¿ UNA RE­LA­CIÓN EVA­SI­VA?

Es pre­ci­so tran­si­tar ace­le­ra­da­men­te ha­cia una pa­ri­dad sus­tan­ti­va que se re­fle­je en los es­pa­cios de in­ves­ti­ga­ción

Milenio - Campus - - DIRECTORIO - YO­LAN­DA GA­YOL

Yo­lan­da Ga­yol

La ba­ja par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer en to­dos los cam­pos de la cien­cia y la tec­no­lo­gía es un te­ma que ha me­re­ci­do la aten­ción en­tre [email protected] s to­ma­[email protected] s de de­ci­sio­nes, en al­gu­nas co­mu­ni­da­des cien­tí­fi­cas y or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. In­clu­si­ve se di­se­ñan pro­gra­mas y se des­ti­nan re­cur­sos pa­ra au­men­tar las pro­por­cio­nes de di­cha par­ti­ci­pa­ción. Las cau­sas de es­ta des­pro­por­ción se atri­bu­yen re­gu­lar­men­te al ‘ de­sin­te­rés’, a las ‘ di­fe­ren­cias bio­ló­gi­cas’ en­tre el hom­bre ra­cio­nal y la mu­jer emo­cio­nal o, sim­ple y lla­na­men­te, co­mo po­de­ro­sas vo­ces lo han enun­cia­do ( el fí­si­co Hawkins, el pre­mio No­bel Crick y el ex­pre­si­den­te de Har­vard, Law­ren­ce Sum­mers), a la ‘ in­ca­pa­ci­dad in­na­ta’ de la mu­jer pa­ra com­pren­der las com­ple­ji­da­des de es­tos tras­cen­den­ta­les cam­pos del sa­ber. In­du­da­ble­men­te, re­sul­tan loa­bles los es­fuer­zos de gru­pos y en­ti­da­des de edu­ca­do­res y po­lí­ti­cos al in­vi­tar a las ni­ñas y mu­je­res jó­ve­nes a par­ti­ci­par en es­tos cam­pos. Sin em­bar­go, des­de mi pun­to de vis­ta, ta­les es­fuer­zos son in­su­fi­cien­tes.

El pro­pó­si­to de es­te ar­tícu­lo es ar­gu­men­tar so­bre el por­qué re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble des­mas­cu­li­ni­zar los es­pa­cios y len­gua­jes que, en cual­quier so­cie­dad que se au­to­nom­bre de­mo­crá­ti­ca, co­mo la nues­tra, per­te­ne­cen a la mu­jer. Si se acep­ta la te­sis de que la de­mo­cra­cia es el go­bierno de las ma­yo­rías, y las mu­je­res cons­ti­tui­mos un po­co más del 50 por cien­to de la po­bla­ción na­cio­nal, es pre­ci­so tran­si­tar ace­le­ra­da­men­te de la pa­ri­dad no­mi­nal a la pa­ri­dad sus­tan­ti­va, tan­to ho­ri­zon­tal co­mo ver­ti­cal.

El es­te­reo­ti­po de que “los hom­bres son de Mar­te y las mu­je­res de Ve­nus”, res­pec­to a la cien­cia es erró­neo. Con ese fin, pre­sen­to una mues­tra de mu­je­res des­ta­ca­dí­si­mas en las “cien­cias du­ras” cu­yos ha­llaz­gos han si­do pla­gia­dos, bo­rra­dos de la his­to­ria, o am­bos. Los cam­pos de la ge­né­ti­ca, la as­tro­fí­si­ca, la ex­plo­ra­ción es­pa­cial, la te­le­fo­nía ce­lu­lar, la quí­mi­ca, y por su­pues­to, la ener­gía nu­clear de­ben mu­cho a las mu­je­res cien­tí­fi­cas.

La mu­jer más vi­si­ble es Marie Cu­rie, quien tu­vo que ga­nar dos pre­mios No­bel pa­ra pre­ser­var su hue­lla en la his­to­ria de la cien­cia. Pe­ro en mu­chí­si­mos ca­sos, las mu­je­res pa­de­ce­mos lo que en Es­ta­dos Uni­dos se co­no­ce co­mo el efec­to Ma­til­da. Di­cho com­por­ta­mien­to con­sis­te en ne­gar el pa­pel de las in­ves­ti­ga­do­ras en el desa­rro­llo de la cien­cia

