Los pro­gra­mas prio­ri­ta­rios y los jó­ve­nes

Milenio - Campus - - NOTA DE LA SEMANA -

El lar­go pe­rio­do de tran­si­ción es­tá por con­cluir y en una se­ma­na más asu­mi­rá fun­cio­nes la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción gu­ber­na­men­tal. A di­fe­ren­cia de lo ocu­rri­do en pe­rio­dos an­te­rio­res, en los cua­les se des­co­no­cía quié­nes in­te­gra­rían el ga­bi­ne­te y cuá­les se­rían sus pri­me­ras ac­cio­nes, aho­ra co­no­ci­mos los per­fi­les de los fun­cio­na­rios de pri­mer ni­vel des­de an­tes de rea­li­zar­se las elec­cio­nes, des­pués vi­nie­ron los nom­bres de los sub­se­cre­ta­rios y res­pon­sa­bles de pro­gra­mas.

Ade­más, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, el pre­si­den­te elec­to, y los miem­bros del pró­xi­mo ga­bi­ne­te, han reite­ra­do los pro­gra­mas que se pon­drán en mar­cha des­de los pri­me­ros días. La cos­tum­bre era que el ga­na­dor de las elec­cio­nes ocu­pa­ba el pe­rio­do de tran­si­ción pa­ra con­fec­cio­nar las in­vi­ta­cio­nes a las ta­reas de go­bierno y di­se­ñar un plan pa­ra los pri­me­ros días. Aho­ra no, des­de ha­ce me­ses co­no­ce­mos nom­bres y pro­gra­mas. Sin em­bar­go, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la in­cer­ti­dum­bre no se ha di­si­pa­do. De­trac­to­res y apo­lo­gis­tas han es­tre­cha­do la zo­na de de­li­be­ra­ción e in­ter­lo­cu­ción pa­ra exa­mi­nar el con­jun­to de ini­cia­ti­vas que se pro­po­ne el nue­vo go­bierno.

Se­gún la in­for­ma­ción del pró­xi­mo go­bierno ( tran­si­cion. mx), ha­brá 25 pro­yec­tos es­tra­té­gi­cos y prio­ri­ta­rios pa­ra “im­pul­sar el desa­rro­llo y lo­grar el re­na­ci­mien­to de Mé­xi­co”. En cier­ta me­di­da son los que ha­bían que­da­do es­bo­za­dos, con me­nos or­den y cla­ri­dad, en el do­cu­men­to “Pro­yec­to de na­ción 2018 - 2024”, pre­sen­ta­do en no­viem­bre de 2017. Aun­que, en reali­dad, la vein­te­na de pro­gra­mas se re­fie­ren so­la­men­te al desa­rro­llo so­cial y eco­nó­mi­co, no fi­gu­ra, por ejem­plo, su re­cien­te y con­tro­ver­ti­do Plan Na­cio­nal de Paz y Se­gu­ri­dad 2018 – 2024.

Se­gu­ra­men­te, una vez ini­cia­do el se­xe­nio, apli­ca­rá la nor­ma­ti­vi­dad de pla­nea­ción na­cio­nal que re­gu­la los tiem­pos y pro­ce­sos pa­ra ela­bo­rar el Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo y los pro­gra­mas sec­to­ria­les. Por lo pron­to, las es­tra­te­gias y pro­gra­mas anun­cia­dos se­rán las bo­yas en el mar de ini­cia­ti­vas que se­gu­ra­men­te se plas­ma­rán en do­cu­men­tos. ¿ Un go­bierno por pro­gra­mas? Su­man 29 y es­tán agru­pa­dos en seis áreas: bie­nes­tar; cam­po; eco­no­mía; edu­ca­ción y sa­lud; ener­gía; y trans­por­tes y re­des.

A la ca­be­za de los pro­yec­tos es­tá “Jó­ve­nes cons­tru­yen­do el fu­tu­ro” y le si­guen otros ocho pro­gra­mas más que de­man­da­rán el ma­yor vo­lu­men de re­cur­sos fi­nan­cie­ros; es­tos pri­me­ros nue­ve son esen­cial­men­te po­lí­ti­cas dis­tri­bu­ti­vas. Aquí se lo­ca­li­zan las be­cas pa­ra jó­ve­nes, las pen­sio­nes pa­ra adul­tos ma­yo­res y per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das, o bien, cré­di­tos y mi­cro­cré­di­tos pa­ra in­cen­ti­var la pro­duc­ción. De he­cho, el pró­xi­mo go­bierno ha di­cho que la in­for­ma­ción re­co­pi­la­da por el ejér­ci­to de “ser­vi­do­res de la na­ción”, en ese cen­so de “ca­sa por ca­sa”, se­rá la ba­se pa­ra iden­ti­fi­car a los po­si­bles be­ne­fi­cia­rios.

