¿ QUÉ NOS DE­JÓ EL CIN­CUEN­TE­NA­RIO DEL 68?

Al cum­plir me­dio si­glo jus­to en pleno año elec­to­ral, el im­por­tan­te mo­vi­mien­to reafi rmó su vi­ta­li­dad en un mo­men­to pa­ra el país

Milenio - Campus - - DIRECTORIO -

Car­los Cal­de­rón Vie­das

La con­me­mo­ra­ción del 50 aniver­sa­rio del Mo­vi­mien­to Es­tu­dian­til de 1968 fue un re­cuer­do en el pre­sen­te con vis­tas ha­cia el fu­tu­ro del mo­vi­mien­to po­lí­ti­co, so­cial y cul­tu­ral más im­por­tan­te en Mé­xi­co, des­pués de la Re­vo­lu­ción me­xi­ca­na. Nun­ca co­mo en es­te 2018 la ce­le­bra­ción de aque­lla lu­cha es­tu­dian­til po­pu­lar cap­tu­ró tan­to la aten­ción de es­tu­dian­tes, maes­tros, po­lí­ti­cos y la so­cie­dad en ge­ne­ral, in­clu­so los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en su con­jun­to abrie­ron sus pla­ta­for­mas pa­ra di­vul­gar epi­so­dios de aque­llos he­chos, pro­du­cir do­cu­men­ta­les y dar voz a tes­ti­mo­nios di­rec­tos de al­gu­nos de los ac­to­res so­bre­vi­vien­tes.

Un vec­tor pa­re­ció cru­zar el tiem­po de an­tes ha­cia ade­lan­te en to­dos los pla­nos en que los re­cuer­dos fue­ron traí­dos a la ac­tua­li­dad. Inevi­ta­ble que cuan­do pen­sa­mos en el pa­sa­do lo ha­ga­mos a co­mo so­mos aho­ra, des­de ahí ya po­de­mos con­si­de­rar que nues­tras his­to­rias son re­la­tos vi­vos. Los he­chos del pa­sa­do se­gui­rán sien­do los mis­mos, pe­ro las lec­tu­ras que se les ha­gan po­drán va­riar con el cur­so del tiem­po.

El 2018 es un año cru­cial en la vi­da po­lí­ti­ca de Mé­xi­co. Por pri­me­ra vez, en una elec­ción de­mo­crá­ti­ca, la iz­quier­da me­xi­ca­na ga­na la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Po­cos de los ana­lis­tas de la in­for­ma­ción pu­sie­ron en en­tre­di­cho los víncu­los que el 68 guar­da con el 2018. La his­to­ria no es li­neal, efec­ti­va­men­te, pe­ro sin esa na­rra­ción que es­la­bo­na, la hu­ma­ni­dad no fue­ra na­da. La dia­cro­nía asal­ta la vis­ta, mos­tran­do imá­ge­nes di­ver­sas que im­pri­mie­ron a los fes­te­jos del cin­cuen­te­na­rio un áni­mo fes­ti­vo, un es­pí­ri­tu de lu­cha re­no­va­do y, en los es­tu­dian­tes, las ga­nas de vol­ver a ser su­je­tos de su tiem­po.

To­do re­cuer­do de he­chos re­le­van­tes en la his­to­ria su­gie­re al­gu­na vi­ta­li­dad en el pre­sen­te y da fuer­za fu­tu­ra en ma­yor o me­nor me­di­da, ni co­mo du­dar que ese es el va­lor pri­mor­dial de la his­to­ria, pe­ro acep­te­mos tam­bién la ma­gia de los nú­me­ros, el sim­bo­lis­mo del me­dio si­glo, la mi­tad de la vi­da, el va­lor de las for­mas que re­pre­sen­tan es­fuer­zos de épo­ca que ame­ri­tan emo­ti­vas ce­le­bra­cio­nes de enor­me sig­ni­fi­ca­do, aca­so sea es­ta una más de las ra­zo­nes por las que el aniver­sa­rio 50 del 68 al­can­za­ra una gran re­so­nan­cia.

