¿ OBCECADOS? ¿ TO­DOS? ¿ EN SE­RIO?

Creen­cias, de­seos y opor­tu­ni­da­des con­ver­gen al ele­gir una ca­rre­ra y bus­car un es­pa­cio pa­ra ello

Milenio - Campus - - ESTACIÓN DE PASO - ADRIÁN ACOS­TA SIL­VA

El pa­sa­do sá­ba­do 10 de no­viem­bre, 42,761 as­pi­ran­tes a cur­sar una li­cen­cia­tu­ra en la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra se pre­sen­ta­ron pun­tual­men­te a las 8 la ma­ña­na en los dis­tin­tos Cen­tros Uni­ver­si­ta­rios de la Red- UdeG pa­ra pre­sen­tar el exa­men co­rres­pon­dien­te. Ca­da seis me­ses ocu­rre lo mis­mo: es un tí­pi­co es­pec­tácu­lo as­pi­ra­cio­nis­ta, una fe­ria de las ilu­sio­nes, una mul­ti­tu­di­na­ria com­pe­ten­cia me­ri­to­crá­ti­ca. To­dos ellos sa­ben que sus po­si­bi­li­da­des de in­gre­so no son fá­ci­les. De­pen­dien­do de la ca­rre­ra a la que as­pi­ran, re­quie­ren de pun­ta­jes más o me­nos ele­va­dos pa­ra te­ner me­jo­res o peo­res con­di­cio­nes de ac­ce­so a la elec­ción de su pre­fe­ren­cia. El pun­ta­je se di­vi­de en dos par­tes. Uno de­pen­de del pro­me­dio ob­te­ni­do en el ba­chi­lle­ra­to ( 50 por cien­to); el otro de­pen­de del que ob­ten­gan en el exa­men de ad­mi­sión ( 50 por cien­to). La com­bi­na­ción de am­bos fac­to­res arro­ja el re­sul­ta­do fi­nal, que de­ter­mi­na, a par­tir de los pun­ta­jes mí­ni­mos y los cu­pos de ad­mi­sión pre­via­men­te mar­ca­dos por ca­da pro­gra­ma, quie­nes pue­den ac­ce­der a las li­cen­cia­tu­ras uni­ver­si­ta­rias.

El pro­ble­ma es que só­lo un 30 por cien­to del to­tal de los as­pi­ran­tes lo­gra­rá ac­ce­der a un pro­gra­ma. Eso se ex­pli­ca por la al­ta ta­sa de re­cha­zo de las ca­rre­ras más de­man­da­das, que son, hoy co­mo ayer, las mis­mas de siem­pre: me­di­ci­na, abo­ga­cía, en­fer­me­ría, con­ta­du­ría pú­bli­ca, psi­co­lo­gía. Hay ca­rre­ras muy po­co de­man­da­das que sue­len te­ner es­pa­cios dis­po­ni­bles pe­ro pa­ra los cua­les no hay as­pi­ran­tes o los que hay no cu­bren los mí­ni­mos del pun­ta­je de ad­mi­sión es­ta­ble­ci­do. Pro­gra­mas co­mo Fí­si­ca, Fi­lo­so­fía, Eco­no­mía, Ma­te­má­ti­cas, son ca­rre­ras de ba­ja ma­trí­cu­la y de­man­da. Es­ta com­bi­na­ción en­tre op­cio­nes so­bre­de­man­das y sub­de­man­da­das ex­pli­ca el re­sul­ta­do ge­ne­ral.

