OFEN­SI­VA PRE­SU­PUES­TAL CON­TRA LAS UNI­VER­SI­DA­DES PÚ­BLI­CAS

La sor­pre­si­va pro­pues­ta de re­duc­ción de in­gre­sos rea­li­za­da por la nue­va ad­mi­nis­tra­ción cau­sa­ría gra­ves con­tra­tiem­pos en las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas

Milenio - Campus - - REPORTE - CAR­LOS RE­YES

La pa­la­bra em­pe­ña­da por el Pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, du­ran­te la úni­ca reunión que ha te­ni­do con los rec­to­res y di­rec­to­res ge­ne­ra­les de es­tas ca­sas de es­tu­dio, no se cum­plió. Fa­lló en lo pro­me­ti­do y aho­ra ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre, ma­les­tar e in­con­for­mi­dad en la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria del país. Docentes, aca­dé­mi­cos, di­rec­ti­vos, in­ves­ti­ga­do­res, tra­ba­ja­do­res y estudiantes la­men­tan que el Pro­yec­to de Egre­sos de la Fe­de­ra­ción pa­ra 2019, el pri­me­ro de es­te gobierno, in­clu­ya una dis­mi­nu­ción de los re­cur­sos des­ti­na­dos a la edu­ca­ción su­pe­rior, a la cien­cia y la in­ves­ti­ga­ción.

De acuer­do con las es­ti­ma­cio­nes he­chas por To­na­tiuh Bra­vo Pa­di­lla, dipu­tado de Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano y ex­rec­tor ge­ne­ral de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra ( UdeG), el pa­que­te eco­nó­mi­co 2019 so­lo tie­ne un in­cre­men­to de 0.3 por cien­to pa­ra las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas es­ta­ta­les.

Es­to re­pre­sen­ta, en nú­me­ros fríos, una dis­mi­nu­ción real de 3.4 por cien­to. Au­na­do a es­te ajus­te, la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co ( UNAM) pier­de 6.3 por cien­to de re­cur­sos en com­pa­ra­ción con los asig­na­dos en es­te 2018.

El pro­yec­to con­tem­pla tam­bién una dis­mi­nu­ción pa­ra el Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Na­cio­nal ( IPN), de 4.9 por cien­to, pa­ra la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Me­tro­po­li­ta­na, de 7. 7 por cien­to, pa­ra el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Ava­na­za­das ( CINVESTAV), de 6. 2 por cien­to y pa­ra el Co­le­gio de Mé­xi­co, de 8.4 por cien­to.

Un re­cor­te es­ti­ma­do que al­can­za tam­bién de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble otros ru­bros co­mo el sub­si­dio ex­tra­or­di­na- rio a uni­ver­si­da­des pú­bli­cas es­ta­ta­les, de apo­yo so­li­da­rio, in­ter­cul­tu­ra­les, Tec­no­ló­gi­co Na­cio­nal de Mé­xi­co, uni­ver­si­da­des tec­no­ló­gi­cas y po­li­téc­ni­cas, cu­ya in­ver­sión tie­ne un re­cor­te de 43.6 por cien­to.

Asi­mis­mo, los re­cur­sos pa­ra ope­rar el Pro­gra­ma Na­cio­nal de Be­cas ( PRONABES) tie­nen una dis­mi­nu­ción de 52. 6 por cien­to, y la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Abier­ta y a Dis­tan­cia re­ci­bi­ría 7. 8 por cien­to me­nos de in­gre­sos.

Se tra­ta, co­mo lo han en­fa­ti­za­do ya los rec­to­res, de una pro­pues­ta muy ale­ja­da del com­pro­mi­so con­traí­do con los rec­to­res de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas de man­te­ner, al me­nos pa­ra el pró­xi­mo año, el mis­mo presupuesto de es­te año más el por­cen­ta­je de in­fla­ción.

