RO­MA DE CUA­RÓN Y EL MÉ­XI­CO QUE SE­GUI­MOS SIEN­DO

En su pun­to más al­to co­mo ci­neas­ta, el di­rec­tor aban­do­na el sis­te­ma de Holly­wood y re­gre­sa a su país na­tal dar­nos una his­to­ria so­bre el ra­cis­mo que ele­gi­mos ig­no­rar; y de­be­mos agra­de­cer­le por ello

Milenio - Campus - - DIRECTORIO - SAL­VA­[email protected] ELHABLADOR. COM. MX

Sal­va­dor Me­di­na

La no­ti­cia de una pro­duc­ción me­xi­ca­na a ma­nos del di­rec­tor Al­fon­so Cua­rón re­so­nó en pro­pios y ex­tra­ños. Uno de los ci­neas­tas más ga­lar­do­na­dos de las úl­ti­mas dé­ca­das, y re­pre­sen­tan­te de nues­tra na­ción an­te el mun­do, re­gre­sa a su país pa­ra con­tar la más per­so­nal de sus his­to­rias.

La pro­duc­ción, des­de el pri­mer mo­men­to, se vio ro­dea­da de un ha­lo de mis­te­rio y con­tro­ver­sia. Al es­tar si­tua­da en el Mé­xi­co de los 70 , Cua­rón y la pro­duc­ción re­qui­rie­ron ce­rrar cier­tas ca­lles que eran tras­cen­den­ta­les pa­ra con­tar la his­to­ria. La de­le­ga­ción Cuauh­té­moc, en ese mo­men­to con Ri­car­do Mon­real a la ca­be­za, no se to­mó a bien las mo­les­tias de ve­ci­nos an­te cie­rres tem­po­ra­les y fal­ta de es­ta­cio­na­mien­to. Y pe­se que la ley de fil­ma­cio­nes es­tá re­gi­da por la Cons­ti­tu­ción de la Ciu­dad de Mé­xi­co, Mon­real y su equi­po usa­ron la fuer­za pa­ra re­ti­rar a per­so­nal y es­to es­ca­ló a un con­fron­ta­mien­to fí­si­co.

Por for­tu­na pa­ra quie­nes es­pe­rá­ba­mos con an­sias la pe­lí­cu­la, a Ro­ma no le sig­ni­fi­ca­ron mu­cho es­tos con­flic­tos y su pro­duc­ción con­ti­nuó con nor­ma­li­dad. Me­ses des­pués, de Ve­ne­cia lle­ga­ron las pri­me­ras im­pre­sio­nes so­bre la obra de Cua­rón: se tra­ta­ba de su obra más per­so­nal y sin du­da, su obra maes­tra.

Es así que co­men­za­ron los ru­mo­res so­bre su ca­rre­ra rum­bo al Ós­car, pe­ro el mo­de­lo de dis­tri­bu­ción de Net­flix es un obs­tácu­lo pa­ra ello. Ga­brie­la Ro­drí­guez, pro­duc­to­ra de la cin­ta, di­jo pa­ra The Holly­wood Re­por­ter que la pla­ta­for­ma se acer­có a ellos una vez es­tan­do ya en post- pro­duc­ción. Y que, des­de el prin­ci­pio, se plan­teó una com­bi­na­ción en­tre dis­tri­bu­ción tra­di­cio­nal y strea­ming.

Y la úni­ca ra­zón por la que exis­te una con­tro­ver­sia, en la men­te del pú­bli­co me­xi­cano, es que se tra­ta de la pe­lí­cu­la na­cio­nal más es­pe­ra­da qui­zás en dé­ca­das.

No es a me­nu­do que un di­rec­tor en su pun­to más al­to co­mo ci­neas­ta, de­ci­da de­jar a un la­do el sis­te­ma de es­tu­dios por re­gre­sar a su país na­tal por fil­mar en dis­tin­tas con­di­cio­nes. Pe­ro Cua­rón de­bió sen­tir una ne­ce­si­dad por dar­nos Ro­ma. Y el ci­ne me­xi­cano le agra­de­ce por ello.

Ro­ma, es­cri­ta y di­ri­gi­da por él mis­mo, no es una pe­lí­cu­la so­bre su in­fan­cia per se, aun­que así se ha­ya men­cio­na­do. Sí, su­ce­de en el con­tex­to de una fa­mi­lia ins­pi­ra­da por su pro­pia crian­za, pe­ro es, en esen­cia, la his­to­ria de la mu­jer que ayu­dó a criar­lo: Cleo.

In­ter­pre­ta­da de ma­ne­ra ex­cep­cio­nal por Ya­lit­za Apa­ri­cio, se tra­ta de una in­dí­ge­na de ori­gen mix­te­co que vi­ve pa­ra la fa­mi­lia en­ca­be­za­da por So­fía ( Ma­ri­na de Ta­vi­ra) y el mo­no­si­lá­bi­co y siem­pre au­sen­te An­to­nio ( Fer­nan­do Gre­dia­ga). Ella y Ade­la ( Nancy Gar­cía Gar­cía) ocu­pan un pe­que­ño de­par­ta­men­to den­tro la pro­pie­dad de la fa­mi­lia, que se com­ple­ta por los jó­ve­nes To­ño, Pa­co, Pe­pe y So­fi.

