MA­REA DE AUS­TE­RI­DAD

An­te la re­cien­te ini­cia­ti­va de la ofi ci­na de cien­cia y tec­no­lo­gía en Es­pa­ña, con­vie­ne re­cor­dar el tra­ba­jo del INC­yTU

Milenio - Campus - - NOTA DE LA SEMANA -

La Me­sa de la Cá­ma­ra apro­bó pa­ra el año pró­xi­mo un mon­to de 200 mil eu­ros pa­ra una ofi­ci­na de cien­cia y tec­no­lo­gía en el par­la­men­to. Es­to ocu­rrió la semana pa­sa­da: “los prin­ci­pa­les gru­pos po­lí­ti­cos de la cá­ma­ra al­can­za­ron un ra­ro con­sen­so pa­ra crear esta ofi­ci­na, cu­yo pre­su­pues­to apa­re­ce en el ca­pí­tu­lo de gas­tos de per­so­nal” ( 10.12.2018).

Una ofi­ci­na que ofre­ce­rá in­for­ma­ción no par­ti­dis­ta a los dipu­tados, siem­pre so­bre la ba­se de evi­den­cias cien­tí­fi­cas, con el fin de en­ri­que­cer el de­ba­te po­lí­ti­co y ofre­cer ele­men­tos pa­ra la to­ma de de­ci­sión. Pe­ro no, no se tra­ta del Con­gre­so me­xi­cano, es el ca­so de Es­pa­ña y es la me­sa que pre­si­de Ana Pas­tor.

Lo sor­pren­den­te es que, en el ca­so de Mé­xi­co, la dis­cu­sión so­bre la ins­tau­ra­ción de una ins­tan­cia con esas ca­rac­te­rís­ti­cas se dio des­de el 2015 en el Se­na­do, a pro­pues­ta de Jo­sé Franco, el coordinador del Fo­ro Con­sul­ti­vo Cien­tí­fi­co y Tec­no­ló­gi­co ( FCC­yT). A par­tir de esa fe­cha acor­da­ron su crea­ción y la de­no­mi­na­ron Ofi­ci­na de In­for­ma­ción Cien­tí­fi­ca y Tec­no­ló­gi­ca pa­ra el Con­gre­so de la Unión ( INC­yTU).

En el país eu­ro­peo la crea­ción de la ofi­ci­na to­da­vía no es un he­cho, por­que to­do el pre­su­pues­to del Es­ta­do es­pa­ñol es­tá en ne­go­cia­ción, se­rá co­sa de cua­drar ci­fras y ver si se sos­tie­ne el res­pal­do a la ini­cia­ti­va. Sin em­bar­go, los le­gis­la­do­res, es­po­lea­dos por la cam­pa­ña de un gru­po de cien­tí­fi­cos (“Cien­cia en el Par­la- men­to”), re­co­no­cie­ron que Es­pa­ña era una de las po­cas na­cio­nes que no con­ta­ba con un or­ga­nis­mo de ese ti­po y ya era mo­men­to de rec­ti­fi­car.

En Mé­xi­co, de acuer­do con el si­tio elec­tró­ni­co de INC­yTU, la ofi­ci­na es ope­ra­da por el FCC­yT y, bien a bien, co­men­zó a fun­cio­nar el año pa­sa­do. To­mó co­mo mo­de­lo la Ofi­ci­na Par­la­men­ta­ria de Cien­cia y Tec­no­lo­gía del Reino Uni­do ( Par­la­men­tary Of­fi­ce of Scien­ce and Tech­no­logy, POST). Un or­ga­nis­mo crea­do pa­ra ase­so­rar y pres­tar di­fe­ren­tes ser­vi­cios a los le­gis­la­do­res ( Lo­res y Co­mu­nes). A la fe­cha, la in­for­ma­ción y do­cu­men­tos de esa ofi­ci­na son al­ta­men­te va­lo­ra­dos.

En es­tric­to sentido, la ofi­ci­na me­xi­ca­na no si­guió el mis­mo mo­de­lo de la na­ción eu­ro­pea, tan­to por la es­truc­tu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va co­mo por la dis­po­si­ción de ser­vi­cios, aun­que sí com­par­te el mis­mo fin de acer­car a los le­gis­la­do­res in­for­ma­ción re­le­van­te, ba­sa­da en in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca pa­ra la ela­bo­ra­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas. La mis­ma Ofi­ci­na de­cla­ra que sus ta­reas prin­ci­pa­les son: pro­por­cio­nar in­for­ma­ción, aná­li­sis y ase­so­ría en di­fe­ren­tes áreas de es­pe­cia­li­dad, así co­mo in­ter­pre­tar y ana­li­zar te­mas de in­te­rés le­gis­la­ti­vo y di­fun­dir el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co.

