Un cho­que cul­tu­ral

Milenio Edo de México - - M2 | Cultura - BEN­JA­MÍN RA­MÍ­REZ otan­[email protected]

“Los re­ce­ta­rios más fa­mo­sos fue­ron el re­sul­ta­do de una me­tó­di­ca se­lec­ción so­cial”

Nar­ci­so­re­co­rre de un la­do a otro el cru­ce pea­to­nal. Con las ma­nos en los bol­si­llos ba­ra­jea las mo­neas que res­guar­da ce­lo­sa­men­te en ca­da bol­sa. En cuan­to en­cien­de la luz ro­ja del se­má­fo­ro se aba­lan­za a pe­dir mi­nu­tos de vi­da, bo­ca­dos de hu­ma­ni­dad y sor­bos de fra­ter­ni­dad. Con el Je­sús en la bo­ca, co­mo se di­ce co­lo­quial­men­te, nues­tro per­so­na­je se ve en­fren­ta­do a una so­cie­dad que prác­ti­ca­men­te no lo com­pren­de, que le nie­ga des­de unas cuan­tas monedas has­ta una bo­te­lla de agua y, sin chis­tar, le re­fun­fu­ña al me­nor in­ten­to de en­ta­blar co­mu­ni­ca­ción. ¿Se­rá por su co­lor de piel? ¿o aca­so por su ves­ti­men­ta su­cia y ha­ra­pien­ta?, no lo sa­be­mos con cer­te­za, pe­ro es­ta ima­gen, dig­na de un me­xi­cano in­mi­gran­te, la vi­ve to­do aquel la­ti­noa­me­ri­cano que cruza por Mé­xi­co.

An­te el pre­sun­to epi­so­dio acon­te­ci­do por una ciu­da­da­na hon­du­re­ña con res­pec­to a la co­mi­da ofre­ci­da en al­ber­gues, fri­jo­les con tor­ti­llas, se desató una ola de ofen­sas, me­mes y de­más pu­bli­ca­cio­nes que tra­je­ron a la me­sa una te­má­ti­ca su­ma­men­te so­co­rri­da, el cho­que cul­tu­ral. El sue­ño de to­do co­ci­ne­ro, em­pí­ri­co o de es­cue­la, es co­no­cer, pre­pa­rar y pro­bar la am­plia ga­ma de pla­ti­llos, prin­ci­pal­men­te eu­ro­peos, asiá­ti­cos y ára­bes; sin em­bar­go, de­be­mos con­si­de­rar que los re­ce­ta­rios más fa­mo­sos fue­ron el re­sul­ta­do de una me­tó­di­ca se­lec­ción so­cial, de­jan­do de la­do aque­llos ali­men­tos que re­sul­ta­ran po­co gra­tos para el grue­so de la po­bla­ción. Por po­ner un ejem­plo men­cio­na­re­mos al nat­to, se­mi­llas de so­ya fer­men­ta­da, de olor fuer­te, sa­bor áci­do y sen­sa­ción lác­ti­ca; otro ca­so se­ría el del con­su­mo de pe­rro, rata, rep­til, en­tre otros,los cua­les lle­gan a ser con­si­de­ra­dos co­mo re­pug­nan­tes.

Y co­mo ya he­mos men­cio­na­do en es­te es­pa­cio, los sa­bo­res son cul­tu­ra­les. Re­ca­pi­tu­lan­do el ca­so de los fri­jo­les con tor­ti­llas, las reacciones sus­ci­ta­das die­ron mu­cho que pen­sar y de­ba­tir, ¿real­men­te el me­xi­cano pro­me­dio de­fien­de el con­su­mo de fri­jo­les? His­tó­ri­ca­men­te, el maíz, chi­le y fri­jol fue­ron du­ra­men­te cri­ti­ca­dos du­ran­te la Co­lo­nia, el Por­fi­ria­to y en tiem­pos Pos­re­vo­lu­cio­na­rios, pues se con­si­de­ra­ba que sus apor­tes nu­tri­cio­na­les eran li­mi­ta­dos, oca­sio­nan­do un ba­jo desa­rro­llo in­te­lec­tual en­tre sus con­su­mi­do­res. En fra­ses po­pu­la­res co­mo “en to­da ca­sa po­bre siem­pre va a ha­ber tor­ti­llas y fri­jo­les” se lle­va una con­no­ta­ción de mar­gi­na­ción y pe­nu­ria, por lo que la in­te­rro­gan­te an­tes efec­tua­da, per­sis­te.

Des­de una opi­nión desa­ti­na­da has­ta una distorsión de las pa­la­bras, el re­sul­ta­do de ha­blar mal de los fri­jo­les y las tor­ti­llas fue el mis­mo. Co­lo­car nues­tra xe­no­fo­bia y ma­lin­chis­mo en una mis­ma ca­zue­la, sa­zo­nar y freír en bas­tan­te acei­te, para po­der te­ner las he­rra­mien­tas “ne­ce­sa­rias” con que en­jui­ciar un éxo­do la­ti­noa­me­ri­cano, que en es­te ca­so to­mó a la co­mi­da co­mo su prin­ci­pal cam­po de ba­ta­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.