AU­TO­NO­MÍA DE LA UNAM

Sur­gi­da pa­ra im­pul­sar su li­ber­tad, su in­de­pen­den­cia ha po­ten­cia­do su desa­rro­llo has­ta nues­tros días

Milenio - Campus - - DIRECTORIO - FER­NAN­DO SE­RRANO MI­GA­LLÓN

Fer­nan­do Se­rrano Mi­ga­llón

Las uni­ver­si­da­des sur­gen en la Edad Me­dia, gra­cias a ellas la trans­mi­sión del sa­ber y la crea­ción de nue­vos co­no­ci­mien­tos sa­len del ám­bi­to ecle­siás­ti­co abrien­do así el mo­no­po­lio que la Igle­sia te­nía a tra­vés de con­ven­tos y mo­nas­te­rios. Se se­cu­la­ri­za el sa­ber, aun­que to­da­vía ba­jo la su­per­vi­sión de la Igle­sia, maes­tros y alum­nos se unie­ron y for­ma­ron las uni­ver­si­tas ma­gis­tro­rum et scho­la­rium es de­cir, la unión de maes­tros y alum­nos, que­dan­do fi­nal­men­te la voz uni­ver­si­tas que hoy co­no­ce­mos co­mo Uni­ver­si­dad.

La tu­to­ría cle­ri­cal ba­jo la cual sur­gie­ron las uni­ver­si­da­des va ce­san­do pau­la­ti­na­men­te y se­gún avan­zan los mo­vi­mien­tos so­cia­les en Eu­ro­pa, el Es­ta­do asu­me la di­rec­ción a tra­vés de la or­ga­ni­za­ción, de­sig­na­ción y es­ta­ble­ci­mien­to de lí­neas de in­ves­ti­ga­ción y mé­to­dos de en­se­ñan­za.

En Mé­xi­co, du­ran­te la Co­lo­nia, apa­re­ce la idea de las uni­ver­si­da­des con ras­gos eu­ro­peos. La cé­du­la de crea­ción de la Uni­ver­si­dad se ex­pi­dió en 1547 pe­ro fue fir­ma­da has­ta 1551, sien­do inau­gu­ra­da en 1553 por Luís de Ve­las­co, sin em­bar­go se­ría has­ta el año 1555 que el Pa­pa Pa­blo IV ex­pi­dió una bu­la asig­nán­do­le así el ca­rác­ter de Pon­ti­fi­cia, y for­man­do así la Real y Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad de Mé­xi­co.

La Uni­ver­si­dad en Mé­xi­co cam­bió de nom­bre, fue su­pri­mi­da y reabier­ta en va­rias oca­sio­nes y por di­ver­sas cir­cuns­tan­cias; En 1833 Va­len­tín Gó­mez Fa­rías su­pri­mió la Uni­ver­si­dad, con pos­te­rio­ri­dad en 1834, San­ta An­na re­vo­có el de­cre­to del Vi­ce­pre­si­den­te, abrién­do­la nue­va­men­te. En 1857 Ig­na­cio Co­mon­fort clau­su­ra la Uni­ver­si­dad y en el año de 1858 Fé­lix Zu­loa­ga la re­abre, pos­te­rior­men­te en 1865, Ma­xi­mi­li­ano de Habs­bur­go cie­rra la Uni­ver­si­dad de nue­va cuen­ta.

En 1881, Jus­to Sie­rra pre­sen­tó an­te la Cá­ma­ra de Dipu­tados una ini­cia­ti­va de ley pa­ra crear la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, ini­cia­ti­va que no pros­pe­ra­ría en el tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo, no así en el em­pe­ño Sie­rra pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo: una mar­co ju­rí­di­co e ins­ti­tu­cio­nal que so­por­ta­ra la uni­ver­si­dad de la Na­ción. En tal te­nor pre­sen­tó el pro­yec­to nue­va­men­te en 1902, pe­ro fue has­ta 1910 cuan­do su ideal ve­ría la luz.

