A Pe­ña le bas­ta el per­dón

Milenio Edo de México - - Al Frente - revueltas@mac.com

Uno, sim­ple mor­tal, sos­pe­cha­ría por lo tan­to que lo que ver­da­de­ra­men­te les im­por­ta a los sa­lien­tes no es la tras­cen­den­cia de su le­ga­do, sino la me­ra im­pu­ni­dad ga­ran­ti­za­da por los en­tran­tes; así, que se va­yan al dia­blo, de tal ma­ne­ra, la re­for­ma edu­ca­ti­va y la re­for­ma ener­gé­ti­ca

Los me­xi­ca­nos, se­gún pa­re­ce, de­tes­tan ma­yo­ri­ta­ria­men­te a Enrique Pe­ña. Le impu­tan to­dos los ma­les ha­bi­dos y por ha­ber, va­mos, a un pre­si­den­te que en la rec­ta fi­nal de su man­da­to ha al­can­za­do unos ni­ve­les de im­po­pu­la­ri­dad nun­ca vis­tos des­de que las me­di­cio­nes co­men­za­ran a ser me­dia­na­men­te con­fia­bles. Ocu­rre, sin em­bar­go, que la sed de venganza de los ciu­da­da­nos no se ex­pre­só del to­do en las ur­nas por­que, mi­ren us­te­des, el can­di­da­to en la ca­rre­ra ha­cia la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca que avi­sa­ba de po­der per­se­guir­lo pe­nal­men­te por las co­rrup­te­las de su Go­bierno —en ca­so de que hu­bie­re una cau­sa, des­de lue­go— no ga­nó las elec­cio­nes sino que el pue­blo sa­bio es­co­gió, por el con­tra­rio, al com­pe­ti­dor que le ofre­ció to­dos los per­do­nes y to­das las in­dul­gen­cias. Así son las co­sas en la reali­dad real, se­ño­ras y se­ño­res. De ahí, de la cle­men­cia pro­me­ti­da —o ne­go­cia­da, qué ca­ray— se de­ri­va muy se­gu­ra­men­te la blan­den­gue­ría de la ac­tual Ad­mi­nis­tra­ción an­te la es­tra­te­gia de aco­so y de­rri­bo em­pren­di­da, des­de ya, por un pre­si­den­te elec­to que ni si­quie­ra ocu­pa to­da­vía el car­go: to­do lo que lo­gró el ré­gi­men priis­ta en fun­cio­nes —las re­for­mas es­truc­tu­ra­les, el gran pro­yec­to de in­fra­es­truc­tu­ra del nue­vo ae­ro­puer­to y la con­so­li­da­ción de los en­tes au­tó­no­mos del Es­ta­do me­xi­cano, en­tre otros tan­tos ade­lan­tos

La pa­si­vi­dad del go­bierno es tam­bién la in­mo­vi­li­dad de par­te de la so­cie­dad

