UN HOM­BRE SEN­SA­TO

Ana­li­zan­do la tra­yec­to­ria de Jor­ge Medina Vie­das po­de­mos en­con­trar las ba­ses de su per­fi l éti­co

Milenio - Campus - - ESTACIÓN DE PASO - No se pue­de mi­rar fi ja­men­te al Sol ni a la muer­te — La Ro­che­fou­cauld ADRIÁN ACOS­TA SIL­VA

La pri­me­ra vez que co­no­cí en per­so­na a Jor­ge Medina Vie­das fue cuan­do me ha­bló des­de la ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra to­mar­nos un café en el res­tau­ran­te del ho­tel Fies­ta Ame­ri­ca­na de Gua­da­la­ja­ra, una tar­de de oto­ño de 2010. Ya an­tes, ha­bía­mos con­ver­sa­do al­gu­nas oca­sio­nes vía te­le­fó­ni­ca y por co­rreo elec­tró­ni­co so­bre mi in­cor­po­ra­ción co­mo co­lum­nis­ta de

Cam­pus, un es­pa­cio que pa­ra ese en­ton­ces ya se ha­bía con­so­li­da­do co­mo un re­fe­ren­te im­por­tan­te en los te­mas po­lí­ti­cos y de po­lí­ti­cas de la edu­ca­ción su­pe­rior uni­ver­si­ta­ria en Mé­xi­co. La pri­me­ra im­pre­sión que me cau­só Jor­ge fue su sen­ci­llez y ama­bi­li­dad, su eru­di­ción y cla­ri­dad en te­mas po­lí­ti­cos uni­ver­si­ta­rios y no uni­ver­si­ta­rios. Pe­ro fue su pru­den­cia in­te­lec­tual y po­lí­ti­ca la que me per­mi­tió apre­ciar el per­fil éti­co de Jor­ge. Pa­ra de­cir­lo en bre­ve, mi im­pre­sión pri­me­ra fue la de es­tar ha­blan­do con un hom­bre sen­sa­to. Esa im­pre­sión se que­da­ría con­mi­go has­ta el día de su tris­te y sor­pre­si­vo fa­lle­ci­mien­to.

Esa sen­sa­tez no era gra­tui­ta ni ex­tra­ña. Yo, co­mo otros es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios de la ca­rre­ra de so­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra, ha­bía se­gui­do la tra­yec­to­ria de Jor­ge des­de su desem­pe­ño co­mo rec­tor de la UAS ( 1981- 1985), so­bre to­do en los ava­ta­res mar­ca­dos por el en­fren­ta­mien­to con el Go­ber­na­dor To­le­do Co­rro, y co­mo par­te de la ten­sión en­tre dos vi­sio­nes, dos pro­yec­tos de edu­ca­ción su­pe­rior uni­ver­si­ta­ria, co­lo­ca­dos en el con­tex­to de la cri­sis lar­ga que an­ti­ci­pa­ría un con­jun­to des­or­de­na­do de cam­bios y mo­vi­li­za­cio­nes en la vi­da so­cial y po­lí­ti­ca me­xi­ca­na, que te­nía co­mo te­lón de fon­do los años gri­ses de la “dé­ca­da per­di­da” de los ochen­ta. La UAS de Medina Vie­das re­pre­sen­ta­ba la iz­quier­da uni­ver­si­ta­ria me­xi­ca­na, una iz­quier­da no re­vo­lu­cio­na­ria sino re­for­mis­ta, que ha­bía aban­do­na­do la ilu­sión del “pun­to cero” re­vo­lu­cio­na­rio co­mo vía de ac­ce­so a las puer­tas del cam­bio po­lí­ti­co en Mé­xi­co, y que ha­bía re­sis­ti­do en con­di­cio­nes muy di­fí­ci­les las pre­sio­nes po­lí­ti­cas y fi­nan­cie­ras de un go­bierno es­ta­tal par­ti­cu­lar­men­te agre­si­vo con la uni­ver­si­dad pú­bli­ca his­tó­ri­ca de Si­na­loa.