Jus­to Sie­rra no pen­sa­ba en una ple­na au­to­no­mía, sino en una li- ber­tad de edu­ca­ción, que­ría una uni­ver­si­dad en don­de el Es­ta­do vi­gi­la­ra a la ins­ti­tu­ción; que to­ma­ra las de­ci­sio­nes de la mis­ma, co­mo la de­sig­na­ción del rec­tor, pe­ro que a su vez, no in­ter­vi­nie­ra en la en­se­ñan­za, te­nien­do de es­ta ma­ne­ra li­ber­tad de cá­te­dra y de in­ves­ti­ga­ción. A pe­sar de que la su­ya no ha­ya si­do la for­ma en có­mo la co­no­ce­mos hoy en día, sus idea­les y ac­cio­nes die­ron pie al desa­rro­llo de la au­to­no­mía de la que go­za hoy la uni­ver­si­dad 1.

El pro­yec­to de Sie­rra res­pon­día a tres exi­gen­cias: “la adop­ción del po­si­ti­vis­mo co­mo doc­tri­na bá­si­ca de la ins­truc­ción uni­ver­si­ta­ria”; “la eman­ci­pa­ción cien­tí­fi­ca” de la uni­ver­si­dad y “los la­zos que la es­truc­tu­ran den­tro de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca” 2.

La Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Mé­xi­co crea­da, a ins­tan­cias de Jus­to Sie­rra, en 1910 den­tro de los fes­te­jos del cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia, sur­ge en un año con­vul­so y a pe­sar de su ju­ven­tud fue uno de los fa­ros in­te­lec­tua­les del mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio que se ini­ció en ese año.

El 26 de ma­yo de 1910 se pro­mul­gó la Ley Cons­ti­tu­ti­va de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Mé­xi­co y el 22 de sep­tiem­bre se inau­gu­ró la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Mé­xi­co. La Uni­ver­si­dad es­ta­ría a car­go de un rec­tor y un Con­se­jo Uni­ver­si­ta­rio; don­de és­te úl­ti­mo ten­dría la fa­cul­tad de crear nue­vas es­cue­las y de­pen­den­cias, con po­der pa­ra rea­li­zar re­for­mas a su es­truc­tu­ra, pe­ro la de­ci­sión fi­nal se­gui­ría a car­go de la Se­cre­ta­ría de la Ins­truc­ción Pú­bli­ca 3.

La idea de au­to­no­mía tar­dó en apa­re­cer y más en apli­car­se efec­ti­va­men­te. Tu­vo un desa­rro­llo pau­la­tino. El pri­mer antecedente

El sis­te­ma idea­do en 1944 y vi­gen­te des­de el año si­guien­te ha de­mos­tra­do su efi ca­cia”

al res­pec­to es el ocu­rri­do en 1867; en es­te año sur­ge un mo­vi­mien­to es­tu­dian­til en opo­si­ción al mé­to­do pe­da­gó­gi­co em­plea­do en la Uni­ver­si­dad de Me­di­ci­na, a es­te mo­vi­mien­to se le nom­bró “Uni­ver­si­dad Li­bre” 4.

Se­rá has­ta el si­glo XX en que la in­je­ren­cia es­ta­tal des­apa­re­ce; la Uni­ver­si­dad de Michoacán de San Ni­co­lás de Hi­dal­go la pro­cla­ma en 1917 se­gui­ría ese mis­mo año la Uni­ver­si­dad de San Luis Potosí de­cla­ran­do la su­ya. El Mo­vi­mien­to de Re­for­ma Uni­ver­si­ta­ria en la Ciu­dad de Cór­do­ba, Ar­gen­ti­na, ha­ce que es­te prin­ci­pio co­mien­ce a ser ge­ne­ra­li­za­do. Es­ta idea que sur­ge en el Con­ti­nen­te y es esen­cial­men­te ame­ri­ca­na pa­sa­rá y se­rá adop­ta­da por el res­to del mun­do.

En 1917, la nue­va Cons­ti­tu­ción su­pri­me a la Se­cre­ta­ría de la Ins­truc­ción Pú­bli­ca y la sus­ti­tu­ye con el De­par­ta­men­to Uni­ver­si­ta­rio y de Be­llas Ar­tes; el con­trol que te­nía el Po­der Eje­cu­ti­vo se­guía sien­do to­tal por lo que aún im­pe­día su in­de­pen­den­cia.

