JOHN STUART MILL, MIRONES PRO­FE­SIO­NA­LES Y PREN­SA FI­FÍ

¿ Qué ha­bría di­cho el fi­ló­so­fo in­glés de aque­llos po­li­ti­cos que, en bus­ca so­lo de adu­la­cio­nes, des­acre­di­tan a los in­for­ma­do­res cues­tio­nan?

Milenio - Campus - - FABULACIONES - John Stuart Mill y la li­ber­tad de pen­sa­mien­to Pa­ra Ga­briel Zaid; sin cla­mor po­pu­lar JUAN DO­MIN­GO AR­GÜE­LLES

La crí­ti­ca ja­más le ha g us t ado a l po­der, in­de­pen­dien­te­men­te del signo ideo­ló­gi­co que ten­ga di­cho po­der. Ya sea de cen­tro, de de­re­cha o de iz­quier­da, el po­der iden­ti­fi­ca a la crí­ti­ca con el ata­que; la dis­cre­pan­cia, con el desaca­to a su au­to­ri­dad. De he­cho, en la po­lí­ti­ca, la crí­ti­ca no le gus­ta a na­die (¡ pe­ro me­nos aún al po­der!) en tan­to no la ten­ga a su ser­vi­cio con­ver­ti­da en tu­ri­fe­ra­ria, con lo cual de­ja de ser crí­ti­ca pa­ra con­ver­tir­se en adu­la­ción

Pe­ro si la crí­ti­ca que trai­cio­na su fun­ción, y re­nie­ga del ejer­ci­cio ana­lí­ti­co que le da sen­ti­do, es da­ñi­na pa­ra la so­cie­dad cul­tu­ral ( tra­tán­do­se de va­lo­ra­ción es­té­ti­ca, li­te­ra­ria, tea­tral, et­cé­te­ra), más da­ñi­na es cuan­do es­ta crí­ti­ca re­ne­ga­da adu­la al po­der po­lí­ti­co. Los po­lí­ti­cos desean un mun­do don­de no ha­ya crí­ti­ca, sino elo­gio, don­de no ha­ya reparo, sino loa, don­de na­die les lle­ve la con­tra­ria y sí, en cam­bio, don­de to­dos ha­gan vo­tos de coin­ci­den­cia, de uni­for­mi­dad y una­ni­mi­dad, “por el bien del país”.

Los ejem­plos del ex­ce­so de po­der, en to­do tiem­po y lu­gar, se re­la­cio­nan con la cen­su­ra y la au­to­cen­su­ra, con la per­se­cu­ción de los crí­ti­cos y con la des­ca­li­fi­ca­ción de las vo­ces dis­con­for­mes. Des­ca­li­fi­car a la crí­ti­ca es el prin­ci­pio del des­po­tis­mo. Des­pre­ciar a la opinión que di­fie­re es el ger­men de la in­to­le­ran­cia. Las ac­cio­nes y di­chos de los po­de­ro­sos que des­ca­li­fi­can a la crí­ti­ca se han re­pe­ti­do una y otra vez a lo lar­go de la his­to­ria. Y es in­ne­ga­ble que to­do po­der se asu­me siem­pre co­mo “bueno”: nun­ca nin­guno ha di­cho de sí mis­mo que sea “ma­lo”, y, pa­ra jus­ti­fi­car esa “bon­dad”, le­gi­ti­ma el mo­no­po­lio de la ver­dad.

Que los po­de­ro­sos re­cha­cen la im­pug­na­ción y ce­le­bren la opinión con­ver­ti­da en eco de su voz es ya una des­gra­cia, pe­ro que los crí­ti­cos clau­di­quen an­te el po­der, cons­ti­tu­ye no só­lo un da­ño so­cial, sino tam­bién mo­ral. No hay na­da me­jor que una so­cie­dad que po­ne co­tos al po­der, com­pa­ra­da con otra acrí­ti­ca que le da siem­pre la ra­zón a quien, des­de la in­ves­ti­du­ra, se sien­te con el de­re­cho de la ver­dad úni­ca e in­dis­cu­ti­ble: la del in­fa­li­ble que vuel­ve dog­ma sus di­chos y ac­cio- nes y, con­se­cuen­te­men­te, trans­for­ma en he­re­jías, que de­ben des­pre­ciar­se cuan­do no si­len­ciar­se o per­se­guir­se, las opi­nio­nes y los jui­cios de quie­nes dis­cre­pan de ese po­der que no so­por­ta que al­guien lo con­tra­di­ga.