Uno de los más es­can­da­lo­sos ro­bos de au­to­ría, o por lo me­nos de coau­to­ría, es el co­me­ti­do por Al­bert Einstein, en su ce­le­bra­da teo­ría de la re­la­ti­vi­dad. Di­cha teo­ría se reie­re a las fór­mu­la E= mc2, per­mi­te di­ri­mir que ma­te­ria y ener­gía son in­ter­cam­bia­bles en el uni­ver­so co­no­ci­do. La re­vis­ta Scien­ti­fic Ame­ri­can re­co­no­ce que exis­te evi­den­cia, de­ri­va­da de las car­tas iner­cam­bia­das con su pri­me­ra es­po­sa, Mi­le­va Ma­ric, con­tri­bu­yó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te al desa­rro­llo de su teo­ría cien­tí­fi­ca. Cuan­do ella mu­rió, Einstein so­li­ci­tó a su edi­tor que bo­rra­ra cual­quier re­fe­ren­cia a Mi­le­va.

Otra mu­jer tar­día­men­te sa­ca­da del ca­jón del ol­vi­do es Hedy La­marr ( Hed­wig Eva Ma­ria Kies­ler), ( 19142000) quien es co­no­ci­da am­plia­men­te por ser uno de los gran­des mi­tos de Holly­wood. Sus in­ven­tos con­tri­bu­ye­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te al desa­rro­llo del In­ter­net y la te­le­fo­nía ce­lu­lar. A par­tir de la teo­ría del es­pec­tro en­san­cha­do di­se­ñó un sis­te­ma pre­cur­sor de la co­mu­ni­ca­ción inalám­bri­ca ( Wi- Fi, Blue­tooth). La­marr in­ven­tó un sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción me­dian­te ra­dio que per­mi­ti­ría des­viar los torpe­dos te­le­di­ri­gi­dos. Tras re­gis­trar la pa­ten­te en 1942, la en­tre­gó gra­tui­ta­men­te al ejér­ci­to de los Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro es­te in­ven­to fue ar­chi­va­do y man­te­ni­do en se­cre­to. La gran be­lle­za de La­marr y su con­di­ción fe­me­ni­na re­sul­ta­ron un obs­tácu­lo in­sal­va­ble pa­ra ga­nar credibilidad co­mo in­ge­nie­ra en su tiem­po. Fue has­ta la dé­ca­da de los se­sen­ta cuan­do se re­co­no­ció el va­lor de es­te tra­ba­jo y con­ti­nuó a desa­rro­llán­do­se. Por fin, en 1998, la Fun­da­ción Elec­tro­nic Fron­tier con­ce­dió a La­marr y su coin­ven­tor Geor­ge Ant­heil, el Pre­mio Pio­ne­ro. Ella no se ocu­pó en ir a re­ci­bir­lo. En 2014, ca­si dé­ca­da y me­dia des­pués de que ha­bía fa­lle­ci­do, su nom­bre fue in­clui­do en Sa­lón de La Fa­ma de los In­ven­to­res Na­cio­na­les en los Es­ta­dos Uni­dos. Ello ocu­rrió de­ma­sia­do tar­de ( Ga­yol, 2016).

Ja­ne Lee, de la Re­vis­ta Na­tio­nal Geo­grap­hic ( 2013), es­cri­bió un in­tere­san­te re­por­ta­je so­bre la ex­clu­sión in­ten­cio­nal de los hom­bres, pa­ra bo­rrar a seis las mu­je­res de la his­to­ria de la cien­cia, tal y co­mo se men­cio­na a con­ti­nua­ción.

En fí­si­ca nu­clear, se en­cuen­tra el tra­ba­jo pio­ne­ro de la aus­tria­ca Li­se Meit­ner, quien des­cu­brió la fi­sión nu­clear y su for­mu­la­ción teó­ri­ca. Es­tos ha­llaz­gos que con­tri­bu­ye­ron a desa­rro­llar la ener­gía ató­mi­ca. Li­se tra­ba­jó en Vie­na con Ot­to Hahn du­ran­te más de 30 años. Hahn no in­clu­yó a Meit­ner co­mo coau­to­ra, así que el co­mi­té No­bel le en­tre­gó el pre­mio a Ot­to Han en 1944. El fí­si­co Niels Bohr y sus co­le­gas, re­co­no­cie­ron que el tra­ba­jo de Meit­ner fue ins­tru­men­tal en la com­pren­sión de es­te fe­nó­meno. .