Eran los años de la uni­fi­ca­ción de la iz­quier­da en torno al PSUM, y Jor­ge, co­mo mu­chos otros uni­ver­si­ta­rios si­na­loen­ses, veían con bue­nos ojos ese ca­mino. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, Medina Vie­das, el rec­tor, ha­bía apren­di­do de sus años co­mo mi­li­tan­te co­mu­nis­ta, co­mo es­tu­dian­te de de­re­cho y lue­go co­mo pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, que en ese ca­mino ha­bría que en­fren­tar el le­ga­do de los años ne­gros de la his­to­ria po­lí­ti­ca de la UAS: “La en­fer­me­dad”, y la pan­di­lla de ru­fia­nes que ex­pre­sa­ban ra­bio­sa­men­te esa ex­pre­sión (“Los en­fer­mos”), y la se­cue­la de in­ti­mi­da­cio­nes, ase­si­na­tos y acu­sa­cio­nes que lle­va­ron en su tra­yec­to­ria de san­gre y vio­len­cia con­tra mu­chos es­tu­dian­tes y pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios.

Esa ex­pe­rien­cia en la UAS fue la que mar­có pa­ra siem­pre su ca­rác­ter. Enemi­go de las sim­pli­fi­ca­cio­nes y de los ma­ni­queís­mos de las iz­quier­das uni­ver­si­ta­rias, fue tam­bién un crí­ti­co in­for­ma­do y sis­te­má­ti­co de las de­re­chas po­lí­ti­cas. Fue un defensor apa­sio­na­do de la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria a la vez que un im­pul­sor de la idea del com­pro­mi­so y res­pon­sa­bi­li­dad de las uni­ver­si­da­des con la so­cie­dad me­xi­ca­na. Esa mix­tu­ra la desa­rro­lló a tra­vés de sus es­cri­tos de to­da la vi­da, tex­tos pe­rio­dís­ti­cos, en­sa­yís­ti­cos y re­fle­xi­vos qui­zá le­ja­nos a los ca­no­nes tra­di­cio­na­les de la vi­da aca­dé­mi­ca con­ven­cio­nal pe­ro cer­ca­nos a los pro­ble­mas y di­le­mas de la dis­cu­sión y la ac­ción po­lí­ti­ca de los uni­ver­si­ta­rios.

Se­gu­ra­men­te, Jor­ge en­fren­tó si­tua­cio­nes y di­le­mas éti­cos, po­lí­ti­cos y per­so­na­les a lo lar­go de su vi­da. Es­tu­diar un doc­to­ra­do, in­cur­sio­nar en el pe­rio­dis­mo, fun­dar un su­ple­men­to co­mo Cam­pus, desem­pe­ñar­se co­mo fun­cio­na­rio pú­bli­co en la SEP, le im­pli­có com­pro­mi­sos y apues­tas in­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cas im­por­tan­tes. Pe­ro de­trás de esas de­ci­sio­nes es­ta­ba siem­pre la éti­ca de un hom­bre que las ha­cía so­bre cau­sas y so­bre pro­yec­tos que, des­de su pun­to de vis­ta, va­lían la pe­na. A tra­vés de ellos, so­bre­sa­lía el Medina Vie­das dis­cre­to pe­ro efi­caz, observador aten­to, com­pro­me­ti­do y pru­den­te. Lo con­ver­sa­mos al­gún día desa­yu­nan­do en el café del ho­tel Del Par­que, en Gua­da­la­ja­ra. Fren­te al con­fu­so pa­no­ra­ma de los años que ini­cia­ban con el go­bierno de Pe­ña Nie­to y el re­gre­so del PRI, lue­go de dos se­xe­nios de un pa­nis­mo desas­tro­so, qui­zá va­lía la pe­na apos­tar a nue­vas hi­pó­te­sis po­lí­ti­cas, sin en­te­rrar el pa­sa­do de la iz­quier­da, pe­ro re­co­no­cien­do la com­ple­ji­dad de un con­tex­to en mu­chos sen­ti­dos iné­di­to en la his­to­ria po­lí­ti­ca re­cien­te del país.

