ETERNO AGRA­DE­CI­MIEN­TO

Milenio - Campus - - OPINIÓN - CAR­LOS RE­YES

Pue­do es­cri­bir mu­chas lí­neas en torno a lo que sig­ni­fi­có en mi vi­da pro­fe­sio­nal y per­so­nal. Mu­cho de lo que soy aho­ra co­mo pe­rio­dis­ta, re­por­te­ro y pa­dre de familia, se lo de­bo a esas in­nu­me­ra­bles char­las por la tar­de y no­che que sos­tu­ve con Jor­ge Medina Vie­das, quien ha­ce unos días fa­lle­ció, y de cu­ya sor­pre­sa aún no me re­cu­pe­ro.

Pien­so a ve­ces que va a mar­car­me pa­ra pe­dir al­gún ajus­te en los tex­tos, o pa­ra con­sul­tar­me en torno a al­guno de sus tan­tos pro­yec­tos. Pien­so de nue­vo en tan­tas ex­pe­rien­cias com­par­ti­das du­ran­te ca­si 15 años, en to­das y ca­da una de esas imá­ge­nes que van a que­dar pa­ra siem­pre. Ocu­rre así cuan­do se va al­guien en­tra­ña­ble, al­guien que siem­pre tu­vo pa­la­bras de alien­to, de áni­mo en mo­men­tos di­fí­ci­les; pa­la­bras pa­ra los ami­gos, los com­pa­ñe­ros de via­je y de ru­ta, pa­ra los que siem­pre se cru­za­ron en su ca­mino y pa­ra quie­nes se acer­ca­ron a él.

Re­cuer­do cuan­do lo co­no­cí. Fue por aque­llos años de la tran­si­ción po­lí­ti­ca de 2000, cuan­do Vicente Fox asu­mió la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, cuan­do un su­ple­men­to de­di­ca­do a la edu­ca­ción sur­gía en las pá­gi­nas de

Mi­le­nio Dia­rio. En aque­llos tiem­pos acu­dí por par­te de Re

for­ma a la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Uni­ver­si­da­des e Ins­ti­tu­cio­nes de Edu­ca­ción Su­pe­rior ( ANUIES) pa­ra en­tre­vis­tar al en­ton­ces Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral Eje­cu­ti­vo de la mis­ma, Ra­fael Ló­pez Cas­ta­ña­res. Mi­nu­tos an­tes, se me con­sul­tó si no ha­bía in­con­ve­nien­te en que la char­la se hi­cie­ra tam­bién con Jor­ge Medina Vie­das, di­rec­tor de ese su­ple­men­to, quien tam­bién te­nía al­gu­nas in­te­rro­gan­tes que re­sol­ver. Accedí sin pen­sar­lo. Y ahí en una de los sa­lo­nes de jun­tas de esas ofi­ci­nas ubi­ca­das en Te­na­yu­ca, lo vi por vez pri­me­ra.

Mien­tras es­pe­rá­ba­mos a que lle­ga­ra el en­tre­vis­ta­do, el Doc­tor Medina Vie­das, co­mo to­do mun­do le lla­ma­ba, más por ca­ri­ño que por de­fe­ren­cia aca­dé­mi­ca, dio mues­tras de ser un hom­bre apa­sio­na­do de la li­te­ra­tu­ra y las le­tras. Creo que esa era una de sus for­mas de ex­pli­car el mun­do. Nos con­tó en­ton­ces anéc­do­tas vi­vi­das al la­do de Juan de la Ca­ba­da, de Car­los Mon­si­váis, de Ser­gio Pi­tol y tan­tos au­to­res que com­par­tie­ron con él mu­chos tra-

yec­tos en el mun­do edi­to­rial. Ya du­ran­te la en­tre­vis­ta, siem­pre se mos­tró res­pe­tuo­so y aten­to a los cues­tio­na­mien­tos. Po­co más de una ho­ra des­pués me des­pe­dí de él. En ese mo­men­to nun­ca pen­sé que tiem­po des­pués me re­uni­ría con él pa­ra ini­ciar el ca­mino en Cam­pus.

