Tó­pi­cos ac­tua­les de edu­ca­ción

Milenio - Campus - - OPINIÓN - Humberto Muñoz García UNAM. Se­mi­na­rio de Edu­ca­ción Su­pe­rior, IIS. Pro­fe­sor de la FCPS. re­ci­llas@ unam. mx

1. Los días 18 y 19 de oc­tu­bre se lle­vó a ca­bo el V Co­lo­quio UNAM en la Pe­nín­su­la, en el Cen­tro Pe­nin­su­lar en Hu­ma­ni­da­des y Cien­cias So­cia­les ( CEPHCIS). El even­to es­tu­vo de­di­ca­do a ana­li­zar del 68 al 2018, cin­cuen­ta años de mo­vi­mien­tos so­cia­les y ac­ción co­lec­ti­va. Gi­ró en torno a tres ejes: 1) el im­pac­to del 68: cam­bios po­lí­ti­cos y de­mo­cra­cia en Mé­xi­co; 2) De mo­vi­mien­tos so­cia­les a re­des so­cia­les. For­mas alternas de ac­ción co­lec­ti­va; 3) Vie­jos y nue­vos ac­to­res en los mo­vi­mien­tos so­cia­les.

En el co­lo­quio se pre­sen­ta­ron 11 po­nen­cias y 3 con­fe­ren­cias ma­gis­tra­les. Me lla­mó la aten­ción la con­fe­ren­cia que tra­to el te­ma de “Mé­xi­co en el con­tex­to del de­ce­nio de los años 60”, por­que hi­zo hin­ca­pié en que en es­te pe­río­do ocu­rrió el quie­bre del si­glo XX. En la po­nen­cia se re­co­gie­ron he­chos in­ter­na­cio­na­les sig­ni­fi­ca­ti­vos y có­mo se fil­tra­ron al país. Pu­do sos­te­ner­se que fue un tiem­po his­tó­ri­co en el que hu­bo frac­tu­ras ins­ti­tu­cio­na­les en el mun­do y en Mé­xi­co. La for­ma co­mo se en­gar­zó la his­to­ria, la de afue­ra y la de aden­tro, dio lu­ces pa­ra en­ten­der lo que nos pa­só a los me­xi­ca­nos ha­ce 50 años.

Se ha­bló de la tra­yec­to­ria de la de­mo­cra­ti­za­ción en el Mé­xi­co del pa­sa­do me­dio si­glo, de la de­mo­cra­ti­za­ción y el Con­gre­so Mé­xi­cano, de los de­re­chos hu­ma­nos a par­tir del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til y de có­mo la ins­tau­ra­ción de la de­mo­cra­cia no bas­ta pa­ra que se pro­duz­ca la re­dis­tri­bu­ción so­cial. No po­día fal­tar una dis­cu­sión so­bre ciu­da­da­nía y so­cie­dad ci­vil des­pués del 68, co­mo tam­po­co de los mo­vi­mien­tos es­tu­dian­ti­les y las cul­tu­ras ju­ve­ni­les en el país, du­ran­te es­te tra­mo de la his­to­ria. Se tra­ta­ron los an­te­ce­den­tes al mo­vi­mien­to del 68 diez años an­tes y se ana­li­zó el mo­vi­mien­to del 99 en la UNAM y sus se­cue­las.

Hu­bo mu­cho más, y el re­sul­ta­do fue muy bueno, no só­lo por la asis­ten­cia e in­te­rés del pú­bli­co, sino tam­bién por­que los tra­ba­jos de los par­ti­ci­pan­tes re­sul­ta­ron una mi­ra­da ac­tual de las re­per­cu­sio­nes de un he­cho his­tó­ri­co.

2. Re­cien­te­men­te, se ha co­men­za­do a dis­cu­tir acer­ca de al­gu­nas preo­cu­pa­cio­nes en la do­cen­cia uni­ver­si­ta­ria. Hay ma­les­tar por la cla­se dic­ta­da co­mo con­fe­ren­cia, que ya re­sul­ta po­co atrac­ti­va pa­ra los alum­nos. Es un mé­to­do que ca­da vez con­vo­ca me­nos la aten­ción de los es­tu­dian­tes. La dis­cu­sión se es­tá dan­do en va­rios paí­ses.