Pe­ro lo ocu­rri­do en la UdeG tam­bién su­ce­de con di­ver­sas es­ca­las e in­ten­si­da­des en otras uni­ver­si­da­des pú­bli­cas del país. Las ex­pli­ca­cio­nes so­bre el fe­nó­meno abun­dan, pe­ro sue­len ser una mez­cla de opi­nio­nes, creen­cias e im­pre­sio­nes ba­sa­das en anéc­do­tas, ig­no­ran­cias y pre­jui­cios. Pa­ra unos, apos­tar a las ca­rre­ras tra- di­cio­na­les se tra­ta de de­ci­sio­nes “ne­cias”, pro­pias de in­di­vi­duos po­co in­for­ma­dos, que no to­man en cuen­ta la ofer­ta de otras ins­ti­tu­cio­nes no uni­ver­si­ta­rias y op­cio­nes pro­fe­sio­na­les, y que sue­len ter­mi­nar en el fra­ca­so, la amar­gu­ra y la de­cep­ción. Pa­ra otros, se tra­ta de un com­por­ta­mien­to ra­cio­nal, cal­cu­la­do, que tie­ne co­mo me­ca­nis­mo ex­pli­ca­ti­vo la po­si­ble re­com­pen­sa fu­tu­ra de la elec­ción ( em­pleo bien re­mu­ne­ra­do y es­ta­ble, pres­ti­gio, re­co­no­ci­mien­to). Los obcecados for­man el pri­mer ti­po de as­pi­ran­tes, un es­te­reo­ti­po ex­pli­ca­ti­vo co­mún pa­ra cier­tos em­pre­sa­rios o fun­cio­na­rios del sec­tor, co­mo lo ex­pre­só ha­ce unos años ni más ni me­nos que un fu­gaz­men­te cé­le­bre subsecretario de edu­ca­ción su­pe­rior ( por cier­to, abo­ga­do egre­sa­do de la pro­pia UNAM). Los in­do­len­tes, el an­tó­ni­mo de los obcecados, se­ría otro de los es­te­reo­ti­pos de los es­tu­dian­tes que in­ten­tan ac­ce­der a la uni­ver­si­dad. Se tra­ta de es­tu­dian­tes que le apues­tan a la suer­te, al des­tino o a Dios, dis­tri­bu­yen­do sus op­cio­nes en­tre ca­rre­ras cu­yo ac­ce­so aca­so re­sul­te más fac­ti­ble.

El nú­cleo du­ro de aná­li­sis del pro­ble­ma ra­di­ca en la com­bi­na­ción en­tre creen­cias, de­seos y opor­tu­ni­da­des de los es­tu­dian­tes, un nú­cleo que es­tá en el cen­tro de la teo­ría de las de­ci­sio­nes en la so­cio­lo­gía ana­lí­ti­ca con­tem­po­rá­nea. Jon Els­ter, uno de sus más co­no­ci­dos re­pre­sen­tan­tes, es­cri­bió en al­gún lu­gar que la elec­ción de una ca­rre­ra pa­ra un jo­ven de 18 o 19 años es una de las de­ci­sio­nes más ago­bian­tes de su vi­da. Sin ex­pe­rien­cia vi­tal ni ma­du­rez in­te­lec­tual, los im­pul­sos vo­ca­cio­na­les, la vo­lun­tad y la in­for­ma­ción no son su­fi­cien­tes pa­ra to­mar una de­ci­sión cla­ra que les pue­de cos­tar la de­fi­ni­ción de su fu­tu­ro en el cor­to y en el lar­go pla­zo. Gra­vi­tan en los jó­ve­nes una com­bi­na­ción de de­seos y creen­cias, am­bi­gue­da­des co­rro­si­vas, pre­fe­ren­cias con­tra­dic­to­rias, as­pi­ra­cio­nes y ex­pec­ta­ti­vas múl­ti­ples que de­be con­tras­tar con­tra las opor­tu­ni­da­des ob­je­ti­vas que apa­re­cen en el ho­ri­zon­te y que con­si­de­ran más o me­nos al­can­za­bles.

