RIES­GO DE RE­TRO­CE­SO EDU­CA­TI­VO EN EL PAÍS

La eli­mi­na­ción del ins­ti­tu­to cor­ta de ta­jo los es­fuer­zos por cons­truir una po­lí­ti­ca de uso ade­cua­do de la eva­lua­ción que for­ta­le­ci­do al sis­te­ma edu­ca­ti­vo na­cio­nal

Milenio - Campus - - REPORTE -

La des­apa­ri­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal pa­ra la Eva­lua­ción de la Edu­ca­ción ( INEE) aten­ta con­tra una de las ins­ti­tu­cio­nes que han per­mi­ti­do for­ta­le­cer el sis­te­ma edu­ca­ti­vo del país.

Una de­ci­sión que po­dría cor­tar de ta­jo los es­fuer­zos de los úl­ti­mos 18 años por con­tar con una ra­dio­gra­fía pun­tual de los obs­tácu­los, al­can­ces y lo­gros que se han te­ni­do en la edu­ca­ción bá­si­ca y me­dia su­pe­rior del país.

De con­cre­tar­se, se­ría, al mis­mo tiem­po, un gol­pe a di­rec­to a los or­ga­nis­mos pú­bli­cos au­tó­no­mos que han abo­na­do a la ren­di­ción de cuen­tas, a la trans­pa­ren­cia y a con­tar con una vi­sión aje­na a la es­fe­ra gu­ber­na­men­tal.

Y es que las in­ten­cio­nes de echar atrás la re­for­ma edu­ca­ti­va, co­mo lo han plan­tea­do quie­nes asu­mi­rán el po­der el pró­xi­mo 1 de di­ciem­bre, al­can­zan tam­bién al INEE.

En una ecua­ción en la que la eva­lua­ción se­rá so­lo un asun­to me­ra­men­te anec­dó­ti­co y vo­lun­ta­rio, el INEE pier­de su ra­zón de ser y por en­de, la apues­ta es a ava­lar las le­yes que dic­ta­rían el fi­nal de es­ta ins­ti­tu­ción.

En­tre los es­pe­cia­lis­tas e in­ves­ti­ga­do­res, exis­te un gru­po que apo­ya es­ta idea por con­si­de­rar que el INEE no ha cum­pli­do con los ob­je­ti­vos pa­ra los que fue di­se­ña­do y no ha con­tri­bui­do a una eva­lua­ción ade­cua­da de maes­tros y di­rec­ti­vos.

Pe­ro tam­bién hay otro sec­tor de la aca­de­mia y de los ex­per­tos que han es­ta­do cer­ca des­de siem­pre de es­te asun­to, que con­si­de­ran que des­apa­re­cer el INEE no es el ca­mino pa­ra su­pe­rar los re­za­gos que aún pre­va­le­cen.

Si bien re­co­no­cen que al ins­ti­tu­to le ha fal­ta­do per­ti­nen­cia en la di­fu­sión y apli­ca­ción de cier­tas prue­bas, con­si­de­ran que no son ar­gu­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra bo­rrar de ta­jo lo que se ha cons­trui­do re­cien­te­men­te.

In­clu­so, plan­tean que el INEE de­be su­frir cier­tas mo­di­fi­ca­cio­nes pa­ra me­jo­rar su desem­pe­ño Pen­sar en qui­tar­lo de la es­ce­na edu­ca­ti­va po­dría te­ner con­se­cuen­cias irre­ver­si­bles pa­ra la cul­tu­ra de la eva­lua­ción que tan­to ha sus­ten­ta­do a la re­for­ma edu­ca­ti­va.

La in­ten­ción

En los úl­ti­mos días, el pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, reite­ró su in­ten­ción de abo­lir la Re­for­ma Edu­ca­ti­va y con ello la des­apa­ri­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal pa­ra la Eva­lua­ción de la Edu­ca­ción ( INEE).

Es­to, de­bi­do a que su go­bierno pon­drá fin a las prue­bas de “eva­lua­ción” de do­cen­tes y ofre­ce­rá, en cam­bio, cur­sos de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra que, quie­nes así lo deseen, asis­tan de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria.