Des­de en­ton­ces, co­men­za­mos es­te tra­yec­to que tam­bién ha­ce unos días cum­plió 16 años. Coin­ci­den­cia o no, se fue jus­to cuan­do la edi­ción es­pe­cial sa­lió a la luz. Siem­pre aten­to, quis­qui­llo­so en los de­ta­lles, has­ta dar el úl­ti­mo to­que. Así era él ca­da se­ma­na to­dos los mar­tes cuan­do el su­ple­men­to vi­vía sus ho­ras de cie­rre. Có­mo ol­vi­dar aque­lla oca­sión en la que, por un error en el sis­te­ma de im­pre­sión del pe­rió­di­co, pa­sa­mos to­da la ma­dru­ga­da en las ins­ta­la­cio­nes de Mi­le­nio

Dia­rio. Se­rían aca­so las cin­co o seis de la ma­ña­na cuan­do nos re­ti­ra­mos. Y esos tiem­pos “muer­tos” se con­ver­tían en una opor­tu­ni­dad pa­ra ha­blar de li­bros, de mú­si­ca, de po­lí­ti­ca, de ciencia, de me­dios de co­mu­ni­ca­ción y re­des so­cia­les.

Yo en lo per­so­nal pre­fe­ría las char­las so­bre el acon­te­cer po­lí­ti­co. Por­que te­nía un tino y una fa­ci­li­dad pa­ra ana­li­zar lo que ocu­rría en el país que des­me­nu­za­ba to­do de una for­ma tan sen­ci­lla. Sus opi­nio­nes es­ta­ban ale­ja­das de los lu­ga­res co­mu­nes de la ma­yo­ría de los ar­ti­cu­lis­tas de aquel en­ton­ces. Eso las ha­cía mu­cho más va­lio­sas. Es­cu­char de pri­me­ra mano vo­ces que des­en­tra­ña­ban las co­yun­tu­ras po­lí­ti­cas y a los per­so­na­jes que eran pro­ta­go­nis­tas de to­dos esos acon­te­ci­mien­tos. Por eso lo alen­ta­ba siem­pre a ha­blar de esos te­mas. No te­nía des­per­di­cio pa­sar el tiem­po es­cu­chán­do­lo.

Con él com­par­tí tres cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les que pa­ra él siem­pre fue­ron opor­tu­ni­da­des pe­rio­dís­ti­cas de in­da­gar y des­cu­brir en ca­da se­xe­nio las po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas en turno. Pri­me­ro fue el triun­fo de Fe­li­pe Cal­de­rón y la cri­sis crea­da por el can­di­da­to de­rro­ta­do. Fue siem­pre una voz fres­ca y cohe­ren­te con sus con­vic­cio­nes du­ran­te to­dos esos me­ses post­elec­to­ra­les. Seis años des­pués fue el triun­fo ava­sa­lla­dor de En­ri­que Pe­ña Nie­to en las ur­nas. Mar­có dis­tan­cia siem­pre y nun­ca de­jó la crí­ti­ca cuan­do ame­ri­ta­ba cues­tio­nar los pa­sos del go­bierno que aca­bó ha­ce unos días. Ape­nas es­te año, ya con pro­ble­mas se­rios de sa­lud, co­men­té en mu­chas oca­sio­nes con él los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les que co­lo­ca­ron a An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor co­mo pre­si­den­te. Vino en­ton­ces la me­su­ra, el aná­li­sis me­ticu­loso y la per­ti­nen­cia de sus co­men­ta­rios. En to­dos los ca­sos en­con­tra­ba el tono y el mo­men­to pa­ra de­cir

Creo que una for­ma de se­guir en ese ca­mino y re­cor­dar­lo siem­pre, co­mo a él le gus­ta­ría, es man­te­ner la ru­ta ha­cia adelante”

lo que pen­sa­ba so­bre lo que al país se le ve­nía po­lí­ti­ca­men­te.

Con el Doc­tor re­co­rrí mu­chas ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior du­ran­te to­dos es­tos años. Cu­bri­mos in­for­mes de ac­ti­vi­da­des de los rec­to­res, asam­bleas ge­ne­ra­les de la Anuies, pa­sa­re­las de can­di­da­tos pre­si­den­cia­les, en­tre­vis­tas, fo­ros edu­ca­ti­vos y mu­chos even­tos que pu­bli­ca­mos en el su­ple­men­to. En to­dos y ca­da uno de los viajes que­da­ron anéc­do­tas y ex­pe­rien­cias que siem­pre en­ri­que­ció con sus añoranzas y sus años vi­vi­dos en la aca­de­mia, en la po­lí­ti­ca y en el ám­bi­to uni­ver­si­ta­rio. Era co­mo es­tar en una má­qui­na del tiem­po y re­cor­dar con él sus años den­tro del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til de 1968, su via­je a Es­pa­ña pa­ra es­tu­diar, su in­gre­so al ser­vi­cio pú­bli­co, sus años en la rec­to­ría de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Si­na­loa ( UAS), e in­clu­so de­ta­lles fa­mi­lia­res que hoy tam­bién le agra­dez­co ha­ya com­par­ti­do con­mi­go. De he­cho a su es­po­sa, hi­jos y nie­tos, los co­no­cí pri­me­ro por to­das esas re­fe­ren­cias que hi­zo el Doc­tor du­ran­te es­te tiem­po.

