CAR­TA A LOS LECTORES DE CAM­PUS

Milenio - Campus - - EDITORIAL - SAL­VA­DOR MEDINA DI­REC­TOR EDI­TO­RIAL

Jor­ge Faus­to Medina Vie­das, mi pa­dre y fun­da­dor de Cam­pus Mi­le­nio, fa­lle­ció la ma­dru­ga­da del jue­ves pa­sa­do. No al­can­zó a ver la edi­ción de aniver­sa­rio que cons­trui­mos a mar­chas for­za­das, pe­ro con de­ter­mi­na­ción y es­fuer­zo, y que se ha­bía pos­ter­ga­do por su en­fer­me­dad.

Des­de 2008, ten­go el pri­vi­le­gio de co­la­bo­rar en Cam­pus.

Han si­do 10 años en que he­mos pre­sen­cia­do a la edu­ca­ción su­pe­rior de Mé­xi­co lu­char por un lu­gar más digno y pro­ta­gó­ni­co en la so­cie­dad de es­te país. Quie­ro pen­sar que es­te su­ple­men­to se­ma­nal ha he­cho su la­bor pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo. Y eso, sin du­da, fue mi­sión y vi­sión de su fun­da­dor.

Es­ta par­ti­da es par­ti­cu­lar­men­te do­lo­ro­sa por dos ra­zo­nes. La pri­me­ra es ob­via: se tra­ta de mi pa­dre, el hom­bre que me en­se­ñó el mun­do, que me ins­tó a la lec­tu­ra y fo­men­tó mi plu­ma, que me acer­có al mun­do de la edu­ca­ción y los me­dios, y que me per­mi­tió ser par­te de es­te pro­yec­to, que ha si­do su or­gu­llo des­de su con­cep­ción.

La se­gun­da, tie­ne que ver con Cam­pus. Aun­que él ya no ha­bía si­do par­te ac­ti­va del su­ple­men­to en los úl­ti­mos me­ses, des­de que to­mó po­se­sión co­mo di­rec­tor ge­ne­ral de Te­le­vi­sión Edu­ca­ti­va, siem­pre opi­na­ba so­bre de­ta­lles del su­ple­men­to an­tes de pu­bli­car­se. Era se­lec­ti­vo con sus con­se­jos, pe­ro siem­pre lo­gra­ba im­pri­mir su pro­pio se­llo a la tinta.

Cam­pus se vol­vió nues­tra for­ma de con­vi­ven­cia, aun­que eso a ve­ces cau­sa­ra na­tu­ra­les fric­cio­nes en­tre pa­dre e hi­jo, men­tor y apren­diz. Pe­ro di­men­sio­né des­de un prin­ci­pio la ti­tá­ni­ca y sig­ni­fi­ca­ti­va la­bor de lo que él con­si­de­ra­ba un lla­ma­do: ser un defensor de la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria y la edu­ca­ción pú­bli­ca, crear un es­pa­cio de di­fu­sión de la la­bor aca­dé­mi­ca y vol­ver­nos vo­ce­ro de las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas fren­te a la so­cie­dad.

De la mano de Jor­ge Medina Vie­das, Cam­pus to­mó un lu­gar pre­pon­de­ran­te en la edu­ca­ción su­pe­rior del país. Han si­do 16 años de lu­char por ello. Y la la­bor se ha cum­pli­do. Pe­ro no se de­tie­ne aquí.

Ha­ce tiem­po, mi pa­dre di­jo una fra­se que que­dó im­pre­sa

en mi me­mo­ria: La cau­sa de mi vi­da es la uni­ver­si­dad.

Y aun­que ha­bla­ba de la Uni­ver­si­dad con ma­yús­cu­las, se re­fe­ría, en el fon­do, a la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Si­na­loa. Fue rec­tor de la ins­ti­tu­ción de 1981 a 1985. Na­cí du­ran­te su rec­to­ra­do y fui co­bi­ja­do por la ins­ti­tu­ción y su co­mu­ni­dad. Aho­ra, en su par­ti­da, su rec­tor y es­po­sa fue­ron par­tí­ci­pes de nues­tro do­lor. No ten­go más que pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to pa­ra Juan Eu­lo­gio Gue­rra y su es­po­sa, Pa­tri­cia Co­rra­les de Gue­rra.

Apro­ve­cho tam­bién pa­ra agra­de­cer la cer­ca­nía y apo­yo de Ma­nuel Quintero, di­rec­tor ge­ne­ral del Te­cNM, y de Ot­to Gra­na­dos Roldán, ex se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción Pú­bli­ca.

Re­cuer­do con ca­ri­ño tam­bién sus años en la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na, don­de tan en­tra­ña­bles amis­ta­des for­mó.

Es­ta­mos abru­ma­dos y con­mo­vi­dos por las mues­tras de ca­ri­ño y pe­sar. Mi pa­dre fue una per­so­na que se en­tre­gó en cuer­po y al­ma a las per­so­nas que es­ta­ban a su al­re­de­dor. Las mues­tras de em­pa­tía, en es­tos días, es­ta­ban ca­si siem- pre acom­pa­ña­das de anéc­do­tas so­bre lo que hi­zo mi pa­dre por mu­cha gen­te. Me fal­tan pa­la­bras pa­ra ter­mi­nar de ex­pre­sar mi agra­de­ci­mien­to y or­gu­llo.

Y es que se tra­tó de una per­so­na que pre­di­có con el ejem­plo. Re­cuer­do que, du­ran­te mi in­fan­cia, al­guien se le acer­có pa­ra que con­si­de­ra­ra la can­di­da­tu­ra por el go­bierno de Si­na­loa. Yo, in­ge­nuo, le di­je emo­cio­na­do que lo hi­cie­ra, que po­día ayu­dar a mu­chas per­so­nas. Él se le­van­tó en­fa­da­do. “¿ Tie­nes idea de lo que se tie­ne que ha­cer pa­ra lle­gar a ser go­ber­na­dor?”. No vol­ví a pre­gun­tar.