Más allá del ha­lo sim­bó­li­co de los años cum­pli­dos, la coin­ci­den­cia de que el cin­cuen­te­na­rio en el 2018 ha­ya si­do año elec­to­ral en el que mu­chos de los ac­to­res de aho­ra lo fue­ron tam­bién en el 68, y de que, ade­más, se ha­yan al­za­do con el triun­fo en las ma­nos, fue mo­ti­vo de que al­re­de­dor de la ca­be­za de los ana­lis­tas po­lí­ti­cos ron­da­ra la idea de que exis­te una ge­ne­ra­ción puen­te en­tre aquel año y el que co­rre. Idea ten­ta­do­ra, no ne­ce­sa­ria­men­te ne­ce­sa­ria, pe­ro con fuer­za su­fi­cien­te pa­ra crear la ima­gen de una se­cuen­cia de acon­te­ci­mien­tos en la his­to­ria po­lí­ti­ca del país, que van des­de el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til del 68 has­ta el arri­bo de la iz­quier­da me­xi­ca­na a los prin­ci­pa­les car­gos del po­der po­lí­ti­co en Mé­xi­co, in­clui­da la pre­si­den­cia de la Re­pu­bli­ca. Va­le acla­rar que el tér­mino iz­quier­da que usa­mos es­tá del otro la­do de las po­si­cio­nes sec­ta­rias que re­cla­man el con­trol de las cé­du­las de iden­ti­dad del es­pec­tro po­lí­ti­co.

El sim­bo­lis­mo del nú­me­ro 50 y el re­sul­ta­do elec­to­ral del pri­me­ro de ju­lio, con­tri­bu­ye­ron al real­ce de la con­me­mo­ra­ción de un epi­so­dio de con­cien­cia po­lí­ti­ca, de fies­ta y de tra­ge­dia que nun­ca se ha ol­vi­da­do gra­cias al em­pe­ño que vie­jos y nue­vos vo­ce­ros del mo­vi­mien­to nos han re­cor­dar, año con año.

Un he­cho inesperado vino a re­for­zar la ac­tua­li­dad del 68, la agre­sión a es­tu­dian­tes de la UNAM de un gru­po de po­rros ar­ma­dos, en Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria. La di­fu­sión de la vio­len­cia po­rril en los me­dios tra­jo de in­me­dia­to es­ce­nas si­mi­la­res del 68 y, ade­más, del 10 de ju­nio de 1971, cuan­do un gru­po pa­ra­mi­li­tar lla­ma­do Hal­co­nes ata­có a ti­ros y con pa­los una mar­cha pa­cí­fi­ca de es­tu­dian­tes en las ca­lles de San Cos­me de la ciu­dad de Mé­xi­co. Las fo­to­gra­fías apa­re­ci­das en las re­des so­cia­les y los me­dios, le­van­tó la pre­gun­ta si en reali­dad la agen­da es­tu­dian­til de aque­llos años ha­bía que­da­do ce­rra­da. La ver­dad del pre­sen­te en ayu­da de la me­mo­ria, la pra­xis ve­ri­fi­can­do la teo­ría, la his­to­ria co­mo una lec­ción abier­ta.

El me­dio si­glo del mo­vi­mien­to, el triun­fo elec­to­ral de la iz­quier­da y el ata­que de los po­rros a es­tu­dian­tes ape­nas en sep­tiem­bre, die­ron a la ce­le­bra­ción del cin­cuen­te­na­rio un lu­gar prin­ci­pal en la agen­da po­lí­ti­ca na­cio­nal, el pro­pio pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nel Ló­pez Obra­dor, acu­dió a un ac­to pú­bli­co en la Pla­za de la Tres Cul­tu­ras, de trá­gi­ca me­mo­ria por­que ahí ocu­rrió la ma­tan­za de es­tu­dian­tes he­cha por las fuer­zas ar­ma­das du­ran­te un mi­tin pa­cí­fi­co con­vo­ca­do por el Con­se­jo Na­cio­nal de Huel­ga. Nun­ca más el ejér­ci­to se usa­rá pa­ra re­pri­mir al pue­blo, se­ña­ló Ló­pez Obra­dor. Pa­blo Gó­mez Ál­va­rez, ex di­ri­gen­te del 68, aho­ra dipu­tado de Mo­re­na di­jo en la tri­bu­na de la Cá­ma­ra Ba­ja que al­gu­nas de­man­das del 68 es­ta­ban sin cum­plir­se. Se re­fi­rió en con­cre­to a que la uni­ver­si­dad pú­bli­ca no pue­de ce­rrar puer­tas y ven­ta­nas a los vien­tos de­mo­cra­ti­za­do­res que cir­cun­dan el país. Ro­lan­do Cor­de­ra, en ar­ticu­lo edi­to­rial, tra­za un ca­mino po­lí­ti­co y de­mo­crá­ti­co que ini­cia el 68 y se in­te­rrum­pe con los