Ma­les­tar e in­con­for­mi­dad

La pro­pues­ta del Eje­cu­ti­vo ha ge­ne­ra­do, de ma­ne­ra uná­ni­me, ma­les­tar, in­dig­na­ción, in­cer­ti­dum­bre y mues­tras de in­con­for­mi­dad en to­da la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria del país.

Sa­ben que es­tá en ries­go la­bo­res sus­tan­ti­vas co­mo el ofre­cer edu­ca­ción de ca­li­dad, pro­gra­mas de be­cas, in­cre­men­to de la co­ber­tu­ra, man­te­ni­mien­to de la­bo­ra­to­rios, equi­pa­mien­to de au­las y otras áreas.

Co­mo lo plan­teó la pro­pia UNAM, la sor­pre­si­va e inusi­ta­da pro­pues­ta de re­duc­ción no co­rres­pon­de a la tras­cen­den­te e im­por­tan­te la­bor de la ins­ti­tu­ción.

Tam­po­co, al “es­fuer­zo co­ti­diano que rea­li­za pa­ra aten­der a una co­mu­ni­dad de más de 350 mil alum­nos, ade­más de que po­ne en ries­go el cum­pli­mien­to de sus ta­reas de do­cen­cia, in­ves­ti­ga­ción y di­fu­sión de la cul­tu­ra”.

Se tra­ta de mues­tras de re­cha­zo a es­te pro­yec­to pre­su­pues­tal que se han ido ex­pan­dien­do a lo lar­go de to­do el país. In­clu­so, se han or­ga­ni­za­do ya las pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­ra exi­gir que se in­cre­men­ten los re­cur­sos pa­ra la edu­ca­ción su­pe­rior del país.

Una si­tua­ción que po­dría com­pli­car­se y en­re­dar­se más de la cuen­ta, de­bi­do al len­gua­je y al tono del dis­cur­so que ha ele­gi­do tan­to el Pre­si­den­te, co­mo la ma­yo­ría le­gis­la­ti­va pa­ra ata­car es­te di­fe­ren­do.

Ha­blan de pri­vi­le­gios, gas­tos sun­tuo­sos que de­ben ser erra­di­ca­dos en las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior, lo cual no ha caí­do na­da bien al in­te­rior de las uni­ver­si­da­des y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción.

Pa­ra la UAM, el re­cor­te a la edu­ca­ción su­pe­rior es inacep­ta­ble por­que po­ne en ries­go el de­sa­rro­llo de sus la­bo­res aca­dé­mi­cas, así co­mo el cre­ci­mien­to pro­gra­ma­do de su ma­trí­cu­la y la ne­ce­sa­ria am­plia­ción de su in­fra­es­truc­tu­ra.

Por eso, ad­vier­te esa ca­sa de es­tu­dios, que las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas no son es­pa­cios de pri­vi­le­gio, sino ins­ti­tu­cio­nes que ha­cen un gran es­fuer­zo por aten­der de ma­ne­ra in­te­gral al ma­yor nú­me­ro po­si­ble de alum­nos.

Así lo ha en­ten­di­do la UAM, y ha te­ni­do siem­pre un im­pac­to en la edu­ca­ción, la in­ves­ti­ga­ción, la cul­tu­ra, la ciu­da­da­ni­za­ción y en ge­ne­ral en el bie­nes­tar so­cial.

“Por Mé­xi­co y pa­ra Mé­xi­co cree­mos que el for­ta­le­ci­mien­to de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas es pa­lan­ca fun­da­men­tal del de­sa­rro­llo y del ca­mino ha­cia una so­cie­dad con jus­ti­cia y equi­dad”, se­ña­la la UNAM.

Es­ta pos­tu­ra tu­vo eco tam­bién en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Que­ré­ta­ro ( UAQ), la cual en­fa­ti­zó que es erró­nea la política que el Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral ha mos­tra­do ha­cia las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas.

