PA­SIÓN POR LA PA­LA­BRA

Ce­le­bra­mos la di­fu­sión del ar­te, edu­ca­ción y cul­tu­ra por me­dio de la le­tra im­pre­sa

Milenio - Campus - - DIRECTORIO - Oc­ta­vio Paz HÉC­TOR MAR­TÍ­NEZ RO­JAS

Héc­tor Mar­tí­nez Ro­jas

“Llé­va­me al otro la­do de la no­che, adon­de yo soy tú so­mos no­so­tros, al reino de los pro­nom­bres en­la­za­dos”

Es c r ibi r p a r a las pá­gi­nas de

Cam­pus es un ver­da­de­ro pla­cer. Du­ran­te po­co más de un lus­tro, en es­tas pá­gi­nas he­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ha­blar de pre­sen­ta­cio­nes de li­bros, ex­po­si­cio­nes en mu­seos, mo­vi­mien­tos ar­tís­ti­cos, pro­gra­mas ra­dio­fó­ni­cos, poe­mas y poe­ma­rios, con­cier­tos, eco­no­mía cul­tu­ral y otros da­tos du­ros del sec­tor; en po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va he­mos bus­ca­do ser cla­ros con res­pec­to a la eva­lua­ción do­cen­te, a la fuer­za ple­na que ejer­ce el SNTE den­tro y fue­ra de las au­las, la ne­ce­si­dad de ca­pa­ci­ta­ción y la in­fran­quea­ble in­te­gra­ción de los pa­dres de fa­mi­lia a la co­mu­ni­dad es­co­lar. Sin ol­vi­dar que vi­vi­mos en un país don­de la mi­tad de las es­cue­las son mul­ti­gra­do, las cua­les es­tán des­ti­na­das a la mi­tad pau­pé­rri­ma del país, la mis­ma mi­tad que nos re­cuer­da nues­tro sub­de­sa­rro­llo pe­ro nun­ca nues­tro des­ani­mo ni des­alien­to.

Es­te pi­ro­glo­sa­rio se­ma­nal es una pa­sión con­ven­ci­da de que el len­gua­je de­ter­mi­na de cier­ta for­ma la ma­ne­ra en la que nos re­la­cio­na­mos con el mun­do. He­mos in­ten­ta­do trans­mi­tir esa ale­gría y ese gus­to por vi­si­tar tal o cual ex­po­si­ción, por leer tal o cual li­bro, mu­chas de las ex­po­si­cio­nes que he­mos re­co­men­da­do, es cier­to, son ex­po­si­cio­nes ofi­cia­les y es jus­ta­men­te ese el pro­pó­si­to, de for­ma de­li­be­ra­da he­mos in­ten­ta­do ayu­dar un po­co al en­ten­di­mien­to, al sano víncu­lo en­tre go­bierno y so­cie­dad, en­con­trar la ru­ta de la pros­pe­ri­dad a tra­vés del ar­te, la edu­ca­ción y la cul­tu­ra pa­ra abrir las puer­tas del bie­nes­tar a to­dos los me­xi­ca­nos.

Mis li­mi­ta­cio­nes son am­plias y cu­brir el vas­to uni­ver­so que com­pren­den nues­tros te­mas: la edu­ca­ción y la cul­tu­ra, me re­pre­sen­ta

— se­gu­ra­men­te siem­pre me re­pre­sen­ta­rá— una me­ta inasi­ble, no por ello de­ja­ré de em­pren­der es­te pla­cen­te­ro em­pe­ño. Lo sa­be­mos, por mu­cho que nos gus­te, leer es un es­fuer­zo, apren­der, edu­car­se re­pre­sen­ta un es­fuer­zo, pe­ro mien­tras go­ce­mos de es­pe­ran­za los sa­cri­fi­cios de hoy, es­ta­mos se­gu­ros, go­za­rán de los fru­tos del ma­ña­na. Idea es for­ma, apa­rien­cia, así las pa­la­bras vis­ten al mun­do, nom­brar es crear; el ori­gen de las ideas es el ori­gen de nues­tras len­guas, es­cri­bir tam­bién es una for­ma de en­ten­der­nos, de po­ner nues­tras ideas en cla­ro y por su­pues­to crear otros mun­dos.

El re­cien­te fa­lle­ci­mien­to del es­cri­tor Fer­nan­do del Pa­so ( 19352018) pre­mio Cer­van­tes 2015, nos re­cuer­da esa for­ta­le­za cós­mi­ca de la pa­la­bra la cual acen­dró en sus obras más con­no­ta­das. So­mos in­di­vi­duos al in­fi­ni­to aban­do­na­dos. Al ser par­te de esa in­men­si­dad, ¿ qué po­de­mos re­cla­mar co­mo pro­pio?, el len­gua­je es el mar­co de con­ten­ción de nues­tro mun­do. El mo­do en el cual de­co­di­fi­ca­mos lo que nos pre­sen­tan nues­tros sen­ti­dos. “Lo que lla­ma­mos fi­lo­so­fía sur­gió so­la­men­te de los erro­res en el uso del len­gua­je”, ase­gu­ra­ba el fi­lo­so­fo fran­cés Jac­ques De­rri­da.

