“Me gus­tan mu­cho los de­por­tes”

Milenio Edo de México - - Portada - MA­RIO C. RODRÍGUEZ

Una vez al­can­za­do el equi­li­brio en las es­fe­ras de su vi­da, ha pues­to el ojo en el CDE del PAN

Roc­ke­ro. De acuer­do con el pa­nis­ta, sus in­fluen­cias mu­si­ca­les da­tan de la dé­ca­da de los 70´s cuan­do Led Ze­pe­llin y Los Ro­lling Sto­nes se en­con­tra­ban en au­ge, sin em­bar­go, tam­bién le gus­ta Juan Ga­briel.

Jorge In­zun­za se des­cri­be co­mo un me­xi­quen­se nor­mal con afi­ni­da­des pa­sio­nes, hob­bies y un mo­do de vi­da co­mo el de cual­quier ciu­da­dano del Es­ta­do de Mé­xi­co. A pe­sar de ha­ber mi­li­ta­do en el Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal (PAN) des­de ha­ce 25 años y desem­pe­ña­do car­gos de elec­ción po­pu­lar, el po­li­tó­lo­go de for­ma­ción con­fe­só un epi­so­dio cla­ve en su vi­da: su par­ti­ci­pa­ción co­mo co­men­ta­ris­ta de­por­ti­vo. En en­tre­vis­ta pa­ra MILENIO Es­ta­do de Mé­xi­co des­cri­bió que en al­gu­na eta­pa dio vi­da, con ayu­da de su voz ,a los de­por­tes en ra­dio y te­le­vi­sión du­ran­te tres de los ocho años en los que re­si­dió en Ti­jua­na jun­to a su es­po­sa. La cer­ca­nía con la unión ame­ri­ca­na ha­ce que el nor­te del país adop­te par­te de sus pro­duc­tos cul­tu­ra­les y la es­fe­ra de­por­ti­va no fue la ex­cep­ción. “En esa épo­ca no exis­tía el fut­bol allá, eran beis­bo­le­ros”, pe­ro su afi­ción por el soc­cer y otras prác­ti­cas era tal que de­ci­dió com­par­tir­las con los ti­jua­nen­ses a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Re­cor­dó que el pro­yec­to no lo em­pe­zó so­lo ya que con ayu­da de uno de sus ami­gos, con­tra­ta­ron un es­pa­cio ra­dio­fó­ni­co y jun­tos da­rían las pri­me­ras zan­ca­das en una ca­rre­ra co­mo co­men­ta­ris­tas que ini­ció con en­cuen­tros de béisbol lo­ca­les y eran es­cu­cha­dos por los afi­cio­na­dos del de­por­te dia­man­te de la fron­te­ra nor­te. El éxi­to fue tal que los ojos del equi­po de fútbol ame­ri­cano de San Diego se po­sa­ron so­bre él y le ofre­cie­ron un con­tra­to pa­ra que pres­ta­ra su voz du­ran­te los en­cuen­tros de­por­ti­vos, acuer­do que acep­tó. Se en­car­gó de guiar a los es­cu­chas y te­le vi­den­tes del la­do me­xi­cano que se­guían a los ju­ga­do­res a lo lar­go del em­pa­rri­lla­do. “Le tra­ba­ja­mos en Ti­jua­na a los car­ga­do­res de San Diego y ellos me in­vi­ta­ron a ser co­men­ta­ris­ta”. La ex­pe­rien­cia fue tal que al igual que va­rios re­por­te­ros del ám­bi­to de­por­ti­vo, In­zun­za Ar­mas te­nía un pal­co des­ti­na­do pa­ra la pren­sa, en el que na­rró los par­ti­dos du­ran­te tres años, tiem­po que hoy re­cuer­da. Pos­te­rior­men­te el pres­ti­gio en el me­dio lo lle­vó a ser con­tra­ta­do por una com­pa­ñía de apues­tas del nor­te de Mé­xi­co, por lo que se de­di­có a ela­bo­rar­los pro­nós­ti­cos de ca­da jue­go ba­sa­dos en su ca­pa­ci­dad de aná­li­sis y ex­pe­rien­cia de­por­ti­va. “Me en­can­tó, pe­ro re­gre­sé al DF. Me hu­bie­ra gus­ta­do ha­cer­ca­rre­ra por­que siem­pre me