Y la ca­ra­va­na hi­zo cri­sis

Milenio Edo de México - - Al Frente - CAR­LOS PUIG twit­ter: @puig­car­los

Las mu­chas ho­ras de ca­mi­na­ta, las ame­na­zas del cri­men or­ga­ni­za­do, la co­lu­sión con esas or­ga­ni­za­cio­nes de mu­chas po­li­cías mu­ni­ci­pa­les, es­ta­ta­les y fe­de­ra­les, las con­fu­sas y con­tra­dic­to­rias ac­cio­nes del go­bierno fe­de­ral pre­sio­na­do por Es­ta­dos Uni­dos han crea­do una cri­sis que se veía ve­nir. Va­ra­dos en Ve­ra­cruz, dis­per­sos en ca­rre­te­ras con­tro­la­das por de­lin­cuen­tes, las ca­ra­va­nas se alar­gan y ocu­pan va­rios es­ta­dos del sur y co­mien­zan a con­fi­gu­rar una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria. El sá­ba­do en Tla­te­lol­co pa­sé al­gu­nas ho­ras en la Cum­bre Mun­dial de Ma­dres de Mi­gran­tes Des­apa­re­ci­dos, ti­tá­ni­co es­fuer­zo del Mo­vi­mien­to Mi­gran­te Me­soa­me­ri­cano que fun­dó y di­ri­ge ha­ce mu­chos años Mar­ta Sán­chez So­ler. Al­gu­nas de las his­to­rias que ahí se es­cu­chan: ¿Cuán­to cues­ta lle­gar de la fron­te­ra sur me­xi­ca­na a una ciu­dad fron­te­ri­za es­ta­du­ni­den­se? Un lu­gar en un tráiler an­da en unos 5 mil qui­nien­tos dó­la­res —me cuen­tan—; des­pués hay que pa­gar el cru­ce. En los cru­ces de Ta­mau­li­pas to­do es­tá tra­fi­ca­do. Has­ta los que ca­mi­nan por los puen­tes pa­ra lle­gar con mi­gra­ción es­ta­du­ni­den­se tu­vie­ron que pa­gar. Los tra­fi­can­tes con­tro­lan los ac­ce­sos a los puen­tes, con­tro­lan los ac­ce­sos al río. Nin­gún mi­gran­te pue­de lle­gar y echar­se al Río Bravo pa­ra in­ten­tar cru­zar, ahí es­tán los tra­fi­can­tes. ¿El peor es­ta­do? Ta­mau­li­pas. Ahí ya no hay ma­ne­ra, to­do lo con­tro­la el cri­men or­ga­ni­za­do, las or­ga­ni­za­cio­nes de tra­fi­can­tes alia­das con al­guno de los cár­te­les de trá­fi­co de dro­gas, las ca­rre­te­ras y los ca­mi­nos son su­yos, des­pués Ve­ra­cruz. La ca­ra­va­na tie­ne éxi­to y su­ma per­so­nas por­que, más allá de las mo­ti­va­cio­nes de su arran­que, mu­chos mi­gran­tes la ven co­mo una ma­ne­ra de lle­gar cer­ca de la fron­te­ra nor­te sin ne­ce­si­dad de pa­gar a tra­fi­can­tes y se van su­man­do. Eso quie­re de­cir que es­tos éxo­dos son in­te­gra­dos, en su ma­yo­ría por los más po­bres, los que no po­drían nun­ca pa­gar los mi­les de dó­la­res que ne­ce­si­tan pa­ra lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos. No hay un so­lo mi­gran­te que no ha­ble mal de fun­cio­na­rios del INM y de las po­li­cías que se to­pa en el ca­mino. Los ex­tor­sio­nan, los mal­tra­tan, les ro­ban. Aho­ra, la ca­ra­va­na ha he­cho cri­sis. Y con eso ha ex­hi­bi­do al Es­ta­do me­xi­cano.

No hay un so­lo mi­gran­te que no ha­ble mal de fun­cio­na­rios del INM y de las po­li­cías

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.