A par­tir de 1929 co­mien­zan a sur­gir ma­ni­fes­ta­cio­nes es­tu­dian­ti­les, que anun­cia­ron un pro­ce­so de cam­bio y trans­for­ma­ción. En ma­yo de ese mis­mo año se in­te- gró el Co­mi­té Cen­tral Eje­cu­ti­vo de Huel­ga y en­tre­ga­ron al Pre­si­den­te Por­tes Gil un plie­go pe­ti­to­rio. En res­pues­ta a ello, pro­pu­so dar­le au­to­no­mía a la Uni­ver­si­dad pa­ra ter­mi­nar los con­flic­tos y los mo­vi­mien­tos es­tu­dian­ti­les que iban en cons­tan­te au­men­to. Más tar­de, el mis­mo Por­tes Gil pre­sen­tó la Ley Or­gá­ni­ca de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co. Lle­ga así la pri­me­ra au­to­no­mía, su­ma­men­te li­mi­ta­da, pues en el Con­se­jo Uni­ver­si­ta­rio hay un re­pre­sen­tan­te del Go­bierno fe­de­ral, los acuer­dos del Con­se­jo Uni­ver­si­ta­rio pue­den ser ve­ta­dos por el pro­pio go­bierno y el rec­tor es de­sig­na­do por el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

En 1933 se ex­pi­de una nue­va ley con ca­rac­te­rís­ti­cas mar­ca­da­men­te asam­bleís­tas que traen co­mo con­se­cuen­cia diez años de ines­ta­bi­li­dad uni­ver­si­ta­ria; en­tre 1933 y 1944 se su­ce­den un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de rec­to­res, mu­chas ve­ces con dos que re­cla­ma­ban la le­gi­ti­mi­dad al mis­mo tiem­po. An­te es­ta si­tua­ción, en 1944 el pre­si­den­te Ma­nuel Ávi­la Ca­ma­cho con­vo­ca a un se­lec­to gru­po de uni­ver­si­ta­rios en­ca­be­za­dos por los abo­ga­dos An­to­nio Ca­so y Eduar­do Gar­cía- Máy­nez pa­ra ana­li­zar la si­tua­ción de la Uni­ver­si­dad, so­li­ci­tán­do­les que ela­bo­ren un pro­yec­to de Ini­cia­ti­va Ley que la re­co­noz­ca co­mo un or­ga­nis­mo des­cen­tra­li­za­do del Es­ta­do, do­ta­do de ple­na per­so­na­li­dad ju­rí­di­ca. Una vez apro­ba­da por el Con­gre­so Fe­de­ral se con­vir­tió en la Ley Or­gá­ni­ca de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co. Ley que nos ri­ge has­ta es­tos días.

El rec­tor An­to­nio Ca­so enun­ció: “La Uni­ver­si­dad no es ni pue­de ser otra co­sa, sino una cor­po­ra­ción pú­bli­ca des­cen­tra­li­za­da. Do­ta­da de ple­na ca­pa­ci­dad ju­rí­di­ca y de au­to­no­mía, no es aje­na a la or­ga­ni­za­ción del Es­ta­do me­xi­cano, sino sim­ple­men­te des­cen­tra­li­za­da del mis­mo. Tal es la ra­zón fun­da­men­tal que nos ha lle­va­do a ex­pre­sar en el ar­tícu­lo pri­me­ro del pro­yec­to de ley, que la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Mé­xi­co es una con­fir­ma­ción “pú­bli­ca”, do­ta­do de ple­na ca­pa­ci­dad ju­rí­di­ca.”

