“Me for­jó el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til”

Lí­der le­gis­la­ti­vo, pa­dre de cin­co hi­jos y je­fe de fa­mi­lia, en­cuen­tra en el ejer­ci­cio fí­si­co la pri­me­ra ac­ti­vi­dad del día an­tes de ini­ciar sus com­pro­mi­sos la­bo­ra­les

Milenio Edo de México - - Portada - FABIÁN RO­DRÍ­GUEZ TO­LU­CA

Sien­do pro­fe­sor nor­ma­lis­ta des­de 1979, en­ten­dió la do­cen­cia co­mo lu­cha so­cial. El mo­vi­mien­to es­tu­dian­til de 1971, el Hal­co­na­zo del 10 de ju­nio de ese año, fue el pre­cur­sor de sus an­he­los por le­van­tar la voz y fo­men­tó sus de­seos por ser do­cen­te y mo­vi­li­zar con la edu­ca­ción las trans­for­ma­cio­nes del país me­dian­te la par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca y po­lí­ti­ca de Mé­xi­co. Cua­tro ve­ces dipu­tado, Mau­ri­lio Her­nán­dez Gon­zá­lez, pa­dre de cin­co hi­jos y je­fe de fa­mi­lia, en­cuen­tra en el ejer­ci­cio fí­si­co la pri­me­ra ac­ti­vi­dad del día an­tes de ini­ciar sus com­pro­mi­sos la­bo­ra­les. El ac­tual coor­di­na­dor de Mo­re­na y pre­si­den­te de la Jun­ta de Coor­di­na­ción Po­lí­ti­ca de la 60 Le­gis­la­tu­ra es­ta­tal, en en­tre­vis­ta pa­ra MI­LE­NIO Es­ta­do de Mé­xi­co, ha­bla so­bre su vi­da y ex­pec­ta­ti­vas po­lí­ti­cas de ca­ra a lo que, co­men­tó, se­rá la cuar­ta trans­for­ma­ción.

¿Quién es Mau­ri­lio Her­nán­dez y có­mo ini­cia su ca­rre­ra po­lí­ti­ca?

Nues­tra ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca se ori­gi­na en las épo­cas es­tu­dian­ti­les den­tro del ma­gis­te­rio y de la lu­cha so­cial, tran­si­ta­mos con una vi­sión de so­cie­dad a la que as­pi­ra­mos lle­gar y en­con­tra­mos la res­pues­ta de di­ver­sas ma­ne­ras en los mo­vi­mien­tos so­cia­les y po­lí­ti­cos du­ran­te la dé­ca­da de los 70. Com­par­ti­mos la vi­sión que tie­ne Mo­re­na y es lo que nos lle­vó a es­ta úl­ti­ma res­pon­sa­bi­li­dad del pro­ce­so elec­to­ral. Me for­jó el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til, el 1 de ju­lio de 1971 mar­có el de­rro­te­ro y la lu­cha so­cial, el ser­vi­cio a las cau­sas en las que creo y que se tra­du­cen co­mo la po­lí­ti­ca real, tie­ne que ver con ayu­dar a la trans­for­ma­ción de co­sas que tie­nen qué cam­biar.

¿En la en­ti­dad có­mo lle­var es­te con­tra­pe­so con el go­bierno priis­ta que siem­pre ha te­ni­do el po­der?

Vi­vi­mos un mo­men­to de cam­bios, a nues­tra ge­ne­ra­ción le co­rres­pon­de lle­var de ma­ne­ra más só­li­da­la­tran­si­ción­ha­ciaun­cam­bio­de ré­gi­men po­lí­ti­co, las con­di­cio­nes se han da­do, vi­vi­mos el re­sul­ta­do de un con­jun­to de lu­chas so­cia­les y po­lí­ti­cas que tie­nen el pro­pó­si­to de ir tran­si­tan­do, cree­mos que las con­di­cio­nes es­tán ma­du­ras y el ca­so del Es­ta­do de Mé­xi­co es­tá de ma­ne­ra tan­gi­ble ex­pre­sán­do­se a par­tir de es­ta Le­gis­la­tu­ra. LaCá­ma­ra­lo­ca­les­re­fle­jo­de­la­par­ti­ci­pa­ción más am­plia de la ciu­da­da­nía a par­tir de una de­ci­sión de­mo­crá­ti­cay­pa­cí­fi­ca­de­quehay­que cam­biar­co­sas,so­mo­sun­po­der­que bus­ca in­de­pen­den­cia del po­der Eje­cu­ti­vo, hay que re­cu­pe­rar el fe­de­ra­lis­mo y el prin­ci­pio re­pu­bli­cano de la di­vi­sión de po­de­res. He­mos di­cho “ya no más un po­der Le­gis­la­ti­vo su­mi­so an­te el po­der Eje­cu­ti­vo, y la úni­ca ma­ne­ra de po­der­lo ge­ne­rar es a par­tir de es­te con­tra­pe­so es­pe­cí­fi­co de la co­rrien­te que co­rres­pon­de, no al par­ti­do del ti­tu­lar del eje­cu­ti­vo, sino a la di­ver­si­dad. So­mos 63 dipu­tados de los 75 que pro­ve­ni­mos de par­ti­dos dis­tin­tos al del ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo, eso ge­ne­ra en con­se­cuen­cia un gran con­tra­pe­so por­que el Po­der Le­gis­la­ti­vo tie­ne in­de­pen­den­cia de de­ci­sión, su go­ber­na­bi­li­dad y so­bre to­do en la con­duc­ción de las trans­for­ma­cio­nes que re­quie­re el Es­ta­do de Mé­xi­co. Es im­por­tan­te e his­tó­ri­ca la con­for­ma­ción de es­ta le­gis­la­tu­ra pa­ra po­der rea­li­zar­lo.