Otra cien­tí­fi­ca en fí­si­ca nu­clear, Chien- Shiung Wu, quien tra­ba­jó en el pro­yec­to Man­hat­tan, reali­zó in­ves­ti­ga­ción en la de­tec­ción de las ra­dia­cio­nes y el en­ri­que­ci­mien­to del ura­nio. Pos­te­rior­men­te fue in­vi­ta­da a tra­ba­jar en la ley de pa- ri­dad de la fí­si­ca cuán­ti­ca por los cien­tí­fi­cos Tsung- Dao Lee y Cheng Ning Yang. En la ley de pa­ri­dad se sos­tie­ne que en la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca, dos sis­te­mas fí­si­cos – co­mo los áto­mos-- sien­do imá­ge­nes es­pe­jo, se com­por­ta­rían en for­ma idén­ti­ca. El pre­mio No­bel de 1957 se en­tre­gó a los va­ro­nes, ex­clu­yén­do­se a Lee, a pe­sar de que la de­ci­sión del co­mi­té se con­si­de­ró in­dig­nan­te.

En fi­sio­lo­gía, Est­her Le­der­berg des­cu­brió un vi­rus que in­fec­ta las bac­te­rias ( lamb­da bac­te­rió­fa­go) en 1951, hallazgo que fue fun­da­men­tal pa­ra fu­tu­ros des­cu­bri­mien­tos en la he­ren­cia ge­né­ti­ca, y el es­tu­dio de la re­sis­ten­cia a los an­ti­bió­ti­cos. Su es­po­so y co­le­ga Jos­hua Le­der­berg, jun­to con Geor­ge Bead­le y Ed­ward Ta­tum fue quien re­ci­bió el pre­mio No­bel. El mi­cro­bió­lo­go Stan­ley Fal­kow en­vió un co­rreo elec­tró­ni­co di­cien­do que ella me­re­cía cré­di­to por el des­cu­bri­mien­to. Tam­bién fue dis­cri­mi­na­da en su es­ta­tus aca­dé­mi­co, pues la Uni­ver­si­dad de Stan­ford so­la­men­te le dio un es­ta­tu­to de in­ves­ti­ga­do­ra aso­cia­da.

En as­tro­fí­si­ca, Jo­celyn Bell Bur­nell des­cu­brió los pul­sa­res ( 1967), sien­do es­tu­dian­te de ra­dio as­tro­no­mía en la Uni­ver­si­dad de Cambridge, In­gla­te­rra. Los pul­sa­res son es­tre­llas pe­que­ñas muy den­sas, re­sa­bios de lo que fue­ron su­per­no­vas. Sin em­bar­go, el pre­mio No­bel se en­tre­gó a su su­per­vi­sor, Ant­hony He­wish y a Mar­tin Ry­le, tam­bién de la Uni­ver­si­dad de Cambridge. To­do lo que re­ci­bió Jo­celyn an­te ese desai­re fue una “ola de sim­pa­tía”.

1. En ge­né­ti­ca, la es­ta­dou­ni­den­se Net­tie Stevens a tra­vés de su in­ves­ti­ga­ción con los gu­sa­nos de la ha­ri­na, des­cu­brió que los cro­mo­so­mas X y Y son los que de­ter­mi­nan el se­xo. Un pro­mi­nen­te ge­ne­tis­ta, Tho­mas Hunt Mor­gan, fue quien re­ci­bió el cré­di­to por la de­ter­mi­na­ción del gé­ne­ro.

Tam­bién en ge­né­ti­ca, Ro­sa­lind Fran­klin, la bio­fí­si­ca, fue ex­clui­da del pre­mio No­bel de me­di­ci­na ( 1962), sien­do ella quien des­cu­brió la es­truc­tu­ra he­li­coi­dal del có­di­go ge­né­ti­co. Sus ha­llaz­gos no fue­ron re­por­ta­dos en los es­cri­tos cien­tí­fi­cos de Mau­ri­ce Wil­kins, Fran­cis Crick y Ja­mes Wat­son.

En el Sis­te­ma Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­do­ras e In­ves­ti­ga­do­res, so­la­men­te un 36 por cien­to de mu­je­res pro­fe­sio­na­les par­ti­ci­pan en el SNI. Co­nacyt ( 2017) ar­gu­men­ta que esa pro­por­ción co­rres­pon­de a las ta­sas de par­ti­ci­pa­ción dis­ci­pli­nar de la mu­jer de acuer­do con la ta­bla 1.