Na­da mal que un pro­gra­ma di­ri­gi­do a los jó­ve­nes ocu­pe el pri­mer lu­gar en la se­rie de prio­ri­da­des del nue­vo go­bierno. Los jó­ve- nes, sin du­da, es­pe­ran ma­yo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra cur­sar es­tu­dios su­pe­rio­res y op­cio­nes la­bo­ra­les. La co­ber­tu­ra edu­ca­ti­va en Mé­xi­co en el ni­vel su­pe­rior no so­la­men­te es ba­ja ( tres de ca­da diez del gru­po de edad), en tér­mi­nos com­pa­ra­ti­vos con Amé­ri­ca La­ti­na, es gra­ve e in­sul­tan­te pa­ra los jó­ve­nes de los de­ci­les de in­gre­so más ba­jo. Ni se di­ga de la pre­ca­rie­dad de las po­si­cio­nes de tra­ba­jo en el seg­men­to de los jó­ve­nes y de la in­cer­ti­dum­bre la­bo­ral que los acom­pa­ña al egre­sar de la uni­ver­si­dad.

En­ton­ces, sí, muy im­por­tan­te el pro­gra­ma Jó­ve­nes cons­tru­yen­do el fu­tu­ro y es uno de los más aca­ba­dos en el plan de go­bierno, pe­ro de­bié­ra­mos ase­gu­rar­nos que su pues­ta en mar­cha se di­ri­ge a la po­bla­ción co­rrec­ta. La in­for­ma­ción del equi­po de tran­si­ción in­di­ca que el ob­je­ti­vo son los jó­ve­nes en­tre los 18 y 29 que no es­tu­dian ni tra­ba­jan; se­gún sus cálcu­los, su­ma­rían 2.6 mi­llo­nes de jó­ve­nes.

Tam­bién ex­pli­can que el pro­gra­ma tie­ne dos ver­tien­tes. Una de ellas es­ta­rá coor­di­na­da por el SEP y en­tre­ga­rá be­cas de 2,400 pe­sos men­sua­les a 300 mil jó­ve­nes de ba­jos re­cur­sos, egre­sa­dos de ba­chi­lle­ra­to y que bus­can cur­sar es­tu­dios su­pe­rio­res. El mon­to de la be­ca es con­si­de­ra­ble­men­te ma­yor al apo­yo pa­ra me­dia su­pe­rior que ac­tual­men­te se otor­ga ( 635 a 700 pe­sos men­sua­les) y tam­bién a las de ni­vel su­pe­rior, aun­que el vo­lu­men de po­bla­ción es más re­du­ci­do.

La otra ver­tien­te, más no­ve­do­sa, es la de “ca­pa­ci­ta­ción pa­ra el tra­ba­jo”. Es­ta­rá coor­di­na­da por la Se­cre­ta­ría del tra­ba­jo y Pre­vi­sión So­cial ( ST­yPS) y con­cen­tra­rá la ba­se prin­ci­pal del pro­gra­ma: 2.3 mi­llo­nes de jó­ve­nes que re­ci­bi­rán una be­ca de 3,600 pe­sos men­sua­les du­ran­te un año. Jó­ve­nes que tam­po­co es­tu­dian ni tra­ba­jan. La idea es que en ese tiem­po los jó­ve­nes se vin­cu­len con cen­tros de tra­ba­jo pa­ra re­ci­bir ca­pa­ci­ta­ción y tu­to­ría ( 70 por cien­to en el sec­tor pri­va­do; 20 por cien­to en el pú­bli­co y 10 por cien­to en el so­cial).

En fin, el víncu­lo del pro­gra­ma con los sec­to­res ame­ri­ta un exa­men apar­te y tam­bién el gru­po de jó­ve­nes a los que se di­ri­ge, lo cual ha­re­mos en otra en­tre­ga. Aho­ra, en pri­mer lu­gar, lo que se ad­vier­te es la im­por­tan­cia de fo­ca­li­zar y lo­ca­li­zar co­rrec­ta­men­te a la po­bla­ción ob­je­ti­vo. Así que una ex­pli­ca­ción del cen­so rea­li­za­do y la dis­po­si­ción pú­bli­ca de sus ba­ses de in­for­ma­ción son cru­cia­les pa­ra te­ner cer­te­za.

Pie de pá­gi­na: Sí, co­mo aquí di­ji­mos la se­ma­na pa­sa­da, des­de el 2012 es­tá la idea de re­for­ma a la Cons­ti­tu­ción so­bre el te­ma de la cien­cia y la tec­no­lo­gía. Sin em­bar­go, ol­vi­dé men­cio­nar que en el mes de mar­zo de es­te año, el en­ton­ces se­na­dor Juan Car­los Ro­me­ro Hicks, y hoy dipu­tado, pre­sen­tó una ini­cia­ti­va de ley pa­ra re­for­mar los ar­tícu­los 3 º y 73 de la Cons­ti­tu­ción pa­ra dar cer­te­za ju­rí­di­ca al te­ma de la cien­cia y la tec­no­lo­gía ( Ga­ce­ta LXIII/ 3SPO- 95). Que­dó en co­mi­sio­nes.

“Des­de ha­ce me­ses co­no­ce­mos nom­bres y pro­yec­tos. Sin em­bar­go, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la in­cer­ti­dum­bre no se ha di­si­pa­do”

Ale­jan­dro Ca­na­les UNAM- IISUE/ SES. ca­na­le­[email protected] unam. mx Twit­ter: ca­na­le­sa99

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.