ES­TU­DIAN­TES Y RE­CUR­SOS Hum­ber­to Mu­ñoz Gar­cía

Ins­ti­tu­ción úni­ca y ca­mi­nan­do siem­pre jun­to a la so­cie­dad me­xi­ca­na,

Milenio - Campus - - DIRECTORIO - Hum­ber­to Mu­ñoz Gar­cía UNAM. Se­mi­na­rio de Edu­ca­ción Su­pe­rior, IIS. Pro­fe­sor de la FCPS. re­ci­[email protected] unam. mx

La UNAM, sur­gi­da en 1910, se ha trans­for­ma­do con los cam­bios ex­pe­ri­men­ta­dos por la so­cie­dad me­xi­ca­na. En­tra­do el Si­glo XXI, la UNAM mues­tra una ener­gía ins­ti­tu­cio­nal úni­ca, en el con­tex­to de un pa­no­ra­ma na­cio­nal com­ple­jo en lo eco­nó­mi­co, lo de­mo­grá­fi­co, lo cul­tu­ral y lo po­lí­ti­co, que ha­ce más di­fí­cil la in­te­gra­ción de vo­lun­ta­des ha­cia un fin, que lle­ve a la cohe­sión so­cial.

Que­re­mos que nues­tra ins­ti­tu­ción coad­yu­ve a que en Me­xi­co se vi­va me­jor, a me­di­da que avan­ce la cien­cia, el co­no­ci­mien­to, y la trans­mi­sión del mis­mo de la uni­ver­si­dad a su en­torno. Que­re­mos una UNAM li­ga­da a la na­ción y a sus pro­ble­mas.

La so­cie­dad me­xi­ca­na, en la que se en­cuen­tra asen­ta­da la UNAM, ha si­do tes­ti­go, des­de el Si­glo pa­sa­do, del au­men­to de una fran­ja muy gran­de de per­so­nas que vi­ve en la po­bre­za, fren­te a una des­co­mu­nal con­cen­tra­ción de la ri­que­za.

En es­te mun­do que la ro­dea, en lo in­me­dia­to, la UNAM ha te­ni­do que exa­mi­nar­se, ana­li­zar las con­di­cio­nes en las que se desa­rro­lla y bus­car sa­li­das que le per­mi­tan man­te­ner su es­ta­tus de pri­me­rí­si­ma ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va, re­ci­bir más es­tu­dian­tes, y ma­ne­jar­se con los re­cur­sos que re­ci­be del go­bierno y los pro­pios. Nue­vo in­gre­so. La de­man­da de edu­ca­ción su­pe­rior se ha ele­va­do cons­tan­te­men­te y lo que se apre­cia, ca­da año, es que de­ce­nas de mi­les de jó­ve­nes bus­can, co­mo pri­me­ra op­ción in­gre­sar a las au­las de la UNAM. Los da­tos ilus­tran que el nú­me­ro de es­tu­dian­tes de pri­mer in­gre­so, en to­dos los ni­ve­les, se in­cre­men­tó un 12 por cien­to en­tre 2011 y 2017. En la úl­ti­ma fe­cha, la UNAM re­ci­bió 95617 nue­vos es­tu­dian­tes, pa­ra al­can­zar una ma­trí­cu­la de 349 515, una ci­fra cer­ca­na a 100 mil es­tu­dian­tes más de los que tu­vo en el año 2000.

Ca­be es­pe­ci­fi­car tres co­sas con res­pec­to a es­te pun­to. El pri­me­ro es que la UNAM acep­ta só­lo una pro­por­ción pe­que­ña de es­tu­dian­tes en­tre los mi­les y mi­les de as­pi­ran­tes ca­da año, por­que ya no le que­da es­pa­cio. Por ejem­plo, en 2018 en­tra­ron cer­ca de 47000 a li­cen­cia­tu­ra, que re­pre­sen­tan ca­si el 17 por cien­to del to­tal que as­pi­ra­ron a in­gre­sar.

En se­gun­do lu­gar, pue­de ano­tar­se que en­tre los de pri­mer in­gre­so, las mu­je­res re­pre­sen­ta­ban el 52 por cien­to. En ter­cer lu­gar, en la en­cues­ta de es­tu­dian­tes de li­cen­cia­tu­ra en la UNAM, 42 por cien­to ve­nía de ho­ga­res don­de el pa­dre tie­ne es­tu­dios pro­fe­sio­na­les.

La UNAM ha ve­ni­do adap­tán­do­se a una cre­cien­te de­man­da y, den­tro de un nue­vo con­tex­to po­lí­ti­co de la edu­ca­ción su­pe­rior, ten­drá que in­sis­tir en que se abran es­pa­cios en otras ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas de pres­ti­gio.

Por lo pron­to, la de­man­da por in­gre­sar a la UNAM es in­sis­ten­te. Se­gún la en­cues­ta de es­tu­dian­tes, un po­co más de la mi­tad que in­gre­sa­ron por exa­men ( 50.2 por cien­to), lo pre­sen­ta­ron más de una vez. De los que pro­vie­nen del pro­pio ba­chi­lle­ra­to de la Uni­ver­si­dad ( 74 por cien­to), el 34 por cien­to es­tu­dio en la Na­cio­nal Pre­pa­ra­to­ria y el 40 por cien­to en el CCH. 9 de ca­da 10 en­tró a la ca­rre­ra de su pri­me­ra op­ción y es in­tere­san­te se­ña­lar que el 46 por cien­to de los es­tu­dian­tes de li­cen­cia­tu­ra de­cla­ra­ron en la en­cues­ta que su prin­ci­pal mo­ti­vo pa­ra es­tu­diar una ca­rre­ra es la su­pera­ción per­so­nal.

