Res­pon­sa­bi­li­dad de los le­gis­la­do­res

Milenio Edo de México - - Portada - Mauricio Val­dés

En mi ex­pe­rien­cia le­gis­la­ti­va, he sen­ti­do la res­pon­sa­bi­li­dad de apro­bar o re­cha­zar al­gu­na ini­cia­ti­va de ley, o par­te de su ar­ti­cu­la­do. Al­gu­nas ve­ces mo­men­tos di­fí­ci­les y si­tua­cio­nes com­pli­ca­das con el gru­po par­la­men­ta­rio. En­fren­ta­do a la con­cien­cia per­so­nal de ser li­bre y a la per­te­nen­cia al gru­po par­la­men­ta­rio que re­cla­ma dis­ci­pli­na y uni­dad. Con el tiem­po, uno se que­da siem­pre con su con­cien­cia, que nos si­gue to­da la vi­da, en mi ca­so, ale­gre con la con­duc­ta asu­mi­da. Siem­pre pro­cu­ré en­te­rar­me y en­ten­der, has­ta don­de era po­si­ble, del con­te­ni­do y re­per­cu­sio­nes pre­vi­si­bles de lo que vo­ta­ba. La re­cien­te­men­te pro­mul­ga­da Ley que re­gu­la las re­mu­ne­ra­cio­nes de los ser­vi­do­res pú­bli­cos fe­de­ra­les, con­tie­ne va­rios as­pec­tos re­le­van­tes, co­mo la can­ce­la­ción de gas­tos de las pen­sio­nes a los ex pre­si­den­tes, una de­man­da añe­ja; y por otra par­te, la re­duc­ción de sa­la­rios y pres­ta­cio­nes de los ser­vi­do­res pú­bli­cos por aba­jo del que per­ci­ba el pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca, co­mo lo dis­po­ne la Cons­ti­tu­ción. El mon­to del aho­rro no pa­re­ce re­le­van­te en el pre­su­pues­to to­tal, sin em­bar­go, el vo­lu­men cre­cien­te de la pro­tes­ta cre­ció a tal mag­ni­tud, que se vol­vió in­dis­pen­sa­ble aten­der­la y ser­vi­rá. Es el ini­cio pa­ra re­gu­lar y re­gis­trar las sa­la­rios reales de los ser­vi­do­res pú­bli­cos y to­das sus pres­ta­cio­nes. Ob­ser­va­re­mos su apli­ca­ción, por­que con­si­de­ro se de­be con­ti­nuar por un ca­mino ob­je­ti­vo y trans­pa­ren­te pa­ra la de­ter­mi­na­ción de sa­la­rios, con los ajus­tes le­ga­les que fal­tan, al­gu­nos por erro­res re­co­no­ci­dos en la Ley y por otras dis­po­si­cio­nes vin­cu­la­das. Re­sal­ta el he­cho de que el Pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Se­na­do­res, quien por un dis­po­si­ti­vo cons­ti­tu­cio­nal, pa­sa­do el tér­mino pa­ra que el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca ob­je­ta­ra u or­de­na­ra su pu­bli­ca­ción, sin ha­cer­lo, lo uti­li­zó y fue pu­bli­ca­da en el Dia­rio Ofi­cial del pa­sa­do 5, con fe­cha del 13 de sep­tiem­bre pa­sa­do. Ex­tra­ña que el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca guar­da­ra si­len­cio an­te es­te he­cho, lo que mues­tra, por una par­te su po­si­ble desacuer­do, y por la otra, los ries­gos pa­ra su vi­gen­cia y apli­ca­ción in­te­gral. Es sa­bi­do que el sa­la­rio real que per­ci­ben los ser­vi­do­res pú­bli­cos no es re­gis­tra­do co­mo tal, por el im­pac­to fis­cal, así co­mo en pres­ta­cio­nes y prin­ci­pal­men­te en pen­sio­nes. Ha­brá que ver si es­ta ad­mi­nis­tra­ción tam­bién de­ci­de el re­gis­tro real, lo que sig­ni­fi­ca tam­bién el co­rrec­to pa­go co­rres­pon­dien­te de im­pues­tos, co­mo cual­quier otro tra­ba­ja­dor.

El pro­ce­di­mien­to de có­mo se ajus­ta­rán los sa­la­rios de ser­vi­do­res pú­bli­cos, el re­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.