Un ni­ño o un jo­ven es ase­si­na­do ca­da ho­ra en Mé­xi­co

La in­se­gu­ri­dad ha lle­ga­do a tal pun­to que las agre­sio­nes son la primera cau­sa de muer­te en­tre hom­bres jó­ve­nes y la se­gun­da en­tre mu­je­res jó­ve­nes, de acuer­do con ci­fras del Ine­gi

Milenio Edo de México - - Portada - VA­NES­SA JOB, CDMX

Ine­gi: en­tre 2010 y 2017 han muer­to a ma­nos del cri­men or­ga­ni­za­do 71 mil 910 hom­bres y mu­je­res de 12 a 29 años.

Ima­gi­ne que asis­te a un con­cier­to en el Fo­ro Sol, en Ciu­dad de Mé­xi­co. Es­tá ro­dea­do de 24 mil jó­ve­nes can­tan­do, brin­can­do y pro­vo­can­do, con su eu­fo­ria, una llu­via de cer­ve­za (pen­se­mos que es so­lo cer­ve­za). Aho­ra ima­gi­ne tres Fo­ro Sol re­ple­tos: 72 mil cha­vos bai­lan­do. Ese es el equi­va­len­te a los ni­ños, ado­les­cen­tes y jó­ve­nes que han muer­to vio­len­ta­men­te en los úl­ti­mos ocho años. Ca­si 72 mil hom­bres y mu­je­res (71 mil 910, pa­ra ser exac­tos), des­de 12 y has­ta 29 años, han si­do ase­si­na­dos en­tre 2010 y 2017, de acuer­do con ci­fras del Ine­gi. El cri­men or­ga­ni­za­do es­tá ani­qui­lan­do a bue­na par­te de la ju­ven­tud me­xi­ca­na: en ese lap­so de tiem­po, un ni­ño, un ado­les­cen­te, o un jo­ven ha si­do ase­si­na­do ca­da ho­ra, en pro­me­dio. Ha­ga me­mo­ria y va­ya al 31 de enero de 2010, cuan­do unos jóy ve­nes es­ta­ban de fies­ta en el frac­cio­na­mien­to Vi­llas de Sal­vár­car, en Ciu­dad Juá­rez, Chihuahua. Esa no­che un co­man­do los ata­có y ma­sa­cró a 15 de ellos. En to­tal, du­ran­te ese año, murieron ase­si­na­dos 10 mil 328 ni­ños y jó­ve­nes. Pa­ra 2017, la ci­fra au­men­tó 14 por cien­to: al­can­zó 11 mil 789 ca­sos. Las ci­fras no de­jan lu­gar a du­das: la vio­len­cia del cri­men or­ga­ni­za­do (la gue­rra en­tre nar­cos y los combates con­tra efec­ti­vos po­li­cia­les y tro­pas mi­li­ta­res), y la vi­ru­len­cia de la de­lin­cuen­cia co­mún, se es­tán lle­van­do, a pun­ta de ba­la­zos, bue­na par­te del pre­sen­te y el fu­tu­ro del país: en 11 años (2007-2017) 13 mil me­no­res de edad fue­ron ase­si­na­dos. La vio­len­cia ha lle­ga­do a tal pun­to que las agre­sio­nes son la primera cau­sa de muer­te en­tre hom­bres jó­ve­nes y la se­gun­da cau­sa de muer­te en­tre mu­je­res jó­ve­nes, se­gún ci­fras del Ine­gi. Lue­go del cre­ci­mien­to de la vio­len­cia ocu­rri­do en­tre 2007 y 2012, el país tu­vo un res­pi­ro en 2013: los ase­si­na­tos ha­bían dis­mi­nui­do ca­si la mi­tad (5 mil 255 en ese año). So­lo fue un sus­pi­ro, al