im­pe­ra­ti­vos de com­pe­ten­cia del mer­ca­do glo­bal de los 80 pa­ra acá. Yo mis­mo, en un ac­to rea­li­za­do en Cu­lia­cán, Si­na­loa, con mo­ti­vo del cin­cuen­te­na­rio de­cía: Si bien las ex­pe­rien­cias de ca­da ge­ne­ra­ción son pro­pias, los re­cuer­dos pue­den ser com­par­ti­dos. La his­to­ria es un gran re­ci­pien­te de tes­ti­mo­nios y me­mo­rias co­lec­ti­vas. Acervo de enor­me va­lor pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res cuan­do lle­ga el mo­men­to de to­mar el man­do de la cons­truc­ción de las so­cie­da­des en que vi­ven. El mo­vi­mien­to es­tu­dian­til del 68 vis­to des­de el pre­sen­te, re­to­ma vi­gen­cia al dar­nos cuen­ta de que al­gu­nas de las de­man­das de aquel epi­so­dio es­tán en lí­nea con los fe­nó­me­nos po­lí­ti­cos so­cia­les y cul­tu­ra­les que se es­tán vi­vien­do ac­tual­men­te.

La vi­gen­cia del 68

La vi­gen­cia del 68 se sus­ten­ta en los fun­da­men­tos que lo im­pul­sa­ron, re­vi­san­do con cui­da­do los seis pun­tos del Plie­go pe­ti­to­rio del Con­se­jo Na­cio­nal de Huel­ga, nin­guno tie­ne ac­tua­li­dad, aun­que hay quie­nes sos­tie­nen que el es­pí­ri­tu del 68 con­ti­núa des­pier­to. En reali­dad, fue­ron tres los ha­ces de luz que ilu­mi­na­ron la con­cien­cia de los jó­ve­nes es­tu­dian­tes en ese año ( ha­bi­da cuen­ta que se de­cía que con­cien­ti­za­ba más el ma­ca­na­zo de un gra­na­de­ro que la lec­tu­ra de un li­bro de Car­los Marx), los an­he­los de li­ber­tad, de de­mo­cra­cia y de jus­ti­cia. La con­cien­cia del 68 ar­mó su dis­cur­so con los dos pri­me­ros y pu­so un me­nor acen­to en el ter­ce­ro, no tan­to por­que el dé­fi­cit so­cial del ré­gi­men no fue­ra de­plo­ra­ble en las ca­pas ba­jas de la po­bla­ción, sino por­que los ac­to­res del mo­vi­mien­to pro­ve­nían de los sec­to­res me­dios de la so­cie­dad. Aun con el ries­go de in­cu­rrir en com­pa­ra­cio­nes fá­ci­les, ha­go un pa­ra­le­lis­mo de as­pec­tos co­mu­nes en­tre las pos­tri­me­rías de la dic­ta­du­ra de Por­fi­rio Díaz y el ré­gi­men au­tó­cra­ta de Gus­ta­vo Díaz Or­daz, a sa­ber, mo­der­ni­za­ción eco­nó­mi­ca y ma­te­rial en ma­nos de eli­tes pri­vi­le­gia­das, desa­rro­llo so­cial pre­ca­rio, au­sen­cia to­tal de

de­mo­cra­cia y li­ber­ta­des po­lí­ti­cas y cul­tu­ra­les coar­ta­das.

La caí­da del pri­mer Díaz fue la con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra cons­truir un pac­to so­cial y po­lí­ti­co ci­men­ta­do en la Re­vo­lu­ción me­xi­ca­na. Con la de­rro­ta po­lí­ti­ca del se­gun­do Díaz no se acuer­da un si­guien­te pac­to, sino que ini­cia una tor­tuo­sa ac­tua­ción gu­ber­na­men­tal sin rum­bo fi­jo has­ta que fue re­to­ma­da por una eli­te in­te­lec­tual edu­ca­da en el ex­tran­je­ro que to­mó ba­jo su con­trol los apa­ra­tos del Es­ta­do y los pu­so al ser­vi­cio del ca­pi­tal glo­bal ba­jo el pom­po­so nom­bre de li­be­ra­lis­mo, me­jor y más co­rrec­ta­men­te lla­ma­do neo­li­be­ra­lis­mo. Lap­so que se pro­lon­gó por más de tres dé­ca­das du­ran­te el cual las eli­tes go­ber­nan­tes no de­ci­die­ron na­da que no fue­ra dic­ta­do por las inata­ca­bles fuer­zas del mer­ca­do.