gus­ta­ron mu­cho los de­por­tes, to­da mi vi­da”. Acom­pa­ña­do de su es­po­sa, co­men­tó que su gus­to por las ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas no se li­mi­tó a la na­rra­ción úni­ca­men­te, sino que prac­ti­có na­ta­ción du­ran­te más de una dé­ca­da. El tam­bién ex dipu­tado ad­mi­tió que en los úl­ti­mos tres años se ale­jó un tan­to de es­ta y otras ac­ti­vi­da­des fí­si­cas de­ri­va­do de un cam­bio de re­si­den­cia, pe­ro es­ti­mó vol­ver a em­pren­der la ca­rre­ra en un tiem­po pró­xi­mo. En lo que res­pec­ta a sus gus­tos mu­si­ca­les, el rock sin du­da es por mu­cho su fa­vo­ri­to y tam­bién par­te de su cre­ci­mien­to. “De­cían que era el rock pe­sa­do, que era ra­ro en mis gus­tos, pe­ro siem­pre me gus­tó”, sos­tu­vo an­tes de men­cio­nar que gru­pos co­mo los Ro­lling Sto­nes y los Beatles, a pe­sar de ser un tan­to más re­la­ja­dos, for­ma­ron par­te de su re­per­to­rio du­ran­te su ju­ven­tud. Ad­mi­tió que Led Ze­pell in fue su gru­po fa­vo­ri­to, pe­ro no se di­jo ce­rra­do a otros gé­ne­ros co­mo son la sal­sa y has­ta el pop, aun­que en las reunio­nes fa­mi­lia­res se in­cli­nan por los so­nes bohe­mios. Lo su­yo siem­pre fue la pa­la­bra y el dis­cur­so, y aquea pe­sar de que su ma­dre y her­ma­nas sa­ben to­car la gui­ta­rra, él ja­más se de­di­có a desa­rro­lla­res apar­te mu­si­cal .“Si quie­ren­les he­cho un dis­cur­so ”, di­jo en­tre ri­sas tras com­par­tir que en las con­vi­ven­cias fa­mi­lia­res”. Siem­pre me ha gus­ta­do la mú­si­ca, no tan fanático,pe­ro me ha gus­ta­do la mú­si­ca ”, afir­ma­ción que se­cun­dó su pa­re­ja du­ran­te la char­la. Jorge In­zun­za re­ve­ló ser pa­dre de dos hi­jos y ha­ber es­ta­do ca­sa­do du­ran­te 30 años. No pu­do ocul­tar el or­gu­llo por su pri­mo­gé­ni­to, quien ha­ce un par de días re­ci­bió su cé­du­la pro­fe­sio­nal tras ha­ber es­tu­dia­do de­re­cho, mien­tras que el me­nor se de­di­có a la par­te eco­nó­mi­ca. “Es una obli­ga­ción de los pa­dres”, ad­mi­tió, ya que el brin­dar edu­ca­ción aca­dé­mi­ca y la siem­bra de va­lo­res por fin han da­do fru­tos en su des­cen­den­cia. El fu­tu­ro de ellos es in­cier­to, sin em­bar­go, di­jo apo­yar­les en las de­ci­sio­nes que to­men en ca­so de ini­ciar una vi­da so­los o con­ti­nuar con sus es­tu­dios. La épo­ca en la que co­men­zó su ca­rre­ra po­lí­ti­ca fue de mo­vi­mien­to y con­mo­ción en el país. A prin­ci­pios de los años 90 con fi­gu­ras de po­der co­mo Diego Fer­nán­dez de Ce­ba­llos; el ase­si­na­to del en­ton­ces can­di­da­to Luis Do­nal­do Co­lo­sio; y el éxi­to que hu­bo en Ba­ja Ca­li­for­nia con la olea­da del go­bierno de Er­nes­to Ruf­fo Ap­pel, fue­ron el es­ce­na­rio pa­ra ini­ciar su mi­li­tan­cia.

CLAU­DIA AGUILAR

“Me sien­to en una eta­pa don­de pue­do desa­rro­llar co­sas por­que ya he­mos cum­pli­do en ca­sa””.

Su es­po­sa, un pi­lar fun­da­men­tal Con 30 años de ma­tri­mo­nio, el amor en pa­re­ja ha si­do fun­da­men­tal pa­ra su cre­ci­mien­to pe­ro­nal, de­ta­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.