La en­se­ñan­za, por la vía de un pro­fe­sor que dic­ta una con­fe­ren­cia en ca­da cla­se, ha co­men­za­do a cho­car con lo que los es­tu­dian­tes tie­nen en men­te, so­bre qué quie­ren apren­der y có­mo desean apren­der el co­no­ci­mien­to de una da­da ma­te­ria. ¿ Se le pue­de en­se­ñar de otro mo­do? La con­fe­ren­cia re­sul­ta po­co ágil. Los es­tu­dian­tes se abu­rren, y en­ton­ces se cuel­gan a su mó­vil o a su Ta­blet, y de­jan de pres­tar aten­ción a lo que di­ce el pro­fe­sor. Es­te da­to ha sa­li­do a la luz en va­rias en­cues­tas apli­ca­das a jó­ve­nes que es­tán yen­do a la es­cue­la. El mun­do de la te­le­fo­nía en el au­la es un te­ma com­ple­jo pa­ra dis­cu­tir.

Por lo pron­to, en al­gu­nas uni­ver­si­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas se ha pres­ta­do cui­da­do al pro­ble­ma. Los pro­fe­so­res han bus­ca­do lle­gar a al­gu­nas de­fi­ni­cio­nes de lo que es la con­fe­ren­cia en cla­se, por­que si bien hay quie­nes ha­blan to­do el tiem­po, hay otros pro­fe­so­res que com­bi­nan su char­la con un pe­río­do pa­ra ha­cer pre­gun­tas. Tam­bién, hay quie­nes de­di­can unos mo­men­tos de la cla­se a al­gu­na ac­ti­vi­dad in­ter­ac­ti­va, ha­cien­do ejer­ci­cios en gru­pos, por ejem­plo, pre­via una exposición de los as­pec­tos sus­tan­ti­vos del con­te­ni­do de la char­la, por par­te del pro­fe­sor.

En fin, hay que ana­li­zar có­mo po­ner la en­se­ñan­za a tono con los nue­vos tiem­pos y te­ner en cuen­ta la es­pe­ci­fi­ci­dad de las ma­te­rias de un plan de es­tu­dios. Es in­de­sea­ble pa­ra el apren­di­za­je te­ner alum­nos har­tos de lo que con­si­de­ran “el ro­llo” y pro­fe­so­res can­sa­dos de ha­blar an­te es­tu­dian­tes que no se des­pe­gan de su ce­lu­lar. Un pro­fe­sor uru­gua­yo de­cla­ró ha­ber­se ren­di­do y de­jó la cá­te­dra. Aquí, en Mé­xi­co, he es­cu­cha­do a co­le­gas que se que­jan de la des­aten­ción en cla­se mien­tras los es­tu­dian­tes “cha­tean” o con­sul­tan el ce­lu­lar. El pun­to es de­li­ca­do y por eso me he per­mi­ti­do ex­po­ner­lo en sus aris­tas ge­ne­ra­les. Oja­lá pu­die­ra de­ba­tir­se or­ga­ni­za­da­men­te.

3. En días pa­sa­dos, cir­cu­ló un do­cu­men­to en de­fen­sa del INEE, ame­na­za­do de des­apa­re­cer, jun­to con la fa­mo­sa re­for­ma edu­ca­ti­va. Mu­cho an­tes de que se crea­ra es­ta ins­ti­tu­ción, se ha­bía su­ge­ri­do la ne­ce­si­dad de con­tar con una or­ga­ni­za­ción ple­na­men­te au­tó­no­ma de­di­ca­da a pro­du­cir y ela­bo­rar in­for­ma­ción pú­bli­ca. Un Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­for­ma­ción Edu­ca­ti­va que ten­ga co­mo pro­pó­si­to ge­ne­rar in­for­ma­ción, diag­nós­ti­cos, aná­li­sis, in­for­mes con­fia­bles, que sir­van pa­ra for­mu­lar pro­pues­tas a la po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va de to­dos los ni­ve­les. Un nue­vo mar­co ins­ti­tu­cio­nal, cu­ya uti­li­dad sea apro­ve­char la eva­lua­ción, pa­ra co­rre­gir y se­guir ade­lan­te orien­tan­do los cam­bios del sis­te­ma edu­ca­ti­vo..

EL USO de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les en las au­las se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno a con­si­de­rar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.