Cleo es par­te de la fa­mi­lia de cier­ta ma­ne­ra. Sí, con­vi­ve y jue­ga con ellos, e in­clu­so pue­de sen­tar­se jun­to a la fa­mi­lia mien­tras ven te­le­vi­sión en fa­mi­lia. Pe­ro en las co­sas im­por­tan­tes, es ig­no­ra­da y has­ta des­pre­cia­da. La abue­la, quien vi­ve con la fa­mi­lia y acom­pa­ña a Cleo cons­tan­te­men­te, ni si­quie­ra sa­be su nom­bre com­ple­to o fe­cha de na­ci­mien­to. Es una es­pe­cie de ciu­da­da­na de se­gun­da cla­se pa­ra la fa­mi­lia.

Cua­rón no es su­til en sus ideas so­bre el ra­cis­mo en Mé­xi­co: es cla­ro, es­tá a la luz, pe­ro de­ci­di­mos no ver­lo.

La pro­ta­go­nis­ta de Ro­ma tie­ne una vi­da que la fa­mi­lia con la que ha­bi­ta no co­no­ce. Cleo tie­ne una re­la­ción con Fer­mín ( Jor­ge An­to­nio Gue­rre­ro), un jo­ven que an­te­rior­men­te tu­vo una vi­da de adic­cio­nes pe­ro que ha lo­gra­do man­te­ner­se so­brio gra­cias a las ar­tes mar­cia­les. Po­co más sa­be­mos de él.

En ca­sa, Cleo en­tra y sa­le de los con­flic­tos del nú­cleo fa­mi­liar. Es una es­pe­cie de ob­ser­va­do­ra que pa­si­va que se vuel­ve ac­ti­va só­lo pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas o ser la fal­sa cau­sa de ellos. Cuan­do So­fía re­ci­be al­gún re­ga­ño de An­to­nio o reac­cio­na de ma­ne­ra erró­nea con al­guno de sus hi­jos, Cleo es la cul­pa­ble y la re­cep­to­ra de in­sul­tos y ca­lum­nias. Cleo vi­ve en una si­len­cio­sa fe­li­ci­dad. Su con­vi­ven­cia con Ade­la y el Bo­rras, el pe­rro de la ca­sa, con­fi­gu­ran su co­ti­dia­ni­dad. Su re­la­ción más cer­ca­na es con So­fi y Pe­pe, los más jó­ve­nes. Los otros dos her­ma­nos vi­ven en una cons­tan­te lu­cha fí­si­ca y emo­cio­nal con el otro, de­ri­va­da de una cons­tan­te pre­sen­cia de su pa­dre en ca­sa.

Es­to pro­vo­ca que el pe­so emo­cio­nal de la fa­mi­lia cai­ga en So­fía. Pe­ro ella, de­po­si­ta to­das sus frus­tra­cio­nes e ira en la dis­cre­ta y fiel Cleo, quien ha­ce sus pro­ble­mas a

Cleo es par­te de la fa­mi­lia de cier­ta ma­ne­ra. Pe­ro en las co­sas im­por­tan­tes, es ig­no­ra­da y has­ta des­pre­cia­da”

un la­do pa­ra fa­vo­re­cer a la fa­mi­lia que cree pro­pia.

Pe­ro cuan­do la pro­pia vi­da de Cleo co­mien­za a to­mar su pro­pio cau­ce, se oca­sio­na un con­flic­to que ha­brá de co­li­sio­nar sus dos mun­dos.

Hay que ser cla­ros: nin­gún otro ci­neas­ta se pu­do ha­ber sa­li­do con la su­ya co­mo Cua­rón. Su re­tra­to de un Mé­xi­co cam­bian­te y en ebu­lli­ción, don­de las lí­neas so­cia­les y ra­cia­les son cla­ras, es tan re­le­van­te hoy co­mo en los se­ten­ta. De ahí que nos con­fron­te con un país y una so­cie­dad in­ca­pa­ces de re­fle­xio­nar y cam­biar su pro­pia reali­dad.

Ro­ma es una es­pe­cie de re­den­ción con su pa­sa­do. Cua­rón es se­lec­ti­vo en su me­mo­ria por­que así de­be ser­lo pa­ra con­tar la his­to­ria que no to­dos hu­bie­sen des­cu­bier­to. Cuan­do acon­te­ce es­te epi­so­dio de Cleo, él era de­ma­sia­do jo­ven pa­ra en­ten­der la si­tua­ción o ha­cer al­go pa­ra cam­biar­la. Pe­ro en retrospectiva, el ci­neas­ta se de­be al­go a sí mis­mo: re­cor­dar el pa­pel de Cleo y las mu­je­res co­mo ellas en la so­cie­dad me­xi­ca­na. Ade­más, jue­ga con bri­llan­tes y su­ti­les con­tra­pun­tos pa­ra mos­trar los ex­tre­mos de las cla­ses en Mé­xi­co.

