EVO­CA­CIÓN DE JOR­GE MEDINA VIE­DAS

Observador pers­pi­caz y gran lec­tor, el pe­rio­dis­ta, po­lí­ti­co y aca­dé­mi­co si­na­loen­se vi­vió con una pa­sión crí­ti­ca por la ca­ción su­pe­rior

Milenio - Campus - - FABULACIONES - JUAN DO­MIN­GO ARGÜELLES

Jor­ge Medina Vie­das ( 1945- 2018), fun­da­dor y ani­ma­dor de Cam­pus, fa­lle­ció la no­che del pa­sa­do 28 de no­viem­bre, en vís­pe­ras de la apa­ri­ción del nú­me­ro 781 de es­te su­ple­men­to uni­ver­si­ta­rio con el cual ce­le­bra­mos die­ci­séis años de pu­bli­ca­ción inin­te­rrum­pi­da. Ya no lo vio im­pre­so, pe­ro su es­pí­ri­tu y su vo­ca­ción de li­ber­tad es­tán pre­sen­tes en es­te heb­do­ma­da­rio cu­yo pro­pó­si­to fue siem­pre la re­fle­xión so­bre la edu­ca­ción y sus re­tos y pro­ble­mas en un país ur­gi­do no de es­co­la­ri­za­ción, sino de edu­ca­ción.

Tu­ve la fortuna de com­par­tir el úl­ti­mo tra­mo de la vi­da de Jor­ge, y me sen­tí hon­ra­do de que, con tre­ce años él más que yo, me con­si­de­ra­se su ami­go: Al­guien con quien con­ver­sé no só­lo so­bre edu­ca­ción su­pe­rior y pe­rio­dis­mo, so­bre po­lí­ti­ca y vi­da so­cial, sino tam­bién, y yo di­ría que es­pe­cial­men­te, so­bre li­te­ra­tu­ra, pues fue un lec­tor en­tu­sias­ta y em­pe­der­ni­do de esos que ya ca­si no hay por­que la ma­yo­ría de las per­so­nas ( in­clu­so vie­jas) han cam­bia­do la lec­tu­ra de li­bros por la es­cri­tu­ra de cu­rio­si­da­des y pue­ri­li­da­des en re­des so­cia­les.

Jor­ge Medina Vie­das te­nía una

Pa­sión crí­ti­ca por la uni­ver­si­dad, y así in­ti­tu­ló el úl­ti­mo de sus li­bros, pu­bli­ca­do por la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Si­na­loa, en 2015. ( Otros tí­tu­los su­yos son: Uni­ver­si­dad, po­lí­ti­ca y so­cie­dad, La Uni­ver­si­dad ame­na­za­da, Éli­tes y de­mo­cra­cia en Mé­xi­co, Me­dios y po­lí­ti­ca y La Anuies y la edu­ca­ción su­pe­rior en

Mé­xi­co ( 1950- 2005). Su ma­yor preo­cu­pa­ción era que la vio­len­cia y el cri­men or­ga­ni­za­do ha­bían to­ma­do los te­rri­to­rios y es­pa­cios po­lí­ti­cos más im­por­tan­tes del país. “Los cri­mi­na­les — pre­ci­sa­ba— hi­cie­ron le­va con los jó­ve­nes ( en la pri­me­ra dé­ca­da de es­te si­glo na­ció en Mé­xi­co la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de ni­ños si­ca­rios), los lle­va­ron a sus cam­pos de ba­ta­lla y los han he­cho creer que el di­ne­ro y una vi­da fá­cil es­tán al al­can­ce de una AK- 47. Así nos di­mos cuen­ta de que la vio­len­cia y el cri­men son pro­ble­mas más gra­ves que el de la edu­ca­ción. Pe­ro la edu­ca­ción tie­ne las vir­tu­des que pue­den lle­var o ga­nar a las per­so­nas pa­ra los va­lo­res y el res­pe­to a la ley”.