Com­pren­dí que no es­ta­ba dis­pues­to a sa­cri­fi­car sus con­vic­cio­nes a cam­bio de po­der. Así me lo hi­zo en­ten­der siem­pre y así vi­vió has­ta su úl­ti­mo alien­to.

Cla­ro que, aun­que uno siem­pre idea­li­za a sus pa­dres, es­tos días me han re­for­za­do esa idea de lo que fue su fi­gu­ra pa­ra mu­chas per­so­nas y, so­bre to­do, pa­ra la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Si­na­loa.

Ade­más de ser un ex­tra­or­di­na­rio pa­dre, fue siem­pre un su­til pro­vee­dor de con­se­jos y ex­pe­rien­cia. Es­tu­vo cer­ca de mí cuan­do tu­ve do­lo­ro­sas pér­di­das per­so­na­les. Y si esas tri­bu­la­cio­nes me pro­ba­ron al­go, es que la vi­da si­gue. Es una lec­ción que pa­re­ce evi­den­te y sen­ci­lla. Pe­ro en el do­lor, se asu­me que el mun­do se de­tie­ne, por­que así su­ce­de pa­ra uno. Y al abrir la puer­ta, nos to­pa­mos con que el mun­do si­guió gi­ran­do, que to­do si­guió co­mo si na­da. “La vi­da si­gue”, me re­cuer­do. Y esa lec­ción la lle­vo con­mi­go.

Días an­tes de pu­bli­car el nú­me­ro de aniver­sa­rio de

Cam­pus, mi pa­dre me pi­dió que es­cri­bie­ra un edi­to­rial “fuer­te, con­tun­den­te”. Y co-

men­zó a ex­pre­sar­se por te­lé­fono. Yo en Ciu­dad de Mé­xi­co, él en Ti­jua­na. Mi pa­dre pen­sa­ba y ha­bla­ba rá­pi­do. To­mé al­gu­nas no­tas de lo que yo in­ter­pre­té co­mo sus de­seos y col­ga­mos. Unos mi­nu­tos des­pués, en­ten­dí lo que que­ría de­cir­me: mi pa­dre se es­ta­ba des­pi­dien­do de Cam­pus.

No lle­ga­ría a ver la fo­to del ma­te­rial im­pre­so que Ja­vier Cha­pa, di­rec­tor de me­dios im­pre­sos de MI­LE­NIO, le hi­zo lle­gar por men­sa­je. No le­yó mi edi­to­rial tam­po­co.

Es­cri­bo es­te tex­to con enor­me pe­sar y nos­tal­gia, cons­cien­te del ca­mino en fren­te, pe­ro con­ven­ci­do de la ta­rea en mí en­co­men­da­da. Agra­dez­co con ca­ri­ño a Ri­car­do Re­yes, cóm­pli­ce, di­se­ña­dor y edi­tor de es­te su­ple­men­to, a Car­los Re­yes, com­pa­ñe­ro y ami­go de mi pa­dre, y a los gen­ti­les co­la­bo­res Adrián Acos­ta, Juan Do­min­go Argüelles, Ale­jan­dro Ca­na­les, Ma­rion Lloyd, Hum­ber­to Mu­ñoz, Car­los Pa­llán, Roberto Ro­drí­guez, a quie­nes mi pa­dre y yo ad­mi­ra­mos y de­be­mos par­te im­por­tan­te de es­te su­ple­men­to. Agra­dez­co, de par­te del equi­po edi­to­rial, la con­fian­za de Gru­po MI­LE­NIO en es­te pro­yec­to, que ha he­cho po­si­ble que es­te­mos aquí, lu­chan­do por la edu­ca­ción su­pe­rior. Re­co­no­ce­mos y agra­de­ce­mos la la­bor de to­das las uni­ver­si­da­des que han par­ti­ci­pa­do con no­so­tros en es­te pro­yec­to y les ase­gu­ra­mos que se­gui­re­mos sien­do es­pa­cio de in­ter­lo­cu­ción con ellas.

Re­cuer­do de re­pen­te el tiem­po que pa­só en la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na, don­de no só­lo for­jó ami­gos per­du­ra­bles, sino que fun­dó la Bi­blio­te­ca del Uni­ver­si­ta­rio jun­to a Ser­gio Pi­tol y Agus­tín del Mo­ral. Me vie­nen a la men­te tam­bién sus en­tra­ña­bles amis­ta­des con En­ri­que Fer­nán­dez Fass­nacht, Ra­fael Ló­pez Cas­ta­ña­res, Raúl Arias, Jo­sé Ma­nuel Piña Gu­tié­rrez y Raúl Contreras, en­tre tan­tos otros. No hu­bo un lu­gar don­de no só­lo bus­ca­ra mar­car una di­fe­ren­cia, sino que tam­bién se que­da­ra con lo me­jor de las per­so­nas.

Es jue­ves 6 de di­ciem­bre, fecha en que se pu­bli­ca el nú­me­ro 782 del su­ple­men­to. Y es­cu­cho, cla­ro y cier­to en mi men­te, que la vi­da si­gue. Y sí:

Cam­pus si­gue.

Di­men­sio­né des­de un prin­ci­pio la ti­tá­ni­ca y sig­ni­fi ca­ti­va la­bor de lo que él con­si­de­ra­ba un lla­ma­do: ser un defensor de la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria y la edu­ca­ción pú­bli­ca”

Cam­pus se vol­vió una for­ma de con­vi­ven­cia en­tre pa­dre e hi­jo, men­tor y apren­diz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.