Agus­tín Gu­tié­rrez Ca­net

Milenio Edo de México - - Portada - AGUS­TÍN GU­TIÉ­RREZ CA­NET Twit­ter: @AGu­tie­rre­zCa­net

“La ca­ra­bi­na de Trump es co­mo la de Am­bro­sio, no asus­ta ni a la ca­ra­va­na” -

El pro­ble­ma ha si­do la va­ci­lan­te po­si­ción del go­bierno me­xi­cano pa­ra en­fren­tar la cri­sis mi­gra­to­ria

El des­plie­gue has­ta de 15 mil tro­pas adi­cio­na­les en la fron­te­ra con Mé­xi­co or­de­na­do por el pre­si­den­te Do­nald Trump pa­ra im­pe­dir el in­gre­so de mi­les de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos tie­ne va­rias in­ter­pre­ta­cio­nes. La in­ter­pre­ta­ción ge­ne­ra­li­za­da es que se tra­ta de una me­di­da con fi­nes elec­to­ra­les in­ter­nos, es de­cir, atraer vo­tan­tes en las elec­cio­nes del mar­tes a fa­vor del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, pa­ra evi­tar que la Cá­ma­ra de Dipu­tados ob­ten­ga el con­trol de­mó­cra­ta, co­mo pa­re­ce pro­ba­ble. El tri­lla­do re­cur­so de en­vol­ver­se en la ban­de­ra no fa­lla. Ape­lar a los sen­ti­mien­tos pa­trió­ti­cos del pue­blo es­ta­du­ni­den­se es un an­ti­guo re­cur­so elec­to­ral. En la pe­lí­cu­la Wag the Dog, ti­tu­la­da en es­pa­ñol Cor­ti­na de hu­mo, ex­pu­so la ma­nio­bra de un pre­si­den­te que, pa­ra tra­tar de re­ele­gir­se tras un es­cán­da­lo se­xual, in­ven­tó una gue­rra fic­ti­cia con­tra Al­ba­nia pa­ra des­viar la aten­ción de la pren­sa y con­ver­tir­se en hé­roe. Ro­nald Rea­gan or­de­nó la in­va­sión de la is­la de Gra­na­da en 1983, ha­bi­ta­da por cien mil ha­bi­tan­tes, pa­ra aca­bar con el sín­dro­me de Viet­nam y le­van­tar el de­caí­do áni­mo del pue­blo es­ta­dou­ni­den­se y de pa­so de­rro­car al go­bierno gra­na­dino pro­cu­bano. EU fue con­de­na­do por la ONU por ha­ber vio­la­do el de­re­cho in­ter­na­cio­nal. Pe­ro a Rea­gan le va­lió. Cuan­do le pre­gun­ta­ron qué pen­sa­ba so­bre la con­de­na , con­tes­tó: “mi desa­yuno no me ca­yó pa­ra na­da mal”. Otro as­pec­to so­bre la mi­li­ta­ri­za­ción de la fron­te­ra es que Mé­xi­co es­tá re­ci­bien­do una bru­tal pre­sión por no fre­nar a los mi­gran­tes y no es­ta­mos reac­cio­nan­do. Es­to sí es preo­cu­pan­te. Ayer Trump des­de­ñó a las fuer­zas de se­gu­ri­dad me­xi­ca­nas: "Las ca­ra­va­nas tie­nen gen­te y pe­lea­do­res muy du­ros. Lu­cha­ron du­ro y bru­tal­men­te con­tra Mé­xi­co en la fron­te­ra an­tes de irrum­pir. Los sol­da­dos me­xi­ca­nos he­ri­dos, no pu­die­ron o no qui­sie­ron de­te­ner la ca­ra­va­na. De­ben de­te­ner­los an­tes de que lle­guen a nues­tra fron­te­ra, ¡pe­ro no lo ha­cen!", es­cri­bió en Twit­ter. Más allá de que no se tra­ta­ba de sol­da­dos sino de po­li­cías fe­de­ra­les, el pro­ble­ma ha si­do la va­ci­lan­te po­si­ción del go­bierno me­xi­cano pa­ra en­fren­tar la cri­sis mi­gra­to­ria. Pri­me­ro en­vió a la fron­te­ra con Gua­te­ma­la a la po­li­cía fe­de­ral pa­ra ha­cer que se res­pe­ten las le­yes mi­gra­to­rias, pe­ro fue des­bor­da­da por mi­gran­tes agre­si­vos en un la­men­ta­ble es­pec­tácu­lo. Lue­go que el pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, di­jo que los mi­gran­tes no son cri­mi­na­les, el go­bierno de Pe­ña Nie­to ofre­ció asi­lo con la con­di­ción de que per­ma­nez­can en Oa­xa­ca y Chia­pas, pe­ro la ma­yo­ría lo re­cha­zó. El pro­ble­ma es que en la ac­tua­li­dad hay un po­der en tran­si­ción en Mé­xi­co. Un gru­po de mi­gran­tes se im­po­ne a la po­li­cía y re­cha­za el ofre­ci­mien­to de asi­lo. Y un go­bierno ex­tran­je­ro des­de­ña al ejér­ci­to me­xi­cano. Es ho­ra de po­ner or­den, en es­tric­to ape­go a la pro­tec­ción de los de­re­chos hu­ma­nos, pe­ro tam­bién ha­cer res­pe­tar las le­yes mi­gra­to­rias y sus­pen­der tem­po­ral­men­te la coope­ra­ción mi­li­tar con Es­ta­dos Uni­dos. Si es que que­re­mos que nos res­pe­ten unos y otros. Y mien­tras, la ca­ra­bi­na de Trump, es co­mo la ca­ra­bi­na de Am­bro­sio, no asus­ta ni a la ca­ra­va­na. Si­gue pa­ra allá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.