do).

Bol­so­na­ro tam­bién ha pro­me­ti­do bus­car un mi­nis­tro de edu­ca­ción “con au­to­ri­dad, quien ex­pul­se a la fi­lo­so­fía de Pao­lo Frei­re de las es­cue­las” — una re­fe­ren­cia a las co­rrien­tes pe­da­gó­gi­cas que bus­can em­po­de­rar a los que me­nos tie­nen. A su vez, pro­me­tió com­ba­tir lo que lla­ma el “mar­xis­mo cul­tu­ral” den­tro de las uni­ver­si­da­des. A su vez, pro­po­ne ce­rrar el Mi­nis­te­rio de Cien­cia y Tec­no­lo­gía co­mo par­te de una es­tra­te­gia de pri­va­ti­zar la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca. Tal me­di­da re­pre­sen­ta­ría un fuer­te gol­pe pa­ra la cien­cia bra­si­le­ña, que ha re­ci­bi­do apo­yos iné­di­tos du­ran­te los go­bier­nos pe­tis­tas; pa­ra 2015, Bra­sil gas­ta­ba 1.3 por cien­to en CyT, com­pa­ra­do con 0.4 por cien­to en Mé­xi­co, y pro­du­cía 54 mil ar­tícu­los en re­vis­tas in­de­xa­das, com­pa­ra­do con 17 mil en Mé­xi­co, se­gún ci­fras de RICYT.

Con­tra la di­ver­si­dad

Bol­so­na­ro tam­bién es un fer­vien­te opo­si­tor de las po­lí­ti­cas de ac­ción afir­ma­ti­va im­ple­men­ta­das ba­jo los go­bier­nos de Lu­la y Rous­seff. Las me­di­das com­pen­sa­to­rias han abier­to las puer­tas de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas— his­tó­ri­ca­men­te bas­tio­nes de la éli­te blan­ca— a afro­bra­si­le­ños y egre­sa­dos de ba­chi­lle­ra­tos pú­bli­cos, en­tre otros gru­pos su­bre­pre­sen­ta­dos. Pa­ra el ex mi­li­tar, ta­les po­lí­ti­cas pre­mian a los “flo­jos” y aten­tan en con­tra de la me­ri­to­cra­cia. Bol­so­na­ro se bur­ló de la idea de que Bra­sil de­ba com­pen­sar a la mi­tad de la po­bla­ción que es des­cen­dien­te de es­cla­vos. “¿ Qué deu­da por la es­cla­vi­tud? Yo nun­ca es­cla­vi­cé a na­die”, di­jo en en­tre­vis­ta con TV Cul­tu­ra a fi­na­les de ju­lio.

En con­tras­te, Had­dad es un fuer­te pro­po­nen­te de la in­ver­sión fe­de­ral en edu­ca­ción su­pe­rior y en las po­lí­ti­cas de equi­dad en par­ti­cu­lar. Du­ran­te sus sie­te años al fren­te del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción ( 2005- 2012), el tam­bién doc­tor en fi­lo­so­fía de la Uni­ver­si­dad de Sao Pau­lo im­pul­só una trans­for­ma­ción ra­di­cal en el sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior pú­bli­ca y pri­va­da. Du­ran­te esos años, se tri­pli­có la in­ver­sión en el sec­tor y se du­pli­có la ma­trí­cu­la en las uni­ver­si­da­des fe­de­ra­les, a tra­vés de la crea­ción de 18 uni­ver­si­da­des fe­de­ra­les y 173 cam­pus nue­vos, se­gún re­por­tes de pren­sa.

En 2012, se apro­bó la Ley de Cuo­tas, a tra­vés de la cual 50 por

cien­to de los lu­ga­res en las 63 uni­ver­si­da­des pú­bli­cas es re­ser­va­do pa­ra egre­sa­dos de ba­chi­lle­ra­tos pú­bli­cos y afro­bra­si­le­ños. La me­di­da ins­ti­tu­cio­na­li­zó a ni­vel na­cio­nal la olea­da de po­lí­ti­cas de ac­ción afir­ma­ti­va adop­ta­das por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas a par­tir de 2003. Ade­más, en­tre 2005 y 2015, se otor­gó 1 mi­llón de be­cas a tra­vés del pro­gra­ma ProU­ni pa­ra es­tu­dian­tes de las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior pú­bli­cas, que re­pre­sen­tan 73 por cien­to de la ma­trí­cu­la ter­cia­ria. Y cre­ció enor­me­men­te el nú­me­ro de prés­ta­mos es­tu­dian­ti­les fi­nan­cia­dos por el go­bierno ba­jo el pro­gra­ma FIES.

