Es­tra­te­gia que no ad­mi­te con­sul­ta

Milenio Edo de México - - Portada - CAR­LOS MA­RÍN cma­rin@mi­le­nio.com

Ni se les ocu­rra bus­car la opi­nión del “pue­blo” pa­ra en­fren­tar la cri­mi­na­li­dad.

Pe­se a lo ri­dícu­lo que fue el son­deo so­bre el NAIM, vie­ne un se­xe­nio de con­sul­ti­tis agu­da

El vier­nes re­cien­te de Muer­tos, el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, a tra­vés de su agen­cia an­ti­nar­có­ti­cos (la DEA), pu­bli­có en su In­for­me Na­cio­nal so­bre Ame­na­zas de Dro­gas 2018 que, si bien el cár­tel de Si­na­loa con­ti­núa su ex­pan­sión en ese país y a pe­sar de es­tar ya ba­jo pro­ce­so Joa­quín El Chapo Guzmán, es­te hom­bre y su agru­pa­ción sos­tie­nen una fé­rrea com­pe­ten­cia con el ava­sa­llan­te gru­po cri­mi­nal Jalisco Nue­va Ge­ne­ra­ción, que en­ca­be­za el se­ñor Ne­me­sio Ose­gue­ra. Se con­fir­ma en el re­por­te que esa ban­da ya es­tá en­cla­va­da en 22 de los 32 es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na, y que en unos cuan­tos años lo­gró con­so­li­dar un im­pe­rio en EU, sien­do que ha­ce ape­nas re­la­ti­va­men­te po­co tiem­po to­do su co­mer­cio se rea­li­za­ba en Asia, Ocea­nía, Áfri­ca y Eu­ro­pa, y que des­de en­ton­ces era con­si­de­ra­ba la ban­da más ri­ca del mun­do por el De­par­ta­men­to del Te­so­ro. La ex­pan­sión de esa te­mi­ble y prós­pe­ra pan­di­lla tie­ne san­grien­tos avis­ta­mien­tos en Ciu­dad de Mé­xi­co, so­bre to­do en el ba­rrio de Te­pi­to y la al­cal­día de Tláhuac. Ne­gar que ope­ra en la ca­pi­tal na­cio­nal es tan in­ge­nuo co­mo su­po­ner que no se ha vuel­to la prin­ci­pal ame­na­za a la Se­gu­ri­dad Na­cio­nal y Pú­bli­ca. En la es­tra­te­gia del agó­ni­co go­bierno fe­de­ral esa or­ga­ni­za­ción cre­ció a cos­ta de Los Ze­tas, El Gol­fo y Los Tem­pla­rios. Y no ce­san las cruen­tas dispu­tas por es­pa­cios pa­ra el tra­sie­go, co­mo ejem­pli­fi­can Co­li­ma, Na­ya­rit y el par de en­ti­da­des en la pe­nín­su­la de Ba­ja Ca­li­for­nia, con el cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial del ho­mi­ci­dio ar­te­ro. Una­gue­rra­que,de­noa­vis­par­se el­go­bier­no­que­vie­ne,ga­na­ráel­deJa­lis­co,has­ta­con­se­guir su do­mi­nio en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal. An­drés Ma­nuel López Obra­dor y gen­te de su equi­po han ma­ni­fes­ta­do su re­cha­zo a la ma­ne­ra co­mo el go­bierno sa­lien­te vino en­fren­tan­do al cri­men or­ga­ni­za­do, pe­ro no han di­cho lo que ellos ha­rán, ex­cep­to ha­blar de per­dón y am­nis­tía. En los desas­tro­sos fo­ros de se­gu­ri­dad que ter­mi­na­ron­sien­do­pos­pues­tos­por­que­fue­ro­nu­na­pé­si­mai­dea “pa­ci­fis­ta”, el fu­tu­ro se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, Al­fon­so Du­ra­zo, ter­mi­nó por ofre­cer­les dis­cul­pas a las víc­ti­mas que, ob­via­men­te, cla­man por jus­ti­cia. Las au­to­ri­da­des es­ta­du­ni­den­ses, mien­tras tan­to, es­tán más preo­cu­pa­das por el có­mo po­drá la nue­va ad­mi­nis­tra­ción me­xi­ca­na con­te­ner el pro­ble­ma, y to­do in­di­ca que ellas im­pul­sa­rán su pro­gra­ma y el in­cre­men­to de re­com­pen­sas pa­ra la cap­tu­ra de los gran­des ca­pos. Es­to, sin em­bar­go, no pros­pe­ra­rá si no com­par­ten su in­for­ma­ción con la PGR, el Ejér­ci­to, la Ma­ri­na y la Po­li­cía Fe­de­ral. Aquí, pe­se a lo ri­dícu­lo y desas­tro­so que fue el son­deo so­bre el nue­vo ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal, vie­ne un se­xe­nio de con­sul­ti­tis agu­da. El cam­bio que se ave­ci­na es mu­cho más que de je­fe del Po­der Eje­cu­ti­vo: se­rá otro ti­po de ré­gi­men. No que­da sino cru­zar los de­dos pa­ra que al Pre­si­den­te elec­to ni se le ocu­rra in­ten­tar la apli­ca­ción de fór­mu­la, siem­pre des­con­fia­ble, de ha­cer “con­sul­tas po­pu­la­res” pa­ra de­fi­nir su po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.