¿Có­mo lo­grar es­ta cuar­ta trans­for­ma­ción en el es­ta­do?

El Es­ta­do de Mé­xi­co se ca­rac­te­ri­za por ser la en­ti­dad más po­bla­da, lo que ge­ne­ra pro­ble­má­ti­cas que pre­va­le­ce en el país que tie­ne que ver, des­de lue­go, con los gran­des pro­ble­mas de co­rrup­ción, de im­pu­ni­dad, de fal­ta de opor­tu­ni­da­des y an­te to­do de la pér­di­da del te­ji­do so­cial que nos lle­va a un es­ta­do de vio­len­cia e in­se­gu­ri­dad. Es­to pa­sa por la fal­ta de aten­ción a las ins­ti­tu­cio­nes y, de ma­ne­ra pun­tual, por el des­gas­te de las mis­mas; la pér­di­da de la cre­di­bi­li­dad de la ciu­da­da­nía en sus ins­ti­tu­cio­nes es un ele­men­to que in­flu­ye en la au­sen­cia de au­to­ri­dad, pues ge­ne­ra anar­quía e in­se­gu­ri­dad. Ne­ce­si­ta­mos re­cu­pe­rar las con­fian­za de la ciu­da­da­nía a par­tir de re­cu­pe­rar la éti­ca del ser­vi­cio pú­bli­co. La en­ti­dad tie­ne uno de los ma­yo­res ín­di­ces de po­bre­za, 17 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les nos arro­jan que 8 mi­llo­nes 200 mil vi­ven en al­gún ni­vel de po­bre­za, y de esos, 3 mi­llo­nes en po­bre­za ex­tre­ma, es un cal­do de cul­ti­vo pa­ra to­da la se­rie de pro­ble­mas so­cia­les que vi­vi­mos.

¿Có­mo de­be ac­tuar la ac­tual Le­gis­la­tu­ra?

Te­ne­mos qué ade­cuar las le­yes pa­ra ga­ran­ti­zar jus­ti­cia y opor­tu­ni­da­des, pa­ra que los pro­yec­tos se con­cre­ten de for­ma real y tan­gi­ble, eso pa­sa por las ac­cio­nes de la Le­gis­la­tu­ra; si te­ne­mos qué ade­cuar la­cons­ti­tu­ción­loha­re­mos;si­te­ne­mos qué for­ta­le­cer las le­yes con las que se con­du­cen lo va­mos a ha­cer, te­ne­mo­se­sa­gran­res­pon­sa­bi­li­dad.

¿Hay fuer­zas pe­que­ñas?

El pe­so es­pe­cí­fi­co de ca­da par­ti­do se mi­de en su re­pre­sen­ta­ción de su Le­gis­la­tu­ra. Des­de lue­go, de acuer­do con la nor­ma­ti­vi­dad in­ter­na el mí­ni­mo por el que se pue­de cons­ti­tuir un gru­po par­la-

“Te­ne­mos que ade­cuar las le­yes pa­ra po­der ga­ran­ti­zar jus­ti­cia y opor­tu­ni­da­des”

men­ta­rio es con dos le­gis­la­do­res, co­mo el ca­so del PRD y el PVEM. El PES tie­ne cin­co, PAN sie­te, PT nue­ve y el PRI 12, Mo­re­na tie­ne 38, se pue­de de­cir que re­pre­sen­ta­mos 50 por cien­to pe­ro eso de nin­gu­na ma­ne­ra nos in­du­ce a tra­tar de for­ma des­pro­por­cio­na­da al con­jun­to de los de­más. Nos que­da cla­ro que si el PRD tie­ne dos dipu­tados es una fuer­za que re­pre­sen­ta un sec­tor de la po­bla­ción im­por­tan­te y por ello tra­ta­mos con equi­dad la re­la­ción po­lí­ti­ca con ca­da fuer­za par­la­men­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.