Mo­nu­men­to úni­co. Re­su­me to­do el ar­te de la épo­ca co­lo­nial

Milenio Edo de México - - M2 | Cultura - XA­VIER QUI­RAR­TE

Pa­ra­da obli­ga­da para los vi­si­tan­tes de Ciudad de Mé­xi­co, y tam­bién para sus po­bla­do­res, la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na atrae por su ma­jes­tuo­si­dad. ¿Por qué? De acuer­do con el his­to­ria­dor Ma­nuel Tous­saint: “Las ca­te­dra­les im­po­nen el sen­ti­mien­to de la con­fian­za, de la se­gu­ri­dad, de la paz; ¿có­mo? Por la ar­mo­nía. Así se ex­pre­sa uno de los más gran­des ar­tis­tas de nues­tra épo­ca: Ro­din”.

En LaCa­te­dral­deMé­xi­co (Po­rrúa, 1973), Tous­saint ex­pli­ca que “para el ar­te de las co­lo­nias es­pa­ño­las de Amé­ri­ca, la cons­truc­ción de las gran­des ca­te­dra­les sig­ni­fi­ca la má­xi­ma al­tu­ra a que po­día lle­gar el es­fuer­zo ar­qui­tec­tó­ni­co de ca­da país".

Com­pen­dio de es­ti­los

El tam­bién crí­ti­co de ar­te con­si­de­ra que la Ca­te­dral “re­su­me en sí mis­ma to­do el ar­te de la Co­lo­nia. Su cons­truc­ción tar­dó ca­si tres si­glos, de ma­ne­ra que en ella se com­pen­dian to­dos los es­ti­los, des­de las bó­ve­das oji­va­les de sus pri­me­ros tiem­pos (...) has­ta el neo­clá­si­co de Ortiz de Cas­tro y el Luis XVI de Tol­sá, pa­san­do por el ba­rro­co de las de­más por­ta­das y el chu­rri­gue­res­co co­rus­can­te del al­tar de los Re­yes".

Se al­can­zó la uni­dad den­tro de lo di­ver­so, afir­ma el his­to­ria­dor. “No po­de­mos me­nos de pen­sar que aque­llos hom­bres, que sen­tían el ar­te de mo­do di­ver­so de co­mo lo ha­bían sen­ti­do sus an­te­ce­so­res, obra­ban ins­pi­ra­dos por un mis­mo es­pí­ri­tu, aun­que el re­sul­ta­do de su crea­ción fue­se dis­tin­to. Se­ría ab­sur­do pre­ten­der ar­ti­fi­cial­men­te que el tem­plo re­gre­sa­se a una uni­dad es­ti­lís­ti­ca que nun­ca tu­vo. De­be­mos res­pe­tar­lo en su va­rie­dad pin­to­res­ca de es­ti­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.