Ese afán por en­ten­der y com­pren­der an­te­ce­día o acom­pa­ña­ba el de­seo de ac­tuar. Por eso Jor­ge era un lec­tor vo­raz, ad­mi­ra­dor del ro­man­ti­cis­mo de Cha­teau­briand y el rea­lis­mo in­dó­mi­to de Ste­fan Zweig, de la ima­gi­na­ción y el len­gua­je de Juan Rul­fo y de Octavio Paz, del rea­lis­mo má­gi­co de Ga­briel Gar­cía Már­quez y la poe­sía de Pa­blo Ne­ru­da, de la vas­te­dad li­te­ra­ria de Car­los Fuen­tes y la pro­fun­di­dad ex­qui­si­ta de Ser­gio Pi­tol. Leer era una de sus afi­cio­nes y pa­sio­nes vi­ta­les. Y a tra­vés de sus tex­tos uno pue­de mi­rar la in­fluen­cia de sus lec­tu­ras y au­to­res pre­fe­ri­dos. Co­mo mu­chos otros miem­bros de su ge­ne­ra­ción, qui­zá Jor­ge siem­pre man­tu­vo la ilu­sión, o la cer­te­za, de que los li­bros no ayu­dan a me­jo­rar la vi­da pe­ro sí a en­ten­der­la de ma­ne­ra más pau­sa­da.

Ten­go fren­te a mí el li­bro­que me ob­se­quió el día que nos co­no­ci­mos en Gua­da­la­ja­ra: La uto­pía co­rrom­pi­da. Ra­di­ca­lis­mo y re­for­ma en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Si­na­loa ( Océano, 2009), es­cri­to con­jun­ta­men­te con Car­los Cal­de­rón Vie­das y Li­be­ra­to Te­rán. Con su ge­ne­ro­si­dad ha­bi­tual, me re­ga­ló en su de­di­ca­to­ria una fra­se que re­su­me el sen­ti­do y el mo­ti­vo de ese tex­to: una “his­to­ria de gran­de­za y ho­rror”. El tex­to es un re­co­rri­do so­bre la his­to­ria de la UAS, a tra­vés de di­fe­ren­tes mo­men­tos, epi­so­dios y co­yun­tu­ras, po­bla­do de anéc­do­tas pe­ro tam­bién de do­cu­men­tos his­tó­ri­cos e ins­ti­tu­cio­na­les. Des­fi­lan por ahí “los en­fer­mos”, rec­to­res, pro­fe­so­res, go­ber­na­do­res, com­pa­ñe­ros de lu­cha y ge­ne­ra­cio­na­les. Pe­ro tam­bién un ma­pa de fuer­zas en ten­sión: au­to­no­mía vs. he­te­ro­no­mía, aca­de­mia y po­lí­ti­ca, cul­tu­ra y bar­ba­rie, com­pro­mi­so y trai­ción, opor­tu­nis­mo y cohe­ren­cia. El epí­gra­fe del tex­to, ex­traí­do de Las aven­tu­ras de Au­gie March, de Saul Be­llow, es ilu­mi­na­dor: “Si das un pa­so adelante pue­des per­der; pe­ro si te que­das quie­to te pue­de lle­gar la de­ca­den­cia”. Jor­ge, co­mo lo mues­tra su vi­da y tra­yec­to­ria, nun­ca se que­dó quie­to.

De­trás de esas de­ci­sio­nes es­ta­ba siem­pre la éti­ca de un hom­bre que las to­ma­ba so­bre cau­sas y so­bre pro­yec­tos que, des­de su pun­to de vis­ta, va­lían la pe­na”

El ex rec­tor de la UAS fue un im­pul­sor del co­cep­to de res­pon­sa­bi­li­dad de las ca­sas de es­tu­dio con la so­cie­dad.

EL PE­RIO­DO co­mo rec­tor en la UAS mar­có pa­ra siem­pre el ca­rác­ter de Medina.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.