Es­tos fac­to­res ob­je­ti­vos y sub­je­ti­vos no se pro­du­cen en so­le­dad. Se tra­ta de pro­ce­sos de re­fe­ren­cia, de sig­ni­fi­ca­ción, de ex­pe­rien­cias y apren­di­za­jes que los es­tu­dian­tes to­man in­dis­tin­ta­men­te de va­rios la­dos: de sus ami­gos, de sus fa­mi­lias, de la ob­ser­va­ción so­bre sus pro­fe­so­res, de los am­bien­tes ins­ti­tu­cio­na­les de sus es­cue­las, de cier­ta in­for­ma­ción so­bre las tra­yec­to­rias de los pro­fe­sio­nis­tas real­men­te exis­ten­tes, es de­cir, de los que co­no­cen, res­pe­tan e in­clu­si­ve ad­mi­ran. Las opor­tu­ni­da­des por su par­te obe­de­cen más a fac­to­res ins­ti­tu­cio­na­les: el ti­po de pro­gra­mas, las dis­ci­pli­nas en cues­tión, el per­fil de las pro­fe­sio­nes, la com­pe­ten­cia y la equi­dad en el ac­ce­so, los pun­ta­jes de ad­mi­sión re­que­ri­dos, la ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca de las ins­ti­tu­cio­nes.

Pe­ro los es­tu­dian­tes tam­po­co son irra­cio­na­les. Cal­cu­lan, asu­men ries­gos, jue­gan a la suer­te, pren­den ve­la­do­ras, in­tu­yen, ima­gi­nan, bus­can op­cio­nes. Sa­ben que apos­tar por ca­rre­ras tra­di­cio­na­les, de al­ta de­man­da, dis­mi­nu­ye sus po­si­bi­li­da­des. Pe­ro tam­bién sa­ben que, de lo­grar su pro­pó­si­to, al­can­za­rán bue­nas po­si­bi­li­da­des de me­jo­rar sus fu­tu­ros in­di­vi­dua­les y fa­mi­lia­res. En au­sen­cia de otros me­ca­nis­mos de mo­vi­li­dad so­cial as­cen­den­te, la uni­ver­si­dad es una de las po­cas op­cio­nes en las que pue­den “ase­gu­rar” un fu­tu­ro op­ti­mis­ta.

Por ello, la per­sis­ten­cia de la de­man­da ha­cia cier­tas ca­rre­ras y uni­ver­si­da­des pú­bli­cas re­sul­ta in­com­pren­si­ble pa­ra mu­chos. Pe­ro el he­cho exis­te y se re­pi­te año con año. Des­ca­li­fi­car a los so­li­ci­tan­tes co­mo obcecados, in­ge­nuos o in­do­len­tes es asu­mir que hay una ru­ta co­rrec­ta de elec­ción, un ca­mino al do­ra­do pro­fe­sio­nal que los es­tu­dian­tes y sus fa­mi­lias de­be­rían co­no­cer y tran­si­tar. Pe­ro ese su­pues­to es un tru­co vie­jo, que par­te de con­si­de­rar que hay “un” so­lo ti­po de es­tu­dian­te, “una” de­ci­sión óp­ti­ma, “una” op­ción co­rrec­ta. Es la tra­di­cio­nal ru­ti­na ilu­sio­nis­ta de sus­ti­tuir la ig­no­ran­cia fran­ca so­bre la com­ple­ji­dad y di­ver­si­dad de los com­por­ta­mien­tos es­tu­dian­ti­les por un jui­cio nor­ma­ti­vo guia­do ex­clu­si­va­men­te por la fe o los pre­jui­cios de los opi­na­do­res.

La elec­ción de una ca­rre­ra pa­ra un jo­ven de 18 o 19 años es una de las de­ci­sio­nes más ago­bian­tes de su vi­da”

Ca­da año mi­les de es­tu­dian­tes tra­tan de al­can­zar un lu­gar en pro­gra­mas edu­ca­ti­vos a pe­sar de las al­tas de­man­das.

OPI­NIO­NES fa­mi­lia­res y de ami­gos, así co­mo un aná­li­sis de su en­torno, ap­ti­tu­des y de­seos se ma­ni­fi es­tan en la elec­ción de ca­rre­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.