“Vá­yan­se acos­tum­bran­do”

Milenio Edo de México - - Al Frente - DIE­GO FER­NÁN­DEZ DE CE­VA­LLOS

Son gra­ves los he­chos re­cien­tes que anun­cian al­go ver­gon­zo­so y ero­si­vo pa­ra la vi­da na­cio­nal: el pró­xi­mo go­bierno es­ta­rá mar­ca­do por la men­ti­ra; he­rra­mien­ta que le se­rá de uso co­rrien­te pa­ra tra­tar de jus­ti­fi­car ocu­rren­cias apo­ya­das for­mal­men­te en la ley o gro­se­ra­men­te ar­bi­tra­rias. El ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co del po­der pú­bli­co ja­más pue­de sus­ten­tar­se en tra­ca­la­das y en­ga­ños, me­nos si el re­cién elec­to ha di­cho —ad nau­seam— que su éti­ca le im­pi­de men­tir, que ac­túa con “ho­nes­ti­dad va­lien­te” y tie­ne “au­to­ri­dad mo­ral”. Es in­so­por­ta­ble pa­ra el pue­blo de Mé­xi­co el com­por­ta­mien­to fre­cuen­te­men­te fa­laz de la lla­ma­da “cla­se po­lí­ti­ca”. Con­tra eso vo­ta­ron 30 mi­llo­nes de elec­to­res. Múl­ti­ples con­duc­tas del pró­xi­mo go­bierno lle­van a sos­te­ner que las men­ti­ras, com­pul­si­vas y des­ver­gon­za­das, nu­tri­rán la trans­for­ma­ción de cuar­ta que vie­ne. Bas­ta ver la ce­re­za del pas­tel que co­ro­nó la pa­tra­ña lla­ma­da “con­sul­ta” ur­di­da por el au­tó­cra­ta pa­ra la­var­se las ma­nos elu­dien­do la res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca por su de­ci­sión -pre­via­men­te to­ma­da- de can­ce­lar Tex­co­co, no obs­tan­te ha­ber di­cho: “si los ri­cos lo ha­cen con su di­ne­ro, pues que lo ha­gan”. Des­pués de ofre­cer en cam­pa­ña que co­mo pre­si­den­te im­pe­di­ría tal obra (aun­que im­pli­ca­ra ti­rar más de 100 mil mi­llo­nes de pe­sos de los me­xi­ca­nos y ha­cer un da­ño in­cal­cu­la­ble al país) pro­mo­vió, ya elec­to, una con­sul­ta y una en­cues­ta, am­bas de al­can­ce na­cio­nal, que él pon­de­ra­ría pa­ra de­ci­dir. Co­mo va­rias en­cues­tas pro­fe­sio­na­les da­ban cla­ra ven­ta­ja a Tex­co­co, pres­cin­dió de la que él anun­ció, con­tra­di­cién­do­se nue­va­men­te. En se­gui­da pi­dió: que sus in­con­di­cio­na­les pa­ga­ran el cos­to de su “con­sul­ta”; que sus in­con­di­cio­na­les de­ci­die­ran el nú­me­ro de ca­si­llas (cal­cu­la­da­men­te in­su­fi­cien­tes, im­pi­dien­do que se ex­pre­sa­ra 99 por cien­to de los con­vo­ca­dos); que sus in­con­di­cio­na­les de­ci­die­ran los lu­ga­res de ins­ta­la­ción de las ca­si­llas (que im­pú­di­ca­men­te que­da­ron en su ma­yo­ría en zo­nas que le fue­ron fa­vo­ra­bles en la pa­sa­da elec­ción); que sus in­con­di­cio­na­les de­ci­die­ran las pre­gun­tas, el nú­me­ro de bo­le­tas, su ma­ni­pu­la­ción y su res­guar­do du­ran­te 4 días. Y ¡oh sor­pre­sa!, ¡ga­nó la ofer­ta del can­di­da­to pre­si­den­cial! ¡Ga­nó San­ta Lu­cía! Pe­ro el em­bus­te le re­sul­tó in­su­fi­cien­te, fal­ta­ba la ce­re­za: al co­men­tar que “el pue­blo bueno y sa­bio” se ex­pre­só “va­lien­te, cer­te­ro y efi­caz” con­tra Tex­co­co, ha­bló el es­ta­dis­ta im­par­cial di­cien­do que, pa­ra no in­fluir en el re­sul­ta­do de su con­sul­ta, ocul­tó un do­cu­men­to re­ci­bi­do del go­bierno fran­cés del que se des­pren­de la via­bi­li­dad del ae­ro­puer­to de Sta. Lu­cía. El go­bierno fran­cés res­pon­dió que él no ha­bía emi­ti­do dic­ta­men al­guno. acos­tum­bran­do”._ ¿So­bre­vino al­gu­na acla­ra­ción, rec­ti­fi­ca­ción o dis­cul­pa? No. So­la­men­te ame­na­zó: “Ven­drán más con­sul­tas, vá­yan­se OJA­LÁ LOS ILU­SOS DES­PIER­TEN, LOS EM­PRE­SA­RIOS NO SE EQUI­VO­QUEN Y LOS EUNUCOS NO SEAN MA­YO­RÍA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.