IANTILES

Au­to­ri­ta­rios y la cri­sis fi nan­cie­ra son ele­men­tos co­mu­nes

Milenio - Campus - - REPORTE -

de po­lí­ti­cas pri­va­ti­za­do­ras. Los ma­ni­fes­tan­tes tam­bién re­cha­zan una re­for­ma tri­bu­ta­ria que im­pon­dría un IVA de 18 por cien­to a la ma­yo­ría de los pro­duc­tos, in­clu­yen­do co­mi­da y me­di­ci­nas.

Du­que, quien to­mó po­se­sión en ma­yo, ha im­ple­men­ta­do una se­rie de me­di­das de aus­te­ri­dad pa­ra reac­ti­var la eco­no­mía. Co­mo fue el ca­so de sus an­te­ce­so­res, ve a la edu­ca­ción pú­bli­ca co­mo un bien pri­va­do que de­be ser sub­si­dia­do por los es­tu­dian­tes y sus fa­mi­lias. Ac­tual­men­te, la mi­tad de los 2.2 mi­llo­nes de es­tu­dian­tes es­tá ins­cri­to en uni­ver­si­da­des pri­va­das, en don­de las co­le­gia­tu­ras más ca­ras al­can­zan los 7 mil dó­la­res por se­mes­tre. Aún los es­tu­dian­tes de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas de­ben pa­gar por es­tu­diar, se­gún el ni­vel eco­nó­mi­co de sus fa­mi­lias. El mo­de­lo se fi­nan­cia a tra­vés del sis­te­ma de prés­ta­mos es­tu­dian­ti­les más an­ti­guo de las Amé­ri­cas, lo que ha per­mi­ti­do una enor­me ex­pan­sión en la ma­trí­cu­la, pe­ro tam­bién ha ge­ne­ra­do un al­tí­si­mo ni­vel de en­deu­da­mien­to pa­ra los jó­ve­nes co­lom­bia­nos.

Las ac­tua­les ma­ni­fes­ta­cio­nes son las más gran­des des­de 2011, cuan­do el an­te­rior pre­si­den­te, Juan Ma­nuel San­tos, in­ten­tó re­la­jar aún más los con­tro­les so­bre el sec­tor pri­va­do, in­clu­yen­do abrir la puer­ta a las uni­ver­si­da­des con fi­nes de lu­cro. Las pro­pues­tas de re­for­ma a la Ley 30, que ri­ge a la edu­ca­ción su­pe­rior del país des­de 1992, desata­ron pro­tes­tas ma­si­vas que pa­ra­li­za­ron el país du­ran­te me­ses. San­tos ter­mi­nó re­ti­ran­do del Con­gre­so sus pro­pues­tas de re­for­ma. Pe­ro la nue­va ron­da de pro­tes­tas ame­na­za con ser aún más gran­de, de­bi­do al do­ble gol­pe de la cri­sis fi­nan­cie­ra de las uni­ver­si­da­des y de las fa­mi­lias.

Ar­gen­ti­na

Es­te ve­rano, las 57 uni­ver­si­da­des pú­bli­cas de Ar­gen­ti­na se pa­ra­ron du­ran­te un mes pa­ra exi­gir ma­yo­res fon­dos pa­ra los pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, cu­yos sa­la­rios han es­ta­do en caí­da li­bre en los úl­ti­mos años. Fue la pri­me­ra huel­ga na­cio­nal de uni­ver­si­da­des en dé­ca­das y tu­vo la par­ti­ci­pa­ción de los prin­ci­pa­les gru­pos es­tu­dian­ti­les. El ca­ta­li­za­dor: las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad del pre­si­den­te con­ser­va­dor Mauricio Ma­cri, quien to­mó po­se­sión en 2015. En ma­yo, Ma­cri con­tra­tó un prés­ta­mo del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo por 30 mil mi­llo­nes de dó­la­res en un in­ten­to por de­te­ner la caí­da del pe­so ar­gen­tino con­tra el dó­lar. Co­mo re­sul­ta­do, el go­bierno fe­de­ral anun­ció más re­cor­tes pa­ra la edu­ca­ción su­pe­rior y la cien­cia y tec­no­lo­gía.

La huel­ga se aca­bó a prin­ci­pios de sep­tiem­bre, des­pués de que el go­bierno de Ma­cri pro­me­tió in­cre­men­tar los suel­dos de los pro­fe­so­res en un 25 por cien­to. No obs­tan­te, los in­gre­sos de los aca­dé­mi­cos ar­gen­ti­nos si­guen sien­do muy ba­jos, com­pa­ra­dos con los de sus con­tra­par­tes en Bra­sil y Mé­xi­co. A par­tir del pró­xi­mo año, un pro­fe­sor ti­tu­lar con el má­xi­mo ni­vel de an­ti­güe­dad ga­na­rá el equi­va­len­te a 2,500 dó­la­res al mes, mien­tras que un pro­fe­sor que tra­ba­ja por ho­ras per­ci­bi­rá un má­xi­mo de 500 dó­la­res, se­gún re­por­tó In­fo­bae.

Du­ran­te dé­ca­das, Ar­gen­ti­na se ha des­ta­ca­do por ser ca­si el úni­co país de la re­gión en ga­ran­ti­zar el ac­ce­so uni­ver­sal a la edu­ca­ción su­pe­rior pa­ra los egre­sa­dos del ni­vel ba­chi­lle­ra­to. Co­mo re­sul­ta­do, el país tie­ne la ma­trí­cu­la bru­ta más gran­de de Amé­ri­ca La­ti­na ( con ex­cep­ción de Cu­ba), de 85 por cien­to en 2015, se­gún el Ban­co Mun­dial. Ade­más, tie­ne la ma­yor pro­por­ción de in­ves­ti­ga­do­res por po­bla­ción eco­nó­mi­ca ac­ti­va: 4.3 por 100 mil, con­tra un pro­me­dio re­gio­nal de 1.69, se­gún da­tos de RICYT.

La ex­pan­sión del sis­te­ma, sin em­bar­go, no ha si­do acom­pa­ña­da por un gas­to pro­por­cio­nal del go­bierno. Mien­tras Bra­sil in­vir­tió 1.28 por cien­to del PIB en cien­cia y tec­no­lo­gía en 2015, Ar­gen­ti­na gas­tó 0.53— una pro­por­ción pa­re­ci­da a la de Mé­xi­co. A su vez, el gas­to pa­ra las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas ha ido en pi­ca­da en las úl­ti­mas dé­ca­das, de­bi­do a una se­rie de cri­sis eco­nó­mi­cas.

Ecua­dor

El mo­vi­mien­to es­tu­dian­til de Ecua­dor es el más re­cien­te y qui­zás el me­nos es­pe­ra­do. El 20 de no­viem­bre, de­ce­nas de mi­les de es­tu­dian­tes y tra­ba­ja­do­res uni­ver­si­ta­rios sa­lie­ron a las ca­lles de Quito pa­ra pro­tes­tar con­tra el anun­cio de un re­cor­te ma­si­vo pa­ra las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. El re­cor­te de 145 mi­llo­nes de dó­la­res, equi­va­len­te a 10 por cien­to del pre­su­pues­to ac­tual de las ins­ti­tu­cio­nes, for­ma par­te de una se­rie de me­di­das de aus­te­ri­dad anun­cia­das por el

Al­gu­nos mo­vi­mien­tos re­cla­man te­mas re­la­cio­na­dos a la edu­ca­ción y otros se en­fo­can a te­mas más am­plios que abar­can a otros sec­to­res de sus na­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.