Por ello, Jor­ge cre­yó en las bon­da­des de una re­for­ma edu­ca­ti­va que de ve­ras se preo­cu­pa­ra por la edu­ca­ción y no por dar gus­to a los gru­pos de po­der eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co, a quie­nes la edu­ca­ción no les in­tere­sa, sino tan só­lo sus be­ne­fi­cios per­so­na­les, ob­te­ni­dos, eso sí, con la coar­ta­da de la edu­ca­ción. El ob­je­ti­vo, plan­tea­ba, es “res­ca­tar lo me­jor de nues­tros es­tu­dian­tes, lo­grar que nues­tros alum­nos le ga­nen la ba­ta­lla a la per­fi­dia, que sean ellos lo que le

de­vuel­van al país la sol­ven­cia mo­ral y la dignidad de­mo­crá­ti­ca”.

En Pa­sión crí­ti­ca por la uni­ver­si­dad: La au­to­no­mía y otras lu­chas,

su au­tor ex­pli­có: “La edu­ca­ción y el pe­rio­dis­mo han si­do par­te fun­da­men­tal de mis ac­ti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les y po­lí­ti­cas, par­ti­cu­lar­men­te du­ran­te las úl­ti­mas tres dé­ca­das. En cuan­to a am­bas dis­ci­pli­nas, al­go de lo más re­le­van­te que he po­di­do des­cu­brir es lo vas­to y com­ple­jo que re­sul­ta el ám­bi­to de la pri­me­ra y lo di­fí­cil del ejer­ci­cio de la se­gun­da”.

Aun­que ya ca­si na­die lo di­ce así, él te­nía la cer­te­za de que la edu­ca

ción es prio­ri­dad de la pa­tria. De­cir­lo así era re­tro­traer­se a las lec­cio­nes vas­con­ce­lis­tas que le en­se­ña­ron, co­mo lo apun­ta en su li­bro, que “una le­gí­ti­ma as­pi­ra­ción hu­ma­na es con­se­guir que en la so­cie­dad pre­do­mi­ne una es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca y so­cial jus­ta, don­de con­vi­van hom­bres y mu­je­res que sean res­pe­ta­dos en sus de­re­chos y que a su vez sean res­pe­tuo­sos de las le­yes, en un mar­co don­de el ejer­ci­cio de las li­ber­ta­des sea se­ñal de que es­tá au­sen­te to­do signo de au­to­ri­ta­ris­mo”.

Jor­ge Medina Vie­das no veía la edu­ca­ción su­pe­rior co­mo un me­dio pa­ra al­can­zar el fin de en­ca­ra­mar­se en la pi­rá­mi­de so­cial, sino co­mo el es­pa­cio ideal, en un cli­ma de con­vi­ven­cia y de res­pe­to, que le per­mi­tie­ra a la per­so­na, por en­ci­ma de to­do, una me­jo­ría hu­ma­na, in­clui­das des­de lue­go la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca y la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, pe­ro no és­tas co­mo ob­je­ti­vos pri­mor­dia­les des­car­na­dos de to­do sen­ti­do éti­co y de to­da bús­que­da mo­ral.

Lo peor que po­día pa­sar con la edu­ca­ción su­pe­rior, sos­te­nía, es que só­lo sir­va, jus­ta­men­te, pa­ra la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca, sin nin­gún des­te­llo de es­pí­ri­tu: sin cul­tu­ra, sin so­li­da­ri­dad, sin sen­ti­mien­to de in­dig­na­ción an­te la in­jus­ti­cia, y co­mo una sim­ple for­ma de vi­vir “bien” por­que se ha ido a la uni­ver­si­dad, por­que se ha con­ver­ti­do uno en pro­fe­sio­nis­ta, por­que se ha “que­ma­do las pes­ta­ñas” ( que, con fre­cuen­cia, es lo úni­co que se que­man no po­cos uni­ver­si­ta­rios), por­que han se­gui­do un ri­to de pa­sa­je, pa­ra, en fin, de­cir­lo con pa­la­bras de Ga­briel Zaid, por­que han sa­bi­do pa­ra su­bir o por­que el úni­co fin de “sa­ber” siem­pre fue el mis­mo: “su­bir”.

