Jor­di So­ler

Milenio Edo de México - - Portada - Www.milenio.com

“En España ten­dría que pro­mo­ver­se la di­fu­sión de to­da va­rian­te del es­pa­ñol”

La se­ma­na pa­sa­da hu­bo en España una dis­cu­sión al­re­de­dor de los sub­tí­tu­los de la pe­lí­cu­la

Ro­ma, de Al­fon­so Cua­rón. La pe­lí­cu­la, cu­yos diá­lo­gos son en el es­pa­ñol que ha­bla­mos en México, es­tá sub­ti­tu­la­da al es­pa­ñol que se ha­bla en España, es de­cir, tra­du­ci­da; por ejem­plo, cuan­do un per­so­na­je di­ce “us­te­des”, en el sub­tí­tu­lo se lee “vo­so­tros”, cuan­do di­ce “son”, se lee “sois”; y, “tu ma­má”, se tra­du­ce co­mo “tu ma­dre”.

El pro­ble­ma no es tan­to el sub­tí­tu­lo, que po­dría ser un apo­yo pa­ra el es­pec­ta­dor que no en­tien­de bien los diá­lo­gos aun­que sean en su pro­pia len­gua, co­mo pa­sa en México con al­gu­nas pe­lí­cu­las es­pa­ño­las, sino la co­lo­ni­za­ción que se ha­ce del es­pa­ñol de México al con­ver­tir­lo, por es­cri­to, en es­pa­ñol de España.

Quién ve Ro­ma en una de las po­cas sa­las de ci­ne que la han pro­gra­ma­do en España, tie­ne que ver­la con los sub­tí­tu­los tra­du­ci­dos al es­pa­ñol pe­nin­su­lar; en Net­flix se pue­den su­pri­mir los sub­tí­tu­los. El asun­to me pa­re­ció tan gra­ve que sa­lien­do de la sala lo de­nun­cié en un tuit (que acabó de­to­nan­do una en­cen­di­da dis­cu­sión pan­his­pá­ni­ca) por­que se tra­ta de una obra con­ce­bi­da, es­cri­ta, di­ri­gi­da y ac­tua­da en el es­pa­ñol que ha­bla­mos en México y es­ta len­gua no pue­de ser cam­bia­da, tra­du­ci­da, en­men­da­da, sin al­te­rar la obra.

En la épo­ca del Boom de los es­cri­to­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos, se hi­zo la tra­duc­ción de un li­bro de Ju­lio Cor­tá­zar, es­cri­to en el es­pa­ñol de Argentina, al es­pa­ñol de España; aque­lla ar­bi­tra­rie­dad de­for­mó tan­to la obra ori­gi­nal que la edi­ción com­ple­ta ter­mi­nó en la tri­tu­ra­do­ra. En los li­bros no pue­de to­car­se una co­ma sin al­te­rar la obra que el es­cri­tor creó con una ar­qui­tec­tu­ra li­te­ra­ria es­pe­cí­fi­ca, con un tem­po, una mú­si­ca, un co­lor, un cli­ma, una res­pi­ra­ción, ele­men­tos que no pue­den al­te­rar­se sin afec­tar­la gra­ve­men­te. Aque­lla ocu­rren­cia con los li­bros del Boom, que se apli­có tam­bién a no­ve­las me­nos cé­le­bres, sir­vió pa­ra que los li­bros de los es­cri­to­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos que hoy pu­bli­ca­mos en España, lle­guen a las li­bre­rías exac­ta­men­te co­mo han si­do es­cri­tos, con to­das sus pa­la­bras, sus pun­tos y sus co­mas. A nin­gún edi­tor se le ocu­rre ya tra­du­cir al es­pa­ñol de España el li­bro de un es­cri­tor la­ti­noa­me­ri­cano.

La dis­cu­sión pan­his­pá­ni­ca que ge­ne­ró la tra­duc­ción, en sub­tí­tu­los, de la pe­lí­cu­la Ro

ma, que tu­vo co­mo es­ce­na­rio la are­na sal­va­je, y en­can­ta­do­ra, de Twit­ter, lle­gó has­ta las tra­duc­cio­nes al es­pa­ñol de España, de los li­bros de es­cri­to­res en otras len­guas que pu­bli­ca, y di­fun­de en La­ti­noa­mé­ri­ca des­de ha­ce dé­ca­das, la editorial Ana­gra­ma; la que­ja ge­ne­ral, que pue­de con­sul­tar­se en Twit­ter, era: no so­por­tan el es­pa­ñol me­xi­cano de una pe­lí­cu­la cuan­do no­so­tros lle­va­mos años le­yen­do a Mar­tin Amis, a Houe­lle­becq y a Ri­chard Ford en es­pa­ñol de España.

