En Es­pa­ña cual­quie­ra es “ex­per­to”

Milenio Edo de México - - Portada - Pérez-Re­ver­te

Em pie­za ano que­da­res­pa­cio­li breen Es­pañ apa­ra­tan to fu­lano re­suel­to a sen­ten­ciar con­flic­tos le­ja­nos, que a me­nu­do no co­no­ce sino de oí­das. Abu­rre tan­ta lan­za­da a mo­ro muer­to; tan­ta me­mo­ria his­tó­ri­ca bue­na o ma­la se­gún quién la ma­ne­je. Y así, des­de ha­ce ra­to, cual­quier po­lí­ti­co con me­nos lec­tu­ras que el cie­go del La­za­ri­llo, cual­quier tui­te­ro ágra­fo, cual­quier opor­tu­nis­ta en bus­ca de sus trein­ta se­gun­dos so­bre To­kio, trin­can un per­so­na­je his­tó­ri­co y lo re­vi­san por su cuen­ta, ma­sa­crán­do­lo sin com­ple­jos. Apli­can­do to­dos los cli­chés po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos del con­fu­so tiem­po en que vi­vi­mos. Aho­ra le ha to­ca­do al ge­ne­ral Va­le­riano Wey­ler, ca­pi­tán ge­ne­ral de Cu­ba en­tre 1896 y 1897, du­ran­te la gue­rra de in­de­pen­den­cia de la is­la. Y co­mo Wey­ler era ma­llor­quín, ha si­do allí don­de el par­la­men­to lo­cal aca­ba de apro­bar una mo­ción po­nién­do­lo de ge­no­ci­da pa­ra arri­ba por ha­ber “lle­va­do al ex­ter­mi­nio a un ter­cio de la po­bla­ción cu­ba­na”. Y bueno. Co­mo sa­be cual­quier lec­tor de his­to­ria, Wey­ler no era, es­ta­mos de acuer­do, un man­te­qui­tas blan­das ni un mo­ñas; era un mi­li­tar de ideas li­be­ra­les fiel a la le­ga­li­dad e im­pla­ca­ble en su ofi­cio. Un dis­ci­pli­na­do hi­jo de la gran pu­ta. Un ti­po du­ro que, pa­ra com­ba­tir al in­sur­gen­te Ma­ceo, creó zo­nas de con­cen­tra­ción don­de mi­lla­res de cam­pe­si­nos mu­rie­ron por en­fer­me­dad y ham­bre. Esa es la ver­dad; pe­ro de ahí a de­cir que se car­gó a más de 780.000 per­so­nas –en 1899 el cen­so en la is­la era de 1.572.797 al­mas– hay un abis­mo. Y so­bre to­do, me­dia más de un si­glo; y me­dia, tam­bién, una ma­ne­ra di­fe­ren­te a la nues­tra, a la ac­tual, de en­ten­der la gue­rra, la hu­ma­ni­dad, la vi­da y la muer­te. Asom­bra –aun­que ya no tan­to, o ca­si na­da– la dis­po­si­ción de los es­pa­ño­les, o co­mo nos lla­me­mos aho­ra, a des­tro­zar lo que se nos po­ne cer­ca. A dar­nos ti­ros en el pie. En cuan­to hay una ren­di­ja, por ahí nos lan­za­mos con en­tu­sias­mo. La his­to­ria de cua­lél quier país del mun­do, des­de los tiem­pos re­mo­tos, contiene mi­les de opor­tu­ni­da­des; pe­ro en nin­gu­na par­te, com­prue­ba quien ha­ya via­ja­do o leí­do un po­co, la de­mo­li­ción se lle­va a ca­bo con el te­són que po­ne­mos no­so­tros. Co­mo es­cri­bí al­gu­na vez, uti­li­zar la mi­ra­da del pre­sen­te pa­ra juz­gar só­lo des­de aquí los he­chos del pa­sa­do, es un error que im­pi­de la com­pren­sión y el co­no­ci­mien­to. Pe­ro es