Más de una vez con­ver­sa­mos de que la ver­da­de­ra edu­ca­ción su­pe­rior em­pie­za en las pri­me­ras le­tras y en los pri­me­ros nú­me­ros. Vas­con­ce­los y Torres Bo­det lo su­pie­ron de Mon­taig­ne, y hoy no lo sa­ben mu­chos que por prin­ci­pio no han leí­do a Mon­taig­ne. No se pue­de as­pi­rar a la for­ma­ción de me­jo­res per­so­nas sin el ini­cio de un es­pí­ri­tu cor­dial,

y en es­te pun­to, in­va­ria­ble­men­te, ha­ce ac­to de pre­sen­cia la lec­tu­ra, pe­ro no la lec­tu­ra de cual­quier co­sa, sino la lec­tu­ra de ma­ra­vi­llas que, co­mo que­ría An­drés He­nes­tro­sa, nos pre­pa­ra pa­ra lo que vie­ne des­pués y nos con­fie­re el des­cu­bri­mien­to de la be­lle­za y de la gra­cia, que no es po­ca co­sa en un mun­do ca­si to­do el tiem­po pre­sio­na­do por el éxi­to mun­dano y el be­ne­fi­cio ma­te­rial.

Lle­ga­dos a es­te mo­men­to de la con­ver­sa­ción, Kant nos ayu­da­ba a com­pren­der, gra­cias a las pá­gi­nas de sus lec­cio­nes So­bre pe­da­go­gía que im­par­tió, por una dé­ca­da, en la Uni­ver­si­dad de Kö­nigs­berg, en­tre 1776 y 1787: “El hom­bre só­lo por la edu­ca­ción pue­de lle­gar a ser hom­bre. No es na­da más que lo que la edu­ca­ción ha­ce de él. Hay que no­tar que el hom­bre es só­lo edu­ca­do por hom­bres que, a su vez, es­tán edu­ca­dos. De ahí que tam­bién la fal­ta de dis­ci­pli­na e ins­truc­ción es lo que ha­ce que al­gu­nos hom­bres sean ma­los edu­ca­do­res de sus alum­nos”.

Y Kant tam­bién nos res­pon­día cuan­do nos pre­gun­tá­ba­mos dón­de que­da­ba en­ton­ces el li­bre al­be­drío: “Co­rre­gir­se a sí mis­mo, cul­ti­var­se a sí mis­mo y, si es malo, pro­du­cir mo­ra­li­dad en sí mis­mo: es­to es lo que de­be ha­cer el hom­bre. Pe­ro si se re­fle­xio­na ma­du­ra­men­te so­bre es­to, se en­cuen­tra que es muy di­fí­cil. De ahí que la edu­ca­ción sea el pro­ble­ma más gran­de y más di­fí­cil que se pue­de plan­tear al hom­bre. Pues la in­te­li­gen­cia de­pen­de de la edu­ca­ción, y la edu­ca­ción de­pen­de a su vez de la in­te­li­gen­cia. De ahí que la edu­ca­ción só­lo po­co a po­co pue­da dar un pa­so ha­cia adelante, y só­lo ha­cien­do que una ge­ne­ra­ción trans­mi­ta a la si­guien­te sus ex­pe­rien­cias y co­no­ci­mien­tos, que és­ta aña­da al­go y pa­se a las si­guien­tes”. ( Im­ma­nuel Kant, So­bre pe­da­go­gía, Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba, 2008.)

Y nos que­dá­ba­mos con la cer­te­za kan­tia­na de que “la edu­ca­ción es el pro­ble­ma más gran­de y más di­fí­cil que se pue­de plan­tear al hom­bre”. No hay otro, pues to­dos los de­más sur­gen de la edu­ca­ción, ya que to­da edu­ca­ción fa­lli­da pro­du­ce so­cie­da­des fra­ca­sa­das, y to­da edu­ca­ción in­te­li­gen­te fa­vo­re­ce in­di­vi­duos y so­cie­da­des in­te­li­gen­tes. La vio­len­cia, el nar­co­trá­fi­co, la co­rrup­ción, el cri­men en ge­ne­ral nos di­cen mu­cho del fra­ca­so de la edu­ca­ción que es, en con­se­cuen­cia, el fra­ca­so de la so­cie­dad.

