Los con­se­jos de la na­tu­ra­le­za

Milenio Edo de México - - Al Frente - AR­LET­TE LÓ­PEZ Fa­cul­tad de Es­tu­dios Su­pe­rio­res Iz­ta­ca­la UNAM

El cam­bio cli­má­ti­co, el de­te­rio­ro am­bien­tal, la es­ca­sez del agua, la ex­tin­ción de al­gu­nas es­pe­cies, en­tre otras, son las te­má­ti­cas que nos preo­cu­pan y que han lle­va­do a los cien­tí­fi­cos, in­ves­ti­ga­do­res, em­pre­sa­rios, y crea­ti­vos a bus­car al­ter­na­ti­vas en ma­te­ria­les que per­mi­tan man­te­ner la pro­duc­ción sin cau­sar im­pac­to am­bien­tal, a di­se­ñar es­pa­cios que con ba­jo con­su­mo de ener­gía per­mi­tan ade­cua­das tem­pe­ra­tu­ras, a bus­car al­ter­na­ti­vas na­tu­ra­les para aten­der la sa­lud y así po­dría­mos se­guir con una lis­ta muy gran­de de to­das las ne­ce­si­da­des que co­mo so­cie­dad te­ne­mos para so­bre­vi­vir. Si por un la­do exis­te el de­te­rio­ro de nues­tros re­cur­sos y por otras gran­des ne­ce­si­da­des ¿qué se pue­de ha­cer?

Bueno, acer­car­nos por un buen con­se­jo, a quien sea de nues­tra con­fian­za. Yque me­jor que la mis­ma Na­tu­ra­le­za, que ha rea­li­za­do a lo lar­go de millones de años el di­se­ño de mo­de­los de se­res vi­vos ca­pa­ces de so­bre­vi­vir en con­di­cio­nes ad­ver­sas o al me­nos di­fí­ci­les, y que con­ti­núan en un pro­ce­so de cam­bio y adap­ta­ción.

No po­de­mos me­nos que ma­ra­vi­llar­nos al ob­ser­var co­mo una ho­ja cap­tu­ra la luz del sol y la trans­for­ma en ener­gía, co­mo hay or­ga­nis­mos que desafían la gra­ve­dad ca­mi­nan­do en el te­cho o las pa­re­des, co­mo so­bre­vi­ven en el de­sier­to ani­ma­les y plan­tas con mí­ni­ma can­ti­dad de agua, y un sin­fín de in­quie­tu­des que sur­gen en mu­chas per­so­nas pe­ro en par­ti­cu­lar quie­nes se de­di­can a una cien­cia re­cien­te lla­ma­da Bio­mi­me­sis ( grie­go bios-vi­da mi­me­sis-imi­tar)es­ta pa­la­bra apa­re­ció en una pu­bli­ca­ción en 1960.

A par­tir de esa fe­cha se apli­có el tér­mino a los pro­duc­tos ar­ti­fi­cia­les que se ge­ne­ran imi­tan­do a los na­tu­ra­les. Y así se han lo­gra­do me­jo­ras en di­ver­sas a es­pa­cios o pro­duc­tos que pa­re­ce­ría al­go im­po­si­ble. Co­mo edi­fi­cios que re­gu­lan la tem­pe­ra­tu­ra imi­tan­do la es­truc­tu­ra de un ter­mi­te­ro, pin­tu­ra que re­pe­le el agua y su­cie­dad re­sul­ta­do de es­tu­dios de la flor de lo­to, el vel­cro del es­tu­dio de los fru­tos de la plan­ta car­di­llo que con sus gan­chos se su­je­ta a la ro­pa, la te­la que se uti­li­za para tra­jes de ba­ño que re­du­ce la fric­ción imi­tan­do la piel del ti­bu­rón, las me­jo­ras del tren ba­la ja­po­nés es­tu­dian­do al ave co­no­ci­da co­mo Mar­tin pes­ca­dor. La na­tu­ra­le­za con sus millones de años de ex­pe­rien­cia tie­ne res­pues­ta a mu­chos de nues­tros re­tos vi­ven­cia­les to­do es cues­tión de es­tu­diar y ana­li­zar las adap­ta­cio­nes de los ma­ra­vi­llo­sos se­res vi­vos des­de una óp­ti­ca di­fe­ren­te.

“Tie­ne res­pues­ta a mu­chos de nues­tros re­tos vi­ven­cia­les”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.