Medina

Milenio - Campus - - OPINIÓN - Roberto Ro­drí­guez Gó­mez UNAM. Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cia­les. [email protected] unam. mx

Pa­re­cía un to­ro si se enoja­ba: en­ro­je­cía y ha­cía ade­ma­nes con én­fa­sis. Pe­ro eso era a ve­ces, so­lo cuan­do la oca­sión lo ame­ri­ta­ba. Por el con­tra­rio, nor­mal­men­te era un hom­bre de muy buen ta­lan­te, sim­pá­ti­co, con­ver­sa­dor y so­bre to­do res­pe­tuo­so: un ca­ba­lle­ro. Qui­so el azar que con­ver­sá­ra­mos la no­che an­tes de su fi­nal, por una im­per­ti­nen­cia mía. Lo lla­mé tar­de y pa­ra pre­gun­tar­le si el nú­me­ro de aniver­sa­rio aún es­ta­ba en for­ma­ción por­que te­nía al­go que com­po­ner. Me aten­dió, me di­jo que no me preo­cu­pa­ra y que en­via­ra la co­rrec­ción. Me di­jo tam­bién que le gus­ta­ba lo úl­ti­mo que ha­bía en­via­do al Cam­pus y que, en ge­ne­ral, sen­tía que el su­ple­men­to ha­bía fi­nal­men­te lo­gra­do un buen ba­lan­ce en­tre las no­tas edu­ca­ti­vas y las cul­tu­ra­les, que es­ta­ba sa­tis­fe­cho. Al­go más con­ver­sa­mos y eso fue to­do. No­té al­go en su voz que me hi­zo pen­sar que no él es­ta­ba bien. Lue­go lla­mé a Ca­los Pa­llán y él me di­jo que pen­sa­ba lo mis­mo, y que de­be­ría­mos pre­gun­tar so­bre su es­ta­do de sa­lud. Po­co des­pués nos en­te­ra­mos.

La no­ti­cia me de­jó he­la­do, tal cual. No la es­pe­ra­ba, por­que él de­ci­dió no mo­les­tar a sus co­le­gas ha­cién­do­les sa­ber que es­ta­ba gra­ve. Sa­ber su muer­te me lle­vó a hur­gar en la me­mo­ria ¿ cuán­do lo co­no­cí? ¿ có­mo era? ¿ có­mo nos re­la­cio­na­mos en el tiem­po? ¿ qué pue­do de­cir de su per­so­na? ¿ qué me de­jó, que se lle­va?

Mi his­to­ria con Jor­ge se re­mon­ta a la crea­ción de Cam­pus, su idea, su pro­yec­to. A me­dia­dos de 2002 ¿ se­ría ju­nio, ju­lio? nos con­vi­dó un desa­yuno en la Cas­se­ro­le, en In­sur­gen­tes. Re­cuer­do la pre­sen­cia de Pa­llán, Mu­ñoz, Ca­na­les y Gilberto Gue­va­ra, tal vez ha­bía más. Nos di­jo que él pen­sa­ba que en la es­ce­na pe­rio­dís­ti­ca de ese mo­men­to ha­bía lu­gar pa­ra un su­ple­men­to de­di­ca­do a los pro­ble­mas uni­ver­si­ta­rios y nos pre­gun­tó si te­nía­mos in­te­rés en par­ti­ci­par. Co­men­tó tam­bién que él se en­car­ga­ría de la co­lo­ca­ción, ad­mi­nis­tra­ción y edi­ción del producto. Su­gi­rió, por úl­ti­mo, que con los que acep­ta­ran se for­ma­ría un pri­mer con­se­jo edi­to­rial pa­ra que, en co­lec­ti­vo, dis­cu­tié­ra­mos acer­ca del con­te­ni­do y en­fo­que del pro­yec­to.

