Amis­tad y pe­rio­dis­mo edu­ca­ti­vo

Milenio - Campus - - OPINIÓN - Héc­tor Mar­tí­nez Ro­jas

El amor más gran­de que uno pue­de te­ner es dar su vi­da por sus ami­gos. Juan 15: 13

Soy un con­ven­ci­do que lo me­jor de es­te mun­do es en­tre­gar vo­lun­ta­ria­men­te la vi­da, en abo­nos cla­ro es­tá, po­co a po­co y con el es­fuer­zo co­ti­diano pa­ra los de­más, pa­ra el pró­ji­mo, pa­ra tu familia, tus ami­gos, tu pa­tria. Con­ven­ci­do tam­bién es­toy que así fue la vi­da de la per­so­na a quien hoy de­di­ca­mos es­tas lí­neas. Un hom­bre prác­ti­co y ge­ne­ro­so, en­tre­ga­do a las uni­ver­si­da­des y a la edu­ca­ción des­de el pe­rio­dis­mo y la fun­ción pú­bli­ca. Su par­ti­da, pa­ra quie­nes no lo lo­gra­mos co­no­cer a fon­do es una gran­dí­si­ma lec­ción de vi­da. Y es que re­sul­ta sor­pren­den­te co­mo una per­so­na se pue­de con­ver­tir en ins­ti­tu­ción, Jor­ge Faus­to Medina Vie­das fue du­ran­te su vi­da adul­ta una es­cue­la por to­das y ca­da una de las ins­ti­tu­cio­nes por las que pa­só. Sus pa­sos, su pre­sen­cia fue — co­mo di­je­ra el poe­ta— una le­yen­da de se­mi­llas.

Su ul­ti­mo car­go al fren­te de Te­le­vi­sión Edu­ca­ti­va to­da­vía así lo re­fle­ja. He­ri­do de muer­te por cán­cer en el esó­fa­go, aún así su­po im­preg­nar gra­tos re­cuer­dos den­tro de es­te gran ca­nal pú­bli­co me­xi­cano. De­bo re­co­no­cer que mi re­la­ción con el Dr. Medina — si bien pu­di­mos coin­ci­dir en dis­tin­tas reunio­nes pú­bli­cas y pri­va­das— fue es­tric­ta­men­te pro­fe­sio­nal. Él me dio tra­ba­jo en el su­ple­men­to que creó ha­ce exac­ta­men­te 16 años; la di­fe­ren­cia de edad nun­ca fue un obs­tácu­lo pa­ra re­tro­ali­men­tar­nos mu­tua­men­te. Cuan­do él fue rec­tor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Si­na­loa ( UAS) 1981- 1985, su ser­vi­dor, es­ta­ba na­cien­do.

Al Dr. Medina lo co­no­cí el pri­me­ro de abril de 2013 en la redacción de Mi­le­nio Dia­rio. Ha­cía unas se­ma­nas que me ha­bía que­da­do sin em­pleo de­bi­do a un li­ti­gio en el que se ha­bía me­ti­do por ese en­ton­ces el me­dio pa­ra el que co­la­bo­ra­ba. Cuan­do mis in­ten­cio­nes de em­plear­me ca­ye­ron a la redacción de Cam­pus, tar­da­ron un par de días en ha­blar­me, la con­tra­ta­ción fue téc­ni­ca­men­te in­me­dia­ta. Ha­blé con el Dr. Medina un lu­nes en la tar­de, pa­ra el miér­co­les ya co­men­za­ba co­mo co­la­bo­ra­dor de es­te gran su­ple­men­to; de in­me­dia­to me di cuen­ta de la ge­ne­ro­si­dad ro­bus­ta del Dr. Medina, su vi­sión, su pa­sión por la edu­ca­ción pú­bli­ca y la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria.

Los ro­ma­nos crea­ron la pa­la­bra ge­ne­ro­sus, pa­ra alu­dir a los “na­ci­dos de cu­na ilus­tre”, los no­bles. Sur­gió lue­go el sus­tan­ti­vo ge­ne­ro­si­tas que se re­fe­ría a cua­li­da­des co­mo la no­ble­za, la bue­na ca­li­dad de per­so­nas de cla­se al­ta. Una de las vir­tu­des que se atri­buían a los no­bles en Roma era lo que hoy lla­ma­mos ge­ne­ro­si­dad, con­sis­ten­te en dar a los de­más, ayu­dar a los ne­ce­si­ta­dos sin es­pe­rar na­da a cam­bio. Así era el Dr. Medina, es­toy se­gu­ro que co­mo to­do gran hom­bre siem­pre tu­vo sus con­tras­tes, pe­ro al me­nos, lo que tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­no­cer me de­jó esa im­pre­sión. Jun­to con el due­lo, hay cier­to de­jo de ale­gría cuan­do uno ve, es­cu­cha o lee gra­tos re­cuer­dos de per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes que tam­bién echan de me­nos al que nos de­jó, ade­lan­tán­do­se a ese via­je que to­dos al­gún día he­mos de em­pren­der.

