Jor­ge

Milenio - Campus - - OPINIÓN - Ale­jan­dro Ca­na­les UNAM- IISUE/ SES. ca­na­le­[email protected] unam. mx Twit­ter: ca­na­le­sa99

En­ton­ces no lo co­no­cía per­so­nal­men­te, so­la­men­te te­nía re­gis­tra­do que tiem­po atrás Jor­ge Medina Vie­das se ha­bía desem­pe­ña­do co­mo rec­tor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Si­na­loa, ha­bía si­do un mi­li­tan­te des­ta­ca­do en la are­na po­lí­ti­ca lo­cal y na­cio­nal y era un per­so­na­je de los me­dios. Eso fue lo que re­cor­dé cuan­do me en­con­tré en la ca­fe­te­ría de la He­me­ro­te­ca Na­cio­nal a Gilberto Gue­va­ra Nie­bla y me di­jo: “te an­da bus­can­do Jor­ge Medina”.

Sin sa­ber bien a bien pa­ra qué o por­qué me que­ría lo­ca­li­zar Jor­ge Medina y tal vez por­que fue inocul­ta­ble mi ex­tra­ñe­za, Gue­va­ra aña­dió: “sí, te es­tá bus­can­do a ti y a los del Se­mi­na­rio de Edu­ca­ción Su­pe­rior, por­que es­tá con lo de un su­ple­men­to de edu­ca­ción su­pe­rior”. Eso fue ha­ce 16 años y eran los ini­cios de Cam­pus.

En esa épo­ca el Se­mi­na­rio de Edu­ca­ción Su­pe­rior de la UNAM te­nía po­co tiem­po de se­sio­nar pe­rió­di­ca­men­te, yo co­la­bo­ra­ba men­sual­men­te en la revista Edu­ca­ción 2001 que di­ri­gía Gilberto Gue­va­ra y tam­bién en el Ob­ser­va­to­rio Ciu­da­dano de la Edu­ca­ción que pu­bli­ca­ba sus co­mu­ni­ca­dos en La Jor­na­da. Des­de lue­go, la crea­ción de un su­ple­men­to es­pe­cia­li­za­do en edu­ca­ción su­pe­rior re­sul­ta­ba su­ma­men­te opor­tuno e im­pres­cin­di­ble, a la vis­ta de la ex­pan­sión del sis­te­ma, las no­ve­da­des que ha­bía traí­do con­si­go el cam­bio de si­glo, la al­ter­nan­cia que es­ta­ba en mar­cha — el au­to­de­no­mi­na­do go­bierno del cam­bio— y el in­te­rés pú­bli­co que te­nia el ni­vel su­pe­rior por sus pro­ble­mas de ca­li­dad.

El su­ple­men­to fue una ini­cia­ti­va que so­la­men­te pu­do pen­sar y lle­var a ca­bo Jor­ge Medina.

Des­pués de to­do, en el co­mien­zo del si­glo se es­ta­ba po­nien­do en mar­cha di­fe­ren­tes po­lí­ti­cas y crean­do nue­vas ins­ti­tu­cio­nes. Fue una sor­pre­sa la crea­ción de la Uni­ver­si­dad de la Ciu­dad de Mé­xi­co — ac­tual­men­te au­tó­no­ma—, apro­ba­da por de­cre­to en enero del 2001 por el en­ton­ces je­fe de go­bierno y aho­ra pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. Una cier­ta pre­mu­ra ani­mó la idea de que co­men­za­ra a fun­cio­nar en el ci­clo es­co­lar de ese año, aun­que el pro­yec­to no es­tu­vie­ra con­clui­do ni se co­no­cie­ran los de­ta­lles, más o me­nos co­mo aho­ra ocu­rre con la ini­cia­ti­va de crear 100 uni­ver­si­da­des. De he­cho, tam­bién com­par­ten el mis­mo diag­nós­ti­co grue­so: los jó­ve­nes no son acep­ta­dos en las ins­ti­tu­cio­nes exis­ten­tes y és­tas no se lo­ca­li­zan en don­de más se les ne­ce­si­ta.

Igual­men­te, en 2001 se pu­so en mar­cha la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de San Luis Po­to­sí, la pri­me­ra uni­ver­si­dad de su ti­po que in­cluía al­gu­nos ras­gos no­ve­do­sos: una plan­ta de per­so­nal aca­dé­mi­co de tiem­po com­ple­to, pro­fe­so­res con es­tu­dios de posgrado y un mo­de­lo edu­ca­ti­vo cen­tra­do en el apren­di­za­je. A esa uni­ver­si­dad le si­guió, un año des­pués, la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Agua­sca­lien­tes ( UPA) y lue­go otras más, has­ta in­te­grar ca­si una vein­te­na en lo que aho­ra se co­no­ce co­mo el sub­sis­te­ma de uni­ver­si­da­des po­li­téc­ni­cas.

