La mar­cha fú­ne­bre por el NAIM

Milenio Edo de México - - Al Frente -

Mar­char es vá­li­do, pe­ro el sim­bo­lis­mo pa­ra el 11 de no­viem­bre es sor­do an­te la reali­dad na­cio­nal

Ho­ras des­pués del anun­cio de la can­ce­la­ción del pro­yec­to ae­ro­por­tua­rio de Tex­co­co, una pá­gi­na de Fa­ce­book lla­ma­da “Sí al nue­vo ae­ro­puer­to en Tex­co­co-NAIM” con­vo­có a una mar­cha el 11 de no­viem­bre. Se lla­ma, di­ce la pá­gi­na, por­que la con­sul­ta que hi­zo el go­bierno en­tran­te pa­ra sus­ten­tar su de­ci­sión es ile­gal y por­que “es­ta obra es el de­to­nan­te del desa­rro­llo de Mé­xi­co an­te el mun­do” (sic). El lu­gar de ini­cio pa­ra es­te ac­to de re­pu­dio, abun­da la con­vo­ca­to­ria, es ni más ni me­nos que el Án­gel de la In­de­pen­den­cia. Al mo­men­to de es­cri­bir es­tas lí­neas, 8 mil 500 per­so­nas ha­bían di­cho que irán y 25 mil ha­bían mos­tra­do in­te­rés, de acuer­do con nú­me­ros de la pro­pia red Fa­ce­book. En­tre los co­men­ta­rios, tan­to en esa red so­cial co­mo la de Twit­ter, di­ver­sas per­so­nas que pla­nean asis­tir han di­cho que lo ha­rán con mo­ños o ro­pa ne­gra en se­ñal de luto. Qui­zá lo que más lla­ma la aten­ción de es­te asun­to, in­clu­so más que la mar­cha pro­pia, es es­te úl­ti­mo de­ta­lle, el del co­lor ne­gro en la ves­ti­men­ta. El luto, han di­cho va­rios usua­rios, no es por la “muer­te” del ae­ro­puer­to, sino por el fu­tu­ro que ellos creen que de­ri­va­rá de su can­ce­la­ción. Es de­cir, pro­po­nen mar­char con­tra un hi­po­té­ti­co que to­da­vía no su­ce­de ni tie­ne por qué su­ce­der. El mo­ti­vo, de acuer­do con es­ta ló­gi­ca, es que a par­tir del ac­to de can­ce­la­ción el país cae­rá en una es­pi­ral de des­gra­cia y, por ello, se mues­tra una es­pe­cie de luto pre­ven­ti­vo. Co­mo si la suer­te es­tu­vie­ra echa­da. Mar­char es vá­li­do y, en ge­ne­ral, en­ten­di­ble, pe­ro el sim­bo­lis­mo que se pre­ten­de uti­li­zar el 11 de no­viem­bre es, por ser ama­bles, ab­so­lu­ta­men­te sor­do an­te la reali­dad na­cio­nal. El luto es pa­ra los muer­tos, no pa­ra las co­sas ni pa­ra los pro­yec­tos. Y va­ya que si hay al­go en es­te país es eso, muer­tos por los que la­men­tar­se: des­de que ini­ció la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co, ha­ce ca­si 13 años, van cien­tos de mi­les y no hay mo­ti­vo al­guno pa­ra creer que eso cam­bia­rá pron­to. Sin em­bar­go, pa­ra unos es pre­fe­ri­ble en­lu­tar por al­go que to­da­vía no ha ocu­rri­do que por al­go que lle­va ocu­rrien­do 13 años fren­te a sus pro­pias na­ri­ces. Dos Mé­xi­cos que co­exis­ten pe­ro que ja­más se to­can.

ESTEBAN ILLADES Twit­ter: @es­te­ba­n_is Fa­ce­book: /illa­de­ses­te­ban

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.