“Pa­ra ex­pre­sar el con­te­ni­do de nues­tro re­du­ci­do co­no­ci­mien­to, el hom­bre ha in­ven­ta­do e in­ce­san­te­men­te ela­bo­ra­do ese sis­te­ma de sím­bo­los y fi­lo­so­fías im­plí­ci­tas que de­no­mi­na­mos len­gua­jes. Ca­da in­di­vi­duo se con­vier­te en­se­gui­da en be­ne­fi­cia­rio y víc­ti­ma de la tra­di­ción lin­güís­ti­ca en la que ha na­ci­do. Es be­ne­fi­cia­rio en cuan­to el len­gua­je fa­ci­li­ta el ac­ce­so a las acu­mu­la­das cons­tan­cias de la ex­pe­rien­cia aje­na; y se con­vier­te en víc­ti­ma en cuan­to le con­fir­ma la creen­cia de que ese re­du­ci­do co­no­ci­mien­to es el úni­co co­no­ci­mien­to y en cuan­to de­ja he­chi­za­do su sen­ti­do de reali­dad”, acer­tó al plan­tear Al­dous Hux­ley en Las puer­tas de las per­cep­ción.

Kant, quien pen­sa­ba que el ma­tri­mo­nio era só­lo una fuen­te de dis­trac­cio­nes que lo ale­ja­ba del co­no­ci­mien­to, en­ten­día que lo que po­de­mos co­no­cer es lo que po­de­mos de­co­di­fi­car, la mez­cla en­tre lo que nos dan nues­tros sen­ti­dos y lo que nos da nues­tra es­truc­tu­ra per­cep­tual; di­cho de otro mo­do, lo que no­so­tros co­no­ce­mos es­tá con­di­cio­na­do por lo que no­so­tros so­mos ca­pa­ces de or­ga­ni­zar. De es­te mo­do, el nou­meno, lo pen­sa­do, no es po­si­ble sin el pen­sa­dor. El fí­si­co Ro­ger Pen­ro­se, al res­pec­to, es bas­tan­te cla­ro: “un uni­ver­so sin con­cien­cia de ser es un uni­ver­so in­com­ple­to”.

De los ner­vios a la piel y de la piel a los ner­vios, so­mos y ha­ce­mos el mun­do. En la pre­gun­ta ¿ dón­de se en­cuen­tra el sa­bor de una man­za­na? Sea­mos cons­cien­tes de la raíz que com­par­te la pa­la­bra sa­bor y la pa­la­bra sa­ber. La res­pues­ta po­dría es­tar pri­me­ro: en la man­za­na mis­ma y des­pués, en las pa­pi­las gus­ta­ti­vas de quien pu­die­ra pro­bar di­cha man­za­na; sin em­bar­go, lo pru­den­te se­ría de­cir, que el sa­bor, es­tá en el en­cuen­tro en­tre la man­za­na y quien de­gus­ta la man­za­na. Así los afa­nes li­te­ra­rios, co­mo ex­pre­sa­ra nues­tro que­ri­do Al­fon­so Re­yes, “quie­ro que la li­te­ra­tu­ra sea una ca­bal ex­pli­ci­ta­ción, por mi par­te, no dis­tin­go en­tre mi vi­da y mis le­tras. ¿ No di­jo Goet­he: To­das mis obras son frag­men­tos de una con­fe­sión ge­ne­ral?

De es­ta for­ma, el sen­de­ro de leyendas que pro­pi­cian los 16 años de tra­yec­to­ria de Cam­pus no son me­no­res; se­rá aca­so — he­mos de plan­tear­lo aquí— el es­ta­do de hue­lla al que De­rri­da se re­fie­re en la di­fe­ran­cia. La ver­dad es­tá en el len­gua­je, nos ha di­cho Witt­gens­tein, una so­la le­tra, pue­de ha­cer ruy­do, de­be­mos es­tar con­ven­ci­dos. Ver­bo es Ver­dad, es nues­tro áni­mo, nues­tra di­vi­sa. Y del mis­mo mo­do co­mo Jean Paul Sar­tre en­ten­die­ra que: “exis­tir es com­pren­der”, en­ho­ra­bue­na pues por es­tos años que han pro­cu­ra­do ci­mien­tos de com­pren­sión y en­ten­di­mien­to a fa­vor de la pros­pe­ri­dad sus­ten­ta­ble, el im­pul­so por la edu­ca­ción y for­ma­ción de mi­llo­nes de me­xi­ca­nos.

No po­dría re­ma­tar es­tas bre­ves lí­neas — pas­to pa­ra los es­pe­cia­lis­tas— sin agra­de­cer la con­fian­za y el es­pa­cio otor­ga­do por el Dr. Jor­ge Me­di­na Vie­das, pues sin su apre­cio y guía, es­te glo­sa­rio de la cul­tu­ra no exis­ti­ría. ¡ Mu­chas fe­li­ci­da­des a to­dos los lec­to­res y co­la­bo­ra­do­res, fuer­te, fuer­tí­si­mo abra­zo!

PA­RA JEAN PAUL Sar­tre exis­tir era com­pren­der, y gran par­te de nues­tra com­pren­sión del uni­ver­so nos lle­ga por me­dio del len­gua­je El len­gua­je es el mar­co de con­ten­ción de nues­tro mun­do. El mo­do en el cual de­co­di­fi - ca­mos lo que nos pre­sen­tan nues­tros sen­ti­dos”

El len­gua­je, y las pa­la­bras, son es el mar­co de con­ten­ción de nues­tro mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.