El ca­so de los li­bros, cla­ro, es dis­tin­to al de las pe­lí­cu­las, que tie­nen la imagen ade­más de las pa­la­bras, pe­ro los diá­lo­gos de los ac­to­res de­ben per­ma­ne­cer co­mo han si­do con­ce­bi­dos, tam­po­co se les pue­de to­car una co­ma, y me­nos tra­du­cir­los a una va­rian­te de la mis­ma len­gua.

Pa­ra em­pe­zar, y pa­ra pre­ser­var la salud de nues­tra len­gua, en España, que es don­de re­si­de el po­der de la Aca­de­mia, ten­dría que pro­mo­ver­se la di­fu­sión de to­das las va­rian­tes del es­pa­ñol, co­mo ya pa­sa con la li­te­ra­tu­ra, so­bre to­do en el ci­ne que tie­ne mu­cho más di­fu­sión que los li­bros. Pe­ro lo que ha pasado con la pe­lí­cu­la Ro­ma nos ha­ce ver que la ten­den­cia es al con­tra­rio; al es­pec­ta­dor es­pa­ñol se le cie­rra la po­si­bi­li­dad de en­ri­que­cer­se con las otras va­rian­tes de la len­gua que son, por cier­to, la abru­ma­do­ra ma­yo­ría.

¿Por qué se sub­ti­tu­la una pe­lí­cu­la ha­bla­da en es­pa­ñol, al es­pa­ñol de otra re­gión? Se­gu­ra­men­te no se tra­ta de co­lo­ni­zar a la va­rian­te me­xi­ca­na de la len­gua, co­mo ven­go su­gi­rien­do en es­tas lí­neas, sino de fa­ci­li­tar con los sub­tí­tu­los la ex­pe­rien­cia del es­pec­ta­dor es­pa­ñol; se tra­ta, me pa­re­ce, de atraer el ma­yor número po­si­ble de per­so­nas ha­cia es­ta pe­lí­cu­la que es­tá lla­ma­da a ga­nar to­dos los pre­mios y, con­se­cuen­te­men­te, mu­cho di­ne­ro.

Di­cho es­to hay que pre­gun­tar­se, ¿por qué no, ya que ha­bían de­ci­di­do ha­cer­lo, sub­ti­tu­lar res­pe­tuo­sa­men­te po­nien­do lo que de ver­dad di­ce el ac­tor? En es­te pun­to es don­de sí que apa­re­ce el fan­tas­ma de la co­lo­ni­za­ción de la len­gua, del es­pa­ñol que man­da so­bre los de­más es­pa­ño­les. A nin­gún em­pre­sa­rio me­xi­cano se le ocu­rri­ría po­ner sub­tí­tu­los, tra­du­ci­dos al es­pa­ñol de México, en las pe­lí­cu­las de Alex de la Igle­sia o de Ale­jan­dro Ame­ná­bar; en España, en cam­bio, si se les ocu­rre po­ner sub­tí­tu­los tra­du­ci­dos por­que con­si­de­ran que su es­pa­ñol es el ca­non de to­dos los es­pa­ño­les que se ha­blan en otros paí­ses, lo cual es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo por­que en España vi­ve so­lo el ocho por cien­to de los his­pa­noha­blan­tes del mun­do; un país de 46 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes go­bier­na y dis­po­ne de la len­gua de un con­ti­nen­te de qui­nien­tos. La len­gua es­pa­ño­la na­ció en España, por su­pues­to, pe­ro es una ma­te­ria vi­va que de­be adap­tar­se a la reali­dad y ya no pa­re­ce ló­gi­co, ni prác­ti­co, que la mi­no­ría im­pon­ga su Aca­de­mia a la in­men­sa ma­yo­ría de his­pa­noha­blan­tes.

La anéc­do­ta de los sub­tí­tu­los en la pe­lí­cu­la Ro­ma, ten­dría que ser­vir co­mo el mo­tor de una pro­fun­da re­fle­xión so­bre las je­rar­quías que go­bier­nan nues­tra len­gua; México es el país con más his­pa­noha­blan­tes del mun­do y, sin em­bar­go, va­rias pa­la­bras nues­tras son cla­si­fi­ca­das, por la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, co­mo me­xi­ca­nis­mos.

ES­PE­CIAL

“Los diá­lo­gos de los ac­to­res de­ben per­ma­ne­cer co­mo han si­do con­ce­bi­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.