Los pri­me­ros años nos reunía­mos, los co­la­bo­ra­do­res de Cam­pus y su di­rec­tor, con cier­ta fre­cuen­cia y cons­tan­cia. Siem­pre en desa­yu­nos y nor­mal­men­te en los pri­me­ros días de la se­ma­na. Pri­me­ro en al­gún San­born´sy en los úl­ti­mos tiem­pos en el res­tau­ran­te del Club Es­pa­ña. In­va­ria­ble­men­te Jor­ge li­qui­da­ba la cuen­ta de to­dos. En esas que que­rían ser, aun­que no eran, jun­tas de tra­ba­jo la con­ver­sa­ción gi­ra­ba en torno a te­mas de po­lí­ti­ca mun­dial y de Mé­xi­co, asun­tos edu­ca­ti­vos de co­yun­tu­ra, y even­tual­men­te a cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la mar­cha del su­ple­men­to. Pe­ro re­cuer­do esas reunio­nes co­mo plá­ti­ca de ami­gos y co­le­gas, no co­mo se­sio­nes for­ma­les de con­se­jo, ni mu­cho me­nos.

Nos reunía­mos tam­bién, so­bre to­do en los pri­me­ros años del su­ple­men­to, a fes­te­jar la pu­bli­ca­ción de los nú­me­ros de aniver­sa­rio. En va­rias oca­sio­nes nos in­vi­tó Jor­ge a su ca­sa con mo­ti­vo de su cum­plea­ños o pa­ra cor­tar la ros­ca de re­yes el 6 de enero. Ten­go un re­cuer­do muy gra­to de esas ce­le­bra­cio­nes y es­toy se­gu­ro de que to­dos sus in­vi­ta­dos lo tie­nen tam­bién, por­que era un ex­tra­or­di­na­rio y ge­ne­ro­so an­fi trión.

Fue­ra de lo la­bo­ral y lo so­cial mu­chas ve­ces pla­ti­qué con Jor­ge de otros asun­tos, cuan­do nos en­con­trá­ba­mos y a ve­ces por te­lé­fono. Con­ver­sa­cio­nes de li­te­ra­tu­ra y ci­ne: era un hom­bre muy cul­to, pe­ro no un ex­hi­bi­cio­nis­ta, lo que tie­ne ma­yor mé­ri­to. No po­cas ve­ces el diá­lo­go con él era so­bre hi­jos, los de él o los míos. En­ton­ces le bri­lla­ban los ojos, sus hi­jos, me cons­ta, le im­por­ta­ban más que cual­quier co­sa. Otro te­ma re­cu­rren­te en esas con­ver­sa­cio­nes eran los pen­de­jos. Per­dón por la pa­la­bra, pe­ro él así ca­li­fi caba a quie­nes veía so­ca­var el país des­de sus ba­ses, frac­tu­rar las ins­ti­tu­cio­nes, rom­per las re­glas de la ci­vi­li­dad po­lí­ti­ca, y no dar­se cuen­ta de ello. No­ta­ba el de­te­rio­ro, veía sín­to­mas de cri­sis y ello le preo­cu­pa­ba sin­ce­ra­men­te.

Se di­ce que un hom­bre, una mujer, se con­ser­van jó­ve­nes en la me­di­da en que es­tán en­te­ra­dos de lo que pa­sa a su al­re­de­dor. En ese sen­ti­do Medina era un mu­cha­cho: siem­pre sa­bía qué ocu­rría, no so­lo en ma­te­ria no­ti­cio­sa, tam­bién de no­ve­da­des li­te­ra­rias, mo­das, de­por­tes, avan­ces tec­no­ló­gi­cos, es­pec­tácu­los, cul­tu­ra y un lar­go et­cé­te­ra. No re­cuer­do una so­la vez que ha­ya co­men­za­do un co­men­ta­rio con “en mis tiem­pos”, el pre­sen­te era tam­bién su tiem­po, de él era un pro­ta­go­nis­ta más, un ju­ga­dor.

Co­mo a to­dos, le gus­ta­ba te­ner ra­zón, pe­ro le gus­ta­ba más y ani­ma­ba su cu­rio­si­dad co­no­cer el ar­gu­men­to de su in­ter­lo­cu­tor, apren­der y en­ri­que­cer su pun­to de vis­ta. Por eso era fá­cil dis­cu­tir con Jor­ge: po­día no cam­biar de opi­nión, pe­ro en­ten­día las ra­zo­nes de la di­fe­ren­cia si es­ta pre­va­le­cía. Lo re­cuer­do así y se que lo voy a ex­tra­ñar mu­cho. Es cur­si pe­ro cier­to: cuan­do un ami­go se va de­ja un es­pa­cio va­cío.

EN 2002, Jor­ge Medina reunió a los que se con­ver­ti­rían en pi­la­res de Cam­pus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.