“Mo­re­na im­pul­sa una re­for­ma elec­to­ral que es una afren­ta”

Milenio Edo de México - - Portada - Mai­te Azue­la

Na­die­pue­de ne­gar lo irri­ta­ble que re­sul­ta que la bol­sa de los par­ti­dos po­lí­ti­cos se in­te­gre me­dian­te una fór­mu­la dis­pa­re­ja y que se ali­men­te a par­tir del nú­me­ro de ciu­da­da­nos que han so­li­ci­ta­do cre­den­cial elec­to­ral, aun­que es­ta no les ha­ya si­do en­tre­ga­da, es de­cir, que es­tán re­gis­tra­dos en el pa­drón elec­to­ral.

Así es, los par­ti­dos en­gor­dan su fuen­te de ingresos ca­da vez que un ciu­da­dano so­li­ci­ta una cre­den­cial de elec­tor. Pe­ro ade­más los par­ti­dos que ob­tu­vie­ron ma­yo­ría de vo­tos se lle­van del 70 por cien­to de esa bol­sa una ma­yo­ría pro­por­cio­nal y ya el otro 30 por cien­to se di­vi­de pa­re­jo en­tre to­dos. Por dé­ca­das, el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal fue el ga­nón de es­ta fór­mu­la por años, los de­más no se que­ja­ron de­ma­sia­do, si aca­so te­ne­mos el re­fe­ren­te del Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal, que al­gu­na vez pre­sen­tó una ini­cia­ti­va le­gis­la­ti­va pa­ra re­du­cir el 50 por cien­to de lo que los par­ti­dos po­lí­ti­cos re­ci­ben. Tam­bién Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano le­van­tó la voz pa­ra im­pul­sar el cam­bió de fór­mu­la. Nun­ca su­ce­dió.

Na­die pue­de ne­gar tam­po­co que la asig­na­ción de suel­dos y com­pen­sa­cio­nes de los fun­cio­na­rios de al­to ni­vel en las ins­ti­tu­cio­nes elec­to­ra­les ge­ne­ra res­que­mo­res. Tam­po­co po­de­mos ob­viar que en otras de­mo­cra­cias la revocación de man­da­to es un de­re­cho re­co­no­ci­do y ejer­ci­do por los ciu­da­da­nos, mien­tras que en nues­tra de­mo­cra­cia se ha pos­pues­to la po­si­bi­li­dad de que a me­dio pe­rio­do se eva­lúe el desem­pe­ño de las au­to­ri­da­des y se les ra­ti­fi­que o se les re­ti­re del car­go.

Sin em­bar­go, por irri­ta­ble que re­sul­te ca­da una de es­tas in­con­for­mi­da­des, es inad­mi­si­ble que se uti­li­cen pa­ra im­pul­sar, jus­to en es­te mo­men­to, una re­for­ma elec­to­ral que po­ne en ries­go to­tal el sis­te­ma plu­ral de par­ti­dos del que nos he­mos do­ta­do y la au­to­no­mía del ór­gano elec­to­ral que ha sos­te­ni­do los pro­ce­sos elec­to­ra­les con un buen desem­pe­ño.

Im­pul­sar la re­duc­ción de re­cur­sos a par­ti­dos po­lí­ti­cos, el adel­ga­za­mien­to irra­cio­nal del ór­gano elec­to­ral y con­si­de­rar la revocación de man­da­to an­tes de una elec­ción in­ter­me­dia co­mo la que se es­pe­ra pa­ra 2021, más que una apues­ta de­mo­crá­ti­ca es una afren­ta con­tra la de­mo­cra­cia. Las in­ten­cio­nes no se mi­den so­lo por el pro­pó­si­to, sino por el mo­men­to en que se ex­po­nen.

Mo­re­na ha anun­cia­do su in­ten­ción de ma­te­ria­li­zar es­ta re­for­ma. In­clu­so el dipu­tado fe­de­ral Pa­blo Gómez ase­gu­ró que pro­pon­drá des­apa­re­cer el Con­se­jo Ge­ne­ral, las 300 jun­tas dis­tri­ta­les del INE y los OPLE de los 32 es­ta­dos, con lo que el ins­ti­tu­to se ha­ría car­go de or­ga­ni­zar las elec­cio­nes lo­ca­les. Bien lo di­jo el con­se­je­ro pre­si­den­te, Lo­ren­zo Cór­do­va: pue­den re­du­cir­se los gas­tos sin des­apa­re­cer la es­truc­tu­ra que se ha cons­trui­do en el úl­ti­mo lus­tro, ni in­cre­men­tar las atri­bu­cio­nes de la au­to­ri­dad elec­to­ral, de ma­ne­ra que se mul­ti­pli­que el pa­drón de ca­da es­ta­do por el 30% y no por el 65% de una UMA (Uni­dad de Me­di­da y Ac­tua­li­za­ción), con lo que ase­gu­ra que se po­dría aho­rrar ca­si 2 mil 500 mi­llo­nes de pe­sos al año, ade­más su­gi­rió la adop­ción de una ur­na elec­tró­ni­ca que im­pli­ca­ría aho­rros de has­ta 4 mil 500 mi­llo­nes de pe­sos. Al­ter­na­ti­vas exis­ten.

Mo­re­na de­be­ría pre­gun­tar­se si los vo­tos que con­si­guió le die­ron el man­da­to de con­cen­trar el po­der o de de­fen­der el plu­ra­lis­mo.

So­bre la co­lum­na de la se­ma­na pa­sa­da re­ci­bí una lla­ma­da de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Bús­que­da pa­ra ha­cer­me una acla­ra­ción: el re­cor­te afec­ta el ru­bro de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, pe­ro la Co­mi­sión con­ser­va su pre­su­pues­to in­tac­to. Una dis­cul­pa por la im­pre­ci­sión.

Las in­ten­cio­nes no se mi­den so­lo por el pro­pó­si­to, sino por el mo­men­to en que se ex­po­nen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.