Se­ría desea­ble que los po­lí­ti­cos le­ye­ran los gran­des li­bros que han mo­vi­do a la hu­ma­ni­dad, que ni si­quie­ra son tan­tos ( no exis­ten ni si­quie­ra cien­tos que sean real­men­te in­sus­ti­tui­bles) y que, ya leí­dos, los com­pren­die­ran de tal for­ma que no pa­rez­ca que los ig­no­ran. Po­cos han leí­do y com­pren­di­do el gran en­sa­yo So­bre la li­ber­tad ( 1859) de John Stuart Mill ( 1806- 1874); lo de­du­ci­mos por­que es di­fí­cil que, des­pués de leer es­ta obra cum­bre del pen­sa­mien­to, la men­te del lec­tor per­ma­nez­ca inal­te­ra­da. Se ne­ce­si­ta, pa­ra ello, una muy te­naz opo­si­ción a la in­te­li­gen­cia. En el se­gun­do ca­pí­tu­lo de su li­bro, Mill da por he­cho que “han pa­sa­do ya los tiem­pos en que era ne­ce­sa­rio de­fen­der la ‘ li­ber­tad de pren­sa’ co­mo una de las se­gu­ri­da­des in­dis­pen­sa­bles con­tra un go­bierno co­rrom­pi­do y ti­rá­ni­co”, y aun así ale­ga:

“Si to­da la hu­ma­ni­dad, me­nos una per­so­na, fue­ra de una mis­ma opinión, y es­ta per­so­na fue­ra de opinión con­tra­ria, la hu­ma­ni­dad se­ría tan in­jus­ta im­pi­dien­do que ha­bla­se co­mo ella mis­ma lo se­ría si te­nien­do po­der bas­tan­te im­pi­die­ra que ha­bla­ra la hu­ma­ni­dad. Si fue­ra la opinión una po­se­sión per­so­nal que só­lo tu­vie­ra va­lor pa­ra su due­ño; si el im­pe­dir su dis­fru­te fue­ra sim­ple­men­te un per­jui­cio par­ti­cu­lar, ha­bría al­gu­na di­fe­ren­cia en­tre que el per­jui­cio se in­fli­gie­ra a po­cas o a mu­chas per­so­nas. Pe­ro la pe­cu­lia­ri­dad del mal que con­sis­te en im­pe­dir la ex­pre­sión de una opinión es que se co­me­te un ro­bo a la ra­za hu­ma­na; a la pos­te­ri­dad tan­to co­mo a la ge­ne­ra­ción ac­tual; a aque­llos que di­sien­ten de esa opinión, más to­da­vía que a aque­llos que par­ti­ci­pan en ella. Si la opinión es ver­da­de­ra se les pri­va de la opor­tu­ni­dad de cam­biar el error por la ver­dad; y si erró­nea, pier­den lo que es un be­ne­fi­cio no me­nos im­por­tan­te: la más cla­ra per­cep­ción y la im­pre­sión más vi­va de la ver­dad, pro­du­ci­da por su co­li­sión con el error”.

Si, en una so­cie­dad, un sec­tor do­mi­nan­te se nie­ga a oír la opinión, ge­ne­ral­men­te crí­ti­ca de un in­di­vi­duo, peor aún es el ca­so del po­der po­lí­ti­co que no só­lo se nie­ga a oír lo que lo cues­tio­na, sino que ha­ce es­car­nio y es­tig­ma­ti­za to­do aque­llo que le sea con­tra­rio en su pa­re­cer y pro­ce­der. A de­cir de Mill, “ne­gar­se a oír una opinión, por­que se es­tá se­gu­ro de que es fal­sa, equi­va­le a afir­mar que la ver­dad que se po­see es la ver­dad ab­so­lu­ta”.