Jor­ge Medina Vie­das ob­ser­va­ba pers­pi­caz­men­te, acer­ca de los pri­me­ros años de es­te si­glo los úl­ti­mos que a él le to­có vi­vir, que na­da ga­ná­ba­mos si­len­cian­do la crí­ti­ca o au­to­cen­su­rán­do­nos pa­ra no in­co­mo­dar a los otros y a no­so­tros mis­mos. En cier­ta oca­sión le ci­té unos ver­sos del poe­ta ca­na­dien­se de ori­gen hún­ga­ro Geor­ge Jo­nas ( 1935- 2016), que él ce­le­bró mu­cho; di­chos ver­sos me los des­cu­brió mi ami­go hún­ga­ro Step­hen Vi­zin­czey, y vi­ven en mi me­mo­ria: “No soy li­bre/ por­que va­lo­ré más la co­mo­di­dad que la ver­dad...”

Coin­ci­día­mos, y él afir­ma­ba: “El sen­ti­do de la crí­ti­ca es cues­tio­nar la reali­dad, ofre­cer ca­mi­nos, pro­po­ner al­ter­na­ti­vas”. En­ten­día la au­to­crí­ti­ca co­mo un ejer­ci­cio de aseo men­tal, y la crí­ti­ca co­mo un opor­tuno pro­fi- lác­ti­co con­tra los dog­mas cul­tos o no. Con­ver­sá­ba­mos tam­bién del idio­ma, pa­sión que com­par­tía­mos. Nues­tras pa­la­bras re­ve­lan lo que so­mos. Y aun­que com­pren­día per­fec­ta­men­te la crea­ti­vi­dad po­pu­lar de nues­tra len­gua, lle­na de gi­ros in­clu­so pro­ca­ces, se in­dig­na­ba an­te “el uso abu­si­vo y co­rrien­te de las ‘ ma­las pa­la­bras’, que de­gra­da el len­gua­je de la co­mu­ni­ca­ción, so­ca­va la ci­vi­li­dad y al­te­ra el am­bien­te de con­vi­ven­cia so­cial”.

In­sis­tía: “A na­die le pue­de sa­tis­fa­cer que mo­dos y es­ti­los de la re­la­ción co­ti­dia­na es­tén mar­ca­dos por vul­ga­ri­da­des e im­pro­pe­rios, y que los mal­ha­bla­dos y los pa­ta­nes se ha­yan apo­de­ra­do de los es­pa­cios y de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción”. Y an­te la pre­vi­si­ble reac­ción de los mal­ha­bla­dos, se apre­su­ró a es­cri­bir: “Pe­ro acla­ro pron­to: ni me de­jé co­rrom­per por la Liga de la De­cen­cia ni me ga­nó la gaz­mo­ñe­ría. No, pa­ra na­da, pe­ro la ver­dad es que lla­ma la aten­ción que la es­tul­ti­cia del in­so­len­te se vuel­va tam­bién par­te de lo que oí­mos y ve­mos en la ra­dio y en la te­le­vi­sión, y aho­ra con ma­yor fre­cuen­cia en la ca­lle”.

Con­ver­sá­ba­mos del li­bro y la lec­tu­ra, pe­ro a él es­pe­cial­men­te le in­tere­sa­ba el pro­ble­ma del li­bro y el hu­ma­nis­mo en la uni­ver­si­dad, y te­nía muy cla­ro que leer o no leer no era el di­le­ma; que el ver­da­de­ro di­le­ma era qué leer en un mun­do don­de hay de­ma­sia­das co­sas que se leen que no apor­tan ab­so­lu­ta­men­te na­da al en­ri­que­ci­mien­to del es­pí­ri­tu, in­clu­so con uni­ver­si­ta­rios le­yen­do, muy en se­rio, bo­be­rías. Pa­ra Jor­ge Medina Vie­das, es­pe­cial­men­te el univ e r s i t a r i o , p a r t i c u l a rmen­te el ser­vi­dor pú­bli­co ( el pol ít ico, el dipu­tado, el se­na­dor, el fun­cio­na­rio, et­cé­te­ra) no de­ben per­der el tiem­po en leer “só­lo pa­ra dis­traer­se”, sino pa­ra no per­der ni un se­gun­do de las co­sas que real­men­te son im­por­tan­tes.