“La ca­pa­ci­ta­ción al maes­tro va a ser vo­lun­ta­ria. Ni si­quie­ra se va usar la pa­la­bra eva­lua­ción, eso se ter­mi­na. Va a ser ca­pa­ci­ta­ción vo­lun­ta­ria. Si no es­ta­mos en la épo­ca de la es­cla­vi­tud. No, los maes­tros es­tán cons­cien­tes de que tie­nen que ca­pa­ci­tar­se y con­fia­mos en ellos”, sen­ten­ció.

Es­ta idea ha si­do res­pal­da­da por los le­gis­la­do­res de su par­ti­do y ha te­ni­do ya eco den­tro de los tra­ba­jos de la ac­tual le­gis­la­tu­ra.

El dipu­tado fe­de­ral de Mo­re­na y ex­di­ri­gen­te de la CNTE, Irán San­tia­go Ma­nuel, plan­teó ya re­for­mas a los ar­tícu­los ter­ce­ro y 73 de la Cons­ti­tu­ción pa­ra que pue­da pro­ce­der la des­apa­ri­ción del INEE.

El ar­gu­men­to es que el INEE “nun­ca se lo­gró ob­te­ner un diag­nós­ti­co del sec­tor edu­ca­ti­vo, sino cas­ti­gar y da­ñar la es­ta­bi­li­dad la­bo­ral del maes­tro. Ade­más, nun­ca ha si­do ‘ au­tó­no­mo’ pues tie­ne ma­yor po­der po­lí­ti­co que ri­gor aca­dé­mi­co o téc­ni­co”.

Y aun­que la pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de Edu­ca­ción de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, Ade­la Pi­ña Ber­nal, acla­ró que la pro­pues­ta es una ini- cia­ti­va a tí­tu­lo per­so­nal, se­rá ana­li­za­da, dic­ta­mi­na­da y vo­ta­da cuan­do se ins­ta­le la Co­mi­sión de Edu­ca­ción e ini­cie sus tra­ba­jos.

Es­te plan­tea­mien­to ge­ne­ró que un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res, re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil, pa­dres de fa­mi­lia, di­rec­ti­vos y maes­tros di­fun­die­ran una car­ta, en la que se opo­nen a es­te plan­tea­mien­to.

Sos­tie­nen que es­to im­pli­ca­ría “can­ce­lar la opor­tu­ni­dad de con­tar con da­tos, evi­den­cias y co­no­ci­mien­to que en­ri­que­cen el de­ba­te pú­bli­co y per­mi­ten con­du­cir la po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va con ba­se en in­for­ma­ción de ca­li­dad, lo cual re­sul­ta es­pe­cial­men­te im­por­tan­te fren­te al com­ple­jo con­tex­to de cam­bio que nos es­pe­ra”.

Ade­más, la in­for­ma­ción que pro­du­ce per­mi­te cues­tio­nar con ri­gor téc­ni­co el desem­pe­ño de las au­to­ri­da­des e ins­ti­tu­cio­nes res­pon­sa­bles del queha­cer edu­ca­ti­vo, así co­mo coad­yu­var a la trans­pa­ren­cia y la ren­di­ción de cuen­tas.

De acuer­do con la pos­tu­ra que fue di­fun­di­da en re­des so­cia­les, en­tre las atri­bu­cio­nes del INEE, co­mo lo han que­ri­do ver sus de­trac­to­res, no es­tá la de fis­ca­li­zar a los pro­fe­so­res, sino que le co­rres­pon­de, so­bre to­do, es­ta­ble­cer los cri­te­rios téc­ni­cos pa­ra el di­se­ño y ca­li­fi­ca­ción de los ins­tru­men­tos que la au­to­ri­dad edu­ca­ti­va apli­ca.

In­clu­so, es­ta­ble­cen en el do­cu­men­to, con los da­tos ge­ne­ra­dos por el INEE acer­ca del fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma edu­ca­ti­vo na­cio­nal, “la so­cie­dad me­xi­ca­na tie­ne he­rra­mien­tas pa­ra cues­tio­nar, con ra­zón y fun­da­men­to, las po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas e ima­gi­nar po­si­bles so­lu­cio­nes”.