lo que hay, lo que nos gus­ta. Si Her­nán Cortés re­su­ci­ta­se pa­ra dar una con­fe­ren­cia ti­tu­la­da, por ejem­plo, Así lo hi­ce, no lo de­ja­ría­mos ha­blar. Ni si­quie­ra en­trar en el re­cin­to. Una ma­ni­fes­ta­ción se lo im­pe­di­ría lla­mán­do­lo im­pe­ria­lis­ta, ge­no­ci­da, xe­nó­fo­bo, mi­só­gino y fas­cis­ta. Por lo que, na­tu­ral­men­te, nos que­da­ría­mos sin sa­ber có­mo lo hi­zo. De qué mo­do y unas pocas do­ce­nas de es­pa­ño­les am­bi­cio­sos, de­ses­pe­ra­dos, crue­les y va­lien­tes, sin más re­cur­sos que sus es­pa­das, su ham­bre y sus aga­llas, cam­bia­ron la his­to­ria del mun­do. Y cla­ro. Si nos po­ne­mos a ello, cal­cu­len us­te­des la Iteu­ve que pue­de ha­cér­se­le a la his­to­ria de Es­pa­ña en par­ti­cu­lar y a la de la Hu­ma­ni­dad en ge­ne­ral, des­de el Gé­ne­sis has­ta la fe­cha. La de mo­cio­nes par­la­men­ta­rias que pue­den me­near­se mi­ran­do atrás y cuan­to más le­jos me­jor. La de ti­tu­la­res de pe­rió­di­cos y no­ti­cias de te­le­dia­rio po­si­bles. Lo bien que se lo pa­sa­rían nues­tros po­lí­ti­cos –y po­lí­ti­cas– des­em­pol­van­do ge­no­ci­dios, ma­sa­cres y otras vo­rá­gi­nes de an­ta­ño. A ver qué pa­sa con las gue­rras de Ma­rrue­cos, por ejem­plo. Con el sa­co de Ro­ma. Con los al­mo­gá­va­res des­pa­chan­do grie­gos en la otra pun­ta. Con la inex­pli­ca­ble mi­so­gi­nia de la Re­con­quis­ta, don­de se in­vi­si­bi­li­zó a las nu­me­ro­sas mu­je­res gue­rre­ras de la épo­ca. Con los hon­de­ros ba­lea­res –esos tam­bién eran de Ma­llor­ca, co­mo Wey­ler– que in­va­die­ron Ita­lia con Aníbal, ma­tan­do y vio­lan­do a tro­che y mo­che. Con los vio­len­tos de gé­ne­ro de Nu­man­cia, que li­qui­da­ron a sus mu­je­res y ni­ños pa­ra que no ca­ye­ran en ma­nos de los ro­ma­nos. Et­cé­te­ra. Y lue­go, cuan­do se ago­te la ma­te­ria na­cio­nal pa­ra mo­cio­nes de pal­pi­tan­te ac­tua­li­dad, siem­pre po­de­mos con­ti­nuar con la ex­tran­je­ra, que por ahí fue­ra la apro­ve­chan po­co: el ge­no­ci­dio ita­liano en Li­bia y Abi­si­nia, el de Sta­lin en la URSS, el de Nor­tea­mé­ri­ca con­tra los in­dios, el de los ne­gros ex­ter­mi­na­dos en el Áfri­ca ale­ma­na o en el Con­go bel­ga, el que lia­ron los tur­cos en Es­mir­na o in­clu­so en Bi­zan­cio, el de los cru­za­dos en Je­ru­sa­lén, el de los aqueos en Tro­ya, el de los pri­mo­gé­ni­tos egip­cios es­ca­be­cha­dos por Jo­sué, el de los ele­ge­te­bés chu­rras­quea­dos en So­do­ma y Go­mo­rra… Asun­tos no van a fal­tar, así que idio­tas y opor­tu­nis­tas es­tán de en­ho­ra­bue­na. Ra­ro es el país y ra­ro es el día, el año, el si­glo, en que no se cum­ple el aniversario de al­gu­na bar­ba­ri­dad.

L U I S MI G UE L M OR A L ES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.