ElG­rinch. Der­bez se ro­ba la Na­vi­dad con su hu­mor

El ac­tor da vi­da al per­so­na­je de Dr. Seuss en la nue­va ver­sión ani­ma­da que lle­gó a las sa­las de ci­ne es­te fin de semana

Milenio Edo de México - - M2 | ¡Hey! - IVETT SAL­GA­DO

In­fan­cia es des­tino y el pa­sa­do lo­gra de­jar hue­llas que de­fi­nen el pre­sen­te, así es co­mo Eu­ge­nio Der­bez en­tien­de a ElG­rinch, el per­so­na­je ani­ma­do para el cual pres­tó su voz y que es­te fin de semana lle­gó a las sa­las de ci­ne con un men­sa­je fa­mi­liar; para el ac­tor, es­ta cin­ta es una opor­tu­ni­dad de re­fle­xio­nar so­bre el amor, pe­ro tam­bién so­bre el do­lor que car­gan las per­so­nas.

“To­dos te­ne­mos un pa­sa­do y so­mos lo que so­mos por­que vi­vi­mos en nues­tra in­fan­cia. No se tra­ta de juz­gar, nun­ca de­be ser así, pe­ro es­ta pe­lí­cu­la tie­ne un men­sa­je muy cla­ro de lo que real­men­te es la Na­vi­dad y lo que real­men­te hay de­trás de gen­te co­mo el Grinch; de he­cho, su nom­bre se con­vir­tió en un tér­mino para des­cri­bir a las per­so­nas amar­ga­das”, di­jo Eu­ge­nio en en­tre­vis­ta.

“De­trás de la más­ca­ra siem­pre hay do­lor, hay una ra­zón que no co­no­ce­mos, no sa­be­mos la car­ga emo­cio­nal que tie­ne una per­so­na, qué pa­só en su vi­da o su in­fan­cia y ese es el prin­ci­pal me­na­je de la pe­lí­cu­la. To­dos te­ne­mos he­ri­das del pa­sa­do, to­dos te­ne­mos al­go de grinch en el al­ma y sa­be­mos re­co­no­cer co­sas es­pe­cí­fi­cas que si te las pi­can, brin­cas, due­len”, agre­gó Der­bez.

Lue­go de ha­ber da­do vi­da a Bu­rro en Sh­rek y otros per­so­na­jes co­mo Cha­to en Elli­bro­de­la vi­da o Rico en Metegol, el do­bla­je de ElG­rinch re­pre­sen­tó el más com­pli­ca­do de su ca­rre­ra por­que Es­tu­dios Uni­ver­sal pi­dió una voz “na­tu­ral, neu­tra”, la ca­ri­ca­tu­ri­za­ción y re­fe­ren­cias del pa­sa­do no te­nían ca­bi­da, “de­bía ser más co­mo yo, de­bía ser un Grinch más hu­mano”, ex­pli­có el ac­tor.

ElG­rinch es el do­bla­je para el cual Eu­ge­nio reali­zó más re­pe­ti­cio­nes.

“A ca­da per­so­na­je tra­to de dar­le un se­llo di­fe­ren­te y siem­pre lle­go a ha­cer prue­bas y ofrez­co va­rias vo­ces para ver cuál eli­gen, aquí fui de un tono gra­ve a un agu­do, pro­pu­se va­rias op­cio­nes y nin­gu­na que­dó, re­pe­tí mu­chas es­ce­nas por­que ha­cer un do­bla­je se­rio no es lo mío, no pue­do no ha­cer chis­tes”, agre­gó.

Des­pués de va­rias prue­bas, El

Grinch ter­mi­nó so­nan­do a Der­bez, con to­do y su sen­ti­do del hu­mor.

“No que­rían exa­ge­ra­cio­nes por­que es­te Grinch es el más hu­mano, lo que sí agra­de­cí es que me per­mi­tie­ron me­ter­le un po­co de mano al li­bre­to y hay va­rios chis­tes que es­tán adap­ta­dos para el pú­bli­co me­xi­cano, tie­ne un po­co más de mi sen­ti­do del hu­mor, pe­ro eso fue muy di­fí­cil”.

Para ro­bar la Na­vi­dad, el Grinch tie­ne la ayu­da de Max, un pe­rri­to que se ga­na los co­ra­zo­nes del pú­bli­co por su fi­de­li­dad y sen­ti­do del hu­mor, al­go que re­sul­tó muy opor­tuno para Der­bez, quien des­de ha­ce tiem­po ma­ni­fies­ta su sen­tir res­pec­to al mal­tra­to ani­mal, a tra­vés de sus re­des so­cia­les.

“Soy ani­ma­le­ro y sú­per pe­rre­ro de co­ra­zón y así co­mo es el Grinch con Max, soy yo con mis pe­rros, en es­pe­cial con mi pe­rri­ta, es­ta co­ne­xión la en­tien­do per­fec­ta­men­te, por­que ade­más el po­bre Max le aguan­ta to­do al Grinch, co­mo to­dos los pe­rri­tos so­por­tan to­do lo que el amo quie­re ha­cer”, di­jo.

Der­bez con­clu­yó re­fle­xio­nan­do so­bre su fa­ma: “Es muy fá­cil acos­tum­brar­se al ca­ri­ño de la gen­te, cuan­do es­tás en el me­dio ar­tís­ti­co

di­jo._ te ur­ge ser fa­mo­so, que la gen­te te re­co­noz­ca en las ca­lles y que te ad­mi­ren, quie­res ese fo­co so­bre ti, pe­ro lo iró­ni­co es que una vez que la ma­yo­ría de los ac­to­res lo al­can­zan co­mien­zan a es­con­der­se”,

ES­PE­CIAL

Re­co­no­ce que es uno de los do­bla­jes que más tra­ba­jo le ha cos­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.