En ese sen­ti­do, Syl­via Ire­ne Sch­mel­kes del Va­lle, con­se­je­ra de la Jun­ta de Go­bierno del INEE, apun­ta que el Ins­ti­tu­to tie­ne co­mo mi­sión di­se­ñar mé­to­dos y es­tra­te­gias pa­ra iden­ti­fi­car el ni­vel de apren­di­za­je de los es­tu­dian­tes de edu­ca­ción bá­si­ca.

Por eso, ad­vier­te, su des­apa­ri­ción pon­dría en ries­go di­ver­sos pro­gra­mas que au­xi­lian en la im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas.

“El Ins­ti­tu­to no na­ció con la Re­for­ma Edu­ca­ti­va, la fun­ción tie­ne que se­guir cum­plién­do­se por­que de otra ma­ne­ra no se ten­dría in­for­ma­ción acer­ca de la edu­ca­ción en el país y ten­dría­mos di­fi­cul­ta­des pa­ra sa­ber des­de dón­de im­pul­sar po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas que con­tri­bu­yan a la me­jo­ra de la edu­ca­ción que es el ele­men­to más sen­si­ble de la so­cie­dad”, di­ce.

Sch­mel­kes plan­tea que 90 por cien­to del tra­ba­jo del INEE re­pre­sen­ta la ela­bo­ra­ción de di­rec­tri­ces pa­ra aten­der pro­ble­má­ti­cas edu­ca­ti­vas, por lo que no so­lo se en­fo­ca a re­vi­sar y va­li­dar los ins­tru­men­tos de la eva­lua­ción do­cen­te.

“Ha­ce­mos la eva­lua­ción de los

alum­nos, las con­di­cio­nes de la in­fra­es­truc­tu­ra de las es­cue­las, so­bre el apren­di­za­je, ha­ce­mos eva­lua­ción de po­lí­ti­cas y pro­gra­mas edu­ca­ti­vos que in­di­can lo que te­ne­mos qué ha­cer”, ex­pli­ca.

Me­jo­rar y pro­fun­di­zar

Co­mo lo ha plan­tea­do Eduar­do Back­hoff Es­cu­de­ro, pre­si­den­te del Con­se­jo Di­rec­ti­vo de Mé­tri­ca Edu­ca­ti­va A. C. y ex pre­si­den­te de la Jun­ta de Go­bierno de INEE, las pos­tu­ras que se han pre­sen­ta­do en el Con­gre­so de la Unión en con­tra del ins­ti­tu­to son des­afor­tu­na­das y ses­ga­das.

Co­men­ta que eli­mi­nar al INEE equi­val­dría a “sa­car­se un ojo y de­jar a me­dia obs­cu­ri­dad a la so­cie­dad me­xi­ca­na y a las pro­pias au­to­ri­da­des so­bre lo que su­ce­de en el país con re­la­ción a la edu­ca­ción”.

In­clu­so, se­ña­la que una de­ci­sión de es­ta ín­do­le se­ría equi­va­len­te a des­apa­re­cer al Con­se­jo Na­cio­nal de Eva­lua­ción de la Po­lí­ti­ca de Desa­rro­llo So­cial ( CO­NE­VAL) o al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía ( INE­GI).

En to­dos los ca­sos, de­ta­lla, se tra­ta de ge­ne­rar in­for­ma­ción so­bre los dis­tin­tos as­pec­tos de la reali­dad me­xi­ca­na.

“Por ello, es­pe­ro que el nue­vo go­bierno re­con­si­de­re su po­si­ción ac­tual so­bre es­te ins­ti­tu­to y que to­me de­ci­sio­nes ba­sa­das en la ra­cio­na­li­dad y no en la emo­ti­vi­dad, que por aho­ra es lo que se per­ci­be”, en­fa­ti­za.

Pa­ra Di­no­rah Mi­ller Flo­res, in­ves­ti­ga­do­ra del De­par­ta­men­to de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Me­tro­po­li­ta­na Uni­dad Az­ca­pot­zal­co ( UAM), el ries­go que en­tra­ña la des­apa­ri­ción del INEE es la pér­di­da de una ins­ti­tu­ción que ha con­tri­bui­do a ha­cer vi­si­bles gran­des de­sigual­da­des y ca­ren­cias en la dis­tri­bu­ción de los re­cur­sos des­ti­na­dos a la edu­ca­ción, tan­to fis­cos, eco­nó­mi­cos co­mo hu­ma­nos.

