De­fen­sa y Ma­ri­na

Milenio Edo de México - - Al Frente - DIE­GO FER­NÁN­DEZ DE CEVALLOS

El

ac­tual go­bierno sue­le ig­no­rar o des­ca­li­fi­car los cues­tio­na­mien­tos de los ciu­da­da­nos, por eso re­sul­tan gra­ti­fi­can­tes las re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes de los se­cre­ta­rios de De­fen­sa y de Ma­ri­na. Se re­fi­rie­ron a los ele­men­tos cas­tren­ses que se in­cor­po­ra­rán a la Guar­dia Na­cio­nal, de pró­xi­ma crea­ción, así co­mo a su adies­tra­mien­to y desem­pe­ño. No pa­re­ce que de­ja­ran es­pa­cio pa­ra su­po­si­cio­nes o con­je­tu­ras. Ha­bla­ron en nom­bre de dos ins­ti­tu­cio­nes her­ma­nas, mar­ca­das in­de­le­ble­men­te, a san­gre y fue­go, por va­lo­res su­pe­rio­res: ho­nor, va­lor, sa­cri­fi­cio, ser­vi­cio a la po­bla­ción, leal­tad a México, obe­dien­cia y dis­ci­pli­na. Na­die pue­de des­co­no­cer los ser­vi­cios que, sin des­can­so y en to­da adversidad, pres­tan las Fuer­zas Ar­ma­das a la co­mu­ni­dad. La pu­re­za y la per­fec­ción no son vir­tu­des al­can­za­bles por per­so­nas o ins­ti­tu­cio­nes. En un mun­do ideal no se­ría ad­mi­si­ble que las Fuer­zas Ar­ma­das des­ple­ga­ran ac­ti­vi­da­des de se­gu­ri­dad pú­bli­ca. Su na­tu­ra­le­za, vo­ca­ción y pre­pa­ra­ción no co­rres­pon­den a esa ta­rea, pe­ro la reali­dad na­cio­nal no per­mi­te su re­gre­so in­me­dia­to a los cuar­te­les. Mi­llo­nes de me­xi­ca­nos que­re­mos la Guar­dia Na­cio­nal, in­cor­po­ran­do en ella a mi­les de sol­da­dos y ma­ri­nos. Co­mo can­di­da­to del PAN a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, ha­ce 25 años, pug­né por la crea­ción de esa Guar­dia (pre­vis­ta en la Cons­ti­tu­ción) pe­ro con pre­pa­ra­ción, es­truc­tu­ra, ope­ra­ción y man­do ci­vi­les. Los me-- dios de co­mu­ni­ca­ción así lo re­gis­tra­ron. Hoy, con ma­yor de­gra­da­ción y vio­len­cia en el país, nues­tro úni­co asi­de­ro son las fuer­zas ar­ma­das, mien­tras no ten­ga­mos po­li­cías es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les su­fi­cien­tes y de ver­dad, que es im­pos­ter­ga­ble con­for­mar. Va­lio­sa la rec­ti­fi­ca­ción, en el sen­ti­do de que sea un ci­vil el al­to man­do de esa Guar­dia. Ello be­ne­fi­cia­rá prin­ci­pal­men­te al Ejér­ci­to y a la Ma­ri­na. Por la ca­de­na de man­do, la res­pon­sa­bi­li­dad úl­ti­ma no re­cae­rá en ellas. Pro­ce­den­te el en­vío de más sol­da­dos y ma­ri­nos a Pemex con­tra el hua­chi­co­leo, pe­ro fal­ta in­for­ma­ción ve­raz so­bre las ra­zo­nes de la es­tra­te­gia se­gui­da y los tiem­pos del sa­cri­fi­cio im­pues­to, re­pen­ti­na­men­te, a la po­bla­ción. No más si­len­cios, con­tra­dic­cio­nes y men­ti­ras. No más es­tul­ti­cias co­mo ne­gar que hay desabasto. Si en el ex­tran­je­ro cul­pan al go­bierno de ha­ber sus­pen­di­do 45 por cien­to de las im­por­ta­cio­nes, és­te no acre­di­ta su des­men­ti­do. ¿Quién mien­te? Aho­ra ca­da to­ma clan­des­ti­na que des­cu­bren re­sul­ta “sa­bo­ta­je”, y así “jus­ti­fi­can” su ne­ce­dad. El go­bierno di­ce que 80 por cien­to del ro­bo es en ins­ta­la­cio­nes de Pemex y 20 en los duc­tos; ¿Por qué ce­rró es­tos pa­ra pro­vo­car el caos? Pe­ro, MIEN­TRAS NO SE APLI­QUE LA LEY, lo peor ha de ve­nir: el au­men­to de la vio­len­cia, si a los hua­chi­co­le­ros so­la­men­te les di­fi­cul­tan su tra­ba­jo. Ojalá que el gan­so (fiel con­se­je­ro) ad­vier­ta al de arri­ba que la pré­di­ca del “ejem­plo” los de­lin­cuen­tes se la pa­san por de­ba­jo.

MIEN­TRAS NO SE APLI­QUE LA LEY, lo peor ha de ve­nir: el au­men­to de la vio­len­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.