Fun­da­dor y di­rec­tor de Cam­pus

Milenio - Campus - - OPINIÓN - Hum­ber­to Mu­ñoz Gar­cía UNAM. Se­mi­na­rio de Edu­ca­ción Su­pe­rior, IIS. Pro­fe­sor de la FCPS. re­ci­[email protected] unam. mx

En el pri­mer se­mes­tre de 2002, tu­vi­mos un desa­yuno con Jor­ge Medina Vie­das, al que asis­ti­mos un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res del Se­mi­na­rio de Edu­ca­ción Su­pe­rior ( SES). El Maes­tro Jor­ge Iba­rra Men­di­vil, en ese en­ton­ces Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la Anuies, nos ha­bía di­cho que Jor­ge Medina es­ta­ba con la in­ten­ción de crear un Su­ple­men­to so­bre edu­ca­ción su­pe­rior en un pe­rió­di­co de cir­cu­la­ción na­cio­nal. Los in­tere­ses de no­so­tros eran jus­ta­men­te es­cri­bir en un me­dio pe­rio­dís­ti­co es­pe­cia­li­za­do. Te­nía­mos la ex­pe­rien­cia de ha­ber es­cri­to en Uni­ver­si­tas, aus­pi­cia­do por el dia­rio Uno más Uno. Des­pués, par­ti­ci­pa

mos en el Ob­ser­va­to­rio Ciu­da­dano

de la Edu­ca­ción en­ca­be­za­do por Pa­blo La­ta­pí, in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de Es­tu­dios so­bre la Uni­ver­si­dad ( hoy ISSUE). Así que la idea nos ve­nía co­mo ani­llo al de­do.

Jor­ge ha­bló so­bre la ne­ce­si­dad de con­tar con edi­to­ria­lis­tas y nos com­pro­me­ti­mos con él a rea­li­zar di­cha la­bor se­ma­na a se­ma­na. Te­nía­mos muy cla­ro que el co­no­ci­mien­to que pro­du­ci­mos en la uni­ver­si­dad de­be­ría ser di­fun­di­do pa­ra un pú­bli­co más am­plio que el aca­dé­mi­co, y que pu­die­ra lle­gar a to­das las en­ti­da­des de nues­tro te­rri­to­rio.

Lo que ha­ce­mos los in­ves­ti­ga­do­res en cien­cias so­cia­les, en te­mas edu­ca­ti­vos par­ti­cu­lar­men­te, no pue­de que­dar­se en­ce­rra­do en un pe­que­ño gru­po de aca­dé­mi­cos, ni ser pu­bli­ca­do en me­dios y re­vis­tas in­ter­na­cio­na­les, sin te­ner en cuen­ta, pri­me­ro, el país y sus gran­des pro­ble­mas.

Jus­to Sie­rra, al ini­cio de la UNAM, di­jo que el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co de­be es­tar orien­ta­do y contribuir a so­lu­cio­nar los gran­des pro­ble­mas na­cio­na­les. Per­te­nez­co a un gru­po que no elu­de sus res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ra es­tar en el de­ba­te ra­cio­nal y or­ga­ni­za­do, y que en­tien­de, con Frei­re, que ha­blar de edu­ca­ción es ha­blar de po­lí­ti­ca.

Pues­tos al­gu­nos prin­ci­pios de la pos­tu­ra que he­mos asu­mi­do los in­ves­ti­ga­do­res del SES, Jor­ge asin­tió en que nos in­te­grá­ra­mos co­mo equi­po, y así, en Sep­tiem­bre del 2002, se edi­tó y pu­bli­co el pri­mer Nú­me­ro de Cam­pus. El de hoy es el 782. Han co­rri­do 16 años. La ce­le­bra­ción de es­te aniver­sa­rio se en­lu­tó por la pér­di­da de la pre­sen­cia fí­si­ca del di­rec­tor.