No obs­tan­te, esos lo­gros no pa­re­cen su­fi­cien­tes pa­ra con­ven­cer a un elec­to­ra­do al­ta­men­te di­vi­di­do. Has­ta la fe­cha, so­lo uno de la do­ce­na de can­di­da­tos que se pre­sen­ta­ron a la pri­me­ra ron­da de vo­ta­ción, el cen­tris­ta Ci­ro Go­mes, ha pe­di­do a sus se­gui­do­res su­mar es­fuer­zos con Had­dad. Los de­más han bus­ca­do can­jear vo­tos por fa­vo­res po­lí­ti­cos, au­men­tan­do el cli­ma de ines­ta­bi­li­dad y polarización en el país.

Co­mo ocu­rrió des­pués de la elec­ción de Trump en Es­ta­dos Uni­dos, la vic­to­ria ini­cial de Bol­so­na­ro ha en­va­len­to­na­do a sus se­gui­do­res más ra­di­ca­les. El re­sul­ta­do ha si­do una olea­da de ata­ques por par­te de ul­tra­de­re­chis­tas con­tra los se­gui­do­res de Had­dad.

En­tre los ca­sos más so­na­dos, un co­no­ci­do maes­tro de ca­poei­ra bra­si­le­ña fue ase­si­na­do en la ciu­dad de Bahía el 8 de oc­tu­bre por un fa­ná­ti­co de Bol­so­na­ro, tras de­cir que vo­tó por el PT. Ro­mual­do Ro­sa­rio da Cos­ta, más co­no­ci­do co­mo Moa do Ka­ten­dê, de 63 años, re­ci­bió 12 pu­ña­la­das en su cuer­po, se­gún re­por­tes de la pren­sa bra­si­le­ña.

El mis­mo día, unos 10 se­gui­do­res del ex mi­li­tar ata­ca­ron con bo­te­llas de vi­drio ro­tas a un re­cién egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral de Paraná. El ex es­tu­dian­te su­frió múl­ti­ples cor­ta­das a la ca­be­za. Los fa­ná­ti­cos, quie­nes gri- ta­ron “aquí es­tá Bol­so­na­ro”, tam­bién sa­quea­ron y rom­pie­ron vi­drios de la Ca­sa del Es­tu­dian­te de la uni­ver­si­dad, se­gún el pe­rió­di­co El País.

Re­cha­zo mun­dial

Bol­so­na­ro ha pro­cu­ra­do de dis­tan­ciar­se de los ac­tos vio­len­tos de sus se­gui­do­res, pe­ro sin con­do­nar­los ta­jan­te­men­te. Cues­tio­na­do por pe­rio­dis­tas, él ta­chó de “ex­ce­sos” a los ata­ques, pe­ro in­sis­tió: “yo no ten­go con­trol so­bre los mi­llo­nes y mi­llo­nes de per­so­nas que me apo­yan”.

Tal ni­vel de apo­yo es sor­pren­den­te, ya que al prin­ci­pio de la can­di­da­tu­ra de Bol­so­na­ro, po­cos es­pe­ra­ban que lle­ga­ría tan le­jos. Co­mo fue el ca­so de Trump, el ul­tra­de­re­chis­ta fue vis­to por mu­chos co­mo un pro­vo­ca­dor pro­fe­sio­nal pe­ro po­co se­rio. Sin em­bar­go, Bol­so­na­ro su­po ca­pi­ta­li­zar el de­sen­can­to de mu­chos bra­si­le­ños ha­cia la po­lí­ti­ca en me­dio de los es­cán­da­los de co­rrup­ción, en que han en­vuel­to a 40 por cien­to de los al­tos po­lí­ti­cos del país, y la peor cri­sis eco­nó­mi­ca en mu­chas dé­ca­das.

Pe­ro su ver­da­de­ra opor­tu­ni­dad lle­gó con la de­ci­sión de la cor­te de des­ca­li­fi­car a Lu­la, a pe­sar de que el ex pre­si­den­te aún no ago­ta sus re­cur­sos le­ga­les. En agos­to, la Al­ta Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos de la ONU le pi­dió a Bra­sil no ex­cluir a Lu­la co­mo can­di­da­to, al con­si­de­rar que el pro­ce­so ju­di­cial en su con­tra ha si­do al­ta­men­te po­li­ti­za­do.

