ALUM­NA IN­VES­TI­GA AL­TE­RA­CIO­NES COGNITIVAS GE­NE­RA­DAS POR HI­DRO­CE­FA­LIA

Uni­ver­si­dad de Co­li­ma

Milenio - Campus - - FABULACIONES -

La hi­dro­ce­fa­lia es una en­fer­me­dad que con­sis­te en la acu­mu­la­ción de lí­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo den­tro del ce­re­bro, que sue­le pro­du­cir da­ño en el te­ji­do ner­vio­so. Su tra­ta­mien­to con­sis­te en una neu­ro­ci­ru­gía pa­ra dre­nar el ex­ce­so de lí­qui­do ce­re­bral; sin em­bar­go, de acuer­do con da­tos ge­ne­ra­les, se es­ti­ma que del 20 al 30 por cien­to de pa­cien­tes con­ti­núa pre­sen­tan­do problemas cog­ni­ti­vos.

El mo­ti­vo de di­cho fe­nó­meno se des­co­no­ce; sin em­bar­go, se sa­be que a lar­go pla­zo pue­de ge­ne­rar muer­te neu­ro­nal irre­ver­si­ble, tam­bién lla­ma­da neu­ro­de­ge­ne­ra­ción.

Ta­nia Va­nes­sa Campos Or­dó­ñez, alum­na del doc­to­ra­do en Cien­cias Fi­sio­ló­gi­cas del Cen­tro Uni­ver­si­ta­rio de In­ves­ti­ga­cio­nes Bio­mé­di­cas ( CUIB) de la Uni­ver­si­dad de Co­li­ma, in­ves­ti­ga có­mo las al­te­ra­cio­nes que sufre el cuer­po ca­llo­so, en­car­ga­do de co­nec­tar am­bos he­mis­fe­rios ce­re­bra­les, po­drían in­fluir en es­te de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo.

“Cuan­do se pro­du­ce hi­dro­ce­fa­lia obs­truc­ti­va, el lí­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo del ce­re­bro se in­cre­men­ta en los ven­trícu­los la­te­ra­les, pro­du­cien­do un adel­ga­za­mien­to del cuer­po ca­llo­so. He­mos vis­to que cuan­do es­to su­ce­de dis­mi­nu­yen los oli­go­den­dro­ci­tos, en­car­ga­dos de for­mar mie­li­na en los axo­nes de las neu­ro­nas, lo que po­dría afec­tar la ve­lo­ci­dad en la co­mu­ni­ca­ción neu­ro­nal en­tre los dos he­mis­fe­rios”.

Du­ran­te sus es­tu­dios de maes­tría, Campos Or­dó­ñez reali­zó una es­tan­cia en la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia, Es­pa­ña, don­de pu­do ob­ser­var de for­ma pre­li­mi­nar que cuan­do se pre­sen­ta hi­dro­ce­fa­lia apa­re­cen da­ños, tan­to en la mie­li­na co­mo en el axón de neu­ro­nas; “los axo­nes se vuel­ven más os­cu­ros y en­co­gi­dos, lo que po­dría in­di­car de­ge­ne­ra­ción”.

“No sa­be­mos si se da­ña­ron los oli­go­den­dro­ci­tos, si de­jan de re­pro­du­cir­se o bien son re­em­pla­za­dos por las cé­lu­las as­tro­ci­tos y mi­cro­glía, que se en­car­gan jus­ta­men­te de com­ba­tir el da­ño en el ce­re­bro; lo que sí sa­be­mos es que en el cuer­po ca­llo­so es­tas cé­lu­las for­man ca­de­nas, y que cuan­do se tie­ne hi­dro­ce­fa­lia obs­truc­ti­va las ca­de­nas de oli­go­den­dro­ci­tos se pier­den”, ex­pli­có Campos Or­dó­ñez.

EL PRO­YEC­TO NA­CIÓ en 2011, con la di­rec­ción de Ós­car González Pé­rez, en el La­bo­ra­to­rio de Neu­ro­cien­cias de la Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Co­li­ma

La alum­na del CUIB, Ta­nia Va­nes­sa Campos Or­dó­ñez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.