Jor­ge Medina Vie­das: una Evo­ca­ción

Milenio - Campus - - OPINIÓN - Car­los Pa­llán Fi­gue­roa Ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral eje­cu­ti­vo de la Anuies ca­pa­fi [email protected] hot­mail. com

Una no­che de ju­lio de 2002 ce­né con Jor­ge en el ya des­apa­re­ci­do Los

Ira­bien, de la ca­lle de La Paz, en San An­gel. La reunión te­nía co­mo mo­ti­vo la in­vi­ta­ción a un pro­yec­to edi­to­rial que él desea­ba echar a an­dar lo más pron­to po­si­ble. En esa aco­ge­do­ra at­mós­fe­ra, con me­sas muy se­pa­ra­das, fl ores, plan­tas y un piano del que ema­na­ban, al­ter­na­ti­va­men­te, no­tas lán­gui­das y fes­ti­vas, me ha­bló de lo que con­ten­dría la nue­va pu­bli­ca­ción, de los po­si­bles co­la­bo­ra­do­res y, des­de lue­go, el pa­pel que ju­ga­ría en esos pri­me­ros años del go­bierno del Pre­si­den­te Fox.

Es­ca­sa­men­te, dos me­ses des­pués ( 12 de sep­tiem­bre) apa­re­cía el pri­mer nú­me­ro de Cam­pus. Su por­ta­da, a to­do lo an­cho, in­cluía la ca­be­za: “Uni­ver­si­da­des Pú­bli­cas en los Lí­mi­tes del Co­lap­so”. Ahí mis­mo se anun­cia­ban co­la­bo­ra­cio­nes de En­ri­que Do­ger, de Gilberto Gue­va­ra Nie­bla y el edi­to­rial a car­go de Jo­sé Sa­ruk­hán, quien en su tex­to reafi rma­ba una idea que no ha per­di­do ac­tua­li­dad: “las IES son la pa­lan­ca de cam­bio más im­por­tan­te que tie­ne una so­cie­dad pa­ra desa­rro­llar­se eco­nó­mi­ca, so­cial y cul­tu­ral­men­te, y no exis­te na­ción de al­to ni­vel de avan­ce que ha­ya al­can­za­do es­ta con­di­ción sin ha­ber de­sa­rro­lla­do y apo­ya­do ple­na­men­te su sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior, fun­da­men­tal­men­te con re­cur­sos pú­bli­cos”.

El men­sa­je ini­cial de Jor­ge, en su ca­rác­ter de di­rec­tor, se con­sig­nó en su co­lum­na “En los pa­si­llos”, la cual man­tu­vo has­ta un año atrás, an­tes de ocu­par un car­go en la SEP. En ese es­pa­cio de­fi nió su cre­do edi­to­rial. Así, “La edu­ca­ción su­pe­rior pú­bli­ca de­be ser prio­ri­ta­ria en la agen­da po­lí­ti­ca na­cio­nal. De su si­tua­ción ac­tual y pers­pec­ti­vas de­ben ocu­par­se con ma­yor atin­gen­cia los di­fe­ren­tes ni­ve­les de go­bierno, los le­gis­la­do­res de los dis­tin­tos par­ti­dos, la so­cie­dad, y por su­pues­to, las pro­pias IES”. En fun­ción de ello, “Cam­pus pre­ten­de ser un fo­ro plu­ral pa­ra el aná­li­sis, la refl exión y la di­fu­sión de los gran­des pro­ble­mas que en­fren­ta la edu­ca­ción su­pe­rior en Mé­xi­co”. Du­ran­te 16 años y tres me­ses,

Cam­pus ha apa­re­ci­do en 781 oca­sio­nes, pun­tual­men­te, fi el a las lí­neas que mar­ca­ron su na­ci­mien­to. No es ca­sual. Par­te de la bio­gra­fía in­te­lec­tual y aca­dé­mi­ca de Jor­ge, refl eja­da muy vi­va­men­te por Ot­to Gra­na­dos en su ar­tícu­lo Medina Vie­das, un Me­xi­cano de Bien ( Mi­le­nio, 20 de no­viem­bre), per­mi­te ex­pli­car ati­na­da­men­te la

ra­zón de ser de Cam­pus.