Uno pue­de co­no­cer a las per­so­nas por me­dio de su bi­blio­te­ca y del sig­ni­fi­ca­do que tie­ne és­ta pa­ra su vi­da. Re­pa­san­do las es­tan­te­rías de la bi­blio­te­ca per­so­nal de Jor­ge Medina Vie­das pu­de con­fir­mar sus in­tere­ses. Li­bros de po­lí­ti­ca y so­cio­lo­gía, de an­tro­po­lo­gía y fi­lo­so­fía, pe­ro tam­bién, mu­chos, de li­te­ra­tu­ra, de gran li­te­ra­tu­ra. Los gran­des fi­ló­so­fos, pe­ro tam­bién los gran­des trans­for­ma­do­res de la his­to­ria: Vol­tai­re, Pas­cal, Des­car­tes, Scho­pen­hauer, Mon­taig­ne, Proust, Bal­zac, Goet­he, Ma­quia­ve­lo, Dan­te, Sha­kes­pea­re, Cer­van­tes, Or­te­ga y Gas­set, Kaf­ka, Dos­toievs­ki, Mal­raux, Ca­mus, Ca­po­te, Mai­ler, Go­re Vidal, Up­di­ke, Do­rothy Par­ker, Sar­tre, Isaiah Ber­lin, Bor­ges, Octavio Paz, Al­fon­so Re­yes, Vas­con­ce­los, Vi­la- Ma­tas, Juan Rul­fo, Mon­si­váis, Pi­tol, Jo­sé Emilio Pa­che­co, Car­los Fuen­tes, Fernando del Pa­so, et­cé­te­ra.

La úl­ti­ma vez que lo vi fue en no­viem­bre de 2017. Ce­le­brá­ba­mos ( él co­mo an­fi­trión) el nú­me­ro del quin­ce aniver­sa­rio de Cam­pus. Me di­jo: “Te­ne­mos que pla­ti­car. Es­toy fas­ci­na­do con 4321 de Paul Aus­ter”. Y coin­ci­di­mos en que Cin­co es­qui­nas, de Ma­rio Var­gas Llo­sa, era me­nos de lo que es­pe­rá­ba­mos de uno de nues­tros es­cri­to­res más ad­mi­ra­dos. Le di­je tam­bién que De la es­tu­pi­dez a la lo­cu­ra, las Crónicas pa­ra el fu­tu­ro que nos es­pe­ra, de Um­ber­to Eco, era lo que ne­ce­si­tá­ba­mos pa­ra do­cu­men­tar nues­tro pe­si­mis­mo. Le ci­té de me­mo­ria una fra­se del li­bro: “No sé si los chi­cos de hoy ten­drán aún la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­se en adul­tos, [ pe­ro] los adul­tos, con los ojos pe­ga­dos al mó­vil, ya es­tán per­di­dos pa­ra siem­pre”. Res­pon­dió: “De eso tam­bién te­ne­mos que pla­ti­car”. Y nos des­pe­di­mos.

Des­pués ya só­lo in­ter­cam­bia­mos una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca y un par de co­rreos. Su sa­lud se ha­bía de­te­rio­ra­do. Ha­go es­ta evo­ca­ción con la cer­te­za que él uti­li­zó pa­ra re­fe­rir­se a su ami­go Gilberto Gue­va­ra Nie­bla: “Los afec­tos vie­nen so­los”. Es una gran ver­dad en las per­so­nas que, co­mo él, vi­vie­ron pro­cu­ran­do afec­tos y ver­da­des.

Medina Vie­das te­nía la cer­te­za de que la edu­ca­ción es prio­ri­dad de la pa­tria; una edu­ca­ción ci­men­ta­da en un es­pí­ri­tu cor­dial.EL EX REC­TORsa­bía que la edu­ca­ción es el pro­ble­ma más gran­de y más di­fí­cil que se pue­de plan­tear al hom­bre

Pa­ra Medina Vie­das, la ver­da­de­ra edu­ca­ción su­pe­rior co­men­za­ba des­de las pri­me­ras le­tras y los pri­me­ros nú­me­ros.

“No veía la edu­ca­ción su­pe­rior co­mo un me­dio pa­ra en­ca­ra­mar­se en la pi­rá­mi­de so­cial, sino co­mo el es­pa­cio ideal (...) que le per­mi­tie­ra a la per­so­na, por en­ci­ma de to­do, una me­jo­ría hu­ma­na”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.