Quie­nes pien­san y opi­nan “en co­sas de in­te­rés pú­bli­co con au­to­ri­dad mo­ral en­tre las éli­tes” se lla­man “in­te­lec­tua­les”, pe­ro no lo son si ce­den su ca­pa­ci­dad de pen­sa­mien­to ( que, por su­pues­to, in­clu­ye la du­da) po­nién­do­la al ser­vi­cio del po­der, pues au­to­má­ti­ca­men­te re­nun­cian al ejer­ci­cio crí­ti­co, y ol­vi­dan que, co­mo sos­tie­ne Mill, “pa­ra el bie­nes­tar in­te­lec­tual de la hu­ma­ni­dad ( del que de­pen­de to­do otro bie­nes­tar), es ne­ce­sa­ria la li­ber­tad de opinión y la li­ber­tad de ex­pre­sar to­da opinión”. Di­ce Ga­briel Zaid en sus Mil pa­la­bras: “No son in­te­lec­tua­les los que opi­nan su­je­tos a la ver­dad ofi­cial ( po­lí­ti­ca, ad­mi­nis­tra­ti­va, aca­dé­mi­ca, re­li­gio­sa)”. Son, en to­do ca­so, fun­cio­na­rios, mi­li­tan­tes, co­fra­des: par­te del po­der. Y es un abu­so de po­der es­tig­ma­ti­zar a quie­nes sos­tie­nen opi­nio­nes con­tra­rias al po­de­ro­so.

Por ello, Mill con­clu­ye: “La peor ofen­sa de es­ta es­pe­cie que pue­de ser co­me­ti­da con­sis­te en es­tig­ma­ti­zar a los que sos­tie­nen la opinión con­tra­ria co­mo hom­bres ma­los e in­mo­ra­les. Aque­llos que sos­tie­nen opi­nio­nes im­po­pu­la­res es­tán ex­pues­tos a ca­lum­nias de es­ta es­pe­cie por­que, en ge­ne­ral, son po­cos y de es­ca­sa in­fluen­cia, y na­die, apar­te de ellos mis­mos, tie­ne in­te­rés en que se les ha­ga jus­ti­cia; pe­ro es­ta ar­ma es­tá ne­ga­da, por la mis­ma na­tu­ra­le­za del ca­so, a aque­llos que ata­can una opinión pre­va­le­cien­te, no pue­den ser­vir­se de ella sin com­pro­me­ter su pro­pia se­gu­ri­dad, y si pu­die­ran no con­se­gui­rían otra co­sa que des­acre­di­tar su pro­pia cau­sa. En ge­ne­ral, las opi­nio­nes con­tra­rias a las co­mún­men­te ad­mi­ti­das só­lo pue­den lo­grar ser es­cu­cha­das me­dian­te una es­tu­dia­da mo­de­ra­ción de len­gua­je y evi­tan­do lo más cui­da­do­sa­men­te po­si­ble to­da ofen­sa inú­til, sin que pue­dan des­viar­se lo más mí­ni­mo de es­ta lí­nea de con­duc­ta, sin per­der te­rreno, en tan­to que el in­sul­to des­me­su­ra­do em­plea­do por par­te de la opinión pre­va­le­cien­te des­vía al pue­blo de pro­fe­sar las opi­nio­nes con­tra­rias y de oír a aque­llos que las pro­fe­san. Por tan­to, en in­te­rés de la ver­dad y de la jus­ti­cia, es mu­cho más im­por­tan­te res­trin­gir el em­pleo de es­te len­gua­je de vi­tu­pe­rio que el otro”.