“Hoy ve­mos con pro­fun­da de­cep­ción que el ac­tual Gobierno Fe­de­ral em­peo­ra la si­tua­ción de nues­tras uni­ver­si­da­des pú­bli­cas con sus po­lí­ti­cas, pro­vo­can­do que el de­sa­rro­llo de las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior se vea trun­ca­do”, plan­tea.

Ne­go­ciar has­ta el fi­nal

El es­ce­na­rio no es sen­ci­llo. El re­cor­te plan­tea­do por el Eje­cu­ti­vo

vie­ne tras dos epi­so­dios que ge­ne­ra­ron ro­ces en es­te sec­tor. Pri­me­ro, un error de cálcu­lo, co­mo lo ca­ta­lo­ga­ron las pro­pias au­to­ri­da­des ha­cen­da­rias, que pre­veía un ajus­te a la ba­ja en los in­gre­sos de las ins­ti­tu­cio­nes.

Des­pués, otro error, pe­ro aho­ra me­ca­no­grá­fi­co, que eli­mi­na­ba la autonomía uni­ver­si­ta­ria que exi­gió una co­rrec­ción, has­ta aho­ra de pa­la­bra, de par­te de las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas.

Aho­ra la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Uni­ver­si­da­des e Ins­ti­tu­cio­nes de Edu­ca­ción Su­pe­rior ( ANUIES) ape­la a la ne­go­cia­ción de úl­ti­ma ho­ra con los le­gis­la­do­res pa­ra ver si pue­de en­men­dar­le la pla­na al Pre­si­den­te.

“De con­cre­tar­se es­tas re­duc­cio­nes, se agra­va­ría el re­za­go fi­nan­cie­ro acu­mu­la­do en los úl­ti­mos años, ya que du­ran­te el pe­rio­do de 2000 a 2017, se ob­ser­vó un in­cre­men­to de la ma­trí­cu­la pú­bli­ca de edu­ca­ción su­pe­rior de 116 por cien­to, mien­tras que el cre­ci­mien­to del gas­to fe­de­ral fue de 71 por cien­to”, ad­vier­te.

Pa­ra Ger­mán Ál­va­rez Men­dio­la, in­ves­ti­ga­dor del CINVESTAV, el re­cor­te tie­ne im­pac­tos ne­ga­ti­vos so­bre las ac­ti­vi­da­des docentes y de in­ves­ti­ga­ción, co­mo los in­gre­sos, los in­su­mos, las be­cas de apo­yo a estudiantes, la com­pra de equi­po y la con­tra­ta­ción de ser­vi­cios.

Por ello, “es de la ma­yor im­por­tan­cia que la pa­la­bra del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca sea hon­ra­da. La pér­di­da de va­lor de la pa­la­bra del Pre­si­den­te da­ña al país y des­tru­ye te­ji­do so­cial. Edu­ca­ción, cien­cia y tec­no­lo­gía de­ben ser apo­ya­das sin du­dar”, sos­tie­ne.

El es­pe­cia­lis­ta con­si­de­ra que aca­bar con dis­pen­dios y co­rrup­cio­nes en el sec­tor edu­ca­ti­vo no se lo­gra con un re­cor­te, sino pro­pi­cian­do re­for­mas ad­mi­nis­tra­ti­vas, aca­dé­mi­cas y de gobierno, y es­pe­cial­men­te desa­rro­llan­do la trans­pa­ren­cia y la ren­di­ción de cuen­tas.

En ese sen­ti­do, Car­los Iván Mo­reno, Vi­ce­rrec­tor ge­ne­ral de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra ( UdeG), ad­vier­te que de con­cre­tar­se es­ta dis­mi­nu­ción, se po­nen en ries­go las me­tas de ma­trí­cu­la y ca­li­dad de la ins­ti­tu­ción.

Una de­ci­sión, ex­pli­ca, que no va en con­cor­dan­cia con el 40 por cien­to de la ma­trí­cu­la pú­bli­ca na­cio­nal que atien­den las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas es­ta­ta­les y les com­pli­ca for­ta­le­cer es­ta ru­ta.