com­pro­ba­bles y ve­ri­fi­ca­bles— se­rá bo­rra­do de la faz de la tie­rra. Y, sus im­pul­so­res, ni pío, qué ca­ray: ca­lla­di­tos to­do el tiem­po, dis­cre­tos y ex­tra­ña­men­te pru­den­tes sien­do que lo que se jue­ga es su pro­yec­to de país, ni más ni me­nos. To­do es­to, lo que es­tá ocu­rrien­do, era pa­ra que ar­ma­ran una que ni te cuen­to y re­sul­ta que no, que ahí es­tán en su rin­cón, sin abrir la bo­ca y, en el te­ma del ae­ró­dro­mo, has­ta lle­ga­ron a de­cla­rar que no iban ya a di­fun­dir los es­pec­ta­cu­la­res vi­deos de Nor­man Fos­ter ni a ex­hi­bir las fo­to­gra­fías de los tra­ba­jos ya rea­li­za­dos (cuan­do mi­ras esas imá­ge­nes, la me­ra pers­pec­ti­va de que se can­ce­le una obra tan co­lo­sal re­sul­ta en ver­dad es­can­da­lo­sa). Uno, sim­ple mor­tal, sos­pe­cha­ría por lo tan­to que lo que ver­da­de­ra­men­te les im­por­ta a los sa­lien­tes no es la tras­cen­den­cia de su le­ga­do sino la me­ra im­pu­ni­dad ga­ran­ti­za­da por los en­tran­tes. Así. Que se va­yan al dia­blo, de tal ma­ne­ra, la re­for­ma edu­ca­ti­va y la re­for­ma ener­gé­ti­ca. Que los ni­ños vuel­van a ser rehe­nes del más ne­fas­to cor­po­ra­ti­vis­mo y que no se reali­cen las gran­des in­ver­sio­nes que iban a te­ner lu­gar pa­ra des­cu­brir los yacimientos que Pe­mex no pue­de ex­plo­tar, de cual­quier ma­ne­ra, por con­sus­tan­cial fal­ta de re­cur­sos (el pe­tró­leo que te­ne­mos “no se en­tre­ga” a los ex­tran­je­ros sino que es “pa­tri­mo­nio de la na­ción”; por eso mis­mo, ya no se va a ven­der al ex­te­rior, no es un sim­ple pro­duc­to ge­ne­ra­dor de di­vi­sas, tie­ne una con­di­ción prác­ti­ca­men­te sa­gra­da; adiós, pues, a la re­for­ma ener­gé­ti­ca). La pa­si­vi­dad de los ac­tua­les go­ber­nan­tes, sin em­bar­go, es tam­bién la in­mo­vi­li­dad de una par­te de la so­cie­dad que, con­fron­ta­da a la ame­na­za con­cre­ta del cau­di­llis­mo, se con­ten­ta de pre­sen­ciar las arre­me­ti­das del apa­ra­to po­pu­lis­ta sin reac­cio­nar ma­yor­men­te: los par­ti­da­rios de que pro­si­guie­ra la cons­truc­ción del NAICM, ma­yo­ri­ta­rios se­gún va­rias en­cues­tas, no sa­lie­ron a vo­tar el pa­sa­do fin de se­ma­na. En es­te sen­ti­do, hay que de­cir que los se­gui­do­res de Obra­dor son mu­cho más ac­ti­vos y mu­cho más par­ti­ci­pa­ti­vos: es­tán en to­das par­tes, se com­pro­me­ten y ac­túan. Por lo que pa­re­ce, la ma­gia de la de­ma­go­gia pri­ma so­bre la preo­cu­pa­ción de pro­mo­ver los elu­si­vos va­lo­res de la de­mo­cra­cia li­be­ral. De tal ma­ne­ra, los me­xi­ca­nos po­bla­mos aho­ra en un ex­tra­ño es­pa­cio pú­bli­co: pro­fun­da­men­te divididos, sin en­con­trar una voz que se le­van­te pa­ra va­li­dar cual­quier po­si­ble bon­dad del “sis­te­ma” que nos ha go­ber­na­do en los úl­ti­mos años, va­mos to­dos jun­tos ha­cia un es­ce­na­rio de ver­da­des ab­so­lu­tas, des­ca­li­fi­ca­cio­nes y jui­cios la­pi­da­rios emi­ti­dos por un per­so­na­je que pre­ten­de re­fun­dar la na­ción me­xi­ca­na, ni más ni me­nos, de­mo­lien­do cual­quier ves­ti­gio del pa­sa­do. El PRI pa­re­ce ya no exis­tir, ni co­mo Go­bierno ni co­mo par­ti­do, sien­do que ha­bía pro­mo­vi­do una apues­ta mo­der­ni­za­do­ra pa­ra Mé­xi­co. Lo re­pi­to: no es la he­ren­cia lo que pa­re­ce im­por­tar­les sino el per­dón otor­ga­do por el emi­sa­rio de la “paz y el amor” (aun­que el hom­bre se ha­ya pues­to bas­tan­te bron­co en los úl­ti­mos días). Se en­mu­de­cie­ron, to­dos ellos. Se aco­gie­ron pron­ta­men­te a la be­ne­vo­len­cia del nue­vo gran ca­li­fi­ca­dor de los de­li­tos ca­ta­lo­ga­dos y, be­ne­fi­cia­rios di­rec­tos del per­dón, se irán tran­qui­la­men­te a ca­sa mien­tras tie­ne lu­gar la gran em­pre­sa de de­mo­li­ción (li­te­ral­men­te, del NAICM y, lue­go, más su­brep­ti­cia­men­te, de to­do lo de­más, in­clu­yen­do esas re­for­mas tan tra­ba­jo­sa­men­te ne­go­cia­das con una opo­si­ción que, en tiem­pos to­da­vía re­cien­tes, se com­por­tó de ma­ne­ra ab­so­lu­ta­men­te ejem­plar). Adiós a su he­ren­cia. Adiós a las re­for­mas. Adiós a las ins­ti­tu­cio­nes. Ah, pe­ro van a ser per­do­na­dos…

EFRÉN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.