Mien­tras tan­to, el éxi­to de Bol­so­na­ro en la pri­me­ra ron­da de vo­ta­ción ha cau­sa­do re­cha­zo a ni­vel mun­dial, in­clu­yen­do den­tro de la aca­de­mia.

Des­pués de que la Uni­ver­si­dad Geor­ge Wa­shing­ton, de la ca­pi­tal es­ta­dou­ni­den­se, in­vi­ta­ra a Bol­so­na­ro a dar una po­nen­cia con fe­cha del 13 de oc­tu­bre, cien­tos de aca­dé­mi­cos de Bra­sil y el ex­tran­je­ro fir­ma­ron una pe­ti­ción en lí­nea con­do­nan­do el he­cho. Se­gún la car­ta: “Al dar­le la bien­ve­ni­da a su uni­ver­si­dad y fa­ci­li­tán­do­le un pú­bli­co, su ins­ti­tu­ción es­ta­rá ayu­dan­do a un ex­tre­mis­ta de ul­tra de­re­cha, ra­cis­ta, se­xis­ta y ho­mo­fó­bi­co a que lo­gre el re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal y so­li­di­fi­que la via­bi­li­dad de su can­di­da­tu­ra, efec­ti­va­men­te co­lo­can­do a co­mu­ni­da­des vul­ne­ra­bles en Bra­sil en gra­ve pe­li­gro de su­frir una es­ca­la­da en la dis­cri­mi­na­ción y la vio­len­cia”.

La car­ta ci­ta a al­gu­nos de los mu­chos ac­tos re­pro­ba­bles co­me­ti­dos por Bol­so­na­ro. Men­cio­na, por ejem­plo, que ha si­do uno de los de­fen­so­res más fé­rreos de la dic­ta­du­ra mi­li­tar, que ma­tó a mi­les de per­so­nas du­ran­te 21 años. Tam­bién ha ame­na­za­do de muer­to a ac­ti­vis­tas ho­mo­se­xua­les e in­sul­ta­do a los afro­bra­si­le­ños, ar­gu­men­tan­do que “no sir­ven ni pa­ra pro­crear”. In­sis­te en que la éli­te blan­ca del país no le de­be na­da a los in­dí­ge­nas. Y de­cla­ró a una le­gis­la­do­ra que “no te vio­la­ría, no lo me­re­ces”— co­men­ta­rio que le va­lió una san­ción le­gal.

Has­ta aho­ra só­lo son pa­la­bras ofen­si­vas. Pe­ro dan una idea de las ac­cio­nes que em­pren­de­ría Bol­so­na­ro si es elec­to pre­si­den­te de Bra­sil.

Por ello, el re­nom­bra­do so­ció­lo­go es­pa­ñol, Ma­nuel Cas­tells, pu­bli­có una car­ta abier­ta en El País el 11 de oc­tu­bre, ro­gan­do a los “in­te­lec­tua­les del mun­do” a su­mar es­fuer­zos en con­tra de Bol­so­na­ro. Co­mo ad­vir­tió Cas­tells en la in­tro­duc­ción de la car­ta: “Bra­sil es­tá en pe­li­gro. Y con Bra­sil el mun­do”.

Es co­no­ci­do por sus sim­pa­tías por la dic­ta­du­ra, su me­nos­pre­cio ha­cia los de­re­chos hu­ma­nos y sus de­cla­ra­cio­nes re­tró­gra­das”

El ex mi­li­tar ha ma­ni­fes­ta­do abier­ta­men­te su des­pre­cio a mu­je­res, los ho­mo­se­xua­les, afro­bra­si­le­ños e in­dí­ge­nas.

Se­gui­do­res de Bol­so­na­ro han re­cu­rri­do a ac­tos vio­len­tos que él pa­re­cie­ra no des­alen­tar.

Di­ver­sos sec­to­res den­tro y fue­ra del mun­do aca­dé­mi­co han ex­pre­sa­do re­cha­zo ha­cia el can­di­da­to.

LA UNI­VER­SI­DAD de Wa­shing­ton fue cri­ti­ca­da por dar­le la bien­ve­ni­da al can­di­da­to bra­si­le­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.