La su­mi­sión del Es­ta­do al Mer­ca­do de­bi­li­tó a la po­lí­ti­ca y a la eco­no­mía po­lí­ti­ca. Los dé­fi­cits so­cial y po­lí­ti­co fue­ron in­cre­men­tán­do­se al mis­mo tiem­po que el su­pe­rá­vit eco­nó­mi­co de los pri­va­dos cre­cía sos­te­ni­da­men­te. Mé­xi­co cuen­ta con una cla­se pro­pie­ta­ria su­per­mi­llo­na­ria y con una cla­se po­lí­ti­ca en­ri­que­ci­da al ca­lor de esos mis­mos ne­go­cios. Las eli­tes eco­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas e in­te­lec­tua­les cre­ye­ron que esa bo­nan­za era pa­ra siem­pre, que nin­gún pac­to so­cial se ne­ce­si­ta­ba, bas­ta­ba con un arre­glo eco­nó­mi­co en sin­to­nía con los cen­tros fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les.

La dic­ta­du­ra del mer­ca­do se for­ta­le­ció con la dic­ta­blan­da de la po­lí­ti­ca. Hoy, en prin­ci­pio, pa­re­ce que ya no se­rá así. Quie­ro de­cir que la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía po­lí­ti­ca exi­gen su lu­gar, con to­do el de­re­cho que una de­mo­cra­cia res­pe­ta­da otor­ga. Mas el pro­ble­ma del equi­li­brio no es sen­ci­llo. Una eco­no­mía de mer­ca­do re­cla­ma una so­cie­dad de mer­ca­do, de­cía Karl Po­lan­yi. Es­ta dua­li­dad exi­ge, a su vez, un Es­ta­do mí­ni­mo. Es la tria­da neo­li­be­ral cu­yo ci­mien­to es la sa­cro­san­ta pro­pie­dad pri­va­da y en don­de la jus­ti­cia de­pen­de­rá de que el tri­duo de prin­ci­pios y de fun­cio­nes na­tu­ra­les ob­ten­ga los me­jo­res re­sul­ta­dos. Si por los re­sul­ta­dos fue­ra, el sal­do so­cial es no­to­ria­men­te inequi­ta­ti­vo e in­jus­to.

El pac­to so­cial pos­ter­ga­do por los re­gí­me­nes pos­te­rio­res a Díaz Or­daz, fin­ca­do en el mo­vi­mien­to del 68, es el ma­yor pen­dien­te de ese his­tó­ri­co fe­nó­meno po­lí­ti­co. Evi­den­te­men­te ya no se tra­ta aho­ra de pe­dir, sino de cons­truir, no bas­ta con que el diá­lo­go sea pú­bli­co, sino que ade­más sea so­cial, de­mo­crá­ti­co y mul­ti­cul­tu­ral.

Que yo re­cuer­de y acla­ro que no soy com­pás del tiem­po de na­da y de na­die—, nun­ca el país ha­bía te­ni­do una me­jor opor­tu­ni­dad pa­ra sen­tar nue­vas ba­ses de desa­rro­llo a par­tir del diá­lo­go so­cial en el que los ac­to­res apor­ten su pro­pia vi­sión de los pro­ble­mas. La so­cie­dad me­xi­ca­na se ha mo­der­ni­za­do sin des­va­ne­cer su ri­ca di­ver­si­dad cul­tu­ral, so­cial y re­gio­nal, han sur­gi­do una gran can­ti­dad de or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les por cri­te­rios de pro­fe­sión, de ne­go­cios, de mo­ti­vos al­truis­tas, de de­fen­sa de de­re­chos, de cui­da­do am­bien­tal, de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, et­cé­te­ra, que par­ti­ci­pan en asun­tos pri­va­dos co­mo pú­bli­cos, en es­pa­cios que an­tes ex­clu­si­vos de la es­fe­ra es­ta­tal.