Ha­ce unos días, el pre­si­den­te elec­to de Mé­xi­co ofre­ció a los pe­rio­dis­tas una cla­se de his­to­ria que re­co­gie­ron to­dos los me­dios na­cio­na­les. Di­jo, a pro­pó­si­to de sus opo­si­to­res ( con­ser­va­do­res, ob­via­men­te): “Me gus­ta qui­tar­les la más­ca­ra, des­nu­dar­los, aun­que se que­den na­da más en pa­ños me­no­res”. Y pro­me­tió se­guir uti­li­zan­do el tér­mino fi­fí pa­ra apli­car­lo a la pren­sa que lo cri­ti­ca, “por­que es­tá bien apli­ca­do, si se re­vi­sa la his­to­ria los que hi­cie­ron más da­ño al mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio ma­de­ris­ta fue­ron los fi­fí, ayu­da­ron a los gol­pis­tas”, pues “hu­bo una pren­sa, en la épo­ca re­vo­lu­cio­na­ria, con me­dios co­mo El De­ba­te y otros pe­rió­di­cos que se de­di­ca­ron a de­nos­tar al pre­si­den­te Fran­cis­co I. Ma­de­ro, que in­clu­so le que­ma­ron la ca­sa”. “Cuan­do de­tie­nen al her­mano de Ma­de­ro y asesinan co­bar­de­men­te a Gus­ta­vo Ma­de­ro, los fi­fís ha­cen ca­ra­va­nas con sus ca­rros, fes­te­jan, y lue­go esa pren­sa pues siem­pre apos­tó a apo­yar la mi­li­ta­ri­za­ción del gol­pe de Es­ta­do. Tie­nen mu­cho que ver con el con­ser­va­du­ris­mo, ve­nían del ré­gi­men por­fi­ris­ta, eran ser­vi­les, era la pren­sa so­me­ti­da y cuan­do triun­fa el mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio y Ma­de­ro él ga­ran­ti­za li­ber­ta­des ple­nas y se por­ta­ron muy mal, no só­lo a Ma­de­ro sino al país, le hi­cie­ron mu­cho da­ño a Mé­xi­co”. “Lo de fi­fí vie­ne de eso, pa­ra dar­le una ubi­ca­ción his­tó­ri­ca, eso sí se los voy a se­guir di­cien­do por­que son he­re­de­ros de es­te pen­sa­mien­to y pro­ce­der”.

De un anacro­nis­mo de­ri­va una con­clu­sión di­fa­ma­to­ria: To­do pe­rio­dis­mo dis­cre­pan­te del Ma­de­ro re­di­vi­vo no só­lo es fi­fí y con­ser­va­dor, sino cons­pi­ra­ti­vo por he­ren­cia ( lo trae en su ADN). Y quien ha­ce es­to no en­cuen­tra pe­li­gro­sa la ex­tra­po­la­ción de ex­po­ner a esa “pren­sa fi­fí” a la ani­mad­ver­sión po­pu­lar ( en un país don­de la pren­sa es­tá siem­pre en ries­go), por­que al fin y al ca­bo es­ta pren­sa es gol­pis­ta por he­ren­cia.

El tér­mino fi­fí es un in­sul­to: un me­xi­ca­nis­mo su­pra­na­cio­nal que Ló­pez Obra­dor revivió cuan­do su uso en Mé­xi­co des­de fi­na­les del si­glo XX era prác­ti­ca­men­te nu­lo. Co­rres­pon­de, en efec­to, a un pe­río­do his­tó­ri­co del país. Fran­cis­co J. San­ta­ma­ría lo re­co­ge en su Dic­cio­na­rio ge­ne­ral de ame­ri­ca­nis­mos ( 1942) con la si­guien­te in­for­ma­ción: “FI­FÍ. Muy usa­do en Mé­ji­co, por pe­ti­me­tre, pi­sa­ver­de, va­go; ocio­so que vis­te bien, y es pre­su­mi­do, in­sus­tan­cial y ne­cio. An­tes más se de­cía ro­to,

ca­trín, la­gar­ti­jo y go­mo­so. Son muy co­no­ci­dos los del pa­seo

Fran­cis­co I. Ma­de­ro, en la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca”.