La au­to­no­mía sur­ge pa­ra pre­ser­var la li­ber­tad de cá­te­dra, las lí­neas de in­ves­ti­ga­ción, la or­ga­ni­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y el des­tino de los re­cur­sos de ma­ne­ra au­tó­no­ma sin te­ner que so­me­ter­se a fac­to­res gu­ber­na­men­ta­les ex­ter­nos que li­mi­ten la ca­pa­ci­dad de crea­ción y la li­ber­tad de pen­sa­mien­to. Na­ce pa­ra de­fen­der a la Uni­ver­si­dad de la in­je­ren­cia del Es­ta­do. La com- ple­ji­dad de la so­cie­dad ac­tual ha he­cho que los pe­li­gros con­tra los cen­tros de edu­ca­ción su­pe­rior no se cir­cuns­cri­ban ex­clu­si­va­men­te a la in­je­ren­cia del po­der pú­bli­co sino que sin­di­ca­tos, cen­tros de po­der fi­nan­cie­ro y eco­nó­mi­co, par­ti­dos po­lí­ti­cos y de­más gru­pos de po­der, a tra­vés de di­fe­ren­tes me­dios de pre­sión; ( mu­chas ve­ces a tra­vés de dá­di­vas fi­nan­cie­ras pa­ra es­tu­dios o con­tra­tos) que pre­ten­den di­ri­gir u orien­tar la in­ves­ti­ga­ción y la en­se­ñan­za uni­ver­si­ta­ria con fi­nes sec­ta­rios o par­ti­cu­la­res que son to­tal­men­te aje­nos a la esen­cia de los mis­mos: la uni­ver­sa­li­dad del pen­sa­mien­to.

El sis­te­ma idea­do en 1944 y vi­gen­te des­de el año si­guien­te ha de­mos­tra­do su efi­ca­cia, la sa­bi­du­ría de quie­nes lo idea­ron se ha pues­to en ma­ni­fies­to en las di­ver­sas cri­sis que la Uni­ver­si­dad ha te­ni­do en es­tos 70 años. 5

La au­to­no­mía le ha per­mi­ti­do a la Uni­ver­si­dad go­zar de li­ber­tad de cá­te­dra que au­men­ta a su vez el ni­vel de desa­rro­llo de pen­sa­mien­to y en­ten­di­mien­to hu­mano; con­se­cuen­te­men­te abo­na al pro­gre­so de la in­ves­ti­ga­ción en to­das y ca­da una de las ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas que la com­po­nen. Ade­más, pro­por­cio­na un al­to gra­do de es­ta­bi­li­dad co­mo ins­ti­tu­ción pú­bli­ca ya que no es­tá su­je­ta a con­flic­tos gu­ber­na­men­ta­les ex­ter­nos que fre­nen su desa­rro­llo. Es esa au­to­no­mía la que le da fle­xi­bi­li­dad la Uni­ver­si­dad, per­mi­tien­do que es­ta se adap­te con ra­pi­dez a la cons­tan­te evo­lu­ción de la so­cie­dad me­xi­ca­na y del mun­do. Por su ca­li­dad y va­lor, la Uni­ver­si­dad se­gui­rá cre­cien­do, evo­lu­cio­nan­do, adap­tán­do­se, lo­gran­do así con­se­guir no só­lo au­men­tar la ca­li­dad de la po­bla­ción que en ella par­ti­ci­pa, sino del País en­te­ro: la au­to­no­mía ha per­mi­ti­do a la Uni­ver­si­dad ha­ber si­do y se­guir sien­do la con­cien­cia crí­ti­ca de de la Na­ción. 1 Gon­zá­lez del Ri­ve­ro, Bert­ha, La au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria y sus im­pli­ca­cio­nes la­bo­ra­les: 1929- 1933, Mé­xi­co, Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co, 1989, p. 23. 2 Bár­za­na Gar­cía, Eduar­do y otros, La au­to­no­mía Uni­ver­si­ta­ria en Mé­xi­co, Mé­xi­co, Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co, 2015, p. 13. 3 Gon­zá­lez del Ri­ve­ro, Bert­ha, op. cit., p. 29.

4 Bár­za­na Gar­cía, Eduar­do y otros, op. cit., p. 13.

5 Sil­va Her­zog, Je­sús, U Bár­za­na Gar­cía, Eduar­do y otros, La au­to­no­mía Uni­ver­si­ta­ria en Mé­xi­co, Mé­xi­co, Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co, 2015, pp. 15- 16.

Pa­ra el rec­tor An­to­nio Ca­so, no ha­bía otra op­ción pa­ra la UNAM ex­cep­to se­pa­rar­se del Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.