A tra­vés de to­do es­te tiem­po, tu­ve la suer­te de te­ner a Jor­ge co­mo ami­go, a quien lle­gué a es­ti­mar y va­lo­rar por su in­te­li­gen­cia y ge­ne­ro­si­dad. Por que Jor­ge era un po­li­tó­lo­go y un po­lí­ti­co en el buen sen­ti­do de la pa­la­bra. Aca­dé­mi­co du­ran­te mu­chos años y ex­ce­len­te co­mu­ni­ca­dor.

Y si uno re­vi­sa su tra­yec­to­ria, en­con­tra­rá que con es­tas cua­li­da­des lu­chó en su vi­da por el bien de la uni­ver­si­dad pú­bli­ca, tan­to que lle­gó a ser el rec­tor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Si­na­loa, su al­ma ma­ter an­tes que to­do. En el pun­to de es­for­zar­se por y pa­ra la uni­ver­si­dad pú­bli­ca tu­vi­mos ab­so­lu­ta coin­ci­den­cia.

En el trans­cur­so de los años,

Cam­pus lle­gó a con­so­li­dar­se, lo que no ocu­rrió en un pro­ce­so li­neal. En mu­chos mo­men­tos sen­ti­mos que po­día des­apa­re­cer, que te­nía ame­na­zas. En los mo­men­tos di­fí­ci­les es­tu­vi­mos con Jor­ge y lo apo­ya­mos con to­das nues­tras fuer­zas y me­dios.

Hu­bo cohe­sión de gru­po, por­que el Dr. Medina, di­rec­tor de Cam

pus, fue siem­pre com­pren­si­ble a los plan­tea­mien­tos crí­ti­cos que des­de la aca­de­mia se ha­cen al sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Po­día no es­tar de acuer­do, pe­ro in­va­ria­ble­men­te dio ca­bi­da a nues­tros plan­tea­mien­tos. Jor­ge fue una per­so­na con men­te abier­ta y cla­ra.

Cam­pus cre­ció en ta­ma­ño y en ca­li­dad de pre­sen­ta­ción im­pre­sa. El di­rec­tor in­no­vó en la for­ma y el con­te­ni­do del Su­ple­men­to. Tam­bién, cre­ció en ca­li­dad e im­por­tan­cia de los te­mas tra­ta­dos, en la me­di­da en que no­so­tros los edi­to­ria­lis­tas fui­mos ma­du­ran­do co­mo es­cri­to­res que ex­po­nen sus ideas en cor­to. Ideas vin­cu­la­das a la co­yun­tu­ra y a las ten­den­cias es­truc­tu­ra­les.

Ac­tual­men­te, asi­mis­mo, el Su­ple­men­to se pue­de con­sul­tar en lí­nea, tal co­mo apa­re­ce im­pre­so, con un con­te­ni­do am­plio que da no­ti­cia de lo que ocu­rre en el sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior na­cio­nal y en al­gu­nos ru­bros de la cul­tu­ra so­cial.

El di­rec­tor de Cam­pus de­ja ar­ma­do el Su­ple­men­to con un Con­se­jo Con­sul­ti­vo en el que fi­gu­ran Sal­va­dor Medina, Car­los Re­yes y Ri­car­do Re­yes, quie­nes tie­nen el en­car­go de for­mar los nú­me­ros se­ma­na a se­ma­na y co­la­bo­rar con ar­tícu­los. Son tres pi­la­res que con­si­de­ro im­pres­cin­di­bles. Tam­bién, de­ja un Con­se­jo Edi­to­rial en el que se agru­pan in­ves­ti­ga­do­res re­co­no­ci­dos en el país por la im­por­tan­cia de su obra edu­ca­ti­va. En con­jun­to sa­bre­mos res­pon­der a los re­tos que vie­nen, por­que Jor­ge nos de­jo fuer­za pa­ra ha­cer­lo.

Des­can­sa en paz, que­ri­do ami­go. Que­das en el re­cuer­do. Te va­mos a ex­tra­ñar mu­cho.

“En mu­chos mo­men­tos sen­ti­mos que po­día des­apa­re­cer, que te­nía ame­na­zas.

En los mo­men­tos di­fí­ci­les es­tu­vi­mos con Jor­ge y lo apo­ya­mos con to­das nues­tras fuer­zas y me­dios”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.