Los da­tos an­te­rio­res con­si­de­ran el pro­duc­to, más no el in­su­mo. Con da­tos del 2015, se re­por­ta que la po­bla­ción me­xi­ca­na de la ta­sa eta­ria 15- 19 que re­ci­be be­cas, co­rres­pon­de a un 22.8 por cien­to de los es­tu­dian­tes, en el ca­so de los hom­bres, y un ( 13.2 por cien­to) pa­ra las mu­je­res, lo que re­pre­sen­ta un 73 por cien­to me­nos de apo­yo pa­ra con­ti­nuar es­tu­dian­do. Tal dis­mi­nu­ción evi­den­cia una pro­fun­da de­sigual­dad en cuan­to a las fa­ci­li­da­des que el Es­ta­do con­fie­re pa­ra se­guir es­tu­dian­do. En cuan­to a los sa­la­rios de las mu­je­res con maes­tría y doc­to­ra­do, las mu­je­res ga­na­mos un 35 por cien­to me­nos que los hom­bres ( In­mu­je­res, 2017). ¿ Cuál es el nú­me­ro de mu­je­res que han es­ta­do a la ca­be­za de Co­nacyt des­de 1970? Ape­nas la pri­me­ra to­ma­rá po­se­sión. ¿ Por qué ocu­rre la ci­ta­da mas­cu­li­ni­za­ción de es­pa­cios?

Has­ta aho­ra, la pre­ser­va­ción de la de­sigual­dad se ha co­bi­ja­do con ar­gu­men­tos fa­la­ces. En uno de los más so­co­rri­dos se enun­cia que ‘ hay que dar prio­ri­dad a los per­fi­les’, an­tes que a la equi­dad de gé­ne­ro. De otro mo­do las ins­ti­tu­cio­nes pue­den “da­ñar­se”. Aquí, va­le la pe­na pre­gun­tar: ¿ es que nues­tras ins­ti­tu­cio­nes ac­tua­les es­tán ‘ sa­nas’ en ma­nos de los hom­bres? Al dar res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta con­si­dé­re­se el es­ta­do de las fi­nan­zas pú­bli­cas, la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, los re­sul­ta­dos edu­ca­ti­vos y la dis­tri­bu­ción del in­gre­so. Los su­pues­tos in­cues­tio­na­dos de­trás de es­te ar­gu­men­to es que los hom­bres son sa­bios y las mu­je­res ig­no­ran­tes, que los va­ro­nes no co­me­ten erro­res y, en el ca­so de las mu­je­res, ello es du­do­so, de­bi­do a sus “cam­bios hor­mo­na­les”; o que el gé­ne­ro mas­cu­lino no re­quie­re ad­qui­rir ex­pe­rien­cia y las mu­je­res, so­lo muy po­co a po­co pue­den lo­grar­lo. En re­su ´ men, pa­re­cie­ra asu­mir­se erró­nea­men­te, co­mo lo ha evi­den­cia­do a ple­ni­tud el pre­sen­te ré­gi­men, que só­lo los hom­bres ac­túan ‘ bien’.

Tam­bién se abu­sa del ar­gu­men­to de que las mu­je­res se pro­po­nen “ro­bar” los es­pa­cios de po­der que na­tu­ral­men­te per­te­ne­cen a los hom­bres, y de ello hay que cui­dar­se “ce­rran­do fi­las”. Una ex­cu­sa más pa­ra mar­gi­na­li­zar­nos ex­pli­ca que de­bi­do a nues­tra con­di­ción bio­ló­gi­ca de ges­tar y dar a luz, nos co­rres­pon­de, en con­se­cuen­cia cui­dar a las cria­tu­ras y aten­der al va­rón, quien - by the way- apor­tó el 50 por cien­to de la he­ren­cia ge­né­ti­ca pa­ra que di­cha ges­ta­ción ocu­rrie­ra. Así, de­bi­do a la ma­ter­ni­dad, ‘ ca­re­ce­mos del tiem­po’ re­que­ri­do pa­ra desem­pe­ñar con efi­ca­cia cual­quier ac­ti­vi­dad téc­ni­ca, cien­tí­fi­ca pro­fe­sio­nal o po­lí­ti­ca. En es­te ca­so, se omi­te el asun­to de la co­rres­pon­sa­bi­li­dad de la pa­re­ja, así co­mo la exis­ten­cia de guar­de­rías, fa­mi­lia­res y em­plea­das do­més­ti­cas que fa­ci­li­tan el desem­pe­ño de los li­de­raz­gos fe­me­ni­nos. La par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer en los es­pa­cios mas­cu­li­ni­za­dos se nos pre­sen­ta co­mo ‘ una opor­tu­ni­dad’ o ‘ un fa­vor’, y por ello, sin pa­ga, o con ma­gros emo­lu­men­tos.