“Su ma­yor con­tri­bu­ción ha si­do el de dar­nos in­for­ma­ción más allá de las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les. En ese sen­ti­do, es un ins­ti­tu­to fun­da­men­tal que sir­ve co­mo un fa­ro de luz pa­ra el cam­po edu­ca­ti­vo, que es­ta­ba en pe­num­bra to­tal”, se­ña­la.

Y si bien re­co­no­ce que hu­bo una com­pla­cen­cia del INEE an­te la re­for­ma edu­ca­ti­va, es­pe­cial­men­te en lo que to­ca a la eva­lua­ción do­cen­te, tam­bién es cier­to que el INEE fue de­man­da­do en dis­tin­tos fo­ros pa­ra que to­ma­ra po­si­ción más cla­ra al res­pec­to y nun­ca lo hi­zo.

“Lo que de­man­da­ría del nue­vo go­bierno es ma­yor cla­ri­dad en su po­si­ción, más allá la de­ro­ga­ción de la re­for­ma o la des­apa­ri­ción del INEE. Lo que me preo­cu­pa, en es­te y otros te­mas, es que no se ha­bla de lo sus­tan­ti­vo, nos di­cen que el INEE va a des­apa­re­cer pe­ro no qué ha­brá en su lu­gar”, ar­gu­men­ta.

Y es que en ca­so de des­apa­re­cer es­ta ins­tan­cia, se da por he­cho que na­da de lo que hi­zo el INEE es con­si­de­ra­do im­por­tan­te y no se le da la ade­cua­da di­men­sión.

“Me pa­re­ce que pa­ra ha­cer cam­pa­ña ha­cer pro­me­sas así de ‘ va­gas’ pue­da ser fun­cio­nal, pe­ro no cuan­do se va ser go­bierno. La ló­gi­ca de­be cam­biar y es jus­ta­men­te lo que no es­ta­mos vien­do. Có­mo pa­sar de las pro­pues­tas ‘ que ha­cen rui­do’ a las que tie­nen con­te­ni­do, via­bi­li­dad y sen­ti­do en el mar­co de una es­tra­te­gia de ac­ción pen­sa­da, ar­ti­cu­la­da y, so­bre to­do, en el mar­co de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad que la edu­ca­ción re­quie­re”, co­men­ta la in­ves­ti­ga­do­ra.

Por ello, di­ce en en­tre­vis­ta, una al­ter­na­ti­va pue­de ser mo­di­fi­car los cri­te­rios y for­mas de par­ti­ci­pa­ción del INEE en la eva­lua­ción do­cen­te.

“Creo que ca­be la re­vi­sión y ajus­tes que val­gan pa­ra ha­cer el ins­ti­tu­to más au­tó­no­mo y con re­glas del jue­go trans­pa­ren­tes que lo le­gi­ti­men an­te los ac­to­res. To­do eso se pue­de ha­cer sin te­ner que pres­cin­dir de un ins­ti­tu­to que al mar­gen de es­to, ha he­cho con­tri­bu­cio­nes im­por­tan­tes”, plan­tea Mi­ller Flo­res.

Más allá de lo edu­ca­ti­vo

Lo cier­to, co­mo lo ex­pre­sa Lo­ren­zo Gó­mez Mo­rín, quien fue Sub­se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción Bá­si­ca cuan­do co­men­zó a ope­rar el INEE, to­do es­te plan­tea­mien­to es par­te de un cam­bio de ré­gi­men, don­de las re­glas y las nor­mas de la de­mo­cra­cia ya no apli­can co­mo an­tes.

Ad­vier­te que no so­lo el INEE es­tá en ries­go sino tam­bién los or­ga­nis­mos pú­bli­cos au­tó­no­mos co­mo una me­di­da pa­ra con­cen­trar el po­der y las de­ci­sio­nes.