Otro sub­sis­te­ma edu­ca­ti­vo que ini­ció ca­si con el na­ci­mien­to de Cam­pus fue el de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas in­ter­cul­tu­ra­les. Un mo­de­lo de me­nor ta­ma­ño, en com­pa­ra­ción con el de las po­li­téc­ni­cas y tec­no­ló­gi­cas, que hi­zo eco alas preo­cu­pa­cio­nes mun­dia­les so­bre la in­ter­cul­tu­ra lid ad, de­ba­te ins­ta­la­do en Eu­ro­pa des­de los años 80, en Amé­ri­ca del Nor­te des­de los 70 y en Mé­xi­co al fi­nal de los años 90, es­po­lea­do por la re­be­lión za­pa­tis­ta. Las uni­ver­si­da­des in­ter­cul­tu­ra­les se pre­sen­ta­ron co­mo una op­ción edu­ca­ti­va ins­tau­ra­da en re­gio­nes con un al­to vo­lu­men de po­bla­ción in­dí­ge­na, aun­que cap­ta­ron fun­da­men­tal­men­te es­tu­dian­tes in­dí­ge­nas y pa­re­cie­ron re­pro­du­cir el prin­ci­pio de mul ti cul­tu­ral id ad, más que la in ter cul­tu­ra lid ad.

En fin, en el pri­mer en­cuen­tro que tu­ve con Jor­ge Medina me sor­pren­dió su co­no­ci­mien­to del sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior, los de­ta­lles his­tó­ri­cos que te­nía so­bre el de­sen­vol­vi­mien­to de la uni­ver­si­dad pú­bli­ca y su preo­cu­pa­ción por los pro­ble­mas uni­ver­si­ta­rios. No era for­tui­to. Él ve­nía de esas lu­chas, de los mo­vi­mien­tos es­tu­dian­ti­les co­mu­nis­tas de los años 60 y 70, co­no­cía de pri­me­ra mano los con­flic­tos de las uni­ver­si­da­des de Pue­bla, Gue­rre­ro y, por su­pues­to, de Si­na­loa. De ahí da­tan sus pri­me­ros li­bros: Uni­ver­si­dad, po­lí­ti­ca y so­cie­dad y La uni­ver­si­dad ame­na­za­da, a los que si­guie­ron mu­chos más.

Jor­ge te­nía las frases y los au­to­res mar­ca­dos con tinta in­de­le­ble en el vas­to al­ma­cén de su me­mo­ria. En las reunio­nes pe­rió­di­cas que sos­tu­vi­mos los in­te­gran­tes de Cam­pus, fue­ran de tra­ba­jo o es­par­ci­mien­to, y lle­ga­ban a con­fun­dir­se, él po­día evo­car ca­si exac­ta­men­te lo que es­ta­ba es­cri­to en tal o cual li­bro o lo que ha­bía di­cho de­ter­mi­na­do per­so­na­je, fue­ra un clá­si­co, con­tem­po­rá­neo o una au­tén­ti­ca no­ve­dad, pro­ve­nien­te de la his­to­ria, la po­lí­ti­ca, la fi­lo­so­fía, la li­te­ra­tu­ra o la eco­no­mía. Se­gu­ra­men­te por eso su plu­ma era ágil, cer­te­ra, pun­zan­te y ame­na, lo fue tan­to en el pe­rio­dis­mo co­mo en la edu­ca­ción. Y sí, los me­dios y la edu­ca­ción fue­ron par­te me­du­lar de sus ac­ti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les y po­lí­ti­cas de los úl­ti­mos trein­ta años, co­mo él mis­mo lo di­jo en su li­bro más re­cien­te ( Pa­sión crí­ti­ca por la uni­ver­si­dad. La au­to­no­mía y otras lu­chas).

La ge­ne­ro­si­dad de Jor­ge Medina era ad­mi­ra­ble, tam­bién su sa­ga­ci­dad po­lí­ti­ca y sen­ti­do del hu­mor que po­día reír­se has­ta de sí mis­mo. Un ver­da­de­ro gus­to las reunio­nes con el di­rec­tor y ami­go. La ver­dad es que sí lo ex­tra­ña­ré, y mu­cho.

“Él ve­nía de esas lu­chas, de los mo­vi­mien­tos es­tu­dian­ti­les co­mu­nis­tas de los años 60 y 70, co­no­cía de pri­me­ra mano los confl ic­tos de las uni­ver­si­da­des de Pue­bla, Gue­rre­ro y, por su­pues­to, de Si­na­loa. ”

Pie de pá­gi­na: Un abra­zo fuer­te pa­ra to­da la familia, muy fuer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.