Los cár­te­les es­tán ani­qui­lan­do a bue­na par­te de la ju­ven­tud me­xi­ca­na, al fu­tu­ro del país

año si­guien­te co­men­zó el re­pun­te: los ase­si­na­tos au­men­ta­ron 67.2 por cien­to en tres años (2014 a 2017). Des­de 2015, las ci­fras mos­tra­ron una nue­va ten­den­cia a la al­za de los ase­si­na­tos en la po­bla­ción en­tre 12 y 29 años. La si­tua­ción se po­ne peor si des­glo­sa­mos la ci­fra y nos en­fo­ca­mos a la vio­len­cia con­tra los hom­bres jó­ve­nes: ahí el cre­ci­mien­to fue de 70 por cien­to. En el seg­men­to de mu­je­res, el cre­ci­mien­to fue de 43 por cien­to. La Red por los De­re­chos de la In­fan­cia en Mé­xi­co ha re­ca­ba­do ci­fras del Ine­gi, las ha des­glo­sa­do, afir­ma que en 2017 ocho de ca­da 10 ase­si­na­tos de me­no­res se per­pe­tra­ron con ar­ma de fue­go. Los re­gis­tros de Ins­ti­tu­to Me­xi­cano de la Ju­ven­tud (Im­ju­ve) se­ña­lan que pa­ra ese año la ta­sa de mor­ta­li­dad de jó­ve­nes (12 a 29 años) más al­ta se re­gis­tró en Co­li­ma, se­gui­do de Ba­ja Ca­li­for­nia Sur, Gue­rre­ro, Chihuahua y Si­na­loa. Los es­ta­dos más se­gu­ros por su ta­sa de ho­mi­ci­dios ju­ve­ni­les son Yu­ca­tán, Cam­pe­che, Tlaxcala, Hi­dal­go y Coahui­la. “El ran­go de edad de los ho­mi­ci­dios en jó­ve­nes que más tie­ne afec­ta­ción es el de 20 a 25 años”, pun­tua­li­za Ho­ra­cio Cha­vi­ra, di­rec­tor de Sa­lud, Equi­dad y Ser­vi­cios a Jó­ve­nes del Im­ju­ve. Las des­apa­ri­cio­nes Al fe­nó­meno de ho­mi­ci­dios ju­ve­ni­les hay que su­mar­le otro ho­rror: el in­cre­men­to en las des­apa­ri­cio­nes de ni­ños y jó­ve­nes que de­nun­cia la Re­dim. Sus re­gis­tros mues­tran un de­cli­ve en los ho­mi­ci­dios en 2013, pe­ro un au­men­to en la des­apa­ri­ción de los me­no­res de edad. Juan Mar­tín Pé­rez, di­rec­tor de Re­dim sos­tie­ne una hi­pó­te­sis: los ase­si­na­tos de jó­ve­nes no ba­ja­ron en 2013, sino que esas per­so­nas se en­cuen­tran en ca­li­dad de des­apa­re­ci­das. Y ex­pli­ca: si com­pa­ra­mos las grá­fi­cas de ho­mi­ci­dios de jó­ve­nes de 12 a 29 años con las del Re­gis­tro de Da­tos de Per­so­nas Ex­tra­via­das o Des­apa­re­ci­das en el mis­mo ran­go de edad, se apre­cia un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en des­apa­ri­cio­nes en 2013 y 2014. Tan so­lo de 2012 al si­guien­te año los ca­sos au­men­ta­ron 25 por cien­to. La red do­cu­men­tó que en 11 años (2007-2017) 13 mil 217 ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes (de 0 a 17 años) murieron ase­si­na­dos. El aná­li­sis de la or­ga­ni­za­ción mues­tra que en­tre los me­no­res de edad ase­si­na­dos en 2017, el gru­po con más ho­mi­ci­dios es el de los ado­les­cen­tes, el ran­go de edad de 15 a 17 años, con 69.7 por cien­to, se­gui­do de los ni­ños de 10 a 14 años, que re­pre­sen­tan 15.6 por cien­to del to­tal. Ima­gi­ne que es­tá en me­dio de tres Fo­ro Sol. Que el lu­gar es­tá re­ple­to de ca­dá­ve­res, de los cuer­pos de 72 mil me­no­res y jó­ve­nes eje­cu­ta­dos en ocho años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.