No me gus­ta­ría ha­cer­lo pe­ro la vi­da se ha es­for­za­do en sub­ra­yar­me un nú­me­ro. Cuan­do co­no­cí al Dr. Medina, mi her­mano de 21 años te­nía seis me­ses de fa­lle­ci­do, él mu­rió un 29 de sep­tiem­bre, cuan­do me en­te­ré que el Dr., fa­lle­ció la ma­dru­ga­da del 29 de no­viem­bre, no pu­de de­jar de no­tar la coin­ci­den­cia. Du­ran­te es­tos po­co más de cin­co años, pa­ra mi el Dr. Medina fue más que un alia­do, fue co­mo un pa­dre pro­fe­sio­nal, siem­pre me acon­se­jó, siem­pre me guió, siem­pre me ayu­dó: siem­pre es­ta­ré en­deu­da­do.

Mon­taig­ne en un pe­que­ño en­sa­yo so­bre la amis­tad, plan­tea co­mo los ver­da­de­ros ami­gos siem­pre bus­can “pres­tar­se mu­tuos ser­vi­cios”. “Pa­re­ce que no hay na­da que a lo que la na­tu­ra­le­za nos im­pul­se tan­to co­mo al tra­to so­cial”, pe­rio­dis­ta co­mo era el Dr. Medina su­po ocu­par la ac­ti­vi­dad me­diá­ti­ca pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca fi­na, su­po ocu­par su car­te­ra de re­la­cio­nes pú­bli­cas pa­ra cons­truir víncu­los fra­ter­nos más allá de las ge­ne­ra­cio­nes, más allá de las ideo­lo­gías co­mo buen si­na­loen­se uni­ver­sal.

Aris­tó­te­les ase­gu­ra­ba que los bue­nos le­gis­la­do­res han cui­da­do más de la amis­tad que de la jus­ti­cia. Mien­tras Mon­taig­ne nos ex­pu­so co­mo “el úl­ti­mo ex­tre­mo de la per­fec­ción en las re­la­cio­nes que li­gan a los hu­ma­nos re­si­de en la amis­tad”. Pa­ra de­cir­lo en po­cas lí­neas y ga­nar en pers­pec­ti­va, al fa­lle­cer el Dr. Medina dos se­cre­ta­rios de Edu­ca­ción Pú­bli­ca — el en­tran­te y el sa­lien­te— lo re­co­no­cie­ron co­mo un que­ri­do ami­go.

Pe­ro no só­lo los ti­tu­la­res de la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca ( SEP) emi­tie­ron sus obituarios y con­do­len­cias, la agen­cia de no­ti­cias del Es­ta­do Me­xi­cano Notimex de la cual fue di­rec­tor de 1994 al año 2000, con­fir­mó que el pa­so del Dr. Medina por es­ta ins­ti­tu­ción de­to­nó “su cre­ci­mien­to ha­cia Amé­ri­ca La­ti­na”. De he­cho, si qui­sie­ra ha­cer un re­cuen­to de los pé­sa­me y la­men­ta­cio­nes que flu­ye­ron en es­te­la, el es­pa­cio no me al­can­za­ría.

Es ob­vie­dad, pe­ro en Cam­pus nos en­vol­ve­mos en el due­lo y tam­bién en un com­pro­mi­so con lo he­re­da­do. Los 16 años de tra­yec­to­ria del su­ple­men­to a fa­vor del apun­ta­la­mien­to de las po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas no es una he­ren­cia me­nor. El Dr. Medina nos de­jo en­deu­da­dos con el com­pro­mi­so de la de­fen­sa de la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria, mo­tor de la na­ción.

Po­co an­tes de la na­vi­dad de 2014, des­pués de que se le­van­tó el pa­ro po­li­téc­ni­co, el Dr. Medina me vol­vió a fa­vo­re­cer con su ge­ne­ro­si­dad y me abrió las puer­tas al ser­vi­cio pú­bli­co pa­ra en­car­gar­me de la pro­mo­ción y di­fu­sión de las obras edi­ta­das por ca­da una de las 18 de­pen­den­cias que com­pren­de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca Fe­de­ral ( APF), la ta­rea ha si­do un en­can­to. Lec­tu­ra y cul­tu­ra, cul­tu­ra y lec­tu­ra. Jus­to en los pa­ra­bie­nes del año nue­vo 2018, lo que el Dr. Medina me deseó fue tiem­po pa­ra la lec­tu­ra y la crea­ción.

Es­toy con­ven­ci­do que la me­jor for­ma de hon­rar su me­mo­ria es ha­cer­me un lec­tor ague­rri­do y con­tu­maz un crea­dor; com­pro­me­ti­do con la la­bor que Cam­pus ha sa­bi­do sos­te­ner des­de ha­ce 16 años: pro­mo­ver la edu­ca­ción, la ciencia y la cul­tu­ra. Des­can­se en paz Dr. Jor­ge Faus­to Medina Vie­das, des­pier­to a la eter­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.