Hua­wei po­ne ner­vio­sos a eje­cu­ti­vos de Chi­na y EU

Tras la de­ten­ción de la di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra de la fir­ma, otros más creen que pue­den ser los si­guien­tes blan­cos

Milenio Edo de México - - Negocios - LUCY HORNBY

El arres­to de la di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra de Hua­wei pro­vo­có preo­cu­pa­cio­nes en­tre los eje­cu­ti­vos es­ta­du­ni­den­ses y chi­nos, alar­ma­dos de que po­drían ser los si­guien­tes blan­cos en la re­la­ción ca­da vez más ten­sa en­tre los dos paí­ses.

Meng Wanz­hou, la hi­ja del fun­da­dor del gru­po de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y nie­ta de un ve­te­rano del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, fue de­te­ni­da la semana pa­sa­da en el ae­ro­puer­to de Van­cou­ver des­pués de que EU emi­tió una so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción por acu- sa­cio­nes de vio­la­ción a las san­cio­nes im­pues­tas a Irán.

El arres­to de Meng la con­vir­tió en la ca­ra pú­bli­ca de las fric­cio­nes en­tre Pekín y Was­hing­ton y pro­vo­có ner­vio­sis­mo en las fi­las de los al­tos eje­cu­ti­vos de Chi­na. Aun­que los me­dios chi­nos mi­ni­mi­za­ron la so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción y los cen­so­res bo­rra­ron los co­men­ta­rios desafian­tes en las re­des so­cia­les, la de­ten­ción de Meng au­men­tó lo que es­tá en jue­go en la dispu­ta en­tre las eco­no­mías más gran­des del mundo.

Ellos vie­ron a Ru­sia, con la prohi­bi­ción de via­je y con­ge­la- mien­to de ac­ti­vos en EU. A ellos les preo­cu­pa có­mo les va a afec­tar es­to, di­jo Joerg Wutt­ke, ex je­fe de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio Eu­ro­pea en Pekín.

“Hay mu­cha preo­cu­pa­ción en­tre la gen­te de Chi­na con bue­nas co­ne­xio­nes y los eje­cu­ti­vos chi­nos de em­pre­sas que fue­ron cri­ti­ca­das por EU”, di­jo Shaun Rein, di­rec­tor ge­ne­ral de CMR Chi­na, un gru­po de in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­dos. “Ellos con­si­de­ran que fue­ron de­ma­sia­do le­jos, que fi­jan la mi­ra en in­di­vi­duos”.

Du­ran­te el úl­ti­mo año, Pekín tra­tó de re­du­cir la dis­cu­sión pú­bli­ca so­bre las ten­sio­nes co­mer­cia­les para dar­le a los lí­de­res un ma­yor mar­gen para res­pon­der a las exi­gen­cias de Es­ta­dos Uni­dos. En su lu­gar, tra­tó de atraer a los eje­cu­ti­vos es­ta­du­ni­den­ses para que pre­sio­na­ran para una re­so­lu­ción y man­te­ner el flu­jo de in­ver­sio­nes que en­tran a Chi­na.

Wi­lliam Za­rit, je­fe de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de EU en Pekín, no cree que el go­bierno chino to­me re­pre­sa­lias di­rec­tas con­tra eje­cu­ti­vos es­ta­du­ni­den­ses. “No quie­ren ma­tar a la ga­lli­na de los hue­vos de oro, y no quie­ren en­viar un men­sa­je ne­ga­ti­vo a los in­ver­sio­nis­tas de ter­ce­ros paí­ses”, di­jo.

El viernes em­plea­dos de Cis­co en Es­ta­dos Uni­dos re­ci­bie­ron un correo elec­tró­ni­co en el que se les pi­dió que sus­pen­die­ran los via­jes no esen­cia­les a Chi­na. Más tar­de la com­pa­ñía di­jo que el correo “se en­vió por error a al­gu­nos em­plea­dos” y no re­fle­ja la po­lí­ti­ca de Cis­co. “No he­mos im­ple­men­ta­do res­tric­cio­nes de via­je y los via­jes de ne­go­cios nor­ma­les a Chi­na con­ti­núan”.

Sin em­bar­go, el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Chi­na di­jo: “Chi­na siem­pre pro­te­ge los de­re­chos y los in­tere­ses le­gí­ti­mos de los ex­tran­je­ros en Chi­na. Pe­ro tam­bién de­ben cum­plir con to­das las le­yes y re­gu­la­cio­nes chi­nas”.

REU­TERS

Meng Wanz­hou, hi­ja del fun­da­dor del gru­po de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.