Fi­fí es tér­mino de des­ca­li­fi­ca­ción cla­sis­ta; tan cla­sis­ta y pe­yo­ra­ti­vo co­mo pe­la­do y

na­co, só­lo que por dis­cri­mi­na­ción de sen­ti­do in­ver­so. En su Dic­cio­na­rio bre­ve de me­xi

ca­nis­mos, Gui­do Gó­mez de Sil­va nos ilus­tra al res­pec­to: “pe­la­do, pe­la­da. ( Del es­pa­ñol pe­la­do: ‘ po­bre, des­pro­vis­to’, de pe­lar: ‘ de­jar sin di­ne­ro’, de pe­lar: ‘ de­jar sin pe­lo’.) adj., y m. y f. Mal edu­ca­do, gro­se­ro, vul­gar, per­so­na de las ca­pas so­cia­les in­fe­rio­res. || pe­la­do que se ha en­cum­bra­do, no de­ja de ser pe­la­do. ref. Una per­so­na vul­gar, ca­ren­te de edu­ca­ción, que me­jo­ra su po­si­ción so­cial o ha lo­gra­do un pues­to al­to re­ve­la su ori­gen por su fal­ta de mo­da­les y de co­no­ci­mien­tos”. En cuan­to a

na­co, equi­va­len­te co­lo­quial de pe­la­do, más re­cien­te pe­ro no me­nos pe­yo­ra­ti­vo, el Dic­cio­na­rio de me­xi­ca­nis­mos de la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de la Len­gua ex­pli­ca: “na­co, ca. M. y F. co­loq/ des­pect. Per­so­na ton­ta, ig­no­ran­te, vul­gar: San­dra es una na­ca, no sa­be com­por­tar­se en las jun­tas di­rec­ti­vas. U. t. c. adj. || 2. Per­so­na de ba­jos re­cur­sos, des­pre­cia­da por su es­tra­to so­cio­cul­tu­ral ba­jo: Yo no en­tro a co­mer aquí, hay pu­ros na­cos.

|| ADJ. co­loq/ des­pect. Re­fe­ri­do a al­go, vul­gar, sin re­fi­na­mien­to: Es­te ves­ti­do es­tá muy na­co, me­jor me com­pro otro”.

Si el pre­si­den­te de una na­ción usa el des­pec­ti­vo “pren­sa fi­fí” pa­ra des­ca­li­fi­car al pe­rio­dis­mo que no es de su agra­do, es­to es tan es­can­da­lo­so co­mo si otro dis­cri­mi­na­ra a los “pe­la­dos” y a los “na­cos” ( la “pro­le”) por­que le des­agra­dan. ( Trump, jus­ta­men­te, in­sul­ta y des­pre­cia, to­do el tiem­po, a la pren­sa que lo cues­tio­na.) Se­gún el

Dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, co­mo co­lo­quia­lis­mo ame­ri­cano, fi­fí es sus­tan­ti­vo que de­sig­na a la “per­so­na pre­su­mi­da y que se ocu­pa de se­guir las mo­das”. Gui­do Gó­mez de Sil­va aven­tu­ra su eti­mo­lo­gía: “qui­zá del fran­cés fi­fi­lle (‘ mu­cha­chi­ta’), tér­mino in­fan­til que se pronuncia fi­fíy, y se apli­ca al hom­bre pre­su­mi­do que se de­di­ca a aci­ca­lar­se y an­dar en bus­ca de ga­lan­teos”.

Des­pec­ti­vo lo es, y dis­cri­mi­na­to­rio; tan in­sul­tan­te co­mo “pe­la­do” y “na­co”, só­lo que de signo con­tra­rio. An­te la crí­ti­ca, se es­tig­ma­ti­za al crí­ti­co a fin de des­ca­li­fi­car­lo. Pe­ro es­te es­tig­ma y es­ta des­ca­li­fi­ca­ción siem­pre se­rán más in­sul­tan­tes des­de el po­der y, peor aún, des­de la al­tu­ra de la prin­ci­pal au­to­ri­dad: ¡ el pre­si­den­te del país!, ¡ uno que no se ha da­do cuen­ta de que tam­bién es el pre­si­den­te de los fi­fís!.

“Ta­char al pe­rio­dis­ta, es­tig­ma­ti­zar­lo, ri­di­cu­li­zar­lo co­mo “mirón pro­fe­sio­nal”, con­lle­va un de­jo de des­pre­cio por esa ta­rea tan im­por­tan­te en una so­cie­dad abier­ta”

PA­RA ELfi­ló­so­fo in­glés, la peor ofen­sa po­si­ble es es­tig­ma­ti­zar a los que sos­tie­nen la opinión con­tra­ria co­mo ma­los e in­mo­ra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.