To­da­vía ha­ce po­co más de un mes de su par­ti­da, tu­ve la fortuna y la di­cha de ver­lo y pla­ti­car una vez más con él. Lo ani­mé en mu­chas oca­sio­nes a es­cri­bir ese li­bro bio­grá­fi­co don­de plas­ma­ra to­das esas vi­ven­cias y re­cuer­dos. Creo que la idea no le era del to­do in­di­fe­ren­te y has­ta cier­to pun­to lo con­si­de­ró co­mo una po­si­bi­li­dad. La­men­ta­ble­men­te el tiem­po nos ga­nó en ese pro­yec­to.

Vi­ví tam­bién, des­de la me­mo­ria de Jor­ge Medina Vie­das, mu­chos pa­sa­jes en los que co­no­ció a per­so­na­jes de la po­lí­ti­ca, de la li­te­ra­tu­ra, de las ar­tes, de la aca­de­mia, de la cul­tu­ra, de la ciencia. A al­gu­nos de ellos los co­no­cí al acom­pa­ñar­lo en al­gu­nos en­car­gos pe­rio­dís­ti­cos. Con al­gu­nos tu­vi­mos ro­ces, di­fe­ren­cias, pe­ro siem­pre pri­vi­le­gió el diá­lo­go y tra­tó siem­pre en to­do mo­men­to de com­par­tir las coin­ci­den­cias. In­clu­so, cuan­do al­gu­nos de ellos no le die­ron el tra­to jus­to, hu­mano y aten­to que él siem­pre tu­vo con to­dos. No era hom­bre de en­co­nos. Sí lo fue de leal­ta­des. Por­que ese era uno de los va­lo­res que in­cul­ca­ba siem­pre des­de el te­rreno per­so­nal y pro­fe­sio­nal.

En al­gu­na oca­sión, du­ran­te un via­je a Chia­pas pa­ra se­guir a los rec­to­res, me to­có a mí cu­brir el even­to en so­li­ta­rio. Un com­pro­mi­so le im­pi­dió aque­lla oca­sión es­tar ahí pa­ra ha­cer el tra­ba­jo al ali­món. Fue una res­pon­sa­bi­li­dad enor­me. Otro ami­go, Jo­sé Ga­lán, re­por­te­ro de La Jor­na­da, quien tam­bién ya fa­lle­ció, no­tó mi ner­vio­sis­mo mi­nu­tos an­tes de re­dac­tar el re­por­te de aque­lla reunión. Se acer­có a mí y me di­jo, con la cer­te­za que le dan los años:” no te apu­res, tú re­dac­ta tu tra­ba­jo con to­da tran­qui­li­dad, si Medina Vie­das te man­da a es­tas co­sas so­lo, es por­que te tie­ne la con­fian­za y sa­be que lo vas a ha­cer bien. Cuan­do él con­fía en ti, es­tás del otro la­do. Co­rres­pon­de siem­pre esa con­fian­za”.

Creo que eso fue lo que in­ten­té siem­pre de lo­grar. Res­pon­der a ese res­pal­do que me dio en to­do mo­men­to en es­tos ca­si 15 años. De he­cho, es­ta co­lum­na sur­gió co­mo una idea su­ya y a él le de­bo el nom­bre de la mis­ma. Des­de en­ton­ces me per­mi­tió ex­pre­sar aquí opi­nio­nes a de­ta­lle de to­do lo que ocu­rre en las uni­ver­si­da­des del país y en la edu­ca­ción su­pe­rior. Nun­ca me cen­su­ró ni cues­tio­nó mis pun­tos de vis­ta. Siem­pre es­tu­vo aten­to pa­ra leer, co­men­tar e in­ter­cam­biar ideas. Por eso le agra­dez­co es­tos años y es­ta con­fian­za. Quie­nes so­mos par­te de es­te su­ple­men­to sa­be­mos que él de­jó su vi­da y su pa­sión por las pá­gi­nas de es­te su­ple­men­to. Lo qui­so ver cre­cer en to­do mo­men­to, por en­ci­ma de las li­mi­ta­cio­nes y los tiem­pos. Creo que una for­ma de se­guir en ese ca­mino y re­cor­dar­lo siem­pre, co­mo a él le gus­ta­ría, es man­te­ner la ru­ta ha­cia adelante. Que sean su re­cuer­do, sus con­se­jos y sus en­se­ñan­zas un es­tan­dar­te y una guía pa­ra Cam­pus.

Jor­ge Medina Vie­das po­día ana­li­zar con tino la reali­dad po­lí­ti­ca del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.