Se tra­ta de un via­je ín­ti­mo a las en­tra­ñas de Cua­rón y de Mé­xi­co mis­mo. Un con­fron­ta­mien­to vis­ce­ral con un país de­sigual, in­ca­paz de evo­lu­cio­nar y es­tan­ca­do en un mis­mo mo­men­to des­de ha­ce dé­ca­das. El país que ve­mos en Ro­ma di­fie­re po­co del Mé­xi­co ac­tual, de ahí que sea to­da­vía más do­lo­ro­so el ver­lo.

A di­fe­ren­cia de sus obras más re­cien­tes en las que Em­ma­nuel Lu­bez­ki ha­bía fun­gi­do co­mo su di­rec­tor de fo­to­gra­fía, aho­ra ha­ce él mis­mo esa pro­pia la­bor. Pe­ro lo lo­gra a par­tir de una ex­ten­sa pre pro­duc­ción en la que re­co­rrió jun­to a Lu­bez­ki las lo­ca­cio­nes que me­jor fun­cio­na­rían pa­ra dar con el es­ti­lo más apro­pia­do pa­ra enal­te­cer Ro­ma.

Es la pe­lí­cu­la per­fec­ta pa­ra el Mé­xi­co de hoy. Es oní­ri­ca en mo- men­tos, pe­ro cruda al si­guien­te ins­tan­te. Co­mo nues­tro país. Y de igual ma­ne­ra, ca­da to­ma es una postal. El tra­ba­jo de di­se­ño de pro­duc­ción, a ma­nos de Eu­ge­nio Ca­ba­lle­ro, es pro­ta­go­nis­ta de prin­ci­pio a fin y nos co­lo­ca en un con­tex­to per­fec­to pa­ra la his­to­ria. En­cuen­tra be­lle­za en el caos, emo­cio­nal y fí­si­co.

Por su­pues­to, Cua­rón nos re­ga­la los pla­nos se­cuen­cia a los que nos tie­ne acos­tum­bra­dos con una es­té­ti­ca ex­qui­si­ta, que no ha­cen más que enal­te­cer una his­to­ria ín­ti­ma. Pe­ro Ro­ma brilla más en la in­ti­mi­dad. Jue­ga con una fór­mu­la es­plén­di­da: pri­me­ro nos pre­sen­ta a la fa­mi­lia, qué es­tán ha­cien­do, quié­nes son, a dón­de van. Y sin cor­tar, nos gi­ra ha­cia la his­to­ria de Cleo, ro­dea­da de un gru­po de per­so­nas que no la ven por quien es.

Es un re­cur­so ge­nial que nos ha­ce en­ten­der que es­ta­mos an­te un di­rec­tor dis­tin­to, un mal­di­to ade­lan­ta­do. No es hi­pér­bo­le de­cir que Ro­ma es la obra de un ar­tis­ta que en­tien­de per­fec­ta­men­te el mo­men­to en el que vi­ve pe­ro, so­bre to­do, cuál es la me­jor for­ma de con­tar una his­to­ria.

Cleo nos lle­va a un via­je ha­cia sí mis­ma. Al en­fren­tar­se si­tua­cio­nes per­so­na­les ad­ver­sas, se ve obli­ga­da a re­co­no­cer­se co­mo mu­jer, a des­cu­brir­se co­mo per­so­na y en­ten­der su lu­gar en el mun­do, fue­ra de la fa­mi­lia con la que vi­ve y que no es su­ya, aun­que ella mis­ma se rehú­se a en­ten­der­lo.

Ver Ro­ma es es­tar en cons­tan­te ad­mi­ra­ción de Ya­lit­za Apa­ri­cio, un ros­tro que de­be ver­se más en el ci­ne con­tem­po­rá­neo y cu­ya pre­sen­cia es un gol­pe en la me­sa, un lla­ma­do de aten­ción a los ci­neas­tas me­xi­ca­nos, y tam­bién, a su pú­bli­co.

La pe­lí­cu­la tie­ne un do­ble pro­pó­si­to, pues al ex­po­ner el ra­cis­mo de los pro­ta­go­nis­tas, po­ne a la luz el del pro­pio es­pec­ta­dor. Pe­ro Cua­rón nos obli­ga a ver­lo y en­fren­tar­lo. Y al fi­nal, qui­zás se­re­mos me­jo­res per­so­nas por ello.

EL FIL­ME se ex­hi­be a tra­vés de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les y sa­las tra­di­cio­na­les

Cua­rón nos pre­sen­ta la his­to­ria de Cleo ( Ya­lit­za Apa­ri­cio), una in­dí­ge­na mix­te­ca que vi­ve con la fa­mi­lia de So­fía ( Ma­ri­na de Ta­vi­ra) Y An­to­nio( Fer­nan­do Gre­dia­ga); con su acos­tum­bra­da

es­té­ti­ca, el di­rec­tor ac­túa en es­ta oca­sión co­mo su pro­pio di­rec­tor de fo­to­gra­fía.

El per­so­na­je de Cleo es­tá ba­sa­do en la mu­jer que ayu­dó a criar al di­rec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.