“Es­te es un pro­yec­to que no es­tá de­fi­ni­do por las nue­vas au­to­ri­da­des, que no se cons­tru­ye so­bre evi­den­cias de que sí fun­cio­na y lo que no, sino so­bre la opi­nión de lo que al­gu­nos pien­san que de­be ser la edu­ca­ción”, di­ce.

Y es que el gran pro­ble­ma del INEE, ex­pli­ca, es que ade­más de su po­ca efec­ti­vi­dad, pro­duc­to de lo es­pe­cia­li­za­do de sus pro­duc­tos, por lo que po­cos los leen y los que lo ha­cen son es­pe­cia­lis­tas que le pue­den en­ten­der, nun­ca se pen­só en que los re­sul­ta­dos te­nían que ser usa­dos por do­cen­tes y di­rec­ti­vos.

“Pa­ra ellos los Panoramas Edu­ca­ti­vos, In­for­mes Anua­les, eva­lua­cio­nes na­cio­na­les tie­nen muy po­ca uti­li­dad, por ello, creo que en es­te ru­bro les fal­tó per­ti­nen­cia”, se­ña­la Gó­mez Mo­rín.

Aho­ra, co­men­ta, por lo que se vis­lum­bra, no exis­ti­rá un ins­ti­tu­to que se de­di­que a la eva­lua­ción de la edu­ca­ción cuan­do el dis­cur­so ha­bla de una ca­pa­ci­ta­ción.

En su­ma, co­mo lo ha plan­tea­do Te­re­sa Bra­cho Gon­zá­lez, con­se­je­ra pre­si­den­ta del ( INEE), to­do es­te asun­to de­ri­va de la idea erró­nea que se tie­ne del tra­ba­jo que rea­li­za el ins­ti­tu­to, pues su la­bor no es eva­luar a los maes­tros, sino ga­ran­ti­zar que el pro­ce­so se ha­ga de una ma­ne­ra jus­ta y opor­tu­na.

“El INEE ha des­ple­ga­do cam­pa­ñas y pro­gra­mas don­de se mues­tra que sí ha­ce el ins­ti­tu­to y cuál es su vi­sión. Al fi­nal del día no es más que ga­ran­ti­zar que los ni­ños, ni­ñas y jó­ve­nes de es­te país es­tén en la es­cue­la y que su es­tan­cia en és­ta ga­ran­ti­ce que tie­nen una for­ma­ción pa­ra su desa­rro­llo”, co­men­ta.

Bra­cho Gon­zá­lez pun­tua­li­za que en Mé­xi­co el uso de los re­sul- ta­dos de la eva­lua­ción edu­ca­ti­va es un asun­to pen­dien­te, pues la in­for­ma­ción pro­du­ci­da se usa muy po­co pa­ra la me­jo­ra de la ca­li­dad de la en­se­ñan­za.

Por ello, el INEE ha ve­ni­do in­sis­tien­do en la ne­ce­si­dad de cons­truir una po­lí­ti­ca de uso ade­cua­do de la eva­lua­ción que pro­mue­va sus re­sul­ta­dos en­tre to­dos los pú­bli­cos, lo cual es fac­ti­ble pues los di­ver­sos me­ca­nis­mos de in­ter­lo­cu­ción que ha crea­do es­te Ins­ti­tu­to lo po­si­bi­li­tan.

Y esa ta­rea no pue­de ver­se in­te­rrum­pi­da por una vi­sión erró­nea, ni por cues­tio­na­mien­tos que van más allá de los lo­gros que ha po­di­do con­cre­tar el INEE a lo lar­go de to­dos es­tos años.

Una al­ter­na­ti­va pue­de ser mo­di­fi car los cri­te­rios y for­mas de su par­ti­ci­pa­ción en la eva­lua­ción do­cen­te”

Pro­ba­ble­men­te las in­ten­cio­nes de echar atrás la re­for­ma edu­ca­ti­va al­can­cen tam­bién al or­ga­nis­mo.

CREA­DO EN2002, el ins­ti­tu­to se con­vir­tió en un or­ga­nis­mo pú­bli­co au­tó­no­mo en 2013

La ta­rea prin­ci­pal del or­ga­nis­mo con­sis­te en eva­luar la ca­li­dad, el desem­pe­ño y los re­sul­ta­dos del Sis­te­ma Edu­ca­ti­vo Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.