Mo­vi­li­dad. La mo­vi­li­dad de los es­tu­dian­tes de la UNAM ha­cia otras ins­ti­tu­cio­nes del país, y de alum­nos de es­tas úl­ti­mas a la UNAM, es de­ma­sia­do pe­que­ña. Al­go se­me­jan­te se re­gis­tra con la pre­sen­cia de es­tu­dian­tes de la UNAM en el ex­tran­je­ro y de ex­tran­je­ros que vie­nen a es­tu­diar a la UNAM.

Son va­rias las fuen­tes que re­gis­tran la mo­vi­li­dad es­tu­dian­til y, las que fue­ron re­vi­sa­das, coin­ci­den en que la mo­vi­li­dad es mi­nús­cu­la; ade­más, tie­nen ci­fras di­fe­ren­tes.

Tal pa­re­ce que a la mo­vi­li­dad de­be­ría po­nér­se­le más aten­ción, por­que po­si­bi­li­ta in­ser­tar a los jó­ve­nes en con­tex­tos don­de pue­den apre­ciar las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les den­tro del país o en otras na­cio­nes. La mo­vi­li­dad per­mi­te ad­qui­rir co­no­ci­mien­tos es­pe­cia­li­za­dos, o de ma­yor pro­fun­di­dad ana­lí­ti­ca, pe­ro tam­bién ca­pi­tal so­cial e in­te­lec­tual y, en oca­sio­nes, apren­der el do­mi­nio de otro idio­ma. Sa­be­mos que los es­tu­dian­tes de la UNAM no se en­gan­chan pa­ra ir­se al ex­tran­je­ro por la fal­ta de una se­gun­da len­gua y di­ne­ro.

Re­cur­sos. Pa­ra que la UNAM pu­die­ra lan­zar­se a las me­tas que ha al­can­za­do, ne­ce­si­ta­ba re­cur­sos eco­nó­mi­cos que, des­de mi pun­to de vis­ta, no han si­do co­rres­pon­dien­tes al es­fuer­zo ins­ti­tu­cio­nal. Y, no obs­tan­te, den­tro de las ló­gi­cas dis­tri­bu­ti­vas del pre­su­pues­to edu­ca­ti­vo he­mos con­ta­do con re­cur­sos que se han uti­li­za­do bien, pa­ra aten­der al­gu­nas ne­ce­si­da­des de las que ha traí­do el cre­ci­mien­to re­cien­te ( e. g. 53 ca­rre­ras nue­vas en­tre 2000 y 2018).

En ge­ne­ral, el pre­su­pues­to de egre­sos de las uni­ver­si­da­des pu­bli­cas, en tér­mi­nos reales, ha au­men­ta­do en los úl­ti­mos cua­tro años. Ac­tual­men­te, nin­gu­na ins­ti­tu­ción pú­bli­ca es­pe­ra un sub­si­dio me­nor, en 2019, del que ha te­ni­do an­tes. Ade­mas, es desea­ble que se re­suel­va la cri­sis fi­nan­cie­ra de una de­ce­na de uni­ver­si­da­des. El Con­se­jo Uni­ver­si­ta­rio de la UNAM ya ha he­cho un ex­hor­to al nue­vo go­bierno pa­ra que se otor­gue un cre­ci­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el pre­su­pues­to de 2019 al sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior.

En la UNAM, tam­bién se ha for­ta­le­ci­do la ges­tión de los re­cur­sos pa­ra ob­te­ner in­gre­sos ex­tra­or­di­na­rios, que son muy im­por­tan­tes pa­ra ayu­dar a fi­nan­ciar cien­cia bá­si­ca, nue­vos pro­yec­tos do­cen­tes que pro­po­nen los aca­dé­mi­cos e im­pre­vis­tos. Ade­mas, es re­le­van­te dar a co­no­cer que en­tre 2015 y 2018, hu­bo una re­duc­ción de los gas­tos en la par­te ad­mi­nis­tra­ti­va, de 5 a 4.6 por cien­to del to­tal del pre­su­pues­to.

Re­ci­bir más re­cur­sos per­mi­ti­ría una me­jo­ra sus­tan­cial de las ins­ta­la­cio­nes, más tec­no­lo­gías en el au­la y me­jor aten­ción a los es­tu­dian­tes. Ca­be men­cio­nar que los re­cur­sos que gas­ta la Uni­ver­si­dad son au­di­ta­dos in­ter­na y ex­ter­na­men­te, co­mo par­te de la po­lí­ti­ca de ren­di­ción de cuen­tas.

Fi­nal­men­te, los uni­ver­si­ta­rios es­pe­ra­mos que se avan­ce aca­dé­mi­ca­men­te, por­que la de­man­da por co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co va a au­men­tar con­si­de­ra­ble­men­te, que se avan­ce en la equi­dad de gé­ne­ro y en el com­ba­te a la vio­len­cia.

Tam­bién, es­ta­mos ex­pec­tan­tes de que el pró­xi­mo go­bierno pon­ga una nue­va agen­da fi­nan­cie­ra, y que se ele­ven los re­cur­sos pa­ra las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, que son las que atien­den a una par­te ma­yo­ri­ta­ria de es­tu­dian­tes. Son las que do­tan de sen­ti­do a los jó­ve­nes pa­ra el fu­tu­ro, las que im­bu­yen el “há­bi­to de la uto­pía”.

De­ce­nas de mi­les de jó­ve­nes bus­can co­mo pri­me­ra op­ción in­gre­sar a las au­las de la UNAM”

Pa­ra man­te­ner su es­ta­tus de pri­me­rí­si­ma ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va, la Má­xi­ma Ca­sa de Es­tu­dios de­be exa­mi­nar­se y rein­ven­tar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.