En reali­dad, la ac­ti­vi­dad pú­bli­ca de INC­yTU se ha li­mi­ta­do a una vein­te­na de no­tas in­for­ma­ti­vas bre­ves so­bre va­ria­dos te­mas. La pri­mer no­ta fue ela­bo­ra­da en agos­to de 2016 y fue so­bre el in­te­rés pú­bli­co de los ma­cro­da­tos ( Big Da­ta). La idea de las no­tas es pre­sen­tar in­for­ma­ción du­ra so­bre un te­ma- pro­ble­ma y las po­si­cio­nes de dis­tin­tos ac­to­res. Tal vez el tra­ba­jo de INC­yTU ha si­do re­le­van­te pa­ra al­gu­nos le­gis­la­do­res, pe­ro no ha tras­cen­di­do pú­bli­ca­men­te.

Qui­zás la ma­yor ex­po­si­ción pú­bli­ca del tra­ba­jo de INC­yTU fue a pro­pó­si­to de la re­cien­te con­tro­ver­sia sus­ci­ta­da por la cons­truc­ción de un nue­vo ae­ro­puer­to pa­ra la Ciu­dad de Mé­xi­co y la con­sul­ta ciu­da­da­na que se lle­vó a efec­to. En vís­pe­ras de la con­sul­ta, la Ofi­ci­na di­fun­dió un do­cu­men­to de 16 pá­gi­nas — más ex­ten­so que las 5 o 6 pá­gi­nas de las no­tas an­te­rio­res— en el que sin­te­ti­zó los re­por­tes que exis­tían so­bre la obra que es­ta­ba en mar­cha en Tex­co­co y so­bre la op­ción de San­ta Lu­cía, los prin­ci­pa­les pun­tos a con­si­de­rar y unas ilus­tra­ti­vas ta­blas de com­pa­ra­ción.

En fin, el asun­to vuel­ve a co­brar re­le­van­cia por­que es­te sá­ba­do 15 de di­ciem­bre, a más tar­dar, el go­bierno fe­de­ral de­be­rá pre­sen­tar an­te el Con­gre­so el pa­que­te eco­nó­mi­co pa­ra 2019 y ahí que­da­rá tra­za­do qué ha­rá y qué no el nue­vo go­bierno. To­do, o ca­si to­do, lo que se ha es­pe­cu­la­do que­da­rá fi­nal­men­te des­pe­ja­do. El di­ne­ro, co­mo siem­pre, es la pis­ta in­fa­li­ble.

Aho­ra, sin em­bar­go, una ma­rea de aus­te­ri­dad se vie­ne so­bre la fun­ción pú­bli­ca y tal pa­re­ce que de la vo­ra­ci­dad, el dis­pen­dio y el lu­jo, pa­sa­re­mos a la res­tric­ción sin me­di­da, el aho­rro as­fi­xian­te y la es­ca­sez de lo bá­si­co. El de­sen­freno en el gas­to de los re­cur­sos pú­bli­cos era in­sul­tan­te, pe­ro en el ser­vi­cio pú­bli­co, no po­de­mos pres­cin­dir de los avan­ces en ma­te­ria de co­no­ci­mien­to téc­ni­co pa­ra la to­ma re­de­ci­sio­nes, me­nos de lo ele­men­tal pa­ra un tra­ba­jo al­ta­men­te pro­fe­sio­na­li­za­do.

Es­tá en cier­nes la apro­ba­ción de nor­mas de aus­te­ri­dad pa­ra el gas­to pú­bli­co y se­rán de ob­ser­van­cia pa­ra los po­de­res de la Unión y pa­ra to­dos los ór­ga­nos cons­ti­tu­cio­na­les au­tó­no­mos. Na­da que re­pro­char a un prin­ci­pio de ra­cio­na­li­dad en el gas­to. Sin em­bar­go, al­gu­nos de los avan­ces en la crea­ción de ór­ga­nos de tra­ba­jo es­pe­cia­li­za­do ( co­mo INC­yTU y otras mu­chas ac­ti­vi­da­des) hoy comienzan a per­ci­bir­se co­mo su­per­fluos e in­ne­ce­sa­rios. Se­ría una ver­da­de­ra lás­ti­ma caer en la im­pro­vi­sa­ción, los he­chos al­ter­na­ti­vos co­mo jus­ti­fi­ca­ción y des­de­ñar el co­no­ci­mien­to téc­ni­co.

Or­de­nar el ser­vi­cio pú­bli­co no es­tá na­da mal, aun­que si nos va­mos al ex­tre­mo opues­to, se­gu­ra­men­te la ma­rea de la aus­te­ri­dad arra­sa­rá con to­do, tan­to lo bueno co­mo lo ma­lo. Oja­lá no.

LA DIS­CU­SIÓN so­bre la ins­tau­ra­ción del ins­ti­tu­to se dio des­de 2015 en el Se­na­do

Al­gu­nos de los avan­ces en la crea­ción de ór­ga­nos de tra­ba­jo es­pe­cia­li­za­do hoy comienzan a per­ci­bir­se co­mo su­perfl uos e in­ne­ce­sa­rios”

El nom­bre de Co­nacyt en el edi­fi­cio de in­sur­gen­tes sur si­gue igual, to­da­vía no apa­re­ce la “h”. Tal vez es muy tem­prano.

El or­ga­nis­mo na­cio­nal es operado por el Fo­ro Con­sul­ti­vo Cien­tí­fi co y Tec­no­ló­gi­co y sus in­for­mes son al­ta­men­te va­lo­ra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.