Se­gún ex­pli­ca Ot­to, a Jor­ge le to­có vi­vir en su ca­li­dad de es­tu­dian­te años fi eros en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Si­na­loa. La UAS te­nía en­ton­ces la per­so­na­li­dad de Uni­ver­si­dad De­mo­crá­ti­ca, Crí­ti­ca y Po­pu­lar y pa­sa­ba por mo­men­tos di­fí­ci­les en mu­chos te­rre­nos: la vio­len­cia fí­si­ca, la fal­ta de pre­su­pues­to, la ene­mis­tad, por no de­cir confl ic­to per­ma­nen­te, con los go­bier­nos, Fe­de­ral y lo­cal. Ya gra­dua­do, des­pués de tran­si­tar co­mo aca­dé­mi­co por la UNAM y la BUAP, vuel­ve al te­rru­ño pa­ra ser de­sig­na­do rec­tor du­ran­te el pe­rio­do 1981- 85. A la ma­ne­ra del ver­so de Mar­tí, “ha­bía vi­vi­do en el mons­truo y le co­no­cía las en­tra­ñas”. El nue­vo rec­tor em­pren­de un con­jun­to de ac­cio­nes que im­pac­ta­ban a la ca­sa de es­tu­dios con una “di­fe­ren­cia­ción mo­der­ni­za­do­ra” que mo­di­fi caba el mol­de del An­ti­guo Co­le­gio Ro­sa­lino y que los rec­to­res que le su­ce­die­ron fue­ron am­plian­do sus ho­ri­zon­tes has­ta lle­gar a ser la mag­ní­fi ca uni­ver­si­dad pú­bli­ca que es ac­tual­men­te. Re­cuer­do con es­pe­cial afec­to al rec­tor de la UAS de aque­llos años. Su atil­da­do as­pec­to, aún en aque­llos ca­lo­res de Cu­lia­cán, no se di­ga en el D. F., su con­vo­ca­to­ria de la épo­ca pa­ra que bue­na par­te de los jó­ve­nes aca­dé­mi­cos del país con­cu­rrie­ran a im­pul­sar al­gu­nos de los múl­ti­ples pro­gra­mas que bus­ca­ban la me­jo­ría ins­ti­tu­cio­nal (“mo­der­ni­za­ción” era to­da­vía un tér­mino exe­cra­do en esos am­bien­tes).

En fi n, ter­mi­na­da la ce­na en Los Ira­bien, Jor­ge agra­de­ció que yo hu­bie­se se­lec­cio­na­do el si­tio, di­cién­do­me que sa­lía muy po­co en la no­che y que le ha­bía pa­re­ci­do muy agra­da­ble el am­bien­te. Nos des­pe­di­mos y pen­sé que par­te de los pla­nes es­bo­za­dos se­rían di­fí­ci­les de rea­li­zar y que bien po­dría ser só­lo un pro­yec­to que du­ra­ra un año. Quin­ce me­ses des­pués, al ce­le­brar el pri­mer aniver­sa­rio le ex­pre­sé aquél pen­sa­mien­to o du­da, y só­lo se son­rió sin ha­cer jui­cio al­guno. Al­go si­mi­lar a lo que fue nues­tra úl­ti­ma con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca, tres se­ma­nas atrás, cuan­do le su­ge­rí que de­be­ría­mos con­me­mo­rar, con to­do los co­la­bo­ra­do­res y el equi­po Cam­pus, “los dul­ces die­ci­séis”. La­có­ni­ca­men­te di­jo que se­ría días des­pués del jue­ves 28. Ese día, en la ma­dru­ga­da, cuan­do el nú­me­ro es­pe­cial de Cam­pus em­pe­za­ba a sa­lir de los ta­lle­res de Mi­le­nio pa­ra ser dis­tri­bui­do, par­tía pa­ra siem­pre su di­rec­tor y fun­da­dor.

Con Cam­pus, Medina creó un gran es­pa­cio de aná­li­sis de la edu­ca­ción su­pe­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.