Pa­ra Ro­mual­do Ló­pez Zá­ra­te, pro­fe­sor- in­ves­ti­ga­dor de la Uni­dad Az­ca­pot­zal­co de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Me­tro­po­li­ta­na ( UAM), el re­cien­te anun­cio de re­cor­te pre­su­pues­tal rea­li­za­do por el gobierno fe­de­ral Es una sor­pre­sa, una de­cep- ción y un mal au­gu­rio pa­ra las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y au­tó­no­mas de Mé­xi­co.

Se­ña­la que es preo­cu­pan­te por­que las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior no es­tán sien­do con­si­de­ra­das con la re­le­van­cia que me­re­cen co­mo ge­ne­ra­do­ras de co­no­ci­mien­to a tra­vés de la do­cen­cia y la in­ves­ti­ga­ción, y es un signo que in­quie­ta de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción.

Ade­más, ex­pre­sa, la crea­ción de 100 nue­vas uni­ver­si­da­des no cons­ti­tu­ye una al­ter­na­ti­va fac­ti­ble pa­ra im­pul­sar la edu­ca­ción su­pe­rior en el país, lo cual ya fue plan­tea­do “a tra­vés de di­ver­sos fo­ros al sub­se­cre­ta­rio de edu­ca­ción Su­pe­rior, Lu­ciano Con­chei­ro Bór­quez, es im­po­si­ble que una uni­ver­si­dad sur­ja de un de­cre­to, más bien es el resultado de to­do un pro­ce­so cul­tu­ral que to­ma mu­cho tiem­po con­so­li­dar”.

Por ello, sos­tie­ne Ló­pez Zá­ra­te, lo más pro­ba­ble es que sean 100 uni­ver­si­da­des crea­das “al va­por, sin bi­blio­te­cas, equi­pos de cóm- pu­to ni pro­fe­so­res ca­pa­ci­ta­dos y es preo­cu­pan­te por­que a los jó­ve­nes con ma­yo­res ca­ren­cias se les ofre­ce­rá es­ta op­ción que no va a re­unir los mí­ni­mos re­qui­si­tos de ca­li­dad aca­dé­mi­ca”.

La me­jor op­ción, de­ta­lla, es di­ri­gir re­cur­sos a las ins­ti­tu­cio­nes exis­ten­tes pa­ra am­pliar la ma­trí­cu­la, lo que es una me­jor op­ción pa­ra la ju­ven­tud me­xi­ca­na por­que la me­jor in­ver­sión que pue­de ha­cer un Es­ta­do es en la edu­ca­ción de ca­li­dad.

“Pa­re­cie­ra que el Pre­si­den­te sa­be po­co de las uni­ver­si­da­des, pues­to que nun­ca ha sos­te­ni­do un con­tac­to cer­cano con la aca­de­mia y pien­sa que en ellas exis­te el mis­mo des­pil­fa­rro que en el gobierno o el mis­mo ni­vel de co­rrup­ción que en los or­ga­nis­mos”, la­men­ta.

Y si se tra­ta de trans­pa­ren­cia, el ejem­plo que han da­do las uni­ver­si­da­des de en­tre­gar sus cuen­tas a la Cá­ma­ra de Dipu­tados re­ve­la es­te com­pro­mi­so.

Las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas no son es­pa­cios de pri­vi­le­gio, sino ins­ti­tu­cio­nes que ha­cen un gran es­fuer­zo”

El co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas las con­vier­te en pa­lan­ca fun­da­men­tal del de­sa­rro­llo na­cio­nal.

EL PRO­YEC­TOpre­sen­ta­do por el nuevo gobierno mues­tra una dis­mi­nu­ción real de 6.3 por cien­to pa­ra la UNAM

LA CREA­CIÓN de las 100 uni­ver­si­da­des po­dría re­sul­tar en un ex­ce­so de ofer­ta aca­dé­mi­ca de po­bre ca­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.