¿ Qué cam­bia­rá de la ren­di­ción de cuen­tas?

Milenio - Campus - - OPINIÓN - Ale­jan­dro Ca­na­les UNAM- IISUE/ SES. ca­na­le­sa@ unam. mx Twit­ter: ca­na­le­sa99

“Las eva­lua­cio­nes de desem­pe­ño de­ben ser apli­ca­das a ser­vi­do­res pú­bli­cos, lí­de­res sin­di­ca­les, di­ri­gen­tes de par­ti­dos, dipu­tados, se­na­do­res e in­clu­so al pre­si­den­te”. Eso fue lo que di­jo el pre­si­den­te elec­to, Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ( AM­LO), en el “En­cuen­tro in­ter­na­cio­nal de edu­ca­ción ini­cial y prees­co­lar”, rea­li­za­do el pa­sa­do 19 de oc­tu­bre. Las pa­la­bras pro­nun­cia­das fue­ron a pro­pó­si­to de su idea de can­ce­lar la re­for­ma edu­ca­ti­va y la eva­lua­ción de pro­fe­so­res; lo ha reite­ra­do en múl­ti­ple fo­ros y en­tre­vis­tas.

A los po­cos días del re­sul­ta­do de las elec­cio­nes, el mis­mo AM­LO dio a co­no­cer los “50 li­nea­mien­tos ge­ne­ra­les pa­ra el com­ba­te a la co­rrup­ción y la apli­ca­ción de una po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na”. Un mar­co nor­ma­ti­vo pre­li­mi­nar que re­gu­la­rá la ac­tua­ción de los fun­cio­na­rios de la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción y la re­la­ción con los ciu­da­da­nos.

Ade­más, el pre­si­den­te elec­to, des­de la cam­pa­ña elec­to­ral y a quie­nes se su­ma­ron a ella, les di­jo que se guia­rían por tres prin­ci­pios: “no men­tir, no ro­bar y no trai­cio­nar al pue­blo de Mé­xi­co”. So­li­ci­tó ape­go a los prin­ci­pios a quien par­ti­ci­pa­ra. Más aún, tam­bién lo ha di­cho AM­LO en di­ver­sas oca­sio­nes, el si­guien­te go­bierno se­rá un cam­bio de ré­gi­men, un nue­vo mo­de­lo en el or­den po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co, cul­tu­ral y so­cial; una se­pa­ra­ción de los po­de­res po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co. De ahí vie­ne su idea de la cuar­ta trans­for­ma­ción que ex­pe­ri­men­ta­rá la na­ción ba­jo su pe­rio­do.

No pa­re­ce ha­ber du­da de que el nue­vo go­bierno se­rá dis­tin­to; las co­sas y la re­glas po­drían ser di­fe­ren­tes. Pe­ro ¿ qué tan­to se mo­di­fi­ca­rá o qué ocu­rri­rá con el in­trin­ca­do y difícil en­tra­ma­do de nor­mas que ac­tual­men­te re­gu­la la vi­da gris de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca? La in­ten­sa y ne­ce­sa­ria fun­ción pú­bli­ca su­ma mi­les de le­yes, nor­mas y re­gla­men­tos, ba­jo las cua­les re­gu­la un enor­me vo­lu­men de pla­nes, pro­gra­mas y ac­cio­nes; y dis­tri­bu­ye cien­tos de mi­les de mi­llo­nes de pe­sos que si­guen ru­tas muy va­ria­das.

Ac­tual­men­te, exis­te un mar­co ju­rí­di­co y po­lí­ti­co que de­li­mi­ta atri­bu­cio­nes, mar­ca res­pon­sa­bi­li­da­des y es­ta­ble­ce obli­ga­cio­nes con im­pli­ca­cio­nes legales y pú­bli­cas. Las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les han es­ta­ble­ci­do las ba­ses pa­ra la ren­di­ción de cuen­tas y los me­ca­nis­mos de trans­pa­ren­cia. Des­de lue­go, co­mo es cla­ro, eso ha si­do in­su­fi­cien­te, por­que no ha im­pe­di­do los erro­res, la in­efi­ca­cia y el in­cum­pli­mien­to de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos; tam­po­co los in­sul­tan­tes ca­sos de co­rrup­ción que han pro­ta­go­ni­za­do los ser­vi­do­res pú­bli­cos de dis­tin­tos ni­ve­les.

