Ar­tu­ro Ar­gen­te

Nue­vo jue­go, nue­vas re­glas en Bra­sil y Mé­xi­co

Milenio Edo de México - - Portada - AR­TU­RO AR­GEN­TE Di­rec­tor de la Escuela de Ciencias So­cia­les y Go­bierno / Tec de Mon­te­rrey, Cam­pus To­lu­ca

La eco­no­mía de Mé­xi­co se con­vir­tió en un apén­di­ce de su ve­cino del nor­te

Es­ta­mos vi­vien­do a ni­vel mun­dia­lu­nae­ta­pahis­tó­ri­ca de­pre­do­mi­ni­odel­ca­pi­ta­lis­mo fi­nan­cie­ro. Lo fi­nan­cie­ro pre­do­mi­na so­bre lo social. Gran­des em­pre­sas trans­na­cio­na­les ob­tie­nen ga­nan­cias su­pe­rio­res en in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras de ca­rác­ter es­pe­cu­la­ti­vo que en sus ac­ti­vi­da­des nor­ma­les de pro­duc­ción de bie­nes. Una de las con­se­cuen­cias de es­te pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción ha­pro­du­ci­doun­sig­ni­fi­ca­ti­vo au­men­to de la po­bre­za mun­dial. Es­ta si­tua­ción es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de los fe­nó­me­nos mi­gra­to­rios que se vi­ven en el mun­do. Es­tas in­con­for­mi­da­des han si­do ca­pi­ta­li­za­das por po­lí­ti­cos de ex­tre­ma de­re­cha que ob­tu­vie­ron im­por­tan­tes triun­fos co­mo el de Trump en EEUU y el Bre­xit en el Reino Uni­do. Y La­ti­noa­mé­ri­ca no es la ex­cep­ción. En las úl­ti­mas dé­ca­das, Bra­sil y Mé­xi­co han te­ni­do la ba­tu­ta eco­nó­mi­ca y co­mer­cial en Amé­ri­ca La­ti­na,al­gra­do­que­son na­cio­nes emer­gen­tes cu­yas ca­rac­te­rís­ti­cas las pro­yec­tan co­mo eco­no­mías do­mi­nan­tes pa­ra me­dia­dos de si­glo. Lo cier­to es que ac­tual­men­te am­bas na­cio­nes en­fren­tan cam­bios trans­cen­den­ta­les en sus res­pec­ti­vas reali­da­des po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y so­cia­les. La eco­no­mía de Mé­xi­co se con­vir­tió en un apén­di­ce de su ve­cino del nor­te, adon­de se ex­por­ta cer­ca del 40% de su pro­duc­to bru­to in­terno, y se si­gue pri­vi­le­gian­do al mer­ca­do co­mo el gran ar­ti­cu­la­dor de la vi­da social. Con la can­ce­la­ción del nue­vo ae­ro­puer­to de Tex­co­co se ma­ni­fies­ta que el po­der de de­ci­sión de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción bus­ca pri­vi­le­giar el in­te­rés ge­ne­ral, por so­bre los in­tere­ses­de­los­par­ti­cu­la­res,por­más­le­gí­ti­mos que es­tos sean. En Bra­sil se dio lo in­só­li­to e ines­pe­ra­do en las elec­cio­nes na­cio­na­les, don­de Jair Bol­so­na­ro con el apo­yo de los ri­cos, evan­ge­lis­tas, pro­fe­sio­nis­tas de al­ta es­co­la­ri­dad y de ru­ra­lis­tas de ex­tre­ma de­re­cha, fue ele­gi­do co­mo pre­si­den­te de es­ta na­ción ca­rio­ca. Tan­to Mé­xi­co co­mo Bra­sil com­par­ten ra­zo­nes si­mi­la­res que le die­ron ori­gen a es­tas trans­for­ma­cio­nes que se die­ron por una so­cie­dad har­ta de la co­rrup­ción y que bus­ca de la no­ve­dad que ge­ne­ró la aver­sión ha­cia los po­lí­ti­cos de siem­pre; y la mo­vi­li­za­ción ha­cia las re­des so­cia­les y gru­pos de What­sApp. Sin­du­dae­nam­bos­paí­ses­ye­nel­mun­do se da ini­cio a un nue­vo jue­go con nue­vas re­glas don­de el cam­bio va a ser una cons­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.