La emer­gen­cia de la so­cie­dad ci­vil la veo co­mo un mo­vi­mien­to so­cial ins­ti­tui­do, or­ga­ni­za­do en gre­mios o gru­pos de in­te­rés es­pe­ci­fi­co que exi­ge, dia­lo­ga y pro­po­ne. No son par­te del Es­ta­do, pe­ro ac­túan den­tro de él, exis­ten por él, coad­yu­van o en­tor­pe­cen se­gún los fi­nes per­se­gui­dos. Es la so­cie­dad ci­vil en mo­vi­mien­to, si se me per­mi­te, es el post 68, con su pro­pio plie­go pe­ti­to­rio, con su CNH, con sus ac­ti­vos, con sus me­dios de pro- pa­gan­da, con su plu­ra­li­dad, con su au­ten­ti­ci­dad. No me re­fie­ro a sig­nos ideo­ló­gi­cos, ha­blo de una reali­dad au­tén­ti­ca que me­re­ce res­pe­to, co­mo lo fue el mo­vi­mien­to del 68.

El ci­clo del 68 ha de ce­rrar con la ce­le­bra­ción del pac­to so­cial omi­so has­ta aho­ra, con el par­to de una ges­ta­ción es­pe­ra­da por dé­ca­das. El alum­bra­mien­to de­be­rá ser ilu­mi­na­do por aque­llos tres ra­yos de lu­ces aún re­ful­gen­tes y que al­gu­nos las per­ci­bie­ron mor­te­ci­nas. No son los mis­mos ac­to­res, unos y otros de aquel año y del pre­sen­te, pe­ro son los mis­mos va­lo­res. Ca­da cual en su pa­pel que le to­có vi­vir, en la for­ma que le co­rres­pon­de se­gún el lu­gar par­ti­cu­lar que ocu­pa en la so­cie­dad.

El im­pul­so del pri­me­ro de ju­lio fue im­por­tan­te co­mo ne­ce­sa­rio, pe­ro no es su­fi­cien­te pa­ra renovar el con­tra­to so­cial, sin que eso sig­ni­fi­que me­nos­pre­ciar los 30 mi­llo­nes de vo­tos del can­di­da­to ga­na­dor. En la de­mo­cra­cia elec­to­ral los vo­tos se cuen­tan bien y eso es lo que ocu­rrió, no es po­ca co­sa si te­ne­mos en cuen­ta las ex­pe­rien­cias fa­lli­das que en es­ta ma­te­ria tan­tas ve­ces he­mos te­ni­do los me­xi­ca­nos. Re­tos que pa­re­cían in­su­pe­ra­bles fue­ron ven­ci­dos, enor­mes obs­tácu­los del vie­jo ré­gi­men no re­sis­tie­ron en pie la pro­tes­ta elec­to­ral de una ciu­da­da­nía can­sa­da de una vi­da in­se­gu­ra y pa­ra mu­chos in­jus­ta fren­te a los ex­ce­sos e im­pu­di­cia del gru­po po­lí­ti­co go­ber­nan­te en el uso de los bie­nes pú­bli­cos.

La idea del in­ter­cam­bio elec­to­ral en­tre los que vo­tan y los que son vo­ta­dos es per­fec­ta­men­te vá­li­da en de­mo­cra­cia. El ciu­da­dano es­pe­ra que su vo­to cuen­te pa­ra al­go que le­gí­ti­ma­men­te le in­tere­sa. La de­man­da so­cial que de ahí na­ce es pro­por­cio­nal al apo­yo re­ci­bi­do, na­da de que preo­cu­par­se si la ofer­ta pú­bli­ca del go­bierno ago­ta esa de­man­da, lo con­tra­rio ocu­rri­ría si no hu­bie­ra coin­ci­den­cia en­tre los qué a quié­nes y có­mo hay que aten­der el re­cla­mo ciu­da­dano. Es de­cir, no bas­ta ela­bo­rar la lis­ta de prio­ri­da­des, se re­quie­ren con­tar con los me­dios so­cia­les y pú­bli­cos dis­pues­tos a aten­der­la. En eso con­sis­ti­rían las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en una de­mo­cra­cia mo­der­na, dia­lo­ga­das y de con­sen­so, en las que no só­lo se in­vo­lu­cra la in­ge­nie­ría de me­dios y me­tas, sino tam­bién los fi­nes po­lí­ti­cos de un nue­vo ré­gi­men sus­ten­ta­do en un pac­to so­cial re­no­va­do de ba­se ciu­da­da­na. As­pi­ra­ción im­plí­ci­ta en el vie­jo 68.

El mo­vi­mien­to, ade­más de ser re­cor­da­do, re­to­mó vi­gen­cia, ya que mu­chas de sus de­man­das si­guen en lí­nea con la si­tua­ción po­lí­ti­ca y so­cial ac­tual.

La agre­sión de po­rros ar­ma­dos a es­tu­dian­tes do­tó aún más de ac­tua­li­dad al 68.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.