Sin em­bar­go, no po­de­mos ig­no­rar los avan­ces nor­ma­ti­vos, ni pres­cin­dir de la re­gu­la­ción. La pre­gun­ta es qué nor­mas y pro­ce­di­mien­tos de­bie­ra se­gui­rá la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción. No son so­la­men­te las que mar­ca la Cons­ti­tu­ción, co­mo la se­pa­ra­ción de po­de­res, los in­for­mes de go­bierno que anual­men­te de­be ren­dir an­te el Con­gre­so de la Unión o la vi­gi­lan­cia que de­be ejer­cer la Au­di­to­ria Su­pe­rior de la Fe­de­ra­ción. Tam­bién in­clu­ye los me­ca­nis­mos más co­ti­dia­nos que tie­nen lu­gar en las es­truc­tu­ras de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, aque­llos que co­nec­tan di­fe­ren­tes de­pen­den­cias y or­ga­nis­mos, equi­li­bran po­de­res e in­te­gran un la­be­rin­to de trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas.

Pen­se­mos en el con­jun­to de va­lo­ra­cio­nes que de­ben ob­ser­var los mi­les de pro­gra­mas de las dis­tin­tas se­cre­ta­rías y or­ga­nis­mos des­cen­tra­li­za­dos. En ge­ne­ral, co­mo el pun­to de in­fle­xión son los re­cur­sos pú­bli­cos, ahí se es­ta­ble­cen los can­da­dos pa­ra me­dir el desem­pe­ño y jus­ti­fi­car los re­cur­sos. La ma­ni­ja la tie­ne la Ha­cien­da Pú­bli­ca y la cla­ve es­tá en el Pre­su­pues­to de Egre­sos de la Fe­de­ra­ción ( Pef). No obs­tan­te, la cá­ma­ra de dipu­tados es la que aprue­ba anual­men­te el de­cre­to del Pef y ahí se ano­tan las eva­lua­cio­nes que se de­ben lle­var a efec­to.

Por ejem­plo, en el Pef de es­te año se es­ti­pu­la que la eva­lua­ción de los pro­gra­mas de las de­pen­den­cias y en­ti­da­des, “se su­je­ta­rá a lo es­ta­ble­ci­do en la Ley fe­de­ral de pre­su­pues­to y res­pon­sa­bi­li­dad ha­cen­da­ria, a los li­nea­mien­tos emi­ti­dos por la Se­cre­ta­ría ( Ha­cien­da) y el Con­se­jo Na­cio­nal de Eva­lua­ción de la Po­lí­ti­ca de De­sa­rro­llo So­cial ( Con­veal), y a las de­más dis­po­si­cio­nes apli­ca­bles, y se lle­va­rá a ca­bo en los tér­mi­nos del Pro­gra­ma Anual de Eva­lua­ción, que emi­tan, de ma­ne­ra con­jun­ta, di­chas ins­ti­tu­cio­nes” ( ar­tícu­lo 25).

En ca­da de­pen­den­cia se han ins­tau­ra­do es­truc­tu­ras, tiem­pos y for­mas pa­ra cum­plir con esas y otras dis­po­si­cio­nes. Or­ga­nis­mos, per­so­nas y cier­tas con­sul­to­rías rea­li­zan el tra­ba­jo de va­lo­rar el desem­pe­ño de los pro­gra­mas y, por ex­ten­sión, de los ti­tu­la­res de las de­pen­den­cias. En la pá­gi­na elec­tró­ni­ca del Co­ne­val, por ejem­plo, se pue­de ver una lar­ga lis­ta de eva­lua­cio­nes de pro­gra­mas. ¿ Las eva­lua­cio­nes han te­ni­do al­gún efec­to pa­ra me­jo­rar las ac­cio­nes? Al­gu­nos, co­mo ad­ver­tir el in­cum­pli­mien­to de me­tas, la cohe­ren­cia de los pro­gra­mas, la in­su­fi­cien­cia de lo­gros, la efi­ca­cia de los re­cur­sos em­plea­dos, en­tre otros. Sin em­bar­go, las con­se­cuen­cias han si­do me­nos no­ta­bles.

Sin du­da, ne­ce­si­ta­mos am­pli­fi­car la trans­pa­ren­cia del ejer­ci­cio gu­ber­na­men­tal, pe­ro a la par re­que­ri­mos me­jo­rar los me­ca­nis­mos de con­trol y san­ción de su ac­ti­vi­dad.

Pie de pá­gi­na: Y aun­que hu­bo años sin pre­mio, en és­te, en abril y en oc­tu­bre, co­mo es fin de se­xe­nio, tu­vi­mos dos ve­ces la en­tre­ga de los Pre­mios na­cio­na­les de cien­cias, ar­tes y li­te­ra­tu­ra ( 2017 y 2018).

“¿ Qué ocu­rri­rá con el in­trin­ca­do y difícil en­tra­ma­do de nor­mas que ac­tual­men­te re­gu­la la vi­da gris de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.