Por úl­ti­mo se enun­cia la teo­ría del gra­dua­lis­mo, ba­jo el ar­gu­men- to: “he­mos avan­za­do, pe­ro esos son pro­ce­sos cul­tu­ra­les len­tos, que no pue­den cam­biar­se de un día pa­ra otro”. Di­cho cam­bio “por vía na­tu­ral” no ha ocu­rri­do en los úl­ti­mos 2,500 años de so­cie­dad pa­triar­cal. Tam­po­co ocu­rri­rá mien­tras los hom­bres con­ti­núen to­man­do to­das las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas, edu­ca­ti­vas, cien­tí­fi­cas y cul­tu­ra­les en nues­tro país. En fin, cuan­do se aca­ban los ar­gu­men­tos ‘ ra­cio­na­les’ se uti­li­za la vio­len­cia fí­si­ca, sim­bó­li­ca, de ex­clu­sión o de omi­sión, pa­ra ´ per­sua­dir­nos’ que nues­tro lu­gar en la so­cie­dad es­tá ‘ de­trás del hom­bre’, no a su la­do.

Un pro­ble­ma que de­be aten­der­se ur­gen­te­men­te es el sis­te­má­ti­co ro­bo del tiem­po de la mu­jer, co­mo re­cur­so de ex­clu­sión. No so­lo con la ‘ se­gun­da jor­na­da’ de tra­ba­jo ‘ in­vi­si­ble. En la Unión Eu­ro­pea, que ( to­da­vía) se pre­cia de ser una de las re­gio­nes más de­mo­crá­ti­cas y equi­ta­ti­vas del pla­ne­ta, la mu­jer de­be tra­ba­jar 59 días más pa­ra ga­nar lo mis­mo que un hom­bre, aún te­nien­do las mis­mas o ma­yo­res com­pe­ten­cias ( Eu­ro­news, 2018). En los Es­ta­dos Uni­dos, que se ha da­do se­gui­mien­to a la co­rres­pon­den­cia sa­la­rial de gé­ne­ro, des­de que se apro­bó la ini­cia­ti­va de ley “Title IX” en 1979, se ha evi­den­cia­do que la bre­cha sa­la­rial de las mu­je­res es de 20 por cien­to ( AAUW, 2017).

En­tre to­das las inequi­da­des que pu­lu­lan en el mun­do, la aten­ción a la de­sigual­dad de la mu­jer es la más im­por­tan­te. De re­sol­ver­se, se me­jo­ra­rían las con­di­cio­nes de vi­da de la mi­tad de la po­bla­ción pla­ne­ta­ria y se evi­ta­ría la re­pro­duc­ción de la po­bre­za in­ter­ge­ne­ra­cio­nal. No que­re­mos es­pe­rar al 2030. Las me­xi­ca­nas he­mos es­ta­do es­pe­ran­do des­de que Sor Jua­na ele­vó su voz... y fue si­len­cia­da.

To­dos los hom­bres que ha­bi­tan es­te pla­ne­ta fue­ron arro­pa­dos du­ran­te nue­ve me­ses en el vien­tre de una mu­jer. Ellas, su ma­dres, muy pro­ba­ble­men­te han pa­de­ci­do mu­chas de las vi­ci­si­tu­des aquí na­rra­das. Va­ro­nes: en gra­ti­tud por ha­ber re­ci­bi­do el don de la vi­da, sean jus­tos. Es to­do lo que se re­quie­re pa­ra evi­tar ser eclip­sa­das, me­nos­pre­cia­das y bo­rra­das de la his­to­ria. Ne­ce­si­ta­mos, ur­gen­te­men­te des­alo­jar los es­pa­cios mas­cu­li­ni­za­dos pa­ra ga­nar la pa­ri­dad sus­tan­ti­va y el res­pe­to, de he­cho, que la ley ya nos con­fie­re de de­re­cho. Esa pa­ri­dad de­be re­fle­jar­se en los len­gua­jes, las imá­ge­nes, los me­dios, los li­de­raz­gos, la edu­ca­ción y la cien­cia. Ne­ce­si­ta­mos ca­mi­nar la­do a la­do por­que es la úni­ca ma­ne­ra via­ble de re­sol­ver jun­tos, los acu­cian­tes pro­ble­mas de nues­tro tiem­po. Nues­tra ge­ne­ra­ción ha fa­lla­do en el com­pro­mi­so éti­co de en­tre­gar un mun­do me­jor al que re­ci­bi­mos. Com­pro­me­tá­mo­nos, por lo me­nos, a en­tre­